Ortega “evita” a mujeres uruguayas

Lo esperaban con protestas en toma de posesión

Por: María José Uriarte

La crema y nata de la izquierda latinoamericana asistió ayer a Montevideo, Uruguay, a la toma de posesión de José Mujica, nuevo mandatario de ese país.

Hugo Chávez, de Venezuela; Rafael Correa, de Ecuador; Evo Morales, de Bolivia… Faltó uno: Daniel Ortega. Tomás Borge llegó en su lugar.
La ausencia de Ortega posiblemente se explique por la anunciada decisión de la Red uruguaya contra la violencia doméstica y sexual, de protestar contra la presencia del mandatario nicaragüense en la toma de posesión de Mujica, debido a las acusaciones de violación que su hijastra Zoilamérica Narváez le hizo en su momento.

Una situación similar a lo ocurrido en Paraguay en el 2008, para la toma de posesión del presidente Fernando Lugo, donde Gloria Rubin, quien asumiría como ministra de la mujer, en conjunto con otras representantes de organizaciones de mujeres repudiaron la visita de Ortega, lo que lo obligó a desistir de viajar a Paraguay.

RECHAZO

Previo a la posible llegada del presidente Ortega, que al final quedó en el intento, representantes de la Red uruguaya contra la violencia doméstica y sexual, emitieron una carta en la que no sólo fustigan el actuar del mandatario nicaragüense, sino también de la justicia nacional.

“Hoy, por tanto, porque no podemos dejar de sumarnos a las mujeres de la región que alzaron su voz, las abajo firmantes queremos dejar sentado públicamente nuestro rechazo, repudio y ofensa como ciudadanas que hemos denunciado con vehemencia estas aberraciones, la presencia de Ortega en Uruguay”, dice el comunicado de la Red.

“Nos atrevemos a dar este paso porque afortunadamente la sociedad uruguaya ha tomado conciencia del horror que significa para una mujer —y mucho más para un niño o niña— padecer estos infiernos. Ahora, afortunadamente, todos aprendimos que este flagelo es una epidemia cuyo combate nos involucra a todos”, señalan.

En el documento agregan que “afortunadamente aprendimos que los niños no mienten en esto; aprendimos que hay que romper el silencio y denunciar; aprendimos que un ser humano que se aprovecha de la dependencia afectiva y moral de un niño o niña (que en la inmensa mayoría de los casos es un miembro de su familia) y, por supuesto de la superioridad física, y que además suele amenazar a su víctima con terribles consecuencias si habla, merece nuestro mayor repudio, asco e indignación”.

DIRIGENTE SIN PRINCIPIOS

Los repudios contra la presencia de Ortega en países de la región de parte de organismos de mujeres no ha sido exclusivo de Paraguay y ahora Uruguay, sino que anteriormente ha tenido que enfrentar el rechazo de mujeres en Perú y Honduras, durante la realización de una de las Cumbres del Alba, donde incluso tuvo que salir por una salida alterna por la que salieron el resto de mandatarios presentes en esa actividad gubernamental.

Para las uruguayas resulta inconcebible que ese tipo de actitudes provengan de un dirigente revolucionario como el mandatario de Nicaragua.

“En este caso, el hecho de que Daniel Ortega Saavedra, quien fuera máximo líder de un movimiento revolucionario que derrocó a una de las dictaduras más infames, prolongadas y sangrientas de América Latina, sea quien haya sometido sexual y moralmente a su hijastra —con quien convivía desde que era niña e incluso había llegado a darle su apellido— resulta todavía más repudiable”.

Destacan que “muchas cosas sucedieron en Nicaragua durante el gobierno sandinista y durante los de algunos de sus sucesores pertenecientes a la derecha, pero no nos corresponde juzgarlas hoy. Sin embargo consideramos oportuno aclarar que este hombre que hoy preside Nicaragua no es ya ni la sombra de aquel líder respetado por su nación y buena parte del continente”.

JUSTICIA PARCIAL

La denuncia de Zoilamérica Narváez se produjo después que el presidente Ortega perdiese por segunda vez las elecciones nacionales.

“En ese entonces, 1998, el diputado Ortega renunció a su inmunidad para ser juzgado por el caso. La jueza designada fue una ex guerrillera sandinista (Juana Méndez), que se mantuvo junto a Ortega en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quien lo sobreseyó en 24 horas”, manifiesta parte del escrito que fue rubricado por mujeres uruguayas y quienes invitan a todos los que respaldan ese rechazo a escribir a sus legisladores vía correo electrónico.

Fuente: http://www-ni.laprensa.com.ni

 

.

Source: Marzo 2010