Hospital de la Mujer atiende complicaciones por abortos

Hospital de la Mujer atiende complicaciones por abortos

La Paz, 16 de ago. La responsable de Salud Sexual y Reproductiva del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Carmen Cornejo, informó ayer que cerca del 60% de las atenciones que se realizan en el Hospital de la Mujer de La Paz se debe a complicaciones hemorrágicas producidas por abortos espontáneos o provocados.

“Alrededor del 60% de los casos de hemorragias en la primera mitad del embarazo son atendidos en el Hospital de la Mujer”, afirmó la funcionaria, quien precisó que estas complicaciones “son producidas por abortos espontáneos o provocados”.

 

En ese contexto, detalló que en 2010, en todo el departamento de La Paz se atendieron 2.500 complicaciones por aborto. La mayor parte de ellos fueron derivados al Hospital de la Mujer.

“Algunos casos vienen como abortos en condiciones de riesgo, quiere decir que (las mujeres) van a un abortero o a una persona que no siempre es del ramo o alguien que clandestinamente se dedica hacer abortos. Pero hay otras que vienen espontáneamente (…), si es un niño que está viniendo con problemas, se produce un aborto natural”, precisó.

Estas hemorragias o complicaciones de salud con las que llegan al hospital las mujeres también están relacionadas con enfermedades crónicas, indicó.

A pesar de que algunas mujeres acuden al hospital por efectos de abortos provocados, en dicho nosocomio no se les niega la atención; de lo contrario, su vida estaría en riesgo.

Estos datos se dieron a conocer en el marco de la exposición “La situación actual de la salud sexual y reproductiva en el departamento de La Paz”, realizada por Cornejo en el auditorio del CIES, donde tiene lugar un encuentro internacional sobre salud sexual y reproductiva.

Jóvenes con una vida estable

Durante esta exposición se reveló también que casi un 60% de las complicaciones por abortos provocados, atendidas en el Hospital de la Mujer, corresponden a mujeres de entre 20 y 34 años de edad, con parejas y trabajos estables. Esto hace deducir a los especialistas que cada vez menos mujeres desean tener hijos porque, al parecer, privilegian su realización profesional.

“De los datos que hemos recogido de abortos, no se ve a gente muy joven, a menos que realmente hubiera tenido una complicación muy severa”, acotó la responsable de Salud Sexual y Reproductiva del SEDES.

En la exposición también se destacó que la mortalidad materno-infantil tiene que ver, en la mayor parte de los casos, con hemorragias y problemas neonatales o si el bebé es prematuro.

De igual modo se informó que en el departamento de La Paz hay un aumento de embarazos en un 17%, principalmente en mujeres menores a 19 años. En el otro extremo están las mujeres adultas que no pueden embarazarse o sufren de infertilidad.

Más detalles sobre mortalidad y aborto

anti-malaria medication like chloroquine Arelan or pyrimethamine Daraprim, or quinine Qualaquin official site. nausea, vomiting, constipation, diarrhea cialis online cheap top using AndroGel and call a medical expert at the same time should you have such serious unwanted effects: and take together cialis viagra.

Cáncer Las mujeres que tuvieron muchos hijos o que se practicaron abortos tienen mayor tendencia a sufrir cáncer de cuello uterino, por lo que deben acudir a un médico.

Atención En el seminario se criticó que el Estado no tenga políticas sanitarias dirigidas a la infertilidad (de hombres y mujeres) y a la menopausia.

El Alto En el evento sobre salud sexual y reproductiva se informó que el 3% de las mujeres de la ciudad de El Alto aún dan a luz en su casa, con asistencia de parteras y corren riesgo de morir desangradas.

Servicio Desde el SEDES La Paz se informó que hay un 18,6% de necesidades insatisfechas en ginecología.
Pagina Siete

Fuente: http://www.fmbolivia.tv

Source: Agosto 2011

Brasil viola los derechos humanos de una mujer en caso de mortalidad materna

Brasil viola los derechos humanos de una mujer en caso de mortalidad materna

Decisión del Comité CEDAW de Naciones Unidas. Establece que los Estados deben garantizar acceso a servicios de salud materna adecuados

Bogotá, Colombia – La decisión adoptada hoy por el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer es una victoria revolucionaria para las mujeres en Brasil y en todo el mundo, dice el Centro de Derechos Reproductivos, una organización internacional de defensa legal que promueve los derechos reproductivos de las mujeres. En el primer caso sobre mortalidad materna que se ha decidido en instancias internacionales, el Comité estableció que los Estados tienen una obligación de derechos humanos de garantizar que todas las mujeres en sus países -independientemente de sus ingresos u origen racial- tengan acceso a servicios oportunos, no discriminatorios y adecuados de salud materna.

Incluso cuando el Estado delega la prestación de servicios médicos en instituciones privadas, éste mantiene la responsabilidad directa sobre la prestación del servicio y tiene la obligación de regular y monitorear dichas instituciones. “Si bien Brasil ha reducido significativamente el número de muertes maternas, el Estado no está haciendo lo suficiente para salvar la vida de las mujeres pobres, rurales y afro-brasileras que se encuentran embarazadas”, dijo Nancy Northup, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos. “Como potencia mundial emergente y símbolo del desarrollo económico, es hora de que el Estado brasileño enfrente esta problemática y empiece a abordar los marcados contrastes sociales, económicos y raciales que le niegan a las mujeres acceso a servicios básicos de salud”.

El caso ante el Comité gira en torno a la muerte de Alyne da Silva Pimentel, una mujer afro-brasileña de 28 años de edad, que tenía un embarazo de alto riesgo y a quien le fue negada atención médica oportuna en los centros de salud pública. Como resultado, Alyne murió después de dar a luz un feto muerto, dejando a su hija de 5 años de edad huérfana de madre. Si en Brasil existiera un sistema básico de atención en salud obstétrica, Alyne hubiera sobrevivido.

“La historia de Alyne es una entre miles en Brasil, y en todo el mundo, en que a las mujeres se les niega, y en algunos casos rechaza, atención médica básica de calidad para el tratamiento de complicaciones comunes del embarazo”, dijo Luisa Cabal, Directora del Programa Internacional del Centro de Derechos Reproductivos. “Este caso envía un fuerte mensaje a Brasil y a otros países en todo el mundo, sobre que el acceso a servicios de salud materna de calidad es un derecho fundamental, y que los Estados deben ser responsabilizados si no adoptan medidas para proteger este derecho”.

Según la OMS, Brasil ha reducido considerablemente su tasa de mortalidad materna en la última década, pero las estadísticas a nivel nacional ocultan disparidades severas basadas en raza, situación económica, región y la distribución urbana o rural. Demográficamente, las tasas de mortalidad materna son mucho mayores en el Norte y el Noreste de Brasil, en donde se presenta una mayor proporción de pobreza y población rural que en el resto del país.

Particularmente, las mujeres afro-descendientes, indígenas, pobres y solteras que viven en las regiones más pobres del país se ven desproporcionadamente afectadas por la mortalidad materna. En este caso, el Comité afirmó que Alyne había sido víctima de múltiples formas de discriminación basadas en su género, su origen racial, y su condición socio-económica.

El fallo establece específicamente violaciones al derecho a la salud, al derecho de acceso a la justicia; y a la obligación de debida diligencia en la adopción de medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer, y le ordenó al Estado que:

* Indemnice a la familia de Alyne, incluyendo a su madre y a su hija;
* Asegure el derecho de las mujeres a una maternidad segura, así como el acceso a servicios de emergencia obstétrica asequibles;
* Brinde capacitación profesional adecuada a los proveedores de salud;
* Asegure que las instituciones privadas de salud cumplan con estándares nacionales e internacionales sobre salud reproductiva; y
* Asegure que sean impuestas sanciones a profesionales de la salud que violen los derechos a la salud reproductiva de las mujeres.

Fuente: http://reproductiverights.org

Source: Agosto 2011

México: Retroceso en derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes

México: Retroceso en derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes

Las leyes y sus abusos contra la naturalidad de la sexualidad. Campañas estériles que no buscan informar sobre educación sexual, buscan controlar nuestros cuerpos.

En el país, la prevalencia del embarazo en adolescentes y las altas tasas de menores de 20 años de edad sin acceso a métodos anticonceptivos son muestra de los vacíos que existen en las políticas públicas dirigidas a la juventud, los cuales derivan en la “flagrante” violación de los derechos sexuales y reproductivos de las adolescentes y jóvenes. Lo anterior, lo señaló a Cimacnoticias Alma Rosa Ugarte Pérez, coordinadora del área de Investigación, de la organización Elige Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, quien lamentó que el Estado mexicano en lugar de promover los derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes, obstaculiza el ejercicio de éstos. 

Hoy, Día Internacional de la Juventud, la activista lamentó que en la política pública existan “vacíos en lo más básico como garantizar el acceso a métodos anticonceptivos para las y los adolescentes”, que les permitan ejercer una sexualidad sin riesgos de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y también evitar embarazos no deseados o planeados. 

En promedio, la necesidad insatisfecha de anticonceptivos (NIA) entre las mexicanas es de 9.8 por ciento, pero ésta aumenta a 18 por ciento en las jóvenes y a 25 por ciento entre las adolescentes, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) 2009.

El número de casos de mujeres con VIH va en aumento. En 1985 por cada 10.8 hombres seropositivos había una mujer en esa condición, en 2010 la relación pasó a 4.2 hombres por una mujer. Actualmente, de cada 10 personas con VIH dos son mujeres.

Hasta noviembre del año pasado, había más de 144 mil personas con Sida en el país, de las cuales 25 mil 683 son mujeres, el 33 por ciento de ellas tiene entre 15 y 29 años de edad, según el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH-Sida (Censida).

La coordinadora del área de Investigación de Elige, añadió que la propagación de la epidemia en las adolescentes y jóvenes se deriva de la falta de acciones efectivas para que esta población ejerza sus derechos sexuales y reproductivos, como servicios de salud “amigables, pertinentes, integrales”.

De igual modo, dijo que se requieren campañas que informen sobre la importancia del uso de métodos anticonceptivos para prevenir ITS, sobre todo del condón masculino y femenino.

Durante los últimos cuatro años (2007-2010), el uso del condón en las relaciones sexuales de menores de 20 años de edad sólo aumentó 0.8 por ciento, alcanzando una cobertura de 25.8 por ciento de los 11 millones 26 mil adolescentes, de los cuales 5 millones 505 mil son mujeres, según datos del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGySR).

Según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) sólo una de cada 10 mujeres de 15 a 19 años de edad utiliza algún método anticonceptivo cuando inicia su vida sexual, debido a que no tienen oportunidad de acceder a ellos.

La NIA en esa población está relacionada con que en veinte años, la tasa de embarazos en adolescentes sólo se redujo 11.9 por ciento. Hace dos décadas, 81.4 por cada 100 mil adolescentes tenía al menos un hijo, en 2008 esta tasa disminuyó a 69.5 por el mismo número de mujeres de 15 a 19 años de edad.

Además de la falta de acceso a anticonceptivos, tampoco ha habido campañas de promoción del uso de estos métodos. Hasta 2011, el quinto año de gobierno de Felipe Calderón y el onceavo del Partido Acción Nacional en el poder, recién se lanzó una campaña para evitar embarazos no deseados o planeados, refirió la activista.

Abundó que “resulta preocupante que dejaran pasar tanto tiempo para llevar a cabo una acción importante ante la grave problemática del embarazo adolescente”. Cabe mencionar, que uno de cada cuatro embarazos en las menores de 20 años de edad no fue planeado y uno de cada 10 tampoco fue deseado, según datos de la investigadora Graciela Freyermuth Enciso del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). 

La falta de respuestas por parte del gobierno mexicano a las necesidades básicas de adolescentes y jóvenes se traduce en una violación a sus derechos esenciales. “El Estado no garantiza la autonomía de nuestra vida sexual y reproductiva, por el contrario intenta controlar nuestros cuerpos limitando o anulando nuestro derecho a decidir”.

Por ello, lejos de hablar de avances en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las adolescentes y jóvenes, “hoy hablamos de retrocesos, un ejemplo claro es la modificación a las legislaciones locales que penalizan el aborto en 17 estados del país”, indicó Ugarte Pérez.

En este escenario, existen oportunidades, aseveró, una de ellas es la organización de las y los adolescentes y jóvenes para conocer y exigir el respeto de sus derechos sexuales y reproductivos, pero también para demandar que sean consideradas personas agentes de cambio que contribuyan al desarrollo del país, concluyó.  

Fuente: http://www.kaosenlared.net

Source: Agosto 2011

América Latina: El laberinto de la salud de las mujeres

América Latina: El laberinto de la salud de las mujeres

(SEMlac).- La idea de salud es una idea integral. El bienestar depende del cuerpo, el espíritu y la condición social. Es un derecho humano incontrovertible y su cuidado y desarrollo depende de las políticas de Estado. Para las mujeres la salud significa mucho más que un hecho biológico. Está ligado a factores biológicos, psicológicos y sociales, y depende del lugar que las mujeres ocupan en la sociedad (determinantes sociales de la salud), de su capacidad de acceder a los recursos materiales y simbólicos para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades, exenta de violencias. Una vida en la cual la sexualidad y la reproducción se ejerzan desde la autonomía y la libertad. ? Lo que este cúmulo de reportajes elaborados por un grupo de corresponsales de SEMlac y el de nuestra compañera de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género de Catalunya muestran es el contorno y los resultados específicos de cómo se vive y busca la salud de las mujeres de Latinoamérica, considerada como la más desigual del mundo, no sólo por la marginación y la pobreza, sino por el modo y el trato con que transcurren las vidas de millones de mujeres y las de las familias que les toca mantener.

Este acercamiento a algunas realidades a través de este monográfico, muestra el laberinto donde salud o enfermedad dependen de las condiciones socioeconómicas, de las visiones conservadoras o liberales que persisten respecto de las mujeres.

En Colombia se las obliga al desplazamiento; en la mayoría de países se les niega su derecho a interrumpir un embarazo; en República Dominicana la pobreza e ignorancia las convierte en carnada para el negocio de la trata y la esclavitud sexual.

También narra el funcionamiento de la violencia institucional, delincuencial y de género que se impone y que las hace convivir con el desastre cotidiano, lo que les produce un intenso y pernicioso estado mental que las desgasta y segrega. Las deprime y menoscaba.

Los déficit en atención y derechos, expuestos en cuadros estadísticos y cifras que espantan, y que afectan a millones de mujeres, es especialmente lamentable cuando se enuncia que son constantes y siempre contra las más pobres y las más jóvenes.

La situación, desafortunadamente, está teñida de una ideología conservadora que -al negar el derecho a un aborto seguro- conduce a la desgracia. La muerte materna que se prometió detener desde que en 1985 los Estados tuvieron la oportunidad de conocer y tomar conciencia de que medio millón de mujeres en el mundo mueren cada año a consecuencia de parir, aun es una realidad en Latinoamérica.

Podemos leer que en la región todavía se niega el ejercicio en libertad de los derechos sexuales y reproductivos para la mitad de la población, así como también se regatea la información sobre el VIH/sida y otras Infecciones de Transmisión Sexual y no se facilita el acceso a los tratamientos de cura o paliativos. Se obstaculizan incluso las mejores prácticas de la anticoncepción, en nombre de la falta de recursos y de moralidad.

Estos reportajes, inclinados hacia la salud sexual y reproductiva y al tema del aborto y las infecciones de transmisión sexual como centro y fuente de la pérdida de salud, muestran que debido a las secuelas los recursos internacionales que llegan directamente a los gobiernos, quienes regatean derechos que los organismos internacionales han elevado a acuerdos, convenciones y programas de acción, no están exentos del contexto en que ello sucede: la falta de democracia y de interés político.

En abril de 2011, como hacen notar algunos de los escritos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó a sus Estados Miembros a eliminar las barreras en el acceso a los servicios de salud reproductiva y a comprometerse a dar buenos servicios en todos los casos de interrupción legal del embarazo.

Solamente en Chile, El Salvador y Nicaragua está totalmente prohibida la interrupción del embarazo, mientras que otros países acotan este derecho a través de leyes que hacen excepciones, no tienen reglas claras o persiste una sistemática negativa a reconocer esas excepciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (como enuncia el reportaje de México), el 11 por ciento de las muertes de mujeres en la región tienen que ver con el aborto inseguro.

La muerte, dice la Red de Salud de las Mujeres de América Latina y el Caribe (RSMLAC), afecta mayormente a emigrantes y/o desplazadas, a las que habitan zonas rurales o urbano-marginales, a las mujeres de distintas etnias, a quienes tienen capacidades diferentes y a quienes optan por una preferencia sexual distinta a la biologista. Para ellas, el cruce de discriminaciones, violencias y exclusiones las aleja cada día del goce de sus derechos humanos, del derecho a la salud integral y de sus derechos sexuales y reproductivos.

La violencia

Las indagaciones periodísticas ponen sobre la mesa los datos y los hechos más recientes. Se dirigen al tema de la interrupción legal de los embarazos, por representar en este vértice la evidencia más clara de cuál es la condición social, económica, política y cultural de las latinoamericanas mayores de 14 años.

Madres adolescentes, sin alfabetizar y sin información sexual y de salud; niñas que se trafican, enfermedades venéreas en los espacios marginados, prostitución y desplazamiento. Miedo y subordinación.

La violencia que hoy muestra el centro de la exclusión femenina, ha sido perfectamente ligada en los escritos, a la condición de salud mental y física de las mujeres de Colombia, México y Guatemala, sin que ello exima a las de Argentina, Chile, Republica Dominicana, Bolivia, Nicaragua, Perú y Uruguay, donde todavía es la violencia machista el signo principal. Violadas, traficadas, vulnerables, desplazadas, acorraladas por la ley, las mujeres latinoamericanas y del mundo entero sufren en su cuerpo atrocidades inenarrables.

El feminicidio empieza a significar un indicador ligado a la falta de ciudadanía femenina, igual que la negativa a ejercer una vida libre y sana, al ejercicio de su sexualidad. Y en contradicción, se puede leer a la ideología que reconoce en las mujeres su capacidad reproductiva-maternal como excelsa, y se cae pecho tierra cuando se miran las cifras de muerte materna en Guatemala y México.

En éste último país, suman más de 2.000 mujeres asesinadas al año, por sus parejas o familiares, pero a manos de militares, policías y sicarios cada vez más. Los efectos del miedo, la viudez y el abandono, como el desplazamiento en Colombia, donde desde hace 50 años que se vive la guerra, empiezan a tener un documental preocupante.

El VIH/sida

La violencia sistemática y normalizada contra las mujeres en nuestras sociedades, sumada a problemáticas como los abortos clandestinos, la desinformación y relegación de las mujeres a la maternidad y al cuidado, sumado a la incapacidad de las políticas estatales para dar una respuesta integral, no deja de mostrar la labor de la sociedad civil desde nuestras sociedades y desde otras, a través de la cooperación internacional, y el apoyo a entidades de trabajo comunitario e incidencia política locales.

Habría que hacer un rescate aparte para honrar a todas las mujeres que forman parte de grupos comunitarios, ONGs y particularmente a quienes conforman las redes de Mujeres Viviendo con VIH, la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH (ICW) y el Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Mujeres Positivas (MLCM+), así como a la Red de Trabajadoras Sexuales (REDTRASEX) y la red Transgénero de Latinoamérica y Caribe (REDLACTRANS).

Según los datos oficiales, las mujeres que viven con VIH todavía son discriminadas en los servicios de salud, así como privadas de sus legítimos derechos reproductivos y sexuales. La violencia contra las mujeres y niñas de América Latina se encuentra entre las más altas del mundo y la cobertura de los servicios que reducen la transmisión madre-hijo del virus sólo es accesible para 53 por ciento de las embarazadas latinoamericanas viviendo con el VIH.

Pendiente está el abordar de qué hablan los crímenes de odio contra personas trans en toda la región, así como la todavía mínima disponibilidad de servicios sociales para las personas trabajadoras del sexo, que podrían contribuir a reducir su vulnerabilidad.

La perspectiva

Los textos aquí reunidos, prácticamente en todos los casos, muestran la urgencia de trabajar aceleradamente en todos los frentes para mitigar la condición de salud de la población femenina en América Latina, Caribe y de las migradas y pobres en Catalunya.

Y luego de que han pasado 17 años desde que se celebró la Conferencia Internacional en el Cairo, ocasión en la que los estados se comprometieron a responder con políticas efectivas ante los estragos de la salud sexual y reproductiva, a crear mecanismos permanentes para la atención de las mujeres y donde -se creyó-, ligaron esta situación a la condición de género de las latinoamericanas, se hace claro que todo parece insuficiente.

En la perspectiva no parece haber razones para pensar que las cosas pueden cambiar pronto.

Los relatos de Chile, Bolivia, México, Colombia, Dominicana, Uruguay, Nicaragua, Perú, Guatemala y Argentina, muestran paralelamente cómo la ideología que mantiene a las mujeres en una condición discriminada por ser mujeres, impide el cumplimiento de compromisos y echa por tierra los planes y los programas de atención y financiamiento para evitar que el deterioro nulifique cualquier política o decisión sobre la ciudadanía de las latinoamericanas.

Poco se puede hacer. Cada uno de los reportajes muestran cómo se impide el mejoramiento de las leyes estatales, cómo la prohibición del aborto ha llevado a las mujeres a la cárcel o a la persecución, como en Chile, México y Nicaragua. Y de qué manera los prejuicios sociales y gubernamentales hacen que amar a las mujeres signifique pensar en que sólo la maternidad las eleva a una posición de igualdad como discurso.

Las periodistas que aquí han colaborado han realizado una reflexión informada sobre la salud de las mujeres, han rescatado datos y opiniones, y nos muestran a algunas mujeres concretas, con nombre y apellido que hablan de ese laberinto que les impide el goce de esa vida plena y saludable a la que cualquier persona puede aspirar.

Un reconocimiento a su trabajo y su dedicación para Norma Loto en Argentina, Helen Álvarez en Bolivia, Ángela Castellanos en Colombia, Tamara Vidaurrázaga en Chile, Soledad Jarquín en México, Alba Trejo en Guatemala, Sylvia R. Torres en Nicaragua, Mirta Rodríguez y Mercedes Alonso en República Dominicana, Julia Vicuña Yacarine en Perú, Isabel Pérez en Uruguay y Fabiola Llanos en Catalunya.

Fuente: http://www.bolpress.com/

Source: Agosto 2011

El senador del motel y la doble moral

El senador del motel y la doble moral

La cruzada del senador José Darío Salazar contra el aborto dio sus primeros frutos: cinco millones de firmas para intentar reversar el derecho de las mujeres colombianas a decidir sobre su propio cuerpo. Amparadas en el fallo de la Corte Constitucional pueden hacerlo en tres situaciones muy concretas: cuando el embarazo sea producto de una violación, exista malformación del feto o la madre corra peligro de muerte.

Para Salazar, ninguno de estos dramáticos escenarios es válido. Es más, habla del abuso de la práctica bajo el amparo de la actual legislación. Olvida que ninguna mujer busca el aborto activamente y que abortar, como lo testifican miles de ellas, puede ser una de las experiencias más devastadoras en la vida de la mujer que se vea obligada a hacerlo, cualquiera que sea la causa. Acudió a la religión, mejor decir a la moral, y a la ignorancia con que equivocadamente se intenta criminalizar el “yo decido”, para movilizar las bases y la cúpula del Partido Conservador. El fanatismo llevó al senador Salazar a defender, en una entrevista radial, hasta los embarazos producto de las violaciones y se atrevió a decir que como se trataba de un hijo no deseado que entendía que le sería difícil aceptarlo a la mujer violentada, recomendaba tenerlo y entregarlo en adopción. Al fin y al cabo eran muchas las parejas en el mundo que buscaban niños rechazados por sus madres para adoptarlos. La periodista española de La W no daba crédito a las palabras de Salazar. Yo tampoco.

Resulta que este mismo congresista, adalid de la moral pública, que pontifica y legisla en nombre de las mujeres, está investigado por la Corte Suprema de justicia por haberse hecho a un motel en Cali, en condición de depositario de la Dirección Nacional de Estupefacientes. Lo obtuvo por medio de la resolución 1037 del 10 de agosto de 2009, cuando su copartidario Carlos Albornoz era director de la DNE. Se trata de las Residencias Las Pirámides, un motel que le perteneció al narcotraficante Hélmer ‘Pacho’ Herrera, que pasó a manos de la DNE y luego, según los indicios de la Corte, por intermediación de Salazar a las de su primo Javier Salazar Paz. Falta ver cuál pudo ser la retribución que obtuvo el senador por la gestión del motel, un negocio que se lucra del sexo como goce, donde se debe haber concebido más de un niño no deseado, cuyo destino lo tiene trazado el ilustre presidente del Partido Conservador colombiano. ¿Qué pensarán del negocio sus aliadas antiaborto, las distintas iglesias?

Pero Salazar no se queda allí. Se opone también vehementemente al matrimonio entre parejas gays y a la adopción por ellas de niños. Está decidido a impedir que los avances constitucionales asociados al libre desarrollo de la personalidad hagan carrera en el país. Son voces que llegan de las cavernas y que tristemente tienen eco en medio de la ignorancia y el sectarismo que nos carcome. Razón tiene el senador, también conservador, Juan Mario Laserna, cuando dice que la ley no puede invadir ni sustituir la conciencia individual de la mujer. Somos nosotras las únicas que debemos decidir, así le moleste al ilustre padre de la patria.

Fuente: http://www.elespectador.com

Source: Agosto 2011

Seminario: interrupción legal del embarazo en Chile ¿una necesidad?

Seminario: interrupción legal del embarazo en Chile ¿una necesidad?

En el marco del seminario realizado en el Auditorio Lorenzo Sazié del Decanato de la Facultad de Medicina de la Casa de Bello, diversos actores sociales, entidades gubernamentales y autoridades del plantel, se dieron cita para dialogar acerca del aborto terapéutico y la posibilidad de legislar acerca de este tema.

Chile es uno de los 17 países donde no es legal la interrupción del embarazo para salvar la vida materna. En países católicos como España, Portugal e Italia, se regula por ley el aborto terapéutico. En América Latina, sólo en Chile, Haití y República Dominicana, la interrupción del embarazo es completamente ilegal. Pese a ello cada año se realizan, según estadísticas del MINSAL, más de 3 mil quinientas intervenciones por embarazos fuera del útero, realizando en la práctica una interrupción del embarazo, pero que debate6no es penalizada. “Hoy día no podemos seguir soportando la injusticia que significa para tantas mujeres no poder decir: mi vida vale más.

No tiene la posibilidad de elegir cuando su vida está en peligro, por eso lo que necesitamos es modificar la realidad”, señalaba la Dra. Soledad Barría, ex Ministra de Salud y actual vocera de MILES, Movimiento Ciudadano por la Interrupción Legal del Embarazo. 

El Dr. Guido Girardi, Presidente del Senado, quien también asistió al Seminario en cuestión, destacó “tenemos que salir del oscurantismo de la dictadura moral que se le quiere poner a la gente”.

Más democracia significa también volver a recuperar los derechos que se tuvieron para enfrentar problemas como son el aborto terapéutico en caso de violación o de niños con mal formación y madres que pueden fallecer por el embarazo”.

Hasta el año 1989, el código sanitario incluía una norma -el artículo 119- que autorizaba el aborto terapéutico. Norma que cambió y que hasta el día de hoy sigue rigiendo. Fulvio Rossi, Presidente de la Comisión de Salud del Senado, quien también participó de la discusión acotó que “valoro enormemente que la Universidad de Chile, a través de su Facultad, se abra al debate ampliamente participativo de un tema que tiene profundo interés público como este. Además el hecho de que se realice de manera paralela a la tramitación del proyecto de ley que estamos trabajando me parece mucho más atingente aun”.

La diputada María Antonieta Saa, quien por años ha perseguido el cambio legislativo correspondiente, también participó de esta instancia y recalcó “creo que hoy están dadas las condiciones políticas para avanzar. El movimiento ciudadano que se ha dado por estos días, creo que abren más posibilidades de poder aprobar hoy en día un proyecto de estas características”.

Fuente: http://www.med.uchile.cl

Source: Agosto 2011

Hondureños venden tabletas abortivas por Internet

Hondureños venden tabletas abortivas por Internet

TEGUCIGALPA.- Pedro, Rony, Alexander… Sus nombres no importan, al fin y al cabo, son falsos. Lo que sí es alarmante es que muchos de los vendedores de abortivos que anuncian sus productos en Internet indiquen ser hondureños.

Mientras los padres de familia y maestros se esfuerzan por inculcar valores morales en la juventud, estos comerciantes llegan a miles de mujeres de todas las edades, de manera discreta,  rápida y masiva, para promocionar el aborto.

Valiéndose de la tecnología, hombres anónimos invitan a las hondureñas a realizar esta peligrosa práctica mediante la ingesta de pastillas que ellos se las venden con su respectivo manual de instrucciones. Aunque en nuestro país el delito del aborto se paga con cárcel, hasta la fecha no existe ningún mecanismo legal que impida a las hondureñas comprar este tipo de fármacos vía electrónica, poniendo en riesgo su vida y su salud.

La red se ha convertido en el mercado virtual de compatriotas que comercializan esta clase de medicamentos y que dejan un nombre falso, su número de celular y su correo electrónico para que las interesadas los contacten.

Para el caso, en una página de clasificados, una cibernauta catracha advierte que “la persona con el número “X” de la pastilla “X” en Honduras es un estafador; a mí me estafó con tres mil lempiras, ¡no puedo creer que se aproveche de la necesidad de las personas!

Niñas de 14 años, quinceañeras, cipotas de 17 años y sobre todo, las de 19, dejan distintos mensajes dirigidos a los vendedores. Unas dicen que quedaron embarazadas producto de una violación, otras explican que su novio las abandonó y otras sencillamente quieren deshacerse “de este problema”.

Las pastillas que causan efecto abortivo circulan en las farmacias, sin embargo, no se venden con esos fines, pues son recetadas para diversas enfermedades y sólo se adquieren con receta médica.

Estas restricciones hacen que los vendedores se aprovechen de las mujeres, cobrándoles en dólares por proporcionarles estos productos.

Nadie les garantiza a ellas que su pedido les llegará. Y nadie les puede asegurar a las empresas de encomiendas que entre sus paquetes no haya pastillas destinadas a una secreta matanza de niños.

Respeto, discreción y confidencialidad son algunas de las cualidades que ofrecen esos vendedores a las mujeres que desean comprar abortivos.

HIJOS NO DESEADOS

¿Por qué las mujeres hondureñas continúan concibiendo hijos no deseados? ¿Por qué abortan a sus bebés en vez de utilizar métodos anticonceptivos?

Una encuesta realizada por LA TRIBUNA entre mujeres capitalinas revela que el trato que reciben en algunos centros de salud, hospitales y farmacias las hace sentirse rechazadas y vistas como “mujerzuelas”.

Ser tratadas como propiedad privada del compañero de hogar en algunos centros hospitalarios fue una de las principales quejas de las mujeres entrevistadas.

“Cuando tuve mi primer hijo una enfermera del Hospital Escuela pasó tomando los nombres de las pacientes que querían esterilizarse. Yo le pedí que me anotara y me dijo que sin la autorización de mi esposo no se podía, que yo era menor de 25 años y que sólo tenía un hijo”, expresa Tania, de 23 años.

Una experiencia similar a la de Tania la vivió Marcela, de 22 años, quien manifiesta que “quise esterilizarme pero la enfermera me dijo que sin el permiso de mi marido no se podía”.

“Yo le dije que era soltera. Ella me quedó viendo mal y me preguntó: ¿Y entonces para qué quiere esterilizarse? Después se puso a gritar sobre las enfermedades de transmisión sexual y todas las pacientes me quedaron viendo”, explica Marcela.

Sin embargo, para Lorena, de 19 años, lo bochornoso es comprar condones pues su apariencia física es la de una chica de 16 años.

“Una vez fui a comprar unos condones, tenía 18 años, recuerdo que un hombre me atendió mirándome como si fuera una prostituta y me preguntó: ¿Tan chiquita y ya tenés marido?”, relata Lorena, de 19 años.

Igual le ocurrió a Karen cuando decidió ir donde el ginecólogo en un centro de salud de su colonia.

“La doctora me dijo enfrente de todos los demás pacientes: ¿Y es que ya estás teniendo relaciones sexuales? Me sentí “agüevada” porque me empezó a hacer preguntas íntimas gritando y ahí andaban unas vecinas”, manifiesta la chica de 16 años.

Otro de los factores que, según el sondeo, orilla a las mujeres jóvenes a abortar a sus hijos es la presión de sus padres y el rechazo de sus parejas.

“Si quedara embarazada mis papás me matarían, creo que preferiría abortar. Muchas amigas mías lo han hecho para que los papás no las corran de la casa”, opina Claudia, de 14 años.

Pero para María, de 32 años, el aborto depende de si la mujer cuenta o no con el amor del padre de su hijo. “Las mujeres abortan porque no tienen el apoyo de sus parejas, los hombres ahora son irresponsables. Cuando el hombre dice me voy a casar con vos la mujer tiene el hijo”, afirma.

RIESGO MORTAL

“Los condones son el método anticonceptivo menos utilizado por las hondureñas”, revela el estudio “Masculinidad y factores socioculturales asociados a la paternidad”, publicado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en el 2004.

En el 2011, o sea, siete años después, esa situación no ha cambiado. Lamentablemente, el personal de la Dirección de Medicina Forense levanta cada semana unos 32 cadáveres de niños recién nacidos, lanzados a cunetas, letrinas o basureros.

La ginecóloga de la Clínica de Madres Adolescentes del Hospital Escuela, María Concepción Díaz Alcántara, alerta a las mujeres hondureñas sobre los riesgos de auto medicarse los fármacos que se comercializan a través de Internet para producirse un aborto.

Según la profesional, el ingerir dichas tabletas no garantiza un aborto y por el contrario, pone en peligro la vida de la madre y la salud del hijo.

“No sólo porque en Internet les digan que es fácil producirse un aborto es que es sencillo”, advierte la profesional.

“Si no lo pierde va a tener malformaciones congénitas, va a tener un niño monstruoso y si lo pierde, que no crea la mujer que va a expulsar todo, pueden quedarle restos que le ocasionen una infección que le puede ocasionar incluso que ella pierda la matriz”.

“Hay otras que acuden a médicos para que les provoquen un aborto. Si el médico tiene mucha destreza puede ser que no la perfore, pero otros le pueden perforar la matriz y perderla, otras pueden tener un abdomen agudo”.

La doctora expresa que “un embarazo bien implantado no se va a perder así de fácil, hay mujeres que dicen mire, mi esposo me trató mal, me dio una patada y perdí al niño, pero ni aunque le den de patadas va a expulsar al bebé”.

Hasta la fecha, no existe en el país ningún método eficaz para prevenir ni para lograr penalizar el delito del aborto. Por si fuera poco, el Internet se ha convertido en el aliado perfecto de aquellos que no respetan el derecho a la vida y que sin escrúpulos hacen “negocio” con la muerte de miles de chiquillos que no logran nacer.

Fuente: http://www.latribuna.hn/

Source: Agosto 2011

Jazmín y su militancia a favor del aborto: "Las mujeres no somos incubadoras"

Es la primera candidata a diputada nacional por Mendoza del Partido de los Trabajadores Socialistas. Y dice que su opinión a favor de la legalización del aborto no cambiaría si fuera madre. Conocé los argumentos y sus duras críticas a la Iglesia.

Del abanico de candidatas a diputadas nacionales  por Mendoza, Jazmín Jiménez  (Partido de los trabajadores socialistas) es la más firme militante de la legalización del aborto. Tiene 29 años y no es madre: asegura que no hace falta vivir un embarazo para tomar postura. La experiencia que sí le ha servido para posicionarse es otra. Como docente en barrios marginales ha visto adolescentes que dejan la escuela por los embarazos, o que de un día para otro ese embarazo desaparece fruto del aborto clandestino. “Todos los años tenía dos o tres casos de este tipo cuando daba clases”, aseguró en la charla con MDZ, donde culpa especialmente a la Iglesia por el fenómeno.

Si Jazmín llega al Congreso, la premisa del “aborto legal, seguro y gratuito” no se negociará para nada. Ni siquiera para promover una normativa en la que las madres que no quieran tener a sus bebés los den en adopción a algunas de las miles de familias que buscan en vano adoptar un chico. “Las mujeres no somos incubadoras”, responde, seca.

-Para vos está bien el aborto, entonces

-No se si decir que está bien. Sí que es una realidad. Hay más de 500 mil abortos por año en la Argentina y muchas mujeres muy jóvenes se mueren. Nosotras planteamos que tiene que haber educación sexual en serio en las escuelas para que los chicos puedan decidir cuando son padres o madres. En segundo lugar planteamos que los anticonceptivos no son accesibles para toda la población. Con educación sexual y anticonceptivos, la tasa de abortos bajaría.

-¿No convendría en ese caso empezar por ahí, en vez de legalizar el aborto?

-Lo que pasa es que para nosotros el aborto es una cuestión fundamental y urgente, porque las mujeres se siguen muriendo. Además ya hay un proyecto de ley en el Congreso que los diputados y senadores nacionales se niegan a tratar. El proyecto es para que cualquier mujer que no quiera seguir con el embarazo, pueda ir a un hospital o una obra social y realizarse esta operación. Esto no se hace por la relación indignante del Estado con la Iglesia, que ha sido cómplice de la dictadura y es homofóbica. Y es parte de una doble moral, porque la mayoría de las mujeres que se hacen el aborto son católicas. Los que trabajamos de docentes en los barrios sabemos que las chicas que no quieren un embarazo acuden a hacerse un aborto, a pesar de lo que les dicen el domingo en la Iglesia. El Estado debe ser laico y tiene que haber una separación.

-¿Creés que el debate del aborto no se va a instalar en el Congreso en 2012?

-Tengo mis serias dudas porque Cristina ha dicho estar en contra y salió con la asignación universal para las embarazadas con un discurso totalmente en contra de legalizar el aborto. Además la presidenta está comprometida con el Vaticano y la Iglesia.

-¿Pero conviene ideologizar este debate?

-Está completamente ideologizado.

-¿No convendría abordarlo desde el punto de vista sanitario?

-Totalmente. Pero tanto los partidos como la Iglesia lo ideologizan. Nos tratan de “mujeres asesinas”, ellos justamente, que han sido parte de genocidios. Nos quieren imponer sus ideas. Nosotros somos claros: no queremos que se muera una mujer más por un aborto clandestino. Yo soy atea y no me pueden imponer su ideología.

-¿Están de acuerdo con el aborto en cualquier etapa del embarazo?

-Estamos de acuerdo con lo que dice el proyecto, que es permitir el aborto hasta las 12 semanas de embarazo. Después, en el caso de que haya riesgos en la salud de la madre, apoyamos también que se haga la operación.

-¿También te oponés a que las madres, en vez de abortar, den sus bebés en adopción?

-Legalizar el aborto no obliga a toda mujer a que se lo haga. Simplemente da la posibilidad de no morirse en una clínica clandestina. Estoy de acuerdo en que la adopción es un trámite terriblemente burocrático y que hay familias que esperan años para poder adoptar. Ahora, eso no quiere decir que haya que obligar a mujeres a continuar con el embarazo y a las nueve meses, cuando paren, el niño va con otra familia. Porque la mujer va creando un vínculo con el chico. La que lo quiere hacer, hay que darle posibilidades para que su chico lo adopte una familia y no vaya a una casa cuna durante años. Pero estoy en contra de obligar a las mujeres a tener los niños como si fuesen incubadoras. No es tan frío esto, como que vos tenés un óvulo fecundado en tu cuerpo y a los nueve meses te sacás el bebé y lo das y listo.

-¿Vos no sos mamá, no?

-No soy mamá, todavía no elegí serlo.

-¿Pensarías distinto sobre el aborto si fueras mamá?

-No creo. Conozco muchas madres que piensan como yo. Se trata de creer que las mujeres tenemos derecho a decidir si queremos ser madres y cuándo. La maternidad no se puede imponer.

-¿Y como docente has tomado contacto con casos de embarazos no queridos o abortos clandestinos?

-Yo trabajé hasta el año pasado en escuelas de Las Heras con problemáticas sociales bastante graves. Estuve seis años y todos los años tenía dos o tres casos de chicas de 13, 14 y 15 que quedaban embarazadas. Algunas, sospechaba que eran producto de violaciones, aunque de esos casos nunca te terminás de enterar. Y bueno, algunas a la semana no estaban más embarazadas. Y otras seguían con el embarazo, repitiendo la historia de sus madres, algunas de las cuales a los 30 años ya eran abuelas. Ese es un problema grave también porque esas madres terminan dejando la escuela, porque en los barrios no hay guarderías adecuadas. Uno de nuestros candidatos es ajero y vemos que muchos llevan a sus chicos a los campos, para que no terminen en la droga o la delincuencia.

-No estarían dispuestos a negociar una alternativa intermedia a la legalización plena del aborto?

-No, para nosotros no, porque ningún anticonceptivo asegura cien por ciento de efectividad. Aunque eso baje la tasa, seguirían habiendo embarazos por descuido o por violaciones.

-Pero en el caso de las violaciones hay un protocolo que autoriza el aborto terapéutico…

-Existe un protocolo que no se utiliza y en Mendoza hemos visto los casos de chicas menores de edad violadas por familiares a las que no les permitieron abortar. Hace dos años, un grupo fundamentalista se instaló en el hospital Notti para darle a una chica fotos de fetos mutilados.

-¿Qué opinás de esa campaña que se conoció a través de MDZ de un grupo que ofrecía abortos en la calle, pero como señuelo para evitarlos?

-Tengo la peor opinión porque es gente que juega con la desesperación de una chica que busca una solución a un embarazo no deseado. Es gente que no tiene el más mínimo respeto por las mujeres, que creen que pueden imponerse con métodos terriblemente autoritarios. Son mentirosos, morbosos, fascistas. La Iglesia católica es lo más machista y homofóbico que hay. No quiero decir que me generan asco, porque me van a decir que soy como Fito Páez…

-Podés decir lo que quieras, pero lo cierto es que vas a tener que contar con los votos de muchos católicos si querés ser legisladora nacional…

-Nosotros somos absolutamente respetuosos de la fe de la gente. Uno de los puntos que levantamos es la libertad de culto. Sí estamos en contra de una jerarquía eclesiástica que es responsable de haber violado niños, de torturas y de desapariciones, no de la profesión de fe individual. Como pido que me respeten mi no creencia, respeto totalmente al que cree. Y desde ya pido que me voten.

Fuente: http://www.mdzol.com

Source: Agosto 2011

Firmas contra la Constitución

Firmas contra la Constitución

El acuerdo nacional logrado con la Constitución de 1991 se originó a partir de diversas ideologías políticas que dejaron sus convicciones partidistas, para ubicar por sobre ellas lo que denominó el líder conservador Álvaro Gómez Hurtado como “lo fundamental”.

Los partidos Liberal, Conservador, ADM19 y otros, permitieron que se adoptara una ‘norma de normas’ que recogió un delineamiento para la organización del Estado colombiano a tono con la concepción democrática social de derecho, redefinió su razón de ser, fundamentos y objetivos, y puso por encima de todo el reconocimiento, garantía y protección especial de los derechos fundamentales y la dignidad del ser humano. La Corte Constitucional, organismo creado en dicha Carta y que ejerce la guarda de su integridad y supremacía, ha venido ejerciendo su tarea institucional con lujo de detalles.

Su jurisprudencia es reconocida a nivel internacional como referencia obligada de protección real de la Constitución y de todos los preceptos en ella incluidos. Ejemplos de sus pronunciamientos lo constituyen: la Sentencia que permite el aborto en casos de riesgo para la vida de la madre, violación o malformación del feto, las sentencias que garantizan el carácter laico del Estado colombiano, las relacionadas con los derechos patrimoniales de las parejas homosexuales y con su unión para integrar una unidad familiar.

En los últimos meses, desde varios sectores de la sociedad, se ha expresado por algunos la intención de echar por tierra el terreno históricamente ganado para Colombia, con la Constitución hoy vigente y su desarrollo jurisprudencial, en beneficio del ser humano visto en forma integral y sin discriminación de ninguna clase.

Quienes expresan estos ataques pretenden recuperar aspectos que han sido relegados a lo largo y ancho del planeta, por haberse fundado en ideas que sacrificaban la dignidad del individuo.

El mundo no ha olvidado, entre otras cosas, que en virtud de los prejuicios y de la injerencia indebida de sus respetables creencias en el funcionamiento del Estado y de la sociedad, la mujer fue condenada por siglos a ser menos que una cosa, que no tenía siquiera el derecho a pensar, a educarse, ni a expresarse y actuar en forma similar a la de los hombres.

En nuestro país, sólo hasta 1957 pudo ejercer por primera vez el derecho a participar con su voto en las elecciones. Hoy por hoy, la mujer goza del respeto pleno a su condición de ser humano.

Frente al aborto se está impulsando la recolección de firmas con miras a prohibirlo, incluso en los 3 eventos mencionados.

Para ello se han alegado argumentos absurdos, como el referido a que en el caso de la violación falta es más control por parte del Estado para garantizar mayor seguridad y que, a pesar de la violación, una vez nacido el hijo podría regalarse. En esta clase de argumentos el lector podrá notar que nada importa para quienes los hacen, el dolor, la humillación y el irrespeto sufrido por la mujer agraviada.

Valdría la pena preguntar a estas personas qué pensarían en el evento de padecer en carne propia una situación similar: ¿si esta mujer fuera su madre o una hija, opinarían en igual forma?

Fuente: http://www.portafolio.co

Source: Agosto 2011

Partido Conservador radicó nueva reforma contra el aborto en Colombia

Partido Conservador radicó nueva reforma contra el aborto en Colombia

El partido Conservador presentaró cinco millones de firmas para que se vuelva a penalizar el aborto. El debate “es un asunto meramente religioso, pero en su concepto es también un problema ético y científico”, aseguran sus ponentes.

Con el respaldo de por lo menos tres millones de firmas, el Partido Conservador radicó el proyecto de reforma constitucional que prohibiría el aborto en toda circunstancia.

Se trata de una adición al artículo 11 de la Constitución, el más breve de la carta, en la que expresa que la vida es inviolable desde el momento de la concepción hasta la muerte natural de la persona. La iniciativa, anunciada por José Darío Salazar en septiembre pasado, cuando asumió la presidencia del Directorio Nacional Conservador, lleva el respaldo de firmas sin que sea un requisito legal, sino como un mensaje de los colombianos para que el Congreso debata el tema, dijo el senador caucano.

Sostuvo que no es lógico circunscribir el tema del aborto a un concepto religioso, pues tiene además puntos de carácter científico, moral, ético y filosófico.

Los conservadores afirman en la exposición de motivos, que el tema de la libre decisión sobre su cuerpo, que implicaría su derecho a abortar según su libre desarrollo, fue rechazado de plano en las discusiones de la Asamblea Nacional Constituyente hace 20 años, pero que su despenalización en casos especiales fue fruto de una Corte Constitucional que rechazó los preceptos del constituyente.

La iniciativa conservadora sin duda abrirá un extenso debate en el Congreso de la República, en la cátedra y en los medios de comunicación colombianos.

Fuente: http://www.elpais.com.co

Source: Agosto 2011