Mayor preocupación por las niñas

Mayor preocupación por las niñas

Desde hace ya muchos años se instituyó el Día del Niño como ocasión especial para festejar a los menores, es decir, tanto a los niños como a las niñas, en el entendido que el plural del género masculino incluye a éstas. En los jardines de niños y escuelas primarias era motivo de un festival especial; las familias en la medida de sus posibilidades agasajaban a los “peques”.

Por otro lado, la ONU declaró el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña que se celebró por vez primera el año pasado. El domingo anterior fue la segunda ocasión que se llevó a cabo en varios países. Y algunos se preguntarán: ¿acaso no “la niña” estaba ya incluida en el Día del Niño? Sí y no. Esta aparente antinomia tiene su justificación. El Día del Niño es un festejo como el Día de la Madre y otros. En cambio, el Día Internacional de la Niña tiene como objetivo concienciar y promover entre el mayor número de países del mundo toda una serie de políticas públicas tendentes a mejorar las difíciles condiciones de vida en que subsisten millones de niñas por el mero hecho del género al que pertenecen. Es una especie de los derechos humanos contenidos en el concepto de igualdad de género, pero particularmente enfocados a las niñas. Esto tuvo su origen en el llamado Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo de 2013, auspiciado por la CEPAL, o sea, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU.

Para tener una idea del problema a superar, según información de la prensa, hoy en día 62 millones de niñas no van al colegio, 39 mil niñas son forzadas a casarse diariamente y 140 millones de niñas y mujeres han sufrido mutilación del clítoris. ¿No es esto espeluznante? Aquí mismo en nuestro entorno, según se dijo en este mismo periódico el lunes anterior, nuestro Estado ocupa uno de los primeros lugares a nivel nacional en embarazos de niñas y adolescentes. Por eso esta no es una celebración más con dulces y globos. Se trata de atender en serio un problema de fondo. Por ello se puso énfasis en darle seguimiento a los acuerdos contenidos en el Consenso de Montevideo. De éste, el tema prioritario es garantizar a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes una vida libre de pobreza, de violencia y sin ningún tipo de discriminación; “implementar programas de salud sexual y reproductiva integrales y dar prioridad a la prevención del embarazo en la adolescencia y eliminar el aborto inseguro”.

Otro de los acuerdos importantes del Consenso es la promoción de políticas públicas que aseguren que las personas puedan ejercer sus derechos sexuales y tomar decisiones sobre el particular de manera libre y responsable con respecto a su orientación sexual, sin coerción, discriminación ni violencia”. Los países suscriptores del consenso, entre ellos México, se comprometieron a garantizar la existencia “de servicios seguros y de calidad de aborto para las mujeres que cursan embarazos no deseados en los casos en que el aborto es legal, e instar a los Estados a avanzar en la modificación de leyes y políticas públicas sobre la interrupción voluntaria del embarazo para salvaguardar la vida y la salud de mujeres y adolescentes”.

En un acto oficial habido en relación a este tema, el fin de la semana anterior en la ciudad de México se afirmó que el 60 por ciento de los adolescentes de la región comienzan su vida sexual antes de los 18 años; como consecuencia de ello se destacó la urgencia de garantizar especialmente a los jóvenes el acceso a la salud sexual y reproductiva, a fin de evitar embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual (Reforma, 10/X/15). Todo este asunto no es materia de creencias religiosas que nadie discute. Afortunadamente vivimos en un país laico donde cada uno de nosotros puede creer en lo que quiera o no creer. El problema es de políticas públicas a efecto que el Estado mexicano haga frente con eficacia a un problema con múltiples consecuencias: los embarazos no deseados ya no de adolescentes sino de niñas incluso; amén de la propagación de enfermedades por contagio sexual.

evaz2010@hotmail.com

Tomado de http://www.oem.com.mx/

Source: Octubre 2015