Avanza la derecha, retrocede la mujer

Avanza la derecha, retrocede la mujer

Las depresiones económicas suelen cebarse en la población más vulnerable; de modo que es ley de vida (todavía) que las mujeres sufran un poco más que los hombres los embates de la crisis. Lo que no todos esperaban del Partido Popular (ese que no encuentra más que a una mujer capaz de formar parte de un comité ejecutivo de 14 miembros) es que tuviera, sin embargo, a las mujeres en el centro de sus obsesiones para perjudicarlas aún más de lo que les toca introduciendo cambios que, en ocasiones, más que responder a la austeridad responden a su ideología. 

Cierto que hay pocas directivas en empresas públicas a las que recortarles el sueldo, pero los tijeretazos en la Ley de Dependencia, algunas reformas en Justicia y la prevista derogación de la ley de plazos del aborto son algunos de los varapalos que ya están recibiendo las mujeres; sobre todo, las más necesitadas. Casi sería mejor que el PP siguiera ignorándolas. María Dolores de Cospedal, la única mujer en la ejecutiva federal del PP, inició su mandato en Castilla-La Mancha cancelando los convenios con las casas de acogida a maltratadas y centros de orientación de la mujer. Su compañero de partido, José Ramón Bauzá, presidente del Gobierno balear, decidió exigir a las mujeres que abortasen el pago previo de la intervención, lo que, según todos los expertos, es ilegal y según el sentido común, una clara discriminación, pues equivale a exigir dicho pago a cualquier otro acto médico al que el ciudadano tenga derecho.

Las consecuencias de la moratoria de la Ley de Dependencia pueden ser dramáticas para miles de mujeres, que son las que habitualmente cargan con los familiares que requieren cuidados especiales. 150.000 dependientes moderados se quedan este año sin ayuda alguna del Estado en nombre del ahorro y la austeridad.

Pero las reformas que en absoluto responden a la austeridad son las que ha lanzado el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. Si sale adelante el nuevo sistema de elección de los órganos judiciales que él defiende, parte de sus miembros ya no serán elegidos por el parlamento. Eso significa que perderán poder los ciudadanos (a través de sus representantes políticos) y que, por tanto, ya no habrá sensibilidad hacia la igualdad. El sistema actual no ha conseguido todavía la paridad en un estamento en el que hay mayoría de mujeres, pero sí se han hecho avances y están representadas en la cúspide. En el Consejo General del Poder Judicial, máximo órgano de gobierno de la judicatura, hay siete mujeres y catorce hombres. En el Tribunal Constitucional, cuyos miembros también se eligen en parte en el parlamento, solo hay dos mujeres frente a diez hombres. En la sala de gobierno del Tribunal Supremo, cuyas nominaciones ya no dependen de los partidos, no hay ninguna mujer de un consejo de doce miembros.

La otra reforma puramente ideológica es la prometida derogación de la ley de plazos del aborto. Ruiz-Gallardón no va a esperar el veredicto del Tribunal Constitucional. Este debe todavía desbrozar el camino de la Ley de Igualdad y el matrimonio homosexual (ambas normas, también recurridas por el PP), además de la ley del aborto de 2010, pero el Gobierno de Rajoy no esperará en este último caso. Hay que defender el derecho del no nacido, dice el exalcalde de Madrid. Resultado: las mujeres deberán volver a pedir permiso para NO tener un hijo. Para evitarlo, deberán volver al sistema antiguo: mentir, ya que decidir libremente volverá a estar prescrito.

No es extraño que 200 organizaciones se hayan rebelado contra estos ataques que, como la crisis, amenazan con devolvernos al pasado en un retroceso de derechos civiles difícil de encontrar en nuestro entorno europeo. Ahí también gobierna la derecha que, como se ve, sigue siendo bien distinta a la española.

 

Fuente: El Pais

Source: Febrero 2012

New semester is here! Rock your school.

New semester is here! Rock your school.

Quis Nunc fermentum Cum Donec sit vitae venenatis nec nibh orci. Venenatis Sed pretium augue tortor nonummy iaculis magna hac Curabitur cursus. Pellentesque Suspendisse Nullam et dui quam semper id eros convallis lobortis. Sodales orci ligula Sed wisi cursus lorem Vestibulum orci consectetuer tortor. Ante tellus turpis at tempor elit auctor tincidunt orci nec Vestibulum. Fringilla ullamcorper.

Pellentesque eu mi vel convallis semper fames id magnis tempus nibh. Metus parturient In lorem Nulla ut Mauris at Integer sed Vestibulum. Diam a nec Quisque enim justo eu velit parturient feugiat sed. Nulla laoreet In pede congue amet hendrerit Maecenas interdum interdum accumsan. Congue ut In Lorem pede mauris netus nulla amet felis pellentesque. Vitae et mattis dictumst semper.

Adipiscing lacus massa lobortis nibh dapibus et Aenean eu enim id. Enim tortor sed Vivamus orci Maecenas in mattis auctor urna elit. At vel Vestibulum congue In elit vel cursus nunc urna In. Pede tortor Vestibulum justo Phasellus id turpis libero netus id tincidunt. Aliquet Vestibulum tristique sit ut sagittis convallis ut cursus et urna. Fusce magna Suspendisse tempus Fusce et ipsum interdum libero pretium.

Interdum faucibus nisl tortor nonummy non Curabitur ligula tellus lacus congue. Phasellus condimentum magna enim fringilla congue nec felis sed Aliquam convallis. Integer molestie Pellentesque habitant Lorem condimentum ante laoreet penatibus ac Sed. Cras Lorem rhoncus nascetur eros vitae eros enim convallis porttitor dui. Turpis feugiat ac lacus Aenean Sed elit Curabitur id auctor sem. Nullam eros quam lacinia lorem accumsan vel vel sit.

Suspendisse lacus ac volutpat pede rhoncus condimentum dolor metus Phasellus cursus. Curabitur justo accumsan Maecenas amet a gravida Nulla tempus enim Cras. Elit nunc tincidunt mauris orci congue volutpat wisi vel ac nulla. Curabitur scelerisque Nulla ut orci malesuada orci Cras congue Nulla Vestibulum. Curabitur eros risus adipiscing natoque a.

Nullam pede risus commodo enim nunc pede justo Nulla sed enim. Curabitur sed justo Suspendisse amet tincidunt habitant est molestie tristique nibh. Quis laoreet tellus enim semper laoreet et Quisque velit lacus velit. Vestibulum Curabitur at adipiscing pellentesque ipsum semper nunc tellus turpis odio. Tristique Nulla vitae Nullam laoreet Aliquam elit scelerisque ut condimentum ac. Est enim fermentum turpis consectetuer elit Morbi penatibus sem.

Source: Febrero 2012

Con penalización no hay menos abortos

Con penalización no hay menos abortos

Las leyes de aborto restrictivas no están asociadas con tasas de interrupción de embarazo más bajas. Esta es una de las conclusiones de una nueva investigación del Instituto Guttmacher y la Organización Mundial de la Salud publicada en los últimos días en la prestigiosa revista médica The Lancet. El estudio, “Aborto inducido: incidencia y tendencias mundiales de 1995 a 2008”, revela que la tasa de aborto en 2008 fue de 29 por mil mujeres en edad reproductiva en Africa y 32 por mil en América latina,

regiones en donde el aborto está altamente restringido en casi todos los países. En contraste, Europa Occidental, en donde el aborto es generalmente permitido por amplias causales, la tasa fue de 12 por mil. El trabajo advierte que se ha estancado la disminución de los abortos a nivel mundial –que se venía observando entre 1995 y 2003– y que ese escenario coincide con la desaceleración en lo que había sido un aumento continuo en el uso de anticonceptivos.

 “La decreciente tendencia del aborto inducido que habíamos visto globalmente se ha estancado; y estamos presenciando una creciente proporción de todos los abortos que ocurren en los países en desarrollo, en donde el procedimiento es con frecuencia clandestino e inseguro. Esta es causa de preocupación”, indica Gilda Sedgh, autora principal del estudio e investigadora senior en el Guttmacher Institute. “Este estancamiento coincide con la desaceleración en la adopción de métodos anticonceptivos. Sin una mayor inversión en servicios de planificación familiar de calidad, podemos esperar que esta tendencia persista”, agrega la especialista. En el mundo en desarrollo, después de disminuir desde 34 en 1995 hasta 29 en 2003, la tasa de aborto quedó sin cambios en 2008 (29 por mil). La situación fue algo diferente en el mundo desarrollado (con excepción de Europa Oriental), en donde la tasa de aborto fue mucho más baja en 2008, de 17 por mil, con una disminución respecto de 1995, cuando se registraban 20 por mil.

“Las cifras nuevas son profundamente alarmantes. El avance logrado en los años noventa va ahora en reversa. Promover e implementar políticas para reducir el número de abortos es ahora una prioridad urgente para todos los países y para las agencias que trabajan en la salud global, como la OMS”, afirma Richard Horton, editor de The Lancet. “Condenar, estigmatizar y criminalizar el aborto son estrategias crueles y fallidas. Es tiempo para un enfoque de salud pública que reduzca el daño y esto significa leyes más liberales de aborto.”

El estudio, en el que también participaron investigadores de la OMS, muestra que las complicaciones debidas al aborto inseguro continuaron representando un porcentaje estimado en 13 por ciento del total de muertes maternas a nivel mundial en 2008; casi todas estas muertes ocurrieron en los países en desarrollo. En Argentina, las consecuencias de los abortos inseguros son la principal causa de mortalidad materna desde hace más de 30 años, muy por encima del promedio mundial. A nivel global, el aborto inseguro alcanzó a 220 muertes por 100.000 procedimientos en 2008; es decir, 350 veces el nivel asociado con los abortos legales inducidos en los Estados Unidos, donde ocurren 0,6 muerte cada 100.000 intervenciones. El aborto inseguro es también una causa significativa de la mala salud: cada año, aproximadamente 8,5 millones de mujeres en los países en desarrollo sufren complicaciones lo suficientemente graves para requerir atención médica; y tres millones de ellas no reciben la atención necesaria, dice la investigación, que se puede consultar en inglés en http://www.guttmacher.org/pubs/journals/Sedgh-Lancet-201201.pdf.

“En los países en desarrollo, los riesgos son mayores para las mujeres más pobres. Ellas son las que tienen el menor acceso a los servicios de planificación familiar y la mayor probabilidad de sufrir las consecuencias negativas de un procedimiento inseguro. Además, cuando necesitan tratamiento por complicaciones derivadas del aborto, las mujeres pobres tienen el menor acceso a la atención posaborto.”

La subregión de Africa Meridional, en donde cerca del 90 por ciento de las mujeres viven bajo la ley liberal del aborto de Sudáfrica, tiene la tasa de aborto más baja en Africa, de 15 abortos por 1000 mujeres. Otras tasas subregionales muy bajas son las de Europa Occidental (12) y la de Europa Septentrional (17); en esas subregiones, tanto el aborto como la anticoncepción están ampliamente disponibles, ya sea gratuitamente o a muy bajo costo. Europa Oriental presenta una situación muy diferente, con una tasa de aborto de casi cuatro veces la de Europa Occidental. Esta discrepancia se debe a los relativamente bajos niveles de uso de anticoncepción moderna en Europa Oriental, especialmente de los métodos específicos de la píldora y el DIU. Después de una dramática disminución en la tasa de aborto entre 1995 y 2003, de 90 a 44 por 1000 mujeres, Europa Oriental casi no experimentó cambio alguno en la tasa entre 2003 y 2008.

Fuente:Pagina12

Source: Febrero 2012

España: La ideología conservadora ataca la Salud

España: La ideología conservadora ataca la Salud

Anda el PP estos días como el que estrena nuevo hogar; gestionando ésta “su casa” que es España con una alegría que da gusto; como si la crisis que acogota a cinco millones de españoles no fuera con ellos. ¡Qué bárbaros! ¡Qué manera de ordenar y mandar! Qué manera de tirar y cambiar tabiques, tapiar ventanas, repintar cualquier huella que apunte a la época (política) anterior, encerrar con siete llaves lo que huele a progreso, justicia social, libertad… 

Y si no, que le pregunten al camaleónico ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón qué jugarreta se propone hacerle a las mujeres con su anuncio de “revisar” la ley del aborto. ¡Qué manera de ir para atrás! Qué entusiasmo, en fin, por reverdecer mohosos ritos y costumbres enarbolando la bandera de la fe cuando nos habíamos hecho ya a la idea de que el mundo progresaba (España también) con argumentos de Razón e Ilustración; con el esfuerzo de todos los españoles y no con la arbitrariedad de caciquismos y plegarias de meapilas.

 

Ahora la Virgen Macarena tiene mando en plaza, ya lo saben. Supongo que se han enterado que últimamente hace milagros; milagros como pasarle la mano por el lomo al comulgante Camps, en tanto le sonríe por llevase unos trajes de más por la cara (al menos él no ha presentado el recibos de haberlos pagado). O, no se si han sabido que el alcalde de Sevilla, ¡santo Zoido!, ha decidido, suponemos que con la aquiescencia y asesoramiento de la talla, de la cual es muy devoto, cambiar el nombre de una calle —que le habían adjudicado los botarates socialistas, ¡qué ocurrencia!, a una señora, Pilar Bardem, a la que, dicho se a de paso, le trae al pairo la calle— por el de “Nuestra Señora de las Mercedes”. Como si en Sevilla no hubiese Nuestras suficientes, o Señoras y Mercedes para dar y tomar… Además de Vírgenes, claro. ¡Que parece esta ciudad un parque temático!

Mas volvamos al principio y al argumento que da pie al titular de este artículo… ¡Que España no es sólo suya, adalides victoriosos del PP! Y, sin embargo, la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Ana Mato, en la parte que le toca gestionar, actúa como si fuera la dueña. O al menos esa es la impresión que se saca al verla sonreír de oreja a oreja en las fotografías. Ni siquiera hace el falso gesto (que podría hacerlo) de llorar, como lloró la ministra de Trabajo italiana, Elsa Fornero, al anunciar su plan de ajuste. Ana Mato no llora; al contrario, sonríe mientras corta por lo sano (nunca mejor dicho) en los asuntos de Salud sin importarle lo más mínimo a quien perjudica.

Por que, vamos a ver, ¿a qué viene ahora cuestionar la dispensa sin receta de la píldora del día después, si no es por un ataque furibundo de conservadurismo rancio? Si hace ya 10 años que se dispensa esta píldora y 40 más que se analiza en todo el mundo. Si en España la han tomado millón y medio de mujeres y a ninguna, que se sepa, le ha causado el más mínimo daño. Al contrario, la píldora ha evitado infinitos sufrimientos, miles de embarazos no deseados, conflictos y dramas familiares… En definitiva, la píldora del día después no ha hecho más que contribuir al bienestar de miles y miles de mujeres, a mejorar la salud pública, a aumentar la calidad de vida de las españolas y españoles y, si se me permite, a hacernos más felices a todos. Y ahora viene Ana Mato y otra vez, ¡otra vez!, nos amenaza con la cruz de la angustia, del miedo, de la represión, del no saber qué hacer ante el problema que se le plantea a muchas mujeres después de una experiencia sexual. ¡Pues que se fastidien!, parece querer decir la ministra y los que piensan como ella. ¿Y eso no es sadismo, mala leche, deseo de hacer daño? Cuando la ciencia ha conseguido una solución sencilla para un problema grave, avalada, además, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), llega una ministra y se declara más papista que el Papa.

La medida acordada en 2009 por el Gobierno socialista con la nueva ley de salud sexual y reproductiva, de no exigir receta para dispensar esta píldora, no fue más que una respuesta coherente (se supone que largamente estudiada y meditada) con el fin de evitar miles de embarazos no deseados y los consiguientes abortos que siempre van a ser más traumáticos que tomarse la citada píldora. En este aspecto al menos, pues, parece que queda claro que la ideología conservadora ataca a la Salud.

En cuanto a la vigente ley del aborto, ya lo ha dicho Ruiz Gallardón: la ley se cambiará. Y Ana Mato añade: preferimos asesorar y aconsejar a las mujeres jóvenes para que no aborten, ha venido a decir. La intención parece clara; y ya suponemos a dónde van a mandar a ese colectivo de mujeres. Así que aténganse princesas y piénsenselo bien antes de ejercer libremente su sexualidad.

Tampoco va aprobarse, ha dicho la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad la Ley de muerte digna. Una mala noticia, desde luego. Porque esto no le evitará el sufrimiento a todas esas personas, ¡miles!, que a diario, en una situación terminal ya y aceptada, piden que les dejen morir en paz y no les atormenten con nuevas pruebas, subterfugios para alargarles la vida y más fármacos. Una ley que sólo pretende regular y aclarar los protocolos a seguir en el abordaje de una situación de muerte y que protege, además, la dignidad y voluntad del enfermo, así como su autonomía para decidir, sin duda es necesaria. Y es una lástima que la nueva ministra de Sanidad haya decidido aparcarla. Otro ataque, creo, a lo que entenderíamos por Calidad de vida y Salud de los españoles.

Por lo demás, Ana Mato ha propuesto para esta legislatura un “nuevo” Pacto de Estado que asegure la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). ¡Loable! Lo curioso es que al menos cinco de sus antecesoras lo intentaron ya y no lo consiguieron. Demasiados intereses encontrados en estos reinos de Taifa que son las Comunidades Autónomas; demasiados compromisos políticos y personales; demasiados protagonismos… Pero es que si este Pacto fracasa, la política sanitaria de Ana Mato habrá fracasado también. Porque según contó ella misma hace unos días en el Parlamento en su primera comparecencia, este Pacto será el eje de su quehacer en el Gobierno. A partir de ahí, proclama, habrá que conseguir la estabilidad presupuestaria y más tarde elaborar dos leyes marco: una que atienda a lo puramente sanitario y otra a la dependencia. Luego ya, lo del copago, la tarjeta sanitaria única, el fomento del uso de medicamentos genéricos, etcétera, etcétera, etcétera, ya se irá viendo.

La pregunta es…, mejor dicho, las preguntas son: una, ¿como logrará hacer realidad “su” política sanitaria Ana Mato en esta legislatura si parte de una idea (el Pacto) en el que han fracasado todos los que la precedieron y, por lo visto, irrealizable? (¡Que ójala lo logre, eh!) Y dos y más importante: si recorta libertades y cualquier viso de progreso social y sanitario en el ámbito de la Salud (aborto, píldora del día siguiente, ley de muerte digna, etcétera), que decididamente se observa que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas, ¿cómo se concibe que vayan los españoles a tener “mejor” salud con este Gobierno? Se admiten apuestas.

 

Fuente: Cuarto Poder

Source: Febrero 2012