Salud sexual para todos, incluso el Círculo Católico

Salud sexual para todos, incluso el Círculo Católico

(Uruguay) El Poder Ejecutivo rechazó un recurso de revocación interpuesto por la Iglesia Católica para que no se aplique la ley sobre salud sexual y reproductiva en el Círculo Católico. El recurso fue presentado por el arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, y era una “objeción de conciencia” a la aplicación de la norma.

El Ejecutivo estableció la aplicación de la ley 18.426 de la salud sexual y reproductiva en todos los centros que forman parte del Sistema Nacional Integrado de Salud a través de un decreto aprobado en setiembre de 2010. Esto obligó a que el Círculo Católico, que forma parte del Sistema Nacional Integrado de Salud, tenga que aplicar la ley. A partir de ese momento se generaron diferencias entre el arzobispo de Montevideo Nicolás Cotugno y el presidente de la mutualista, Daniel López, ya que la Iglesia rechazó su aplicación, pero la institución la aplicó igual.

Como el Círculo Católico es una asociación civil, hubo una intervención del Ministerio de Educación y Cultura para mediar en el conflicto. La negociación nunca terminó y el tema estaba inconcluso. Cotugno, en nombre de la Iglesia Católica Apostólica Romana, presentó formalmente un recurso de revocación ante el Ejecutivo para que la norma no se aplique en el Círculo Católico.

La respuesta del Ejecutivo fue la confirmación de la aplicación de la ley en todos los centros. Gilberto Ríos, director general de Salud Pública, dijo a No toquen nada (Océano FM) que todos los prestadores que firmaron el contrato con la Junta Nacional de la Salud y que se financian por el Fonasa “implícitamente están asumiendo que las prestaciones son obligatorias y las deben dar”. “En este caso específico se había dado una situación anómala, donde uno de los 49 prestadores que integran el sistema no estaría cumpliendo. Por eso se ratificó el decreto reglamentario y se obliga al Círculo Católico, en el buen sentido de la palabra, a cumplir con la ley como todos los demás”, dijo.

Lo que la Iglesia planteó fue una objeción de conciencia porque cree que esta ley contradice su ideario, al igual que el de las instituciones que comparten “sus valores, convicciones y normas”.

El decreto que aprobó el Ejecutivo en setiembre establece que “los prestadores que integran el Sistema Nacional Integrado de Salud deberán contar con servicios de salud sexual y reproductiva de acceso universal y garantizar la integralidad, oportunidad, calidad, confidencialidad y privacidad de las prestaciones correspondientes”.

El artículo seis del decreto es el que objetó la Iglesia. Allí se obliga a las prestadoras a “asesorar a mujeres frente al aborto provocado en condiciones de riesgo”. Lo que se busca es prevenir situaciones que impliquen un riesgo para la vida de las mujeres y por eso los prestadores de salud están obligados, entre otras cosas, a informar sobre la manera que trae un menor riesgo en caso de hacerse un aborto.

Ríos dijo que con esta ley no se esta yendo en contra de las ideas de la Iglesia porque se está protegiendo la vida. “El tema más puntual que tiene esta ley tan polémica fue el capítulo del aborto, que se vetó luego de su aprobación. Los tres componentes: prevención, atención y rehabilitación están en consonancia con la defensa de la vida y no se contradicen con los valores que pregona la Iglesia”, sostuvo.

Fuente: http://www.180.com.uy

Source: Julio 2012