[Venezuela] Algunos datos sobre la mortalidad materna, embarazos adolescentes y abortos de tres hospitales de la región central del país

Resumen ejecutivo || Venezuela atraviesa una grave crisis de dimensiones económicas, sociales, políticas y humanitarias nunca antes vista en su historia republicana, la misma es resultado de diversos factores entrelazados como lo son, políticas económicas restrictivas, incluyendo controles de
cambio y controles de precios, altos niveles de corrupción, disminución de ingresos, política de nacionalización de actividades agro-productivas e industriales, debilitamiento institucional y desprofesionalización del aparato del Estado. Todo esto ha resultado en un preocupante colapso de las capacidades para la prestación de servicios y en la promoción, protección y garantía de derechos humanos fundamentales tales como el derecho a la salud.

En materia de salud sexual y reproductiva, se estima que la situación es de gravedad; no obstante, no hay datos precisos que nos aproximen a la situación de los indicadores de salud a fin de comprender la magnitud de la evidente crisis. Las cifras del área abortos, embarazos adolescentes, y mortalidad materna, entre otras que afectan a las mujeres, no son recopiladas y, cuando lo son, no son divulgadas de manera periódica. En función a este vacío de información, el objetivo del presente estudio fue generar evidencias de primera mano sobre las dimensiones del aborto inseguro, el embarazo adolescente y la mortalidad materna en 3 maternidades (hospital o servicio de un hospital público tipo IV) de las regiones capital y central de Venezuela.

Se trata de una investigación descriptiva de carácter cuali- cuantitativo, transversalizada con los enfoques de derechos humanos y de género, en la que se llevaron a cabo: entrevistas a proveedores de salud, grupos focales con usuarias de los servicios, encuesta en farmacias para conocer las disponibilidad de métodos anticonceptivos, encuesta a proveedores de salud para conocer la situación de los servicios y un registro diarios de casos de muertes maternas, embarazos adolescentes y abortos. El trabajo de campo fue realizado durante el mes de agosto del 2018.

En cuanto a la situación y acceso a servicios de maternidades y centros hospitalarios destacan la falla absoluta o intermitencia en los servicios de alimentación, agua y electricidad; la no operatividad o intermitencia del servicios de laboratorio clínico; la dotación irregular o inexistente de medicinas insumos y métodos anticonceptivos; recurso humano incompleto y una operatividad menor al 50% de los médicos requeridos. Hay que añadir que aunque los hospitales públicos deberían brindar servicios gratuitos, en la práctica esta gratuidad no es tal ya que, como se ha mencionado, las mujeres deben practicarse y pagar con sus propios recursos exámenes de laboratorio y otros estudios en centros privados, y además deben costear su propia alimentación, así como medicinas e insumos requeridos para poder acceder al servicio y a la atención médica.

Los métodos de planificación familiar mayormente usados en Venezuela tales como anticonceptivos orales, dispositivos intrauterinos y anticonceptivos inyectables mostraron índices de escasez sumamente altos, superando todos, el 80% en los establecimientos donde se realizó la medición. Los rubros más escasos, o más bien totalmente ausentes, fueron los parches, los aros vaginales y los dispositivos implantables, exhibiendo todos ellos un índice de escasez del 100%. Por su parte, el rubro menos escaso fue condones con un 63% de índice de escasez. No obstante, se debe acotar que en este caso los precios de los mismos los hacen inasequibles para la mayoría. En cuanto a las dimensiones del aborto inseguro, el embarazo adolescente y la mortalidad materna en 3 maternidades, durante el período de estudio se registraron 5 muertes maternas, 3 en el hospital Victorino Santaella y 2 en la Maternidad Concepción Palacios. De estas muertes, el 80% fueron ocasionadas por hipertensión gestacional y en 20% por otras causas. El total de MM fue de mujeres adultas, mayores de 18 años y no se registraron MM a consecuencia de abortos inseguros. El 26% de partos reportados fueron de madres adolescentes, lo cual sugiere que no ha habido disminución del embarazo en adolescentes en el país o al menos en las ciudades donde están ubicados estos centros de salud, toda vez que de acuerdo a las estadísticas oficiales más recientes disponibles, que datan del año 2012, los bebés nacidos vivos de madres adolescentes alcanzaron un 22% a nivel nacional. Finalmente, en las tres instituciones hospitalarias se
registraron 340 abortos, de los cuales 336 fueron identificados como abortos espontáneos y sólo 4 inducidos, con un promedio de 10 a 11 abortos diarios.

Los hallazgos de este estudio confirman que la aguda crisis del sistema de salud público en Venezuela tiene repercusiones diferenciadas que afectan gravemente las vidas de las mujeres y adolescentes. La incapacidad del sistema de salud de dar atención adecuada y oportuna a un proceso biológico natural como el embarazo, es un indicador inequívoco de su estado crítico. Peor aún, las serias deficiencias hospitalarias y de dotación, así como las barreras enfrentadas por las usuarias para acceder a los servicios podrían estar incidiendo en la viabilidad de los embarazos y la vida de madres e hijas/os. Así, estos resultados no pueden ser vistos fuera del contexto de la emergencia humanitaria compleja que afecta severamente a Venezuela y que ha sido, además, un proceso progresivo de deterioro. Los planes y programas puestos en práctica, como el Plan Nacional para la Protección de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos de las Mujeres en Venezuela (2014-2019), han sido claramente insuficientes o su implementación ha sido inadecuada.

A la situación de un precario sistema de salud se une la escasez de anticonceptivos tanto en establecimientos privados (farmacias) como en los establecimientos hospitalarios que coloca a las mujeres y adolescentes en edad reproductiva en situación de vulnerabilidad frente a embarazos no
deseados, en un contexto normativo-legal que restringe las posibilidades de las mujeres de acceder a abortos seguros. Así, las opciones de las mujeres para ejercer su autonomía reproductiva son cada vez menos y más restrictivas lo cual significa un retroceso grave en materia de salud sexual y reproductiva.

Este informe fue presentado por la coalición Equivalencias en Acción