Mujeres protestan contra la reforma del aborto registrando sus cuerpos

Mujeres protestan contra la reforma del aborto registrando sus cuerpos

En torno a un centenar de mujeres convocadas por la Coordinadora Feminista pel Dret a Decidir de Valencia se han concentrado este martes en el Registro de Bienes Muebles-Registro Mercantil de la ciudad para inscribir sus cuerpos como objetos, en una acción colectiva en protesta por el anteproyecto de la ley del aborto, impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y para reivindicar así su “propiedad” y derecho a decidir. Así era la ley del aborto hace más de 2.000 años.

Las participantes, pertenecientes a grupos feministas, organizaciones sindicales y partidos políticos, se han reunido a las puertas del Registro Mercantil con las solicitudes de inscripción en mano y han coreado lemas como ‘Nosotras parimos, nosotras decidimos’.

La secretaria de Moviments Socials i Cooperació de CCOO-PV, Ofelia Vila, ha destacado que esta iniciativa surge porque las mujeres están “atemorizadas” por lo que pueda pasar con sus cuerpos después de la “ley de Gallardón”. Ha recordado que es una acción que se ha realizado en otras ciudades españolas y ha celebrado la “afluencia” de gente que ha asistido al acto.

“Esperemos que no nos cobren ninguna tasa por registro de un bien, están colaborando muy bien en el registro de la propiedad, nos están haciendo fotocopias de las solicitudes, que traíamos otras que no eran, y esperamos que esta iniciativa sea un golpe más contra la ley Gallardón hasta que desaparezca”, ha sostenido la sindicalista.

Ley “involucionista y neofranquista”

Por su parte, la diputada autonómica de EUPV Esther López Barceló ha criticado que se trate a la mujer “como si fuera una propiedad, tanto desde el PP como de la jerarquía eclesiástica”, y ha considerado que ésta es una medida “absolutamente involucionista y neofranquista que están queriendo imponer en pleno siglo XXI”.

La miembro de UGT-PV y de la Coordinadora, María Ángeles Bustamante, ha apuntado que este registro es una “acción simbólica”, con la que se pretende “criticar duramente” el anteproyecto de esta ley, porque “en realidad lo que pretende es llevarnos a los años 40, ni tan siquiera los 80”.

“Es la primera vez en Europa que cuando se ha avanzado en derechos de la mujer, de golpe y porrazo damos un paso para atrás en muy poco espacio de tiempo”, ha alertado. “Quieren decidir sobre nuestras vidas, sobre nuestros derechos a ser madres o no, y cuando, además, están recortando en todo, en derechos sociales, en derechos de dependencia, de asistencia, no hay nada de ayudas ni nada relacionado con el tema de la corresponsabilidad”, ha resaltado.

Bustamante ha explicado que esta iniciativa se ha impulsado en otras ciudades de España -como en Madrid, Bilbao o Barcelona-, a las que la Coordinadora Feminista pel Dret a Decidir de Valencia se ha adherido, aunque ha reconocido que “a mucha gente le chirría y le parece escandaloso” el hecho de acudir a registrar los cuerpos como bienes.

Fuentehttp://ecodiario.eleconomista.es/

 

Source: Febrero 2014

Médicos piden que no se considere a la mujer "enferma mental" para abortar

La Organización Médica Colegial (OMC) critica que el anteproyecto de ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo establezca que la mujer debe ser considerada “enferma mental” para poder abortar, y pide que además se incluya el supuesto de malformación grave o enfermedad incompatible con la vida del feto.

En una declaración institucional firmada este fin de semana por la Asamblea General de esta institución, en la que participaron los presidentes de los 52 colegios de médicos de España, han recordado al Gobierno que los poderes públicos deben elaborar leyes “lo más consensuadas posibles”, y “sobre todo en aspectos fundamentales que inciden directamente en el capítulo de los derechos y libertades”.

De este modo, consideran “necesaria” la despenalización del aborto en caso de malformación grave o enfermedad incompatible para la vida del feto que contempla la Ley actual, “en equilibrio” con lo dispuesto en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que ratificó España en 2008.

En la reforma planteada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, sólo se podría interrumpir de forma voluntaria el embarazo en caso de violación o cuando exista un grave peligro para la vida o salud física y psíquica de la mujer. Y en caso de esto último (daño psíquico), debe ser certificado por dos psiquiatras sin relación con el centro que va a practicar la intervención.

Los médicos critican también esta condición ya que “la mujer que por distintas circunstancias decide interrumpir voluntariamente su embarazo no ha de ser considerada ni definida de antemano como una enferma mental”.

Además, también consideran que “no es aceptable” que una decisión “tan importante” quede “en manos de terceros”.

Tras analizar el anteproyecto, también piden que la reforma permita a las menores de 16 y 17 años que quieran abortar no tener que informar de su decisión a uno de sus padres o representantes legales cuando alegue fundadamente (certificado por los servicios sociales) que provocará un conflicto grave, “manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.

Salir a otros países a abortar

Por otro lado, avisan de que con la transposición de la Directiva europea de sanidad transfronteriza cualquier ciudadana española podrá ir a otros países de la UE a interrumpir su embarazo en los plazos que establezcan “asumiendo los costes que eso conlleva en el caso de no estar financiada dicha prestación por el Sistema Nacional de Salud (SNS)”, lo que a su juicio puede generar “inequidades”.

Los médicos creen que es necesario promocionar y favorecer activamente políticas específicas y de apoyo económico a la maternidad responsable, contemplar la educación sexual y reproductiva decidida, especialmente entre los jóvenes y facilitar el acceso “gratuito” a la píldora anticonceptiva de emergencia en los centros de salud y centros de orientación familiar.

Por último, en el apartado de quién puede realizar un aborto piden añadir a cualquier “personal sanitario “cualificado para ello”, y que la objeción de conciencia del médico sobre esta intervención se pueda admitir en acciones directas pero “no incluir actuaciones indirectas”.

“Se debería eliminar la expresión colaborar, dejando abstenerse, por razones de conciencia, de participar en la interrupción voluntaria del embarazo”, han puntualizado.

Fuentehttp://www.20minutos.es

Source: Febrero 2014

Lo natural no siempre es sinónimo de humano

Lo natural no siempre es sinónimo de humano

El 1 de febrero nos juntamos en Atocha (Madrid) mujeres como Pilar, que, después de tener una hija mayor, se quedó embarazada, decidió abortar, pero le entró la llorera en la ducha y no lo hizo. O como Alicia, que abortó en Londres a finales de los setenta y sufrió por la intervención, la desubicación y el desamparo. Como Blanca, para quien abortar no supuso un trauma y hace poco ha sido madre. O como yo, que nunca quise tener hijos ni me he sometido a un aborto: solo una vez se me rompió un condón y, sin píldora del día después, ingerí por recomendación de un ginecólogo una sobredosis de anticonceptivos. Aun así, no me bajaba la regla: siete días horribles. Esa angustia no debería agravarse con la represión penal. En Atocha, una mujer rabiaba: “A ver si se atreven a meternos a todas en la cárcel”. Yo me compadecí de los médicos. Acabamos la manifestación bajo una pancarta que rezaba –es un decir–: “Menos rosarios y más bolas chinas”.

En las consignas de las manifestaciones se hacen inmediatos pensamientos complejos: “Gallardón, cómprate un Tamagotchi”; “Mi coño, mis normas”; “Un huevo no es una gallina, tu credulidad nos daña”. El 1 de febrero parece que no solo Lady Gaga, proabortista confesa, sino también Dios –haciéndonos creer que existe y desdeñando su fama de ser de derechas–, estaba con nosotras: amenazaba lluvia, pero no llovió, y la cabecera de la manifestación en defensa del aborto se abrió, como las aguas del mar Rojo, para recibir a Les Comadres, la tertulia feminista de Asturias de quien partió la idea de El tren de la libertad. Chus Gutiérrez, de la Asociación de Mujeres Cineastas, allí presente, insiste en que el objetivo de la película que decidieron rodar urgidas por la situación es “que no olvidemos, que las mujeres que hoy tienen 40 no tengan que volver a manifestarse a los 70. Como sucede ahora. La mecha prendió en Asturias, pero se ha extendido por toda España y más allá: Edimburgo, París, Buenos Aires…”. Una marea para no olvidar y dirigida, como en el caso de la privatización de la sanidad en Madrid, a reducir el empecinamiento de Gallardón y el Gobierno de contentar a esa derecha más de derechas que les nutre.

La mañana del 1 de febrero reveló el auténtico significado de una palabra que los fanáticos, los que hacen de la biología teología y restringen la feminidad a maternidad desdeñando una sexualidad femenina desacomplejada y sin culpa, nos roban: “vida”. Vida digna frente a esa vida metafísica que defienden los que esgrimen que el aborto se usa como anticonceptivo. Morado feminista frente al de Semana Santa: el de la mortificación transmutado en el violeta de las flores. Hombres y mujeres de todas las edades alrededor de banderas de partidos, sindicatos y colectivos como la Asamblea Transmaricabollo de Sol, los Yayoflautas o la Gran Logia Femenina de España. La ley del aborto previa a la contrarreforma no suponía un problema: el paro que empobrece especialmente a las mujeres sí era y es un asunto trágico. Por eso un grupo coreaba “mentir, robar y privatizar” sobre la musiquita de la gaviota del PP. Desde la conciencia de la desventaja histórica de la mujer y de que esa desventaja aún se asocia a nuestra biología, necesitamos que la civilización encauce en la medida de lo posible los desmanes de una naturaleza maravillosa, pero también violenta y cruel. Lo natural no siempre es sinónimo de lo humano.

Fuentehttp://elpais.com/

Source: Febrero 2014

Seminario Regional: Objeción de conciencia un debate sobre la libertad y los derechos

Seminario Regional: Objeción de conciencia un debate sobre la libertad y los derechos

Esta memoria se presenta como un punto de partida para continuar los debates que hemos iniciado en América Latina sobre el tema de la objeción de conciencia en su relación con los derechos sexuales y los derechos reproductivos. Incluye el artículo Voces y textos que mediante un ejercicio analítico, abona a nuestra reflexión sobre estrategias futuras. Incluye también las presentaciones y ponencias, y mediante las relatorías, intenta reflejar las principales discusiones de un debate imprescindible, donde tratamos la objeción también desde el punto de vista de los que practican el compromiso de conciencia.

Descargar archivo

 

 

Source: Febrero 2014

Manual para el ejercicio, respeto y garantía del derecho al aborto no punible en Argentina

Manual para el ejercicio, respeto y garantía del derecho al aborto no punible en Argentina

El manual describe cómo está regulado el aborto en Argentina, qué dijo la Corte Suprema en el caso “F.,A.L.”, los requisitos para acceder a un aborto no punible, el contenido y alcance de la obligación de los Estados nacional y provinciales de eliminar las barreras para acceder al derecho y garantizar la práctica, casos paradigmáticos, mitos comunes sobre el aborto.

Descargar archivo

 

 

Source: Febrero 2014