México: Las mujeres vivimos discriminación simulada

México: Las mujeres vivimos discriminación simulada

México, septiembre (SEMlac).- En México, 682 mujeres son investigadas porque supuestamente cometieron un aborto; el mayor número se concentra en la capital del país, donde el aborto es legal hasta la doceava semana, informó el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE).

En un informe que va de 2013 a 2015, el documento señala que en el Distrito Federal también existe la tasa más alta de embarazos y de natalidad en adolescentes de 15 a 19 años.

GIRE detectó que existe una tendencia a criminalizar la actuación del personal médico, en lugar de resolver el problema estructural que lleva a las niñas a ponerse en riesgo; que envía mujeres a procesos judiciales, sin examinar bien los casos y que hay muertes maternas que podrían prevenirse.

Se trata del Tercer Informe de Gire denominado “Niñas y Mujeres sin Justicia, Derechos Reproductivos en México”, presentado en agosto último.

La directora de GIRE, Regina Tamés, señaló que frente a los resultados del informe, en México hay evidencia de un sistema de salud que, al igual que la violencia generalizada que vive el país, también está ejecutando a las mujeres embarazadas; hay impunidad y corrupción.

Apuntó que las mujeres, la mitad de la población del país, viven en condición de discriminación. Lo grave es que se trata de una discriminación simulada, pese a los avances legislativos, persiste la idea de valor para las mujeres solo “por ser madres, que cuidamos a niños, pero a veces ni eso”, dijo en relación a la falta de acceso a las estancias infantiles.

Aportó como dato que solo 11,3 por ciento de la infancia cuyas madres trabajan tienen acceso a guardería, y el estudio deja claro que 51,2 por ciento de la niñez es cuidada por sus abuelas.

Explicó que de los 39 casos litigados por GIRE en los dos últimos años, hay una respuesta positiva por parte de las autoridades. Sin embargo, la razón de la violación a los derechos reproductivos de las niñas y las mujeres sigue intocado, porque no se ha resuelto el problema de fondo, pues son las instituciones de salud las que provocan violencia contra las mujeres.

Ahí siguen ocurriendo muertes maternas y otras “prácticas médicas, naturalizadas sobre la maternidad convalidada por las ideas conservadoras de la sociedad”, señaló Tamés.

Explicó que “con este informe queremos que la sociedad se indigne”, que sepan que detrás de las cifras hay una mujer, un nombre, una familia, recalcó.

También dijo que “hoy tenemos un marco normativo garante de derechos de las mujeres con enfoque en derechos humanos, un primer paso, pero -se preguntó- cuántos años más vamos a seguir esperando”, refiriéndose a la discriminación cotidiana que siguen viviendo las mujeres y que se agudiza entre las más pobres, las indígenas y entre las niñas.

El informe de GIRE contiene seis capítulos: anticoncepción, aborto, violencia obstétrica, muerte materna, reproducción asistida, vida laboral y reproducción, y es “una radiografía del estado trágico en el que las mujeres y niñas viven su vida reproductiva en el país”, dijo.

Indicó que, pese a que México es el país con la tasa de natalidad más alta entre mujeres de 15 a 19 años, con 17,4 por ciento de los nacimientos totales en menores de 20 años, la información sobre anticoncepción o consejería se condicionada en las instituciones de salud al acompañamiento de familiares, madre o padre.

De igual forma, el informe contempla datos de mujeres a las que se impuso el uso de métodos anticonceptivos después del parto, muchas veces sin información suficiente ni otras opciones.

El aborto en México
Tamés dio a conocer que en México la legislación sigue siendo restrictiva en materia de aborto y varía de acuerdo con las reglamentaciones de cada entidad.

Las procuradurías del país reportaron a GIRE un total de 682 denuncias en contra de mujeres que están siendo investigadas por el delito de aborto.

“Con los problemas que tiene este país y se están gastando el dinero en el sistema de justicia persiguiendo mujeres que son pobres, no solo en términos económicos sino también de información; que no conocen los métodos anticonceptivos, no pueden interrumpir el embarazo y si lo hacen pueden ser criminalizadas”, señaló.

Dijo que hay 29 sentenciadas y casi todas son denunciadas por el sector salud.

Solo 14 estados tienen la causal de aborto cuando la salud de la mujer corre riesgo; es decir, en la gran mayoría del país no se puede interrumpir un embarazo, pese a la mala condición de salud que pudiera presentar una mujer.

Por otra parte, abundó en que pese a que el aborto por violación es una causal reconocida en todo el país, la organización litiga ocho casos de niñas a las cuales se les negó su derecho a abortar, aunque apuntó que deben ser miles de casos, considerando que de acuerdo con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas “una de cada cuatro niñas sufre abuso sexual antes de cumplir los 18 años, y seis de cada 10 abusos sexuales son cometidos en el hogar, por familiares o conocidos cercados”.

Tamés explicó que pese a que existen en México nueve causales de aborto legal que se aplican de manera distinta en las 32 entidades del país, lo que incluye al Distrito Federal donde el aborto es legal hasta la semana 12, la criminalización de mujeres por abortar es una realidad.

De los 39 casos que acompaña GIRE, 12 son por negativa de acceso al aborto legal, 10 por violación y ocho son de menores de edad.

Violencia Obstétrica
La violencia obstétrica tiene su origen en problemas estructurales que provocan discriminación y negativa de atención a los servicios de salud, por falta de equipamiento o personal.

Se trata de una violencia institucional de género, en que el Estado criminaliza –como ha sucedido en Veracruz, Chiapas y Guerrero– en lugar de hacer un abordaje general y ver cuáles son las causas que provocan que las mujeres sean víctimas durante el embarazo, el parto o el puerperio.

No existen tampoco mecanismos de reparación integral del daño en casos de mujeres que sufren violencia obstétrica, lo que a veces concluye con la muerte materna.

Tamés apuntó que las medidas de reparación se quedan cortas, pues no garantizan ni obligan al Estado a no repetir esas situaciones, es decir, hay indemnizaciones económicas pero no cambios estructurales que urgen en las instituciones de salud para que estos casos no se repitan.

Muerte materna
De acuerdo con GIRE, México no cumplió con las expectativas planteadas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), sobre la razón de muerte materna, que sigue siendo del 38,3 por ciento, además de que el avance no es homogéneo.

De las muertes maternas de 2013, 12.5 por ciento corresponde a mujeres sin esquemas de seguridad social; 6,2 a mujeres sin escolaridad, 129 muertes maternas corresponden a menores de 20 años de edad y seis de ellas son niñas de entre 10 y 14 años de edad.

Además, el aborto sigue representando la cuarta causa de muerte materna en México.

Reproducción asistida
México carece de legislación en materia de reproducción asistida, lo que implica incertidumbre para la gente que recurre a ella en el país, donde tres de cada 10 personas padecen de infertilidad.

De esas técnicas en reproducción asistida se habla de la gestación subrogada, mediante la cual una mujer gesta para alguien más, reconocida en Tabasco y Sinaloa. En esta última entidad existe con limitaciones que implican discriminación, en especial hacia parejas del mismo sexo y madres solteras.

Vida laboral y reproductiva
“En México los derechos laborales que tienen que ver con la vida reproductiva no se reconocen para todas las personas y, por tanto, no pueden ejercerlos”, dijo Rebeca Ramos, coordinadora de Legislación, Política Pública e Investigación de GIRE.

La funcionaria quien dio a conocer que solo 11,3 por ciento de las niñas y niños de cero a seis años tienen acceso a una estancia infantil, además de que los viudos o padres no disfrutan del derecho a la custodia legal de sus hijos , debido al estereotipo de que son las mujeres las responsables de ese cuidado.

También refirió que las licencias de maternidad en México son de 12 semanas, mientras que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda que sean de 14 a 18 semanas, por lo que urgió al Congreso de la Unión a atender la recomendación internacional, así como el aumento de las licencias de paternidad, que en México es de solo cinco días, cuando existe.

Ramos indicó que siguen ocurriendo despidos por embarazos y cuestionó que la Procuraduría Federal del Trabajo solo reportó, entre 2013 y 2014, ocho despidos por esta razón, lo que no se corresponde con la realidad.

Tomado de https://rotativo.com.mx/

Source: Septiembre 2015