[Colombia] Desarrollo e implementación local de acciones para incrementar el acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), a través de las causales de aborto legal

Bogotá, octubre 2018.

CONTEXTO
El aborto inseguro es un problema de salud pública, debido a que las mujeres a nivel mundial aún recurren a la práctica del aborto inducido en forma
clandestina lo que en la mayoría de los casos está asociado a la ilegalidad del aborto, siendo Latinoamérica la región del mundo con la mayor tasa de abortos inseguros 1 , impactando negativamente en las dimensiones de la salud integral.

En Colombia la Interrupción Voluntaria del Embarazo -IVE 2 es un derecho cuando la mujer se encuentra dentro de las siguientes tres circunstancias: (i) Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer, certificada por un médico o personal de salud; (ii) Cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, certificada por un médico; y (iii) Cuando el embarazo sea el resultado de una conducta, debidamente denunciada, constitutiva de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento, abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentido, o incesto; y por tanto, los servicios ofertados para garantizarlo deben brindarse en un marco de seguridad, dignidad y responsabilidad ética.

No obstante, de acuerdo con datos reportados por el estudio realizado en 2008 por el Guttmacher Institute de Nueva York, en nuestro país se estima que ocurren 400.412 abortos clandestinos al año de los cuales 130.000 se complican; de tal manera que de 780 muertes maternas totales ocurridas en
2008 por cualquier causa relacionada con el embarazo, el aborto inseguro aportó 70 casos siendo probablemente la causa más prevenible de mortalidad 3 .

¿CÓMO MEJORAR EN LOS HOSPITALES PÚBLICOS, EL ACCESO A LOS SERVICIOS DE INTERRUPCION VOLUNTARIA DEL EMBARAZO Y LA ATENCIÓN EN SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA A LA POBLACIÓN VULNERABLE Y DE ZONA RURAL DISPERSA?
En consonancia con el marco legislativo descrito anteriormente, es de esperar que las mujeres del territorio nacional accedan a servicios seguros de IVE bajo la garantía de sus derechos sexuales y reproductivos; sin embargo, los datos estadísticos descritos son una fotografía palpable de las desigualdades en acceso a servicios, en especial cuando se trata de mujeres vulnerables por su condición social y económica lo que no les permite obtener fácilmente la mejor atención médica.

Basado en lo anterior, la Fundación Oriéntame con el apoyo del Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro – CLACAI, implementó una iniciativa para mejorar el acceso al aborto legal y seguro en el hospital público de baja complejidad, Empresa Social del Estado ESE Hospital local de Puerto Asís- Putumayo, el cual fue seleccionado por ser una entidad receptora de población con un alto grado de vulnerabilidad y de zona rural dispersa, incluyendo grupos étnicos indígenas y afrocolombianos actualmente en proceso de posconflicto. Antes de esta intervención el hospital y el municipio de Puerto Asís, no contaban con un servicio de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y por lo tanto no daba cumplimiento a la Sentencia de despenalización del aborto. Además, en su práctica médica, se comprobó el uso de técnicas obsoletas como el curetaje para la atención de abortos incompletos. Afortunadamente, y en un cambio favorable, finalmente se encontró en el hospital la voluntad política de la subgerencia científica, para dar vía al proceso de fortalecimiento.

En un panorama como el de este hospital puede afirmarse que el proceso secuencial de asistencia técnica y acompañamiento, tiene una influencia
importante en el logro de la implementación de servicios de IVE de cara al mejoramiento del acceso para las mujeres. Dentro de lo cual es relevante resaltar algunos elementos:

  • El apoyo administrativo resultó de suma importancia ya que gracias a la sinergia y comunicación activa con la sub gerencia científica del hospital, se dio a conocer el proyecto a la alta gerencia logrando la motivación de 14 funcionarios asistenciales que se vincularon al proceso de implementación del servicio de IVE en el hospital.
  • La implementación de procesos de sensibilización para permitir la clarificación de valores, el conocimiento del desarrollo normativo, legislativo y la atención a las preocupaciones del personal frente al tema; en esta experiencia fueron involucrados 98 funcionarios del hospital de áreas asistenciales y administrativas.
  • La capacitación a un grupo de profesionales asistenciales, jugó un rol importante para desarrollar competencias sobre la aplicación de la Sentencia de despenalización del aborto en Colombia, los protocolos, el entrenamiento en las técnicas modernas para el manejo médico y quirúrgico de la IVE y la implementación de la ruta de atención. En esta experiencia se dejó capacidad instalada; mediante el entrenamiento de un equipo de 14 funcionarios (dos médicos, una enfermera profesional, una auxiliar de enfermería, una psicóloga y nueve promotores (as) de salud en el manejo integral de la ruta de atención de la IVE institucional).
  • El asesoramiento a los equipos de apoyo y administrativos, lo cual permitió analizar las condiciones de implementación del servicio; desde el reconocimiento de barreras internas como el estigma hacia los prestadores hasta la identificación de desafíos administrativos y condiciones de infraestructura necesarios para la operación del servicio de IVE. Así por ejemplo, se logró que el hospital adecuara espacios para realizar la consulta médica, la consulta de orientación, la sala de procedimientos menores para el tratamiento con aspiración manual endouterina (AMEU) de la IVE, y el almacenamiento del equipo de AMEU que fue donado por parte del proyecto.
  • El fortalecimiento de las estrategias de información, educación y comunicación. Esta estrategia resultó útil para la visibilización del servicio de IVE en la comunidad, a través de material informativo de utilidad en las acciones educativas realizadas por las promotoras de salud.
  • Favorecimiento de los procesos prácticos mediante el acompañamiento técnico en la operación rutinaria del Hospital. Este es un elemento vital para convertir en realidad y promover la apropiación de los procedimientos técnicos; por ello, durante el seguimiento se realizó un procedimiento para permitir que los médicos capacitados pusieran en práctica la técnica de AMEU bajo acompañamiento del ginecólogo asesor.

Finalmente, es necesario mantener el enfoque en la atención primaria, de tal manera que el hospital permita dentro de sus protocolos que los profesionales de medicina general entrenados, puedan llevar a cabo la atención de la IVE. Desde luego, involucrar a los profesionales de ginecología para que brinden respaldo al programa siempre será un reto, que debe enfrentarse desde el inicio de la implementación del servicio con el apoyo administrativo y de la Gerencia.

Artículo final en el marco de la subvención otorgada por Clacai a Fundación Oriéntame
Oscar Marroquín 

Medico Capacitador
Ginecólogo y Obstetra
Fundación Oriéntame