Campaña “Madre si yo decido”

Venezuela se encuentra en una situación de Emergencia Humanitaria Compleja sin precedentes en el país y en la región, caracterizada, entre otros factores, por el colapso del sistema de salud pública. En materia de salud sexual y reproductiva se registra una escasez de métodos anticonceptivos por el orden del 85% en todo el país, los servicios de salud sexual y reproductiva han desaparecido o funcionan de forma deficiente -incluyendo aquellos creados para la atención de adolescentes-, las cifras de embarazos entre adolescentes aumenta. El Código Penal venezolano prohíbe el aborto en sus diversas formas, excepto para salvar la vida de la parturienta (aborto terapéutico) y sólo disminuye la penalidad en el caso que se haya cometido para salvaguardar el honor (aborto honoris causa). Así, Venezuela exhibe uno de los marcos legales más restrictivos de América Latina y el Caribe en materia de aborto; sin embargo, ello no erradica su práctica, pero contribuye al alto subregistro y al desconocimiento del impacto real en la morbilidad y mortalidad de las mujeres en el país. No existen estudios ni cifras oficiales sobre la tasa de aborto inducido que puedan dar cuenta de la realidad, y son pocos los datos que desde la sociedad civil se ha podido recabar.

El tema del aborto está fuera del debate público y de las agendas políticas en Venezuela y la legislación en este tema se ha mantenido intacta por más de 100 años aun cuando ha habido algunos intentos por despertar el debate y lograr cambios normativos, liderados esencialmente por representantes de la sociedad civil.

Ante este panorama, corresponde alentar este debate, que no sólo se ha desdibujado de la opinión pública -que está tomada por la crisis política y humanitaria actual-, sino que además es necesario mostrar cómo el no garantizar el derecho a decidir de las mujeres sobre su sexualidad y su reproducción nos coloca en un lugar de mayor vulneración. Este ha sido el objetivo central de la campaña #MadreSiYoDecido, desarrollada en el marco de proyecto “Abriendo el debate sobre la situación restrictiva del aborto en Venezuela” que adelantan AVESA, Mujeres en Línea y las Comadres Púrpuras con el apoyo de Clacai.

En este proyecto y gracias a una estrategia de capacitación para la acción, en el mes de julio se formaron 15 jóvenes activistas venezolanas, quienes participaron en el diseño y la ejecución de la campaña #MadreSiYoDecido.

Una Cayena como elemento principal de la imagen de la campaña representa la identidad de la mujer venezolana, que es colocada en un abanico, concebido como el espacio que abriga y contiene las ideas, pero que además es una herramienta que nos permite refrescar el ambiente de éste acalorado e importante tema de discusión. Conceptualmente, el diseño de la campaña invita a acercarse al debate y a la reflexión desde una imagen cálida y fresca que se contrapone a la dureza y negatividad que grupos conservadores han querido imprimir a la lucha de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y su reproducción.

Con esta imagen y con la determinación de brindar información, aclarar dudas, suministrar datos, explicar cuál es el marco normativo legal en materia de aborto en nuestro país, se desarrollaron un paquete de imágenes, infografías y audiovisuales que permitieron mostrar lo que queríamos decir.

Así, durante el mes de octubre, las jóvenes formadas, acompañadas de otras activistas con mayor trayectoria en el tema, realizaron 12 foros en cuatro ciudades del país logrando sensibilizar e informar a 270 personas, 35% jóvenes, 21% hombres y 79% mujeres. Las temáticas de los foros fueron diversas, en unos se abordaron los aspectos legales y el marco normativo venezolano,  en otros el acento fue colocado en la experiencia de la propias mujeres que transitan por la experiencia de abortan clandestinamente o en cómo ha sido a historia dela lucha por la despenalización del aborto en nuestro país. También se abordaron aspectos vinculados a los servicios de información y atención post aborto, se aclararon dudas y se informó cómo en Venezuela tenemos unos de los marcos jurídicos más restrictivos de la región. Se pudo constatar el altísimo nivel de desinformación de las y los participantes sobre el tema de aborto, pero además sus concepciones basadas en doctrinas religiosas, todo lo cual apunta a que estos debates deben continuar.

Esta es la primera experiencia venezolana dirigida a brindar formación en materia de aborto a jóvenes activistas de diversas organizaciones, con intereses y posturas políticas diversas, que además provienen de distintas ciudades del país. El haber logrado esta articulación es en sí mismo un gran logro, considerando el clima de extrema polarización que ha reinado en el país desde hace muchos años. Es hora de superar estos obstáculos para poder realizar acciones conjuntas y efectivas.

En esta campaña trabajaron de manera articulada 19 organizaciones y colectivos de mujeres, quienes además de realizar los foros presenciales llevaron los mensajes de la campaña a las redes sociales, logrando posicionar la etiqueta #MadreSiYoDecido como tendencia en la red social twitter para Caracas y Venezuela, durante el primer día de lanzamiento de la campaña, 20 de septiembre de 2019.

Estimamos que gracias a esta Campaña más de 1500 personas se han informado sobre la situación restrictiva del aborto en Venezuela vía redes sociales y medios de comunicación. Nos complace que 6 medios de comunicación digital reseñaran algunos de los foros de la campaña y realizaran artículos de opinión, alimentando con esto del debate en torno al tema.

Artículo final en el marco de la subvención otorgada por Clacai a AVESA.