México: Capacitan a las parteras

Con el objetivo de disminuir la mortalidad materno-infantil en la entidad, el programa IMSS Oportunidades en Michoacán, impartió un taller de capacitación para las parteras.

Bajo el lema “ni una muerte materno-infantil más en Michoacán”, cerca de 200 parteras provenientes de diversas zonas de la entidad, refrendaron el pacto social que desde hace años mantienen con el IMSS en Michoacán, para disminuir la incidencia de mortalidad materno-infantil.

 

La doctora Gisela Lara Saldaña, coordinadora de gestión del programa IMSS Oportunidades a nivel nacional y el delegado regional del IMSS en Michoacán, Julio César González Jiménez, coincidieron en señalar durante el acto de clausura del taller, que el rostro de comunidades y de numerosas familias en el estado ha cambiado positivamente gracias al binomio IMSS Oportunidades y parteras en cuanto a la atención del universo de embarazadas.

González Jiménez dio a conocer que la disminución de la mortalidad materna en Michoacán, respecto al IMSS Oportunidades es una realidad, puesto que las cifras indican que el 2005 se tuvieron 14 defunciones; 2006 arrojó 19; 2007 cerró con diez y el año 2008 solo se tuvieron ocho.

Ello representa, agregó, el esfuerzo conjunto de médicos, enfermeras y parteras, por impulsar el cuidado de su embarazo de miles de mujeres del área rural de la entidad.

Ambos funcionarios elogiaron el papel de las parteras porque constituyen ser los agentes que mantienen el primer contacto con las embarazadas, dados los usos y costumbres ancestrales al interior de las comunidades.

Son cerca de 200 parteras que asistieron desde las diversas regiones del estado a este taller desarrollado durante tres días en la capital, quienes refrendaron su capacitación en la detección de riesgos en el parto y la derivación de pacientes a las Unidades de Medicina Rural u Hospitales Rurales de Oportunidades en el estado.

Les recordaron que cuando una mujer mantiene visión borrrosa, zumbidos en los oídos, dolor de cabeza, mareos, hinchazón de piernas y pies, entre otros, son signos alarmantes de un parto futuro delicado que tiene que ser derivado a las instituciones médicas.

Por su parte, las asistentes en voz de tres parteras hablaron de sus gratas experiencias como facilitadoras de los partos en sus pueblos y comunidades y la satisfacción de coadyuvar al alumbramiento de nuevas vidas.

Fuente: am.com.mx

Source: Abril 2009