Argentina: Una plaza con los pañuelos verdes

Argentina: Una plaza con los pañuelos verdes

Festival frente al congreso en reclamo de la despenalización del aborto

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con el apoyo del Inadi, organizó un festival para difundir el reclamo. Hubo legisladores de varios partidos. Y una concurrencia que sumó a muchos hombres y adolescentes.

“Aborto legal, una deuda de la democracia.” Con ese lema, un nutrido grupo de personas con pañuelos verdes al cuello su sumaron ayer al caer la tarde al festival musical organizado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con el apoyo del Inadi. La convocatoria, con amplia presencia de varones, tuvo como objetivo reclamar la discusión parlamentaria del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el primer trimestre de gestación, que está en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. Legisladoras de diverso color político –del kirchnerismo, Nuevo Encuentro, Proyecto Sur, Coalición Cívica–, militantes de la diversidad, artistas y grupos musicales pasaron por el escenario montado frente al Congreso. “Este festival es un paso más en la lucha por la despenalización del aborto”, destacó Estela Díaz, integrante de la Campaña. E invitó a la nutrida concurrencia a repetir el slogan que moviliza a las más de 250 organizaciones sociales, gremiales, de derechos humanos y de mujeres, que forman parte de la Campaña: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Juliana Di Tulio y Adela Segarra, del Frente para la Victoria; Vilma Ibarra, de NE; María Luisa Storani, de UCR-CC; Victoria Donda y Cecilia Merchán, de Libres del Sur-Proyecto Sur, fueron algunas de las diputadas nacionales que dieron el presente y consideraron que “es el momento” para debatir la despenalización y legalización del aborto en el Congreso.

Martha Rosenberg, de las históricas activistas por el derecho al aborto, se mostraba emocionada por la respuesta a la convocatoria. “La primera solicitada sobre el tema la publicamos en 1993 desde el Foro por los Derechos Reproductivos, bajo el título ‘Aborto, basta de silencio’ y ahora hay una voz que se hace oír cada vez más fuerte y que convoca diversidad de sujetos. Pocos son los políticos que pueden quedarse callados frente a este reclamo”, opinó Rosenberg.

También estuvieron las legisladoras porteñas Diana Maffía, Gabriela Alegre y María José Lubertino; el diputado Gonzalo Ruanova, la dirigente del MST Vilma Ripoll, la activista trans Lohana Berkins y el militante de la diversidad José María Di Bello –casado con Alex Freire, en uno de los primeros matrimonios igualitarios–. La actriz Cristina Banegas leyó un poema. Al bajar del escenario, Banegas contó a este diario: “Estoy desde hace mucho tiempo acompañando a la Campaña y voy a seguir mientras esté en pie”.

El festival comenzó poco después de las 18 con la conducción de la periodista Liliana Hendel (Telefe). Lo abrió Gabo Ferro. Poco antes de las 22, cerraba Actitud María Marta. Las banderas que ondeaban frente al escenario daban cuenta de la diversa procedencia de los participantes: partidos de izquierda, Federación Universitaria de Buenos Aires, Colectivo de Mujeres Juana Azurduy, Centro de Estudiantes del Colegio Pellegrini, la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios, Frente de Mujeres de Encuentro por la Democracia y la Equidad (partido que lidera Martín Sabbatella), Colectivo de Varones Antipatriarcales, entre otras agrupaciones.

Veteranas militantes feministas se mezclaban con varones adolescentes entre el público, ellas y ellos, con sus pañuelos verdes, símbolo de la Campaña, confeccionados por la Escuela Cooperativa para travestis y transexuales Nadia Echazú. “Vine porque creo que es injusto que muchas mujeres violadas o menores se vean forzadas a ser mamás”, contó Brian González, de 16 años, con gorrita verde militar con una estrella roja, integrante del Frente Popular Darío Santillán. Había llegado desde Lomas de Zamora. Unos metros más allá, Patricia Blanco, docente de la Ciudad de Buenos Aires, explicaba sus razones: “Las mujeres tenemos que tener el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo”. Cerca de ellos, Mirta Baravalle, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, llevaba su pañuelo blanco en la cabeza y el verde rodeando uno de sus brazos: “No podemos aceptar que se sigan muriendo jóvenes por abortos inseguros”, afirmó. “Me asombra la cantidad de gente de distintas procedencias y también la participación de varones”, destacó Nora Domínguez, directora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Las organizadoras hacían un balance muy positivo del evento: quedó demostrado, decían, que el movimiento de mujeres ya no está solo para hacer flamear los pañuelos verdes.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Source: Junio 2012