La ONU pide a Guatemala una estrategia para la salud de indígenas y mujeres

La ONU pide a Guatemala una estrategia para la salud de indígenas y mujeres

El relator especial de la ONU sobre salud física y mental pidió el miércoles en Ginebra una estrategia para garantizar la salud de los indígenas y las mujeres en Guatemala, al presentar un informe de su visita a ese país ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El informe del relator, el indio Anand Grove, recomendó “adoptar una estrategia de salud integral” de los “pueblos indígenas que se centre en la no discriminación”.

Con respecto a “la salud de la mujer”, Grove recomendó una estrategia que se concentre “en particular en su derecho a la salud sexual y reproductiva”. Guatemala sufre aún la herencia de la guerra civil junto a la discriminación y desigualdad estructural de facto que padecen los indígenas, explicó el relator.

Las mujeres se encuentran en las peores condiciones de la región desde hace décadas, con un alto índice de abortos y mortalidad, señaló Grove.

Anand Grove exhortó al gobierno a “incorporar miembros de las comunidades indígenas” para “que sean consultados y participen en el desarrollo y programas relacionados con el suministro de servicios y bienes de salud a las comunidades indígenas”.

El informe insta al gobierno a “aumentar el número de centros de atención primaria de salud profesionales sanitarios en zonas rurales” y “asegurar que todas las instituciones de servicios de salud dispongan de un apoyo lingüístico adecuado para los miembros de las comunidades indígenas”.

“El personal médico que presta servicios en zonas rurales” debe aprender “los idiomas indígenas” y “establecer de inmediato un sistema de interpretación por vía telefónica, u otro método equivalente, si no se dispone de intérpretes en todos los centros de atención de salud”, añade.

Respecto a las mujeres, aconsejó “fortalecer la capacidad de las comadronas tradicionales y los profesionales de la salud” y “el intercambio de información (entre ellos, para) permitir que las comadronas tradicionales ejerzan su labor sin injerencias indebidas ni discriminación”.

El Relator recomendó también “el acceso a servicios de aborto seguros, aceptables y asequibles (al menos en casos de urgencia médica o agresión sexual) y revisar las leyes que contienen medidas punitivas contra las mujeres que han recurrido al aborto ilegal”.

La delegación de Guatemala reconoció por su parte “que la limitación actual de recursos e inversión en la salud ha conllevado a situaciones de deficiencia y dificultado la cobertura de servicios básicos, afectando sobre todo el acceso a la salud de los grupos más vulnerables como los pueblos indígenas y las mujeres” y que “la pobreza es un reto” para el país.

Fuente: http://noticias.terra.com.pe

Source: Junio 2012