EEUU sí puede financiar abortos en un contexto de guerra

Sobrevivientes de violación en un taller en Pader, Uganda. Miles de mujeres fueron violadas durante la guerra civil, pero hubo pocos esfuerzos del gobierno para ayudarlas

Washington, dic 2014 (IPS) – Numerosas organizaciones de la sociedad civil que trabajan en salud instaron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a aclarar que es posible utilizar fondos de la asistencia estadounidense para financiar servicios de aborto destinados a mujeres y niñas que fueron violadas en contextos de guerra y conflicto.

Reunidos el martes 9 frente a la Casa Blanca, numerosos activistas llamaron la atención sobre lo que consideran ha sido una mala interpretación de políticos y organizaciones humanitarias de una norma que ya tiene cuatro décadas.

Conocida como la Enmienda Helms, la ley detalla los servicios de salud para mujeres que pueden beneficiarse con la asistencia de Estados Unidos al extranjero.

Esta mala interpretación, alertan los activistas, genera sufrimiento, rechazo social e, incluso, un abuso adicional de las mujeres violadas.

“Desde hace más de 40 años, la Enmienda Helms se aplica como si fuera una prohibición total a la atención de abortos en los programas de salud financiados por Estados Unidos, sin excepciones”, se lamentó Purnima Mane, presidenta de Pathfinder International, dedicada a la salud sexual, al ser consultada por IPS.

“El resultado es que Pathfinder y otras agencias financiadas por el gobierno de Estados Unidos no pueden ofrecer servicios de asistencia vinculada al aborto a personas en riesgo, aun en las circunstancias previstas por la legislación estadounidense y claramente permitidas por la Enmienda Helms”, explicó.

“De un plumazo, el presidente Obama puede cambiar las perspectivas para muchas de esas mujeres y comenzar a revertir más de cuatro décadas de negligencia de sus derechos humanos básicos y de daños a su salud”, añadió.

La norma prohíbe que fondos estadounidenses se usen para “pagar la realización de un aborto como método de planificación familiar” o para “alentar o forzar a una persona a practicarse un aborto”.

ley no prohíbe específicamente que la asistencia se use para ofrecer servicios de interrupción voluntaria del embarazo en casos de violación, pero los críticos se lamentan de que ese fue el impacto desde el inicio.

“Ninguna administración implementó esto correctamente, en términos de hacer excepciones en ciertos casos”, coincidió Serra Sippel, presidenta del Centro de Salud y Equidad de Género (Change, en inglés) y principal organizadora de la iniciativa del martes, en diálogo con IPS.

“Tienen que ver con la política y el clima político en Washington. Pero necesitamos que el presidente asuma un papel de liderazgo y haga que Usaid ( Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y el Departamento de Estado digan que el gobierno de Estados Unidos asume una posición y apoya los servicios de aborto en esos casos”, añadió.

Mala interpretación y autocensura

La interrupción voluntaria del embarazo ha sido y es uno de los asuntos más divisivos de la política estadounidense, y la polarización no hizo más que empeorar.

El asunto concentró la atención cultural y política en 1973, cuando la Corte Suprema de Justicia dictaminó que una ley que prohibía el aborto, salvo que fuera para salvar la vida de la madre, era inconstitucional.

El dictamen generó tal indignación entre vastos sectores, pese a que los estudios de opinión indican que la mayoría de los consultados están a favor del aborto tras una violación, incesto o cuando la vida de la madre está en riesgo.

Y la Enmienda Helms fue una de las primeras respuestas a ese dictamen, aprobada pocos meses después.

Es importante señalar que la interrupción voluntaria del embarazo es legal en Estados Unidos, así como en muchos estados donde operan entidades financiadas por el gobierno, incluidos los ministerios.

“Estas restricciones, colectivamente, resultaron en la percepción de que la política exterior de Estados Unidos en materia de aborto es más onerosa que la ley, lo que lleva a un ambiente dominante de confusión, mala interpretación e inhibición en torno a otras actividades vinculadas al aborto más allá de los servicios directos”, señala un análisis publicado el año pasado por el Instituto Guttmacher, dedicado a la salud sexual.

“De forma deliberada o no, organizaciones y funcionarios estadounidenses han sido tanto transgresores como víctimas de la mala interpretación y la mala aplicación de la ley. Ya sea por no entender bien o por autocensurarse, las instituciones se abstienen sin necesidad de ofrecer asesoramiento o de derivar” a la persona, añade.

Es muy difícil compilar estadísticas global de violaciones en zonas de conflicto y de los consiguientes embarazos. La organización Human Rights Watch (HRW) menciona una investigación realizada en 2004 en Liberia, donde la violación se usó como arma de guerra, y sugiere que 15 por ciento de las violaciones en tiempos de guerra terminan en embarazo.

“Médicos y funcionarios de la salud de Bosnia, República Democrática del Congo (RDC), Colombia y otros países con guerra reunieron evidencias de varias sobrevivientes de violación, que señalan que derivan en embarazo y tienen consecuencias devastadoras para las mujeres y las niñas”, escribió Liesl Gerntholtz, directora ejecutiva de la división de derechos de las mujeres de HRW.

“Suelen verse obligadas a continuar con embarazos no deseados y a ocuparse de niños que no suelen poder atender y que son un recordatorio permanente del brutal ataque que sufrieron. Esto a su vez deja a los niños vulnerables a una mayor estigmatización, abuso y abandono”, explica.

Reconocimiento global

Las organizaciones que protestaron el martes frente a la Casa Blanca también pidieron al presidente Obama que aclarara que la Enmienda Helms no se aplica a los embarazos derivados de incesto o si la vida de la madre está en riesgo.

Desde hace un año, hay mayor conciencia de este asunto, en especial por el conflicto en Siria y el crecimiento del grupo extremista Estado Islámico (EI), así como por la violencia en República Democrática del Congo y el lugar importante que tiene la violencia sexual en esos casos.

“No se puede solo prevenir la violencia. También queremos que cuando ocurra, las organizaciones y las agencias del gobierno ofrezcan la atención necesaria después de la violación, tanto servicios sociales y legales como psicológicos y físicos. Los servicios de aborto necesitan formar parte del paquete”, subrayó Sippel, de Change.

Estados Unidos ha tenido un fuerte papel abogando contra la violencia sexual en los últimos años, en especial en situaciones de conflicto. Obama creó el primer plan de acción sobre el papel de la mujer en la construcción de paz, una estrategia de la Casa Blanca sobre violencia de género, entre otras medidas.

Los activistas sostienen que aclarar el alcance de la Enmienda Helms es el próximo paso lógico. Si bien Obama no hizo declaraciones para este artículo, los organizadores de la iniciativa del martes dijeron que asesores de Obama se reunieron con activistas que trabajan contra la violencia sexual en Colombia, RDC y en otros lugares.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme

Fuente: ipsnoticias.net

Source: Dic 2014