“El aborto debe verse como un tema de salud pública”

“El aborto debe verse como un tema de salud pública”

El pasado jueves la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional presentó un informe sobre los puntos fuertes del tema en el país. Lo más destacado fue la continuidad de los juicios a los represores. “Los procesos que lleva adelante Argentina son un ejemplo para la región”, destacó la titular de la entidad para el país, Mariela Belski.

En una entrevista exclusiva con El Tribuno, Belski también hizo referencia a los dos puntos graves que el país debe resolver: el conflicto de la comunidad qom y la reglamentación del aborto.

 

Amnistía Internacional presentó un informe sobre la situación de los derechos humanos en el país ¿Cuáles son los puntos más graves que presenta Argentina?

Amnistía, respecto del tema indígena, trabaja directamente con Félix Díaz de la comunidad qom “La Primavera”. Siempre trabajamos con las víctimas y especialmente nos concentramos en la comunidad La Primavera porque hace algunos años Amnistía hizo un informe con respecto a las necesidades que sufrían, las tierras y la falta de servicios básicos. Hoy tenemos una relación directa con Félix y conocemos toda su demanda. Nuestra posición respecto de esto es que no estamos solos en contra de los actos abusivos contra la comunidad indígena -que sabemos que son realizados por el Gobierno o por criollos que tienen nexos con el Gobierno- que está vinculado al reclamo de las tierras, sino también de la connivencia que tiene el Estado con las personas y empresas que están ocupando esas tierras. A nosotros nos preocupa que el gobierno de Formosa y Gildo Insfrán, particularmente, están desatendiendo la situación. Nos preocupa que -si bien este es un país federal- Argentina asumió compromisos internacionales en materia de derechos humanos vinculados con estas comunidades. Es importante que se entienda que el incumplimiento por parte de la provincia de Formosa genera responsabilidad internacional argentina. El Estado nacional miraba para otro lado cuando estas situaciones estaban sucediendo. Entendemos que ahora hubo un acercamiento por parte de la Secretaria de Derechos Humanos. Alentamos y apoyamos esta medida, sin embargo, creemos que hay una deuda enorme con respecto a las garantías de estas comunidades. Para Amnistía Internacional Félix Díaz es un defensor de los derechos humanos. Es una persona que representa a una comunidad a la cual sus derechos humanos están siendo violados. El año pasado AI sacó un informe sobre los defensores de los derechos humanos y el caso de Félix Díaz y el hostigamiento que sufre él y su familia fueron incluidos.

La problemática qom ¿podrá tener este año una resolución?

Deseo que así sea. Hay una ley que obliga al Estado a hacer un relevamiento de las tierras en conflicto para titularizarlas. Esa ley ya tuvo una prórroga y se supone que para fin de año el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) tiene que tener relevadas todas esas tierras en conflicto. Esperamos que en noviembre podamos tener esa información disponible para trabajar y satisfacer las demandas de parte de las comunidades.

Salud sexual y aborto también son temas sobre los que Amnistía cuestiona al país.

El tema del aborto nos preocupa. Por un lado está el tema del aborto no punible. El Código Penal de 1921 estableció y permitió que el aborto se permita en algunas situaciones. Es paradójico pero desde 1921 cada vez que una mujer está dentro del aborto permitido tiene que pasar por un circuito interminable de autorizaciones judiciales y de médicos. Con todo un desentendimiento que responde a una falta de política pública por parte del Estado. El año pasado la Corte Suprema sacó una sentencia sobre un aborto que estaba permitido. El pedido se judicializa innecesariamente. Pero por suerte por primera vez tenemos un caso de aborto en la Corte Suprema. Fue entonces que la Corte aclaró lo que la ley dice desde 1921. Y después se establecen pautas para la atención de mujeres con casos de abortos no punibles. Esta sentencia es desoída por las mayorías de las provincias, no todas pero la realidad es que en la mayoría de los casos esta sentencia no se cumple. Acá lo que hace falta es un guiño del Estado nacional respecto a este tema. El Poder Ejecutivo tiene que implementar esta sentencia, es a quien le corresponde implementarla. Debe bajar una línea clara a los ministerios de Salud de las provincias. Esto es una deuda que tiene el Estado nacional, progresista y popular, y que realmente hizo leyes muy importantes en lo social. Venía con una línea que le garantizada los derechos a los grupos vulnerables. Argentina marca tendencia en la región y se esperaba que con toda esta batería de normas la ley del aborto o por lo menos la implementación de la sentencia en la Corte se hiciera. Las situaciones de abortos inducidos son muchas. El año pasado hubo 442 mil casos de abortos. El Ministerio de Salud marca que la franja de mujeres que se realizan abortos es de 20 a 24 años. Estamos hablando de mujeres jóvenes. El aborto es un problema de salud pública y cuando la comunidad lo empiece a ver de ese modo, lo va a ver con otros ojos, desde otra óptica.

Hay un gran peso de la cuestión religiosa a la hora de analizar el tema.

El aborto es una discusión ideológica y moral. Cuando se entra en este camino es donde a veces de desvirtúan las cosas. Igualmente Amnistía alienta ese debate, esa discusión. Qué se debata el tema en el Congreso y se escuchen las razones de todas las posiciones. Hay que debatir qué tipo de respuesta la comunidad política va a dar a este problema.

También habría que analizar qué pasa con los niños nacidos por una violación. Muchos pasan años institucionalizados.

Es compleja la situación y estoy de acuerdo con tu pensamiento. Argentina se había dado el espacio para debatir el aborto y se durmió. Ahora por suerte la campaña por el aborto está haciendo una audiencia este mes. Amnistía cree que Argentina tiene una deuda en este sentido y sería deseable que por lo menos se dé el espacio para el debate.

Los juicios a los represores fueron el punto positivo dentro el informe.

Lo que podemos decir es que celebramos la continuidad de los juicios a represores. Creemos que el proceso que se inició en estos últimos años es un modelo para la región. En Latinoamérica la impunidad de los crímenes de la década pasada están pendientes. Creemos que los procesos que hizo Argentina son un ejemplo importante para la región. Aplaudimos que se sigan trabajando estas causas. Amnistía está en esto desde sus inicios. En 1977 AI sacó un informe sobre los detenidos en Argentina. Es un tema que es prioritario para nosotros y esta fue una de las primeras misiones de la organización.

 

Fuente: eltribuno.info

Source: Junio 2013