Papa Francisco: aborto y bodas gay exigen “contexto”

Papa Francisco: aborto y bodas gay exigen “contexto”

El papa Francisco sostuvo que evita hablar sobre cuestiones como aborto, matrimonio homosexual y métodos anticonceptivos, pues esos temas exigen hacerlo “en un contexto”, y no al modo de “doctrinas a imponer con insistencia”.

“No podemos insistir solo sobre las cuestiones vinculadas al aborto, el matrimonio homosexual y el uso de métodos anticonceptivos. Esto no es posible”, dijo el Papa, en la larga entrevista con la

publicación jesuita Civiltá Cattolica dada a conocer hoy por esa antigua revista. Al respecto, agregó: “No hablo mucho de esas cosas, y por ello he sido cuestionado. Pero cuando se habla, se necesita hacerlo en un contexto”.

“Una pastoral misionaria no está obsesionada con la transmisión desarticulada de una multitud de doctrinas a imponer con insistencia”, dijo el argentino Jorge Mario Bergoglio.

“JAMÁS HE SIDO DE DERECHAS”

El papa Francisco asegura en una entrevista de 27 paginas con la revista de los jesuitas que jamás ha sido de derechas y que tuvo un momento de crisis interior en el pasado.

“No habré sido ciertamente como la beata Imelda, pero jamás he sido de derechas. Fue mi forma automática de tomar decisiones la que me creó problemas”, asegura el Pontífice, entrevistado por el jesuita Antonio Spadaro en la revista “La Civiltá Cattolica”.

También rememora la época en la que fue superior de los jesuitas: “Tenía 36 años: una locura. Había que afrontar situaciones difíciles, y yo tomaba mis decisiones de manera brusca y personalista”, y fue la forma autoritaria y rápida de tomar decisiones la que le ha “llevado a tener problemas serios y a ser acusado de ultraconservador”, señala.

Fuentehttp://www.abc.com.py/

Source: Septiembre 2013

[Argentina] A las calles por el aborto legal

[Argentina] A las calles por el aborto legal

Las mujeres latinoamericanas sufrimos las terribles consecuencias de la ilegalidad del aborto. De los 34 países que conforman América Latina y El Caribe, en tan solo 4 el aborto es legal (Uruguay, Cuba, Puerto Rico y México DF). En 7 de ellos está totalmente prohibido, mientras que en el resto existen restricciones para que las mujeres podamos decidir libremente sobre nuestros cuerpos y nuestros proyectos. La OMS, al año 2012, estima que 3 millones 700 mil abortos en condiciones de alto riesgo tienen lugar cada año y 34 de cada mil mujeres abortan cada día en América Latina y El Caribe.

Beatriz y Belén son los nombres ficticios de dos mujeres que este año reactivaron el debate sobre la urgencia de la legalización del aborto en América Latina. Se trata de dos ejemplos de la situación de las mujeres en la región. En julio se conoció el caso de Belén, una niña chilena de 11 años que quedó embarazada producto de la violación de su padrastro. El aborto es ilegal en Chile desde la época de la dictadura de Augusto Pinochet, incluso si es por razones médicas o en casos de violaciones. El gobierno del presidente Sebastián Piñera se ha negado a levantar la restricción.
Los líderes de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), el mayor partido de gobierno, salieron a decir que Belén estaba preparada para ser madre porque “del momento que una mujer vive su primera regla, su primera menstruación, es porque su organismo ya está preparado para ser madre, para engendrar”.

Beatriz es una joven salvadoreña de 22 años, que sufre lupus, insuficiencia renal y un embarazo de un feto anencefálico. Ella fue sometida a una cesárea por la que nació el bebé sin cerebro y murió poco tiempo después. A pesar de que la vida de Beatriz corría peligro, la Corte Suprema de su país le negó el aborto terapéutico, y ahora sufre las consecuencias en su estado de salud. Las organizaciones “pro vida” salieron a festejar la decisión de la Justicia de El Salvador.

En marzo de 2013 el Papa Francisco condenó públicamente el aborto e hizo un llamado a garantizar la protección jurídica de los embriones.
En nuestro país, hace una década que gobierna el kirchnerismo, y el aborto sigue siendo considerado un delito. Se realizan más de 500 mil abortos al año, de los cuales cientos terminan con la vida de las mujeres, principalmente las más pobres que no pueden pagar un aborto que se realice en condiciones seguras, y miles quedan con secuelas en su salud física y psíquica.

Cristina Kirchner le ha dado la espalda a esta terrible situación que vivimos las mujeres. Niñas de 11-12 años violadas, obligadas a continuar con el embarazo; mujeres secuestradas para ser sometidas sexualmente en las redes de trata; violencia, femicidios, mujeres golpeadas y asesinadas por sus parejas o ex parejas.

Pero la presidenta no ha tomado ninguna medida concreta para terminar con esta situación. Por el contrario, ha viajado al Vaticano a felicitar al nuevo Papa argentino, el representante de la Institución históricamente más reaccionaria y contraria a los derechos de las mujeres. La Iglesia católica, cueva de curas pedófilos, de personajes reaccionarios que defienden la desigualdad de derechos para las personas no heterosexuales e impulsores de todas las organizaciones autodenominadas “pro-vida” que militan para atormentar y torturar a las mujeres que quieren decidir no ser madres. Sí, es a esta Institución, que Cristina felicita, y no solo con gestos, sino con miles de pesos, subsidiando a las iglesias y a las escuelas católicas. Pero sin embargo, no hay un peso para construir viviendas para las mujeres víctimas de violencia, ni para garantizar el acceso gratuito a los anticonceptivos. Por estos motivos, nada sorprende escuchar ahora al diputado K Contreras defender la explotación sexual, mientras este Gobierno Nacional no ha movido un dedo por la desaparición de Marita Verón.

Por todo esto, es que este 27 de septiembre “Día Latinoamericano y del Caribe por el Derecho al Aborto” salimos nuevamente a las calles, porque estamos convencidas que es con la lucha y apoyándonos en nuestra propia fuerza que vamos a conseguir nuestros derechos. Y ahora más que nunca, frente a este Gobierno debilitado, que intenta convencernos a las mujeres que es imposible legalizar el aborto teniendo un Papa argentino, el movimiento de mujeres se tiene que fortalecer y ser miles en las calles demostrando, que a pesar que Cristina invente excusas y más excusas para seguir negándonos nuestros derechos, como lo viene haciendo hace 10 años, nosotras no vamos a parar hasta conseguir que toda mujer que así lo decida, pueda acceder a realizarse un aborto en cualquier hospital publico de manera libre, legal, seguro y gratuito.

¡Aborto legal ya!
¡Que la Iglesia no se meta!
Todas a las calles este viernes 27/09 a las 17 hs de Congreso a Plaza de Mayo.
Agustina Las Rojas

Fuentehttp://www.mas.org.ar/

Source: Septiembre 2013

[España] Izquierda Independiente hace público su manifiesto feminista

[España] Izquierda Independiente hace público su manifiesto feminista

Izquierda Independiente ha hecho público un manifiesto feminista con el que intenta poner la atención en la situación de la mujer en el mundo pero también su rol a nivel local.

Con este manifiesto pretenden plantear los principales problemas a los que se enfrenta el género femenino en distintos ámbitos como la educación, el empleo, como víctima de violencia, frente al lenguaje, la conciliación y labores domésticas, el aborto y el deporte. María Manzanares, secretaria general y concejala de Izquierda Independiente de San Sebastián de los Reyes explica el origen de

este proyecto: “A lo largo de un año las mujeres de Izquierda Independiente hemos estado trabajando en este manifiesto que ahora, tras ser aprobado por el comité de dirección, hacemos público a la sociedad” Según Manzanares con esta publicación “se quiere reforzar el carácter feminista de la organización y su compromiso en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.”

El manifiesto defiende que “Durante muchos siglos se ha invisibilizado a las mujeres y su importancia social, excluyéndolas de muchos derechos de la ciudadanía, aspectos como el desigual reparto de las tareas domésticas, la brecha salarial, un uso del leguaje que invisibiliza a la mujer, la reforma laboral o la violencia ejercida contra las mujeres, siguen siendo factores que perpetúan la situación de desigualdad de más de la mitad de la población.”

Entre los datos que facilita el escrito, según la Unesco, dos de cada tres países afrontan desigualdades de género en la educación Primaria y Secundaria, y no cumplirán el objetivo del milenio sobre el acceso universal a Primaria más de la mitad de los países. Las mujeres con trabajo asalariado dedican 3 horas y 46 minutos diarios a las actividades de hogar y familia y 2 horas y 21 minutos los varones. La diferencia es mucho mayor en el caso de inactividad (estudiantes, jubilados o pensionistas, labores del hogar), 4 horas y 49 minutos las mujeres, y 2 horas y 25 minutos los varones.

El manifiesto feminista de Izquierda Independiente termina con 17 puntos en los que exige y defiende aspectos como: una educación igualitaria que debe ir más allá de los centros educativos, el abandono de los estereotipos especialmente en los medios de comunicación, un uso inclusivo del lenguaje, la lucha contra la violencia machista, la igualdad real de oportunidades y derechos laborales, la puesta en valor de la economía femenina del cuidado para conseguir un verdadero reparto de las labores en el hogar y en el cuidado de niños, niñas y dependientes, el aborto libre y gratuito, el acceso de la mujer al deporte y su valoración, y un compromiso claro de las administraciones en la lucha por la igualdad.

Según ha explicado María Manzanares, el destino de este manifiesto es presentar mociones en cada una de las materias que trata para “tratar que los apruebe el gobierno y seguir así trabajando por conseguir la igualdad que las mujeres nos merecemos”

Se puede consultar y descargar el Manifiesto Feminista de Izquierda Independiente en su página web www.izquierdaindependiente.es

Fuentehttp://www.madridnorte24horas.com

Source: Septiembre 2013

Penalización del aborto solo castiga a "mujeres pobres" en El Salvador

La penalización del aborto en El Salvador solo se aplica a “mujeres pobres”, señaló una organización proabortista, que promoverá el indulto para 18 de 29 de ellas que están presas tras haber sido acusadas de esa práctica.

Las 129 salvadoreñas acusadas de aborto entre 2000 y 2011, de las que 29 están encarceladas, son empleadas domésticas, amas de casa, estudiantes, obreras o vendedoras ambulantes, entre otras,

según la organización no gubernamental Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico. “Este es un problema de mujeres pobres, de injusticia social”, resumió la presidenta de la Agrupación Ciudadana, Morena Herrera.

La dirigente agregó que las 129 procesadas, “todas, sin excepción, son mujeres que viven en situación de pobreza, jóvenes y con bajo nivel educativo”.

Un informe de la Agrupación presentado en San Salvador señaló que entre esas 129 mujeres acusadas de aborto hay 49 amas de casa, 24 empleadas domésticas, 17 estudiantes, 10 obreras, empleadas de comercio o meseras, siete empleadas institucionales y tres obreras agrícolas; las otras 19 se incluyen en otras actividades.

Herrera sostuvo que los casos “en realidad no son abortos provocados, sino que se trata generalmente de partos sin asistencia médica”, en los que las mujeres “tienen complicaciones”.

Antes de 1997, el aborto era criminalizado en El Salvador, aunque existían tres excepciones: el ético, el terapéutico y el eugenésico, pero en 1998 se penalizó en todas sus formas, con castigo de dos a ocho años de cárcel, que el informe califica de “draconiano”.

Pero Herrera señaló que en muchos casos de mujeres acusadas de aborto “la Fiscalía cambia el tipo de delito y las terminan procesando por homicidio agravado contra su hijo”, lo que eleva las penas hasta 30, 40 o 50 años de prisión.

Según el informe, de las 129 mujeres procesadas, 68 lo fueron por “aborto consentido y propio”; 60 por “homicidio simple y agravado”, y una por “abandono y desamparo de persona”.

Entre los casos más recientes, Herrera dijo en Mejicanos, cerca de San Salvador, “una trabajadora de maquila tiene una de las penas más altas, que es de 40 años” de prisión.

Aparte de esas 129 mujeres, el informe señala que al menos 24 menores fueron procesadas en 13 de los 20 Juzgados de Menores, 17 por aborto y siete por homicidio agravado, aunque ninguna fue condenada.

Herrera señaló que todas las denuncias de aborto proceden de los hospitales públicos, “ninguna es de hospital privado”, donde, si a una mujer “le provocan el aborto o (llega con problemas y) le terminan el aborto, no pasa nada”.

La Agrupación Ciudadana, según su presidenta, busca vías para cambiar la penalización del aborto en El Salvador, uno de los cinco países de Latinoamérica, junto a Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Chile, que prohíben esa práctica de manera absoluta.

Herrera indicó que la organización apoya una propuesta de diálogo que Naciones Unidas hizo en abril pasado a raíz del caso de “Beatriz”, una salvadoreña a la que el tribunal supremo le denegó el aborto y finalmente fue sometida a una cesárea en junio.

La Agrupación Ciudadana y otras organizaciones también han dialogado con diputados de la Asamblea Legislativa sobre una eventual iniciativa para despenalizar el aborto, pero ellos han pedido esperar que pase la campaña rumbo a las elecciones de 2014.

Además, la Agrupación promoverá “una solicitud de un indulto a 18 casos”, de las 29 mujeres condenadas, para lo cual buscará el apoyo de la primera dama y secretaria de Inclusión Social de El Salvador, Vanda Pignato, dijo Herrera.

Pero lamentó que “el problema es que (un indulto) lo tienen que aprobar los tres poderes del Estado: primero entra por la Asamblea Legislativa, después lo mandan a una comisión de la Corte Suprema de Justicia y por último a la Presidencia de la República”.

La dirigente dijo que también se cifran esperanzas en un eventual fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Costa Rica, por una demanda que la Agrupación presentó en 2012 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Washington, por la muerte en la cárcel de “Manuela”, otra salvadoreña condenada por aborto.

Auguró que la Corte podría ordenar al Estado salvadoreño emitir “leyes y medidas de políticas públicas que aseguren los derechos de las mujeres”, así como reparar económica y moralmente a la familia de “Manuela”, y reconocer que “no fue una asesina”.

FuenteEFE

Source: Septiembre 2013

Aborto: ¿y si el embarazo fuera cosa de hombres?

Aborto: ¿y si el embarazo fuera cosa de hombres?

Cada vez que, como ahora, me enfrento al debate de la regulación legal del mal llamado aborto me hago la misma pregunta: ¿qué pasaría si fuéramos los hombres quienes nos quedáramos embarazados? Seguramente –me digo- nada de lo que pasa sucedería. Ya sé que hoy día eso es un imposible, pero quizá merece la pena pensar en ello para entender de qué estamos hablando.

En los últimos días estamos asistiendo a un rico, interesante e imaginativo debate impulsado mayormente por mujeres para (tratar de) hacer frente a la enésima intentona mediática del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de intentar embridar los derechos de la mujer a través de una reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción del embarazo, mal llamada ley del aborto. De salir finalmente adelante su propuesta, la del ministro, ello supondría el fin de la ley de plazos aprobaba por el gobierno Zapatero y una vuelta a la regulación legal de los años ochenta, alejando a nuestro país de la mayoría de las legislaciones de los países democráticos de nuestro entorno que apuestan decididamente por una ley de plazos para legislar sobre esta cuestión.

Este debate, como decía, está impulsado mayormente por mujeres del ámbito de la izquierda social y del movimiento feminista y persigue el loable intento de hacer descarrillar en el plano legal la contrarreforma Gallardón alentando para ello una rebelión del voto femenino dentro del Partido Popular (91 diputadas sobre 185) abogando por algo así como la “solidaridad de género”.

Si el PP y los grupos que les apoyen no alcanzasen el mínimo de 176 votos, la contrarreforma de la ley no saldría, lo que supone a su vez que un mínimo grupo de mujeres del PP se habría desmarcado de la disciplina del partido y se habría negado a apoyar la ley por razones de conciencia, bien absteniéndose o, simplemente, no estando presentes en el hemiciclo del Congreso en el momento de la votación.

Que ocurra esto parece muy improbable ateniéndonos a la dinámica de los partidos políticos en nuestro país, pero, sin duda, es un camino que podría acabar teniendo recorrido político en tanto en cuanto rompe la disyuntiva izquierdas-derechas y pone el foco en otras consideraciones.
De este debate me interesan dos cuestiones, una primera que afecta al plano de lo personal, y la segunda al político. Del primero, del personal, me lleva a preguntarme: ¿Tenemos los hombres derecho a imponer una normativa que, se quiera o no, en última instancia afecta al ámbito de la conciencia de cada persona, hombre o mujer, más allá de cuestiones de índole moral, religioso, etc?

Cualquier hombre que tenga cierta edad habrá podido experimentar y/o conocer como padre, como amigo o como compañero de una mujer embarazada que se ha visto en esta tesitura, que su opinión podía ser más o menos importante en el terreno de la discusión, de las consideraciones previas, pero que la decisión final ha sido siempre de la mujer, tanto para continuar un embarazo, como para poner término al mismo, y, sobre todo, cuando ha existido conflicto entre la opinión de él y ella. Casos hay que, pero en la mayoría de las ocasiones son ellas las que deciden. No parece, por tanto, exagerado pedir que la ley, cualquier ley, recoja lo que ya sucede en la realidad, y que tan rotundamente recoge el famoso eslogan “Nosotras parimos, nosotras decidimos”.

Para entender esto en su extensión más profunda, cabría darle una vuelta al calcetín. Pensemos por un momento que fuéramos los hombres quienes nos quedáramos embazados. ¿Aceptaríamos que nuestra compañera, madre, amiga… decidieran por nosotros si seguimos o no adelante con el embarazo o exigiríamos ser nosotros quienes tuviésemos la última decisión? Creo que la respuesta no admite aquí dudas. Y, además, parece evidente que como género masculino velaríamos porque la ley, toda ley, nos diera ese margen de decisión. Entonces, ¿por qué lo que defenderíamos para nosotros, estamos dispuestos a negárselo a la mujer? Ya sé que es un imposible, pero como sucede en tantas ocasiones hay que intentar recorrer la mayor parte del camino que nos separa del otro, en este caso la otra, para poder entender algo. No es fácil. A veces, ni es posible, pero ayuda a entender y a centrar el debate.

La segunda cuestión que me suscita interés de este debate afecta a las supuestas consecuencias políticas que esa supuesta rebelión de las mujeres del PP podría tener para ellas dentro de su propio partido. Pues bien, estoy convencido que una decisión de género en este caso (¿es tan difícil pensar que un mínimo de diez diputadas populares optasen por votar en conciencia?) más que causar graves desperfectos en el partido del Gobierno le ocasionaría un gran beneficio en el medio y largo plazo. Sería una manera de visibilizar que en determinadas situaciones la conciencia está por encima de los intereses. Es un tema que, creo, cotiza al alza entre la ciudadanía y que no debería ser desdeñado sin más.

No sé si finalmente Gallardón seguirá adelante con su proyecto, pues han sido muchas las ocasiones en las que parecía que el tema entraba en su recta final; no sé si seguirá utilizando esta cuestión como globo sonda para tapar otras cuestiones con la inexcusable ayuda de la infantería mediática que le aplaude, pero lo que sí parece es que este ministro o cualquier otro que quisiera llevar este tema adelante debería contar con quienes más tienen que perder y/o ganar en este terreno. Y éstas no son otras que las mujeres. Incluidas, claro, las del Partido Popular.

Pepe López
En twitter @plopez58

Fuentehttp://www.lacronicavirtual.com

Source: Septiembre 2013

[España] El PP vuelve a convertirse en el enemigo de las mujeres

[España] El PP vuelve a convertirse en el enemigo de las mujeres

Una charla sobre salud sexual organizada por el Consejo de Igualdad socialista analiza “el retroceso al que pretende llevar el Partido Popular a la sociedad”

El Consejo de Igualdad del PSOE almeriense ha organizado recientemente, a través de su vocal en el Alto Andarax, Valentín Martín, una charla sobre salud sexual y reproductiva en el municipio de Laujar de Andarax en la que ha defendido “el derecho a decidir de las mujeres frente al ataque y el retroceso al que pretende llevarlas el PP en la materia y, especialmente, en lo referente al aborto”.

 

 

En el acto, en el que también participó la secretaria de Salud, Políticas Sociales e Igualdad del PSOE almeriense, Gracia Fernández, y la presidenta del Consejo de Igualdad a nivel provincial, Ainhoa Reina, los ponentes explicaron a los asistentes los cambios previstos por el PP en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de interrupción del embarazo en vigor que, a su juicio, demuestran “que el PP vuelve a convertirse en el enemigo de las mujeres” en lugar “de preocuparse en disminuir el número de embarazos no deseados y de que aquellas que tengan que optar por abortar, una decisión muy complicada y dolorosa, sean cada vez menos”.

Durante el encuentro, los socialistas destacaron que sus gobiernos “siempre han puesto a las mujeres por delante y han tenido la sensibilidad necesaria para abordar el tema junto a ellas” mientras que el PP “vive en otro mundo, alejado del sufrimiento de las afectadas, cuando plantea hasta suprimir el aborto en caso de malformación del feto”. “¿Cómo las mujeres y sus familias van a hacer frente al cuidado de esos niños cuando nazcan si se han cargado la Ley de Dependencia y la sanidad pública la están privatizando allá dónde pueden?”, se preguntó Valentín Martín.

En ese sentido, para el PSOE “nadie en este país salvo los sectores más radicales de la Iglesia y del PP ha pedido al Gobierno que vuelva a un sistema de supuestos como el de 1985 y que, de este modo, se renuncie al modelo de plazos actual en el que durante las primeras 14 semanas se puede abortar sin alegar motivo”.

Por ello, han advertido durante ese foro en Laujar de Andarax, “lucharemos con todas nuestras fuerzas para evitar que, también en este apartado crucial para nuestras vidas, nos alejen de la concepción mayoritaria en Europa y que las mujeres tengan que irse a otros países de su entorno para abortar si es que cuentan con medios económicos para hacerlo”.

Fuentehttp://www.ideal.es/

Source: Septiembre 2013

Monja, catalana y revolucionaria

Monja, catalana y revolucionaria

Cuando BBC Mundo llegó al monasterio de St. Benet de Montserrat, a las afueras de Barcelona, para entrevistar a la hermana Teresa Forcades, ésta recién terminaba de atender a un grupo de periodistas de una televisora finlandesa.

La plácida vida monástica ha sido últimamente más ajetreada de lo normal para esta monja benedictina que,

enfundada en un severo hábito oscuro, defiende a ultranza una reforma política radical en Cataluña inspirada en el Socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez.

Accessed Oct online buy doctor cialis previous depression or thoughts of suicide or behavior or tadalafil generic. No improvement in bleeding time reported cialis levitra is better which the are the.

 

Su buzón de correo electrónico colapsa a menudo por el volumen de peticiones de medios y organizaciones que quieren citarse con ella, y así ver brotar de su boca de religiosa palabras como revolución, despenalización del aborto o para saber más sobre última misión: un manifiesto para impulsar una reforma constitucional y la independencia en Cataluña.

Fenómeno viral

Doctora en medicina y máster en Teología protestante por la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, Forcades se dio a conocer al público español en 2009, con un video en internet llamado “Campanas contra la gripe A”.

Rodado en el mismo convento y colgado en YouTube, el video recibió más de un millón de visitas. En él criticaba a la Organización Mundial de la Salud y las compañías farmacéuticas por promover una vacuna que calificó de riesgo para la salud pública.

Sus declaraciones desataron airadas críticas por parte de miembros de la comunidad médica, como también lo hicieron sus incendiarias opiniones contra la penalización del aborto, declaraciones públicas a las que el Vaticano respondió con una carta pidiendo explicaciones.

Una república catalana

Hoy, aprovecha el atractivo de sus pocos pelos en la lengua para defender un manifiesto, que escribió junto al economista de cabecera del movimiento de los ‘Indignados’ Arcadi Oliveres. Un documento base para fundar un movimiento que reclame la independencia y un cambio constitucional para Cataluña.

La reforma constitucional , aseguran, es esencial para que entre otras cosas se pueda nacionalizar la banca, las compañías energéticas, frenar las privatizaciones o defender el derecho de las personas a decidir sobre su propio cuerpo.

Con su activismo político, Forcades genera opiniones encontradas. Algunos no entienden que un miembro de la Iglesia Católica destaque como abanderada de lo que consideran extrema izquierda.

Otros, más allá de tierras catalanas, la llaman “separatista” por sus proclamas catalanistas. Aunque más que catalanismo, subraya, lo que propone es una fórmula republicana e independiente para Cataluña extrapolable a otras autonomías de España.

Su decisión de meterse en política, recuerda sentada en el jardín del convento, tampoco fue recibida con júbilo por todos los integrantes de su orden.

“En mi entorno monástico no pensamos todas igual, y antes de que yo participara en esta propuesta política pública tuvimos una reunión. Hubo hermanas que dijeron de ninguna manera te presentes como candidata, otras que dijeron: esto es estupendo”.

“Sin embargo, sí salió un apoyo para que esta credibilidad transversal que tengo la pusiéramos al servicio de un proceso pacífico, democrático, pero contundente”.

“Mecanismo perverso”

En un contexto de crisis económica, Forcades no deja títere con cabeza. Critica lo que llama una “alianza del poder político con el poder económico”, a una Iglesia Católica “caduca” y a una deuda pública que tilda de “ilegítima”.

“Lo que pido”, dice respecto a este último punto, “es una auditoría seria, como hizo Rafael Correa en Ecuador, que se distribuyan las responsabilidades correctamente”.

“Yo creo que en Europa nos ocurre algo que podríamos llamar un mecanismo neocolonial, no de Europa hacia los países de Latinoamérica, sino del norte de Europa hacia el sur. Es decir, con una deuda que genera unos intereses de un porcentaje del producto interior bruto tan alto como para que el país quede mermado en su potencialidad de desarrollo”.

Monja y revolucionaria

Que la llamen revolucionaria no le importa, dice. “Si por revolución se entiende un cambio radical. Entiendo que en el momento en que vivimos no puede ser un cambio en el sistema, sino un cambio de las reglas de juego que hay, ya que en este momento es imposible hacer prevalecer las necesidades de la mayoría”.

Su concepto de revolución bebe de los preceptos de teología de la liberación, la regla de San Benito y lo que dice son las enseñanzas del socialismo bolivariano en América Latina.

“Mi experiencia única ha sido visitar Venezuela. La visité en 2007 por primera vez y mi impacto inmediato fue lo que llamo la subjetividad política: personas que tenían un perfil marginal (…), pero que hablaban desde una posición de convencimiento de que su opinión valía para algo”.

“Estuve tres veces más y es lo que yo creí bueno. Eso en Europa nos hace falta urgentemente, esa conciencia de que el sujeto político es una persona de la calle”.

Sin embargo, confiesa, no comparte ese “discurso único” que afirma vio a muchos defender en la Venezuela de Hugo Chávez y recuerda el pasaje sobre la Torre de Babel del Génesis de la Biblia, donde según la religiosa se demuestra que “Dios está en contra de la uniformidad”.

“Desde el principio hay que potenciar la diversidad y hacer que este proyecto constituyente cuente con gente de distintas opciones políticas, potencie la originalidad de cada cual en su mismo proyecto político”.

La fuerza del evangelio

Cuando no atiende a periodistas, sus plegarias o escritos académicos, Teresa Forcades se la pasa de plaza en plaza, asistiendo a asambleas populares y ofreciendo discursos, o cruza el mundo para impartir conferencias. Aunque no siempre encuentra las puertas abiertas, incluso las de la Iglesia.

A principios de agosto, por ejemplo, el cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, suspendió un seminario que Forcades iba a ofrecer en la Conferencia de Superiores y Superiores Mayores de Religiosos en Perú, para “velar por la recta doctrina en su jurisdicción”, dijo en un comunicado.

“Por la parte que toca la Iglesia”, admite Forcades, “es cierto que la Iglesia católica tiene estructuras caducas, pero tiene la fuerza del Evangelio, que eso para mí no está caduco. Lo entiendo como un motor para una mejora social y personal, y un don para el mundo”.

Ya sea por la fuerza del Evangelio o sus conocidas dotes oratorias, Forcades ya ha reunido 40.000 firmas para respaldar a un movimiento que pretende más adelante crear una candidatura unitaria para las próximas elecciones parlamentarias de Cataluña, en 2016.

Sobre su futuro en política, dice mientras se despide de nosotros, se lo toma como algo transitorio. “Entiendo mi vivencia actual como una excepción. Quizás esté más activa en un ámbito público por unos años y quizás luego me retire”.

Fuentehttp://noticias.terra.com/

Source: Septiembre 2013

MEO y el aborto terapéutico: "Chile pertenece a un triste club de 7 países que no tienen solución para estas controversias éticas"

En la ocasión, a la que asistieron mujeres líderes de diversas áreas, el presidenciable dio a conocer sus primeros compromisos programáticos en temas de género, entre ellos, su apoyo a la existencia del aborto terapéutico.

“La democracia está en deuda con las mujeres. El carácter conservador de nuestro sistema político ha postergado una serie de reivindicaciones elementales en materia de igualdad de género; por

ejemplo, en lo que respecta a derechos sexuales y reproductivos, a la participación en instancias de decisión política y en el acceso y condiciones de trabajo”, señaló el candidato.

 

Tras anunciar que el programa de género se dará a conocer en los próximos días, Enríquez-Ominami se comprometió con cinco medidas que implementará en su eventual gobierno.

“Proponemos establecer una cuota mínima del 30% de mujeres para cargos de representación popular incluido el gobierno para llegar progresivamente al nivel de paridad del 50%; fiscalizar y asegurar el acceso a métodos anticonceptivos en todos los consultorios del país; y asegurar una atención adecuada, oportuna, humanizada y confidencial en caso de embarazo juvenil”, anunció Enríquez-Ominami.

En cuarto lugar, el candidato señaló: “Proponemos reponer la norma que autoriza el aborto terapéutico o por razones de salud. Este es un compromiso explícito y abierto a la ley de aborto terapéutico. Hemos dicho varias veces que Belén, esta niña violada por el padrastro, no debió haber sido madre. Chile pertenece a un triste club de 7 países que no tienen solución para estas controversias éticas como la violación o el embarazo anencefálico, embarazo en el hay riesgo en la vida del niño al nacer y de la madre. Son condiciones que consideramos son el piso de la discusión”.

Finalmente, el abanderado del Partido Progresista se comprometió con “ratificar el Protocolo CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer) que está a la espera desde 2004. Este protocolo supone que Chile cumpla con una serie de compromisos internacionales muy superiores a los estándares nacionales en materia de igualdad de género, lo que ni Michelle Bachelet ni Sebastián Piñera hicieron”.

Karen Doggenweiler, quien también participó del encuentro, señaló: “El diagnóstico que he podido hacer en este recorrido por Chile es que veo a mujeres cansadas por una doble e incuso una triple jornada de trabajo, intentando buscar oportunidades. En el trabajo las mujeres reciben menos sueldo por la misma labor que desarrolla un hombre. Llega el momento de la jubilación, después de muchos años de trabajo y las pensiones son miserables y, ciertamente, en Chile la vejez está siendo más femenina, ya que jubilamos antes y vivimos más años que los hombres”.

Claudia Dides, de Miles Chile, enfatizó: “La democracia chilena tiene muchas deudas con las mujeres. El embarazo adolescente sigue creciendo, sobre todo en los sectores más vulnerables, lo mismo las enfermedades de transmisión sexual. Quiero agradecer a Marco y a este partido, que ha sido uno de los pocos –por no decir el único–, que se ha puesto con los derechos sexuales y reproductivos femeninos”.

Consultado una vez más sobre los actos de conmemoración del 11 de septiembre, y en particular sobre el que organiza el Gobierno, Enríquez-Ominami concluyó: “La ceremonia no tiene ánimo reparatorio, ni de verdad, ni de justicia. Lo que quiero destacar es que el Presidente ha hecho algo interesante, que es singularizar a los jueces y los medios de comunicación. Llevan 24 años en estas ceremonias que no han aportado a la justicia y la verdad. Por lo mismo, no nos sumamos a esta actividad, habiendo asesinos en la calle, tomándose un café no participaremos de eso; esta ceremonia debe hacerse con más audacia, ahí hubiésemos participado”.

Fuentehttp://www.elrancahuaso.cl

Source: Septiembre 2013

La primavera progresista de Uruguay

La primavera progresista de Uruguay

“¡Viva Pepe!, ¡viva Pepe!”, vociferaban los amigos de Gabriel Sánchez, un taxista de Montevideo, que se reunieron en su casa solo unas horas después de que el gobierno de José Mujica anunció que radicaría un proyecto de ley para regular la producción y venta de marihuana.

La noticia despertó el entusiasmo de los consumidores de cannabis que la pueden fumar, pero no la pueden cultivar y mucho menos comprar con libertad. Pero esa no ha sido la única razón para celebrar entre los defensores de las libertades individuales de Uruguay. Los colectivos de mujeres y la población LGTBI experimentaron un júbilo semejante después de que se despenalizó el aborto y se legalizó el matrimonio entre homosexuales. Uruguay vive una revolución silenciosa que lo pone a la vanguardia del progresismo en el mundo.

In grown-ups, he said, the drug may cause vision problems, and kids it can cause a common condition called priapism, where the penis remains erect cialis cheapest. ome sorts of antibiotics for instance clarithromycin, erythromycin viagra and cialis of online sellers FOSTER CITY, Calif cialis online buy usa.

 

Desde que Mujica se propuso regular la producción de marihuana en junio de 2012, los ojos de la comunidad internacional se posaron sobre el pequeño país austral que desafiaba la tradicional forma de combatir al narcotráfico. Canciones que bromeaban sobre la “liberación de la maruja” se diseminaron viralmente por internet.

Las imágenes retocadas de un Mujica con cabellos largos y un porro (cigarrillo) en la boca inundaron las redes sociales. Periodistas de varias naciones del mundo viajaron a Uruguay con la intención de hablar con su presidente y para narrar lo que un columnista llamó “la conspiración de los razonables”.

El gobierno de Mujica considera que las medidas servirán para reducir los índices de criminalidad y paliar el consumo de otras sustancias más nocivas. Según sus cuentas en el país, que tiene 3,3 millones de habitantes, hay 20.000 usuarios diarios de cannabis. Y las autoridades, muy por encima de la media internacional, solo logran incautar el 10 por ciento de la marihuana que se consume.

Con estos argumentos, en julio pasado, la Cámara baja aprobó, con 50 votos a favor y 46 en contra, el proyecto de Mujica. Y es muy probable que antes de que acabe este año, cuando pase por el Senado, donde la mayoría del gobierno es más amplia, el país cuente con una ley que regule la producción de marihuana.

El Estado tendría el control sobre el cultivo de yerba, los consumidores podrían comprar hasta 40 gramos (el equivalente a 40 cigarrillos aproximadamente) a razón de 700 pesos (35 dólares) y se crearía un nuevo comercio para los fumadores que podrían acudir a clubes o tiendas como las que hay en Holanda. Eso sin contar la posibilidad de que se desarrolle una industria de productos medicinales derivados.

En la calles del centro montevideano hay quienes fuman, a veces, cerca de los policías o en las plazas aledañas al edificio del Ejecutivo (la Presidencia), sin que pase nada. A menos que se venda o se concite el consumo, no hay cárcel. “Aquí no te van a admitir que la mayoría fuma, porque no han salido del clóset. Pero así es”, dice Sánchez, de 33 años, quien lo hace desde hace más de 15.

El taxista que conoce las ‘bocas’ (ollas) con detalle explica que 25 gramos (con los que se pueden hacer 25 cigarrillos) cuestan casi 50 dólares en un sitio seguro. Por eso ve con buenos ojos la mediación del Estado. Con lo que no está de acuerdo es con la tesis de que permitir la producción de marihuana podría reducir el consumo de otras drogas.

Para el gobierno de Mujica era incongruente que mientras el consumo de marihuana no estaba penalizado en ese país se fueran 40 millones de dólares al año a los bolsillos de las mafias de Uruguay. “Nosotros creemos que regulando un mercado que ya existe es más fácil controlar el uso problemático de marihuana, pero sobre todo una parte importante del narcotráfico”, explica Julio Calzada, secretario de la Junta Nacional de Drogas.

El giro en la política contra las drogas tiene raíces profundas en la cultura de Uruguay, un país que se ha caracterizado por ir a la vanguardia de los derechos civiles. “En el país ya había un ambiente de la base social y una tradición liberal de largo aliento para que un proyecto como este se aprobara”, explica el profesor de Historia, Política y Sociedad de la Universidad ORT, Francisco Faig.

Muestra de ello es que en 2000, el entonces presidente del Partido Colorado, Jorge Batlle, consideró que el país debía legalizar todas las drogas. Y en 2010, el diputado de la oposición Luis Lacalle Pou (Partido Nacional) propuso hacerlo con el cultivo de marihuana para consumo personal. Mujica, con buen tino, tuvo la audacia de proponer una ley a tono con el reclamo de algunos países latinoamericanos que ponen los muertos a causa de la lucha entre carteles.

A un par de cuadras de la Plaza Independencia, la más importante de Montevideo, dos pendones contra el aborto cuelgan frente a la fachada de un vetusto edificio en la avenida 18 de Julio. Los dos tienen un bebe silueteado, que rezan “El 23 vota por la vida” y “¡Déjame vivir!”. Son el símbolo patético de la más reciente derrota electoral de la derecha conservadora.

En octubre del año pasado, el mismo parlamento que está a punto de regular la marihuana, con una mayoría más apretada aprobó una ley para permitir el aborto dentro de las primeras 12 semanas de gestación. Un sector del Partido Nacional, de corte conservador, emprendió una campaña para someter la norma a referendo. Pero para sorpresa de muchos el 23 de junio, día de la convocatoria, solo salieron a votar 226.000 personas (el 8,8 por ciento de los habilitados para votar). Para convocar el referendo era necesario que participara al menos el 25 por ciento del padrón de votantes. La Iglesia Católica fue la principal derrotada.

Para Lilián Celiberti, coordinadora del Centro de Comunicación Virginia Woolf de Cotidiano Mujer, que defiende los derechos femeninos, los uruguayos han demostrado en varias oportunidades tolerancia y un profundo arraigo liberal de sus convicciones. Según ella, guardadas las proporciones, algo parecido al ‘No’ contra la dictadura fue lo que ocurrió el pasado 23 de junio. “Esas expresiones civilistas han sido lo que más me han emocionado como ciudadana, me reconcilian con ser uruguaya”, dice Celiberti, quien fue víctima de la dictadura.

La historia de las conquistas políticas logradas por los colectivos a favor de los derechos de población LGTBI es semejante a las anteriores. Hace tres semanas los medios de comunicación uruguayos registraron el primer matrimonio homosexual in extremis (en una clínica), pues uno de los contrayentes padecía de cáncer. La noticia le dio la vuelta al mundo no solo porque los uruguayos estrenaron ley, sino por el infortunio que abrazaba a la pareja.

En este caso, la mayoría en el Congreso a favor del matrimonio gay fue más amplia. Con 71 votos, de 92 parlamentarios que estaban en la sesión, el Legislativo le dio el sí a la unión de parejas del mismo sexo en abril pasado. Entre tanto, en países como Colombia el Congreso no pudo legalizar esas uniones como lo había pedido la Corte Constitucional.

Y en Francia, que se supone es la cuna de los ideales liberales, una ley semejante fue aprobada en medio de una aguda polarización. Así, Uruguay se convirtió en el tercer país latinoamericano, después de Argentina y Brasil, en regular los matrimonios de las parejas gays. Eso sin contar que pueden adoptar sin mayores problemas.

Debido a estos logros el mundo recordó por qué ese pequeño país fue llamado a comienzos del siglo XIX la Suiza de América. La diferencia en esta oportunidad es que no lo es gracias a los altos niveles de bienestar de los que Uruguay gozó en el pasado, sino a la evolución de sus ideas liberales instauradas por un gobierno de izquierda. Pepe, un exguerrillero de 78 años que llegó al poder en 2009, se convirtió en ícono del progresismo y Uruguay, en su meca latinoamericana.

Aun así, los uruguayos no sienten fervor religioso por Mujica como ocurre en otros países con gobiernos de izquierda. Entre quienes aprueban el avance de las ideas liberales del mandatario también se oye el reclamo por la falta de una reforma a la educación y una mayor eficacia contra la delincuencia común.

También es cierto que cuando las encuestadoras le han preguntado a los uruguayos si están de acuerdo con la legalización de la marihuana, una mayoría (el 64 por ciento) ha dicho que no, y dos de cada tres encuestados están de acuerdo en que el Estado baje la edad, de 18 a 16 años, en la que se puede procesar penalmente a una persona. En una reciente encuesta de la consultora Equipos Mori, el 40 por ciento de los uruguayos desaprobó la gestión del gobierno, mientras que el 38 está a su favor. Es decir que si bien se definen como liberales en muchos campos, el progresismo encuentra resistencias. No obstante, la discusión se zanja en el plano democrático y a través de los partidos, que hacen posible el consenso como una muestra de madurez política.

Esa historia de avances democráticos y respeto a los derechos individuales data de hace más de un siglo y ha tenido muchos protagonistas. Varios sectores consultados por SEMANA reconocen que se debe a que la educación es laica desde 1887, y a que unos años más tarde, en 1907, se aprobó la primera ley que permitía el divorcio por algunas causales y seis años más tarde se aprobó para la mujer “por su sola voluntad”.

Esas conquistas seculares fueron ratificadas en la Constitución de 1917, en la que se separaron definitivamente el Estado y la Iglesia. Diez años más tarde Uruguay adoptó el voto femenino, 44 años antes de Suiza, el país con el cual la comparaban. Por eso, mientras afuera el mundo se sorprende con el avance de sus ideas progresistas, a los uruguayos no les asombra. “Desde principios del siglo pasado, mientras el resto de América Latina miraba Estados Unidos o Francia, nosotros miramos a los Países Bajos y Escandinavia”, dice un funcionario del gobierno que prefiere que no mencionen su nombre.

Con pesar, los uruguayos recuerdan que el respeto a los derechos se vio truncado durante la dictadura (1973- 1985). Sin embargo, a pesar del miedo generado por las desapariciones, las detenciones ilegales y los asesinatos, fueron a las urnas y derrotaron el plebiscito que buscaba darles más poder a los militares e instaurar una nueva Constitución.

Ese ‘No’ abrió el camino para que cinco años después al país regresara la democracia. El costo fue muy alto, pero después de la dictadura los uruguayos se aferran a su tradición liberal con más fuerza que antes. Según la encuesta Latinobarómetro en 2011, el 63 por ciento de los encuestados de ese país dijo sentirse cerca a un partido político y el 74 por ciento dijo que no sería viable la democracia sin estas instituciones. En Colombia solo el 34 y el 51 por ciento creen lo mismo.

Al lado de los edificios grises del centro de Montevideo, que le dan un aire europeo a sus calles, los quioscos de revistas albergan, entre muchos periódicos, las recientes ediciones de cuatro diarios (uno por cada partido). Sus páginas se ocupan de los principales debates políticos del país desde los espectros ideológicos. Uruguay, que es 11 veces más pequeño que Colombia, cuenta con tres canales privados de televisión y se prepara para abrir aún más el espectro y promover cadenas comunitarias y oficiales.

“El objetivo es democratizar los medios audiovisuales”, dice la socióloga Paula Baleato, como si en ese país hubiera que hacerlo. El debate de la ley de medios será el próximo pulso entre la izquierda y los sectores conservadores. Falta ver si el combustible de su política interna le alcanza al gobierno de Mujica.

En la portada del semanario Brecha aparece un Mujica sonriente, con un sumario llamativo: “Mientras en la política doméstica se critica su forma de gobernar, a nivel mundial el presidente alcanza una estatura inesperada. La agenda de derechos que instauró en Uruguay y el papel creciente del mandatario en una mediación para el eterno conflicto colombiano lo proyectan como jugador global. Hasta se le promoverá como candidato a premio Nobel”, dice.

Fuentehttp://www.semana.com

Source: Septiembre 2013

Aborto y crimen

Aborto y crimen

En el año 2001 John Donohue y Steven Levitt publicaron un trabajo que ha sido muy controvertido.

Alegan que existe una relación entre la drástica caída del crimen en los EEUU durante los noventas y el estatus legal del aborto.

“El crimen empezó a caer aproximadamente dieciocho años depués de la legalización del aborto. Los cinco estados que permitieron abortos en 1970 experimentaron caídas anteriores al resto del país, que lo legalizó en 1973 con Roe vs Wade. Los estados con las mayores tasas de aborto en los setentas y ochentas experimentaron las reducciones más importantes en crimen. El aborto legal parece dar cuenta de hasta un 50 por ciento de la reciente caída en el crimen”.

 

Años atrás, en el Rigshospitalet de Copenhague -un importante centro médico que atiende anualmente medio millón de pacientes- se realizó una investigación cuyos resultados son asombrosamente consistentes con los de Donohue y Levitt.

El punto de partida fueron más de cuatro mil niños que, en 1959, nacieron en ese hospital. Algunos de ellos sufrieron complicaciones registradas por los obstetras. El año siguiente un equipo de trabajadores sociales estuvo en los hogares de los niños indagando sobre las condiciones antes y después del nacimiento. Se tomaron indicadores de rechazo materno como los embarazos indeseados, las intenciones de abortar o si el recién nacido había sido internado en alguna institución de asistencia. Por último, cuando los niños cumplieron 18 años se revisaron los archivos judiciales daneses para determinar cuantos jóvenes de esa cohorte habían sido arrestados por crímenes violentos.

Para el análisis se definieron cuatro grupos. Los bebés que no tuvieron complicaciones durante el parto ni sufrieron síntomas de rechazo por parte de la madre se tomaron como grupo de control. En la segunda categoría estaban quienes, tras un parto riesgoso, habían sido bien aceptados por su progenitora. El tercer grupo lo conformaban los bebés nacidos sin contratiempos pero mal recibidos y en el último grupo quedaron quienes habían sufrido la doble carga de dificultades al nacer y rechazo maternal.

Los resultados fueron sorprendentes. Entre los primeros tres grupos no se encontraron diferencias significativas en la frecuencia de problemas judiciales. En el grupo que llegó al mundo con problemas tanto médicos como familiares la tasa de detenciones fue tres veces superior a la de los demás grupos. Aunque constituían menos del 5% de los niños estudiados, eran responsables del 18% de los delitos cometidos por esa cohorte.

Según estos dos estudios, los embarazos no deseados constituyen un factor de riesgo de la violencia juvenil. Cuando se reducen, esa eventual y costosa secuela también lo hace sustancialmente. Otra razón para que el debate sobre el aborto en Colombia no se limite a los tres casos excepcionales de la tímida sentencia de la Corte Constitucional.

Fuentehttp://www.elespectador.com

Source: Septiembre 2013