Acceso oportuno a métodos anticonceptivos dirigido a mujeres vulnerables del departamento de Beni, en tiempos de COVID-19.

Los pueblos Indígenas en Bolivia suelen tener acceso limitado o nulo a cualquier tipo de atención en salud. Las vulnerabilidades se asientan aún más en servicios de Salud Sexual y Salud Reproductiva, lo que se traduce en un promedio de 4 a 6 hijos por mujer en dichas comunidades y una alta tasa de mortalidad, sin dejar de lado el alto índice de embarazo adolescente.

De esta manera Marie Stopes Bolivia en trabajo coordinado con la Central Indígena de la Región Amazónica de Bolivia (CIRABO) y la Red de Salud 7 a cargo del Servicio Departamental de Salud de (SEDES) Beni se trasladaron a las Comunidades, donde se brindó el acceso informado a métodos anticonceptivos en la Comunidad Indígena Tacana.

Los Tacanas, Takanas o Totonas son un pueblo indígena originario de la Amazonía de Bolivia (Beni). Sus actividades económicas giran en torno a la agricultura, la caza, la pesca y la recolección.

Entrevistamos a Paby Melgar, enfermera y proveedora de servicios de nuestro Consultorio para Jóvenes de Riberalta, quien viajó con la Unidad Móvil a los municipios: Victoria, Rosario, Recreo, Carmen Alto, Alta Gracia, Tablero, Santa Elena y Triunfo.

“Nos trasladamos a las comunidades con personal de salud del SEDES, tuvimos que viajar entre 4 a 5 horas para llegar a cada lugar, primero viajábamos por tierra en la camioneta, después algunas rutas en moto y pasábamos en canoas algunos ríos, fue muy difícil llegar a nuestro destino pero lo logramos” indica Paby Melgar.

“Llegábamos a las Comunidades y el Capitán Mayor (Jefe de la Comunidad) reunía a las mujeres del pueblo en un espacio, les brindábamos información sobre la importancia del Derecho a poder decidir cuándo y cuántos hijos tener. Nos encontramos con desinformación en las mujeres, además pensamientos y miedos propios de su cultura, las que dificultaban el hecho de que las mujeres decidan optar por un método anticonceptivo” afirma Paby.

“Tengo 45 años soy madre de ocho hijos, el menor tiene un mes de nacido” señala una de las mujeres atendidas. “Tengo 16 años de edad y tengo dos hijos” indica otra. “Tengo 26 años y tuve 6 partos”. “Tengo miedo que mi marido me diga algo si uso un método” en contraparte su hija (que también era parte del público al que brindábamos la sesión informativa) le responde “Mamá cuídese”. “Tengo 13 años y ya tengo un hijo”… son algunos testimonios de las mujeres de los pueblos.

“Es difícil convencer a las mujeres optar por algún método anticonceptivo porque la cultura de los pueblos impedía que ellas pueden tomar decisiones sin antes preguntar a sus parejas pero toda la información que dimos estaba orientada a las decisiones individuales” indica Paby. Otras de las dificultades era que el 80 por ciento de la población que se visitó en las Comunidades tenía COVID-19, la situación era preocupante, familias enteras contagiadas, pero se cumplió el trabajo con todas las normas de bioseguridad.

Un logro importante fue la coordinación con instituciones aliadas como el Ministerio de Salud, SEDES Beni y CIRABO, tanto en las comunidades indígenas como en áreas urbanas. Ministerio de Salud dono 200 implantes subdérmicos para la atención en el Beni; SEDES dispuso los espacios y personal necesario durante las atenciones y CIRABO autorizo nuestro ingreso a las tierras comunitarias de origen (TCO) que de otro modo no era posible hacerlo.

La presencia de COVID-19 en el departamento de Beni, fue un reto para el equipo que proveyó servicios en comunidades indígenas y la ciudad de Trinidad. La disponibilidad y el uso de los EPP fue fundamental, así como la aplicación de un protocolo de cuidados sanitarios que permitió minimizar riesgos de contagio

“Lo que más me gratificó fue el poder ayudar a las mujeres a que tomen decisiones informadas, una se siente muy bien consigo misma por llegar a lugares de difícil acceso geográfico, alcanzamos nuestro objetivo… poder brindar servicios a personas que más lo necesitan” expresó Paby.

 

Sesión de orientación a un grupo de mujeres en la Comunidad Indígena “Carmen Alto”

 

Artículo final en el marco de la subvención otorgada por Clacai a MARIE STOPES BOLIVIA, BOLIVIA.