República dominicana: Registran 70 muertes maternas a mayo 2011

República dominicana: Registran 70 muertes maternas a mayo 2011

Ministro de Salud Pública espera reducir a 120 los decesos de madres en el presente año; 200 parturientas murieron en 2010

En la República Dominicana a mayo pasado se habían registrado 70 fallecimientos por mortalidad materna, informó este martes el ministro de Salud Pública, doctor Bautista Rojas Gómez.

El funcionario subrayó que “es una vergüenza decirlo, pero es la realidad y estamos trabajando, hemos incrementado los esfuerzos a fin de reducir cada día la mortalidad materna en el país”. Dijo que en los primeros cinco meses del año se ha logrado reducir en   48 por ciento, porque a mayo del 2010 teníamos más de 70 mujeres muertas en ese proceso”.

Apuntó que en vez de tener 200 muertes materna en el 2010, se llega a 120 este año se logra un avance si se reduce el número de víctima.

Precisó Rojas Gómez que en el 2011 el país tendrá significativos indicadores, ya que han bajado los casos de dengue, malaria y leptospira.

El funcionario que fue entrevistado en el programa Diario Libre TV que se trasmite por el canal 10 de Telecable Nacional, indicó que se han investigado cinco mil casos sospechosos de cólera, de los cuales se han diagnosticado más de 1,400 desde que se detectó el primer caso en octubre del 2010.

Declaró que el cólera es una enfermedad que se erradica cuando se le pone una vacuna a la persona, sino que la bacteria de ese mal se siembra en un territorio, se transmite rápidamente por el agua, y la persona puede portarla sin sentir síntomas de diarrea y vómito.

Deploró la actitud de personas que se  dedican a destruir los afiches y la propaganda preventiva sobre el cólera, por lo que pidió a esos inescrupulosos  pensar en los demás.

Pidió a las personas   tomar precaución ante las lluvias, las inundaciones, obras de tomas contaminadas, acudir al médico cuando presente diarrea o vómito, para evitar problemas mayores.

Sostuvo que la población debe tomar en cuenta que la bacteria de cólera permanecerá en el país entre ocho a diez años, si es que tomamos las precauciones de lugar.

Recalcó que los políticos no deben utilizar el tema, porque hoy él está en el cargo, pero   mañana puede estar otro que también    deberá enfrentar los estragos del cólera.

Rojas Gómez negó que la cartera de Salud oculte los casos de cólera registrados en el país, y agregó que nadie puede ocultar cuando llega una persona a un hospital con diarrea.

Consideró como “intranscendentes” ponerse a discutir y a rebatir las cosas que dice el Colegio Médico Dominicano, y dijo que el Ministerio está dispuesto a poner en manos de sus directivos las cifras reales de la enfermedad.

Resaltó la integración de los organismos internacionales en la lucha contra el cólera.

UN APUNTE

Bajan casos de dengue

Resaltó el ministro Rojas Gómez el hecho de que el año pasado a esta fecha se habían registrado en todo el país 3,500 casos de dengue con 17 muertes, mientras  que en la actualidad   hay 500 casos diagnosticados de dengue sin un solo fallecimiento.

Fuente: http://www.elnacional.com.do

Source: Junio 2012

La India no quiere a sus niñas

La India no quiere a sus niñas

La ancestral preferencia por los hijos varones y las nuevas tecnologías para determinar el sexo del bebé conspiran contra las niñas de la India. Hasta seis millones podrían haber sido abortadas en la última década

Shivani no sabe cuánto costó, pero sí que su marido la compró para que fuese su esposa. La escasez convierte a las mujeres en mercancía en el norte de la India. Seis millones de niñas han sido abortadas en la última década en el país asiático.

Y la negligencia en el cuidado de las niñas que nacen impide que muchas celebren su quinto cumpleaños. Esto Shivani lo sabe bien. Una de sus hijas murió al año porque el padre y la abuela consideraron una mala inversión pagar a un médico. Las medicinas y la comida son para los varones, que continúan el linaje familiar, reciben dote matrimonial y serán la pensión de los padres. En toda la India faltan 34 millones de mujeres. Un genocidio silencioso bautizado como «generocidio». La mezcla de tradición y modernidad es letal para el género femenino en la mayor democracia del mundo. A la ancestral preferencia por hijos varones en el país asiático se unen las nuevas tecnologías de determinación del sexo. Un estudio publicado recientemente por la revista «The Lancet» estima que hasta 12 millones de niñas podrían haber sido abortadas desde 1984 en la India. El censo preliminar del país de 2011 confirma que crece el rechazo contra las niñas. La diferencia entre niños y niñas menores de seis años es hoy de 7,1 millones. En 2001 era de seis millones y 4,2 millones en 1991. El feticidio se produce especialmente cuando se trata del segundo embarazo y el primer hijo ha sido niña.

El distrito de Jahjjar, en el norteño estado de Haryana, muestra el peor registro del país, con 774 niñas por cada 1.000 varones. En el colegio Dhilsen, en Jahjjar, hay muñecos, libros y muchos niños, pero apenas hay niñas. En una de sus clases Kamla es la única fémina de 13 alumnos. Enfrente, Asha comparte aula con 25 chicos y 5 chicas. De 324 estudiantes, menos de un cuarto son niñas. Que la actual Miss India proceda de esta zona desafía todas las estadísticas.
Mayor prosperidad, menos niñas

Contra todo pronóstico, la prosperidad económica y el aumento de los niveles de educación favorecen la eliminación de niñas. El estudio muestra que los abortos selectivos son más comunes en familias de clase media o alta que en grupos sociales más desfavorecidos. Los prósperos estados del Punjab, Haryana y Gujarat lideran el macabro ranking de desaparición de niñas. «La mentalidad acerca de las niñas no ha cambiado a pesar del progreso económico en la India», afirma Gita Aravamudan, autora del libro «Hijas desaparecidas». «Hablamos de un crimen de la clase media. Tienen familias más pequeñas y quieren varones a toda costa. Con cada nueva tecnología es más fácil eliminar a las niñas y la clase media es la primera que tiene acceso a ella, especialmente a las ecografías».

Aunque el Gobierno indio prohibió en 1994 que se informase a los futuros padres del sexo del feto, por unos pocos euros un médico le dirá si espera una princesa o un guerrero. En ocasiones el paquete incluye el aborto si la ecografía muestra la imagen de una niña. «Gaste ahora 3.000 rupias y ahorre 300.000 mañana» es el eslogan de una industria ilegal que genera 170 millones de euros anuales. Las 300.000 rupias hacen referencia a la dote a pagar a la familia del novio en el matrimonio. De nuevo tradición y modernidad, esta vez en la forma de consumismo, conspiran contra las mujeres. Las exhorbitantes dotes que exige la familia del novio —coches, pisos y joyas— convierten a la mujer en una carga económica. La religión también desempeña su papel. El ritual hindú establece que debe ser un hijo varón el encargado de encender la pira funeraria. El camino a la reencarnación requiere de un niño.

A los feticidios selectivos hay que añadir el descuido deliberado hacia las niñas. La tasa de mortalidad entre las niñas indias es 40% más alta que en los niños, según UNICEF. La idea de que una hija es «plantar una semilla en el jardín del vecino» —ya que en el matrimonio pasa a formar parte de la familia del marido— conduce a que las niñas sean peor alimentadas y reciban menos cuidados médicos.

La justicia se muestra especialmente inefectiva en la lucha contra este crimen. De 800 casos judiciales que se han presentado contra médicos que han ofrecido servicios de determinación del sexo y abortos selectivos, solo 55 han sido condenados. «Las leyes no se cumplen porque aquellos que deben aplicarlas no creen en ellas», afirma Mithu Khurana, la primera mujer en Delhi en denunciar a un médico y a su familia política por intentar obligarla a abortar. «Mi marido y su familia me engañaron para que me hiciese un escáner. Cuando descubrieron que esperaba gemelas hicieron todo lo posible para que abortase. No me alimentaban. Tuve que huir de casa», explica la pediatra de 32 años, mientras sus dos gemelas, Guddu y Pari, hoy con cinco años, juegan a su alrededor. La denuncia, que continúa en los tribunales, la ha postergado al ostracismo social. «La sociedad en la que vivo considera que la víctima es mi ex marido porque no le he dado hijos varones».
Escasas y demandadas

El premio Nobel Amartya Sen alertó en 1990 de la desaparición de 100 millones de mujeres en el planeta, más que todos los hombres muertos en las guerras del siglo XX. La situación ha empeorado desde entonces. El «generocidio» se repite en China, Georgia, Armenia, Corea del Sur y Azerbaiján. En los próximos 20 años en China e India, que representan casi un tercio de la población mundial, los hombres superarán entre un 10% y un 20% a las mujeres.

Se podría pensar que la escasez de mujeres mejoraría su estatus. No es así. Los crímenes se han duplicado en China en las dos décadas en las que ha crecido el desequilibrio entre géneros. Los secuestros y el tráfico de mujeres están al alza, igual que las violaciones y la prostitución. Los expertos alertan de que el patrón se repetirá en la India.

Shivani, que a sus 25 años fue comprada hace tres y tiene un hijo y una hija, sufre cada día los excesos machistas de la sociedad india. «Me tratan como una mula. Paso todo el día trabajando y si me quejo mi marido y su familia me dan palizas». Procede de Bengala y fue traída a Hosnida, en el estado de Uttar Pradesh, a 70 kilómetros de Nueva Delhi. En el pequeño pueblo agricultor de 6.000 habitantes se cuentan ocho mujeres que también han sido compradas de estados como Bengala, Bihar u Orissa. Unos 150 hombres no encuentran esposa en un pueblo con un ratio de 836 niñas por 1.000 niños. Es previsible que traficantes y familias continúen vendiendo mujeres en la zona. Mujeres que casi preferirían no ser mujeres.

Fuente: http://www.abc.es/

Source: Junio 2012

CLADEM: Caso LMR, Argentina (aborto)

CLADEM: Caso LMR, Argentina (aborto)

LMR, joven de 20 años, con discapacidad mental permanente (edad mental entre 8 y 10 años), que vive con su madre, en una humilde casita a medio construir, fue violada por su tío, esposo de la hermana de su padre, quien formó otra familia y hace años no desea establecer más contacto con su hija y no le provee de ningún tipo de auxilio. Al sentirse mal, la madre la lleva al hospital, donde constatan que está embarazada, y luego solicita la interrupción del embarazo, ante lo cual el hospital se niega, enviándola a realizar la denuncia policial y a otro hospital de la provincia. Hecha la denuncia, la madre lleva a LMR, con 14,5 semanas de embarazo, al otro hospital donde es internada, en julio de 2006, para estudios pertinentes, siendo solicitada con urgencia una reunión del Comité de Bioética.

Dado que era un caso de aborto no punible, se hicieron los estudios prequirúrgicos para la operación, cuando llegó una orden judicial de una jueza de menores exigiendo que se interrumpieran los procedimientos. Se inicia un proceso judicial para impedir el aborto. El caso va en apelación a la Cámara Civil, que emite un fallo confirmando el de primera instancia. La defensa apela y el caso va a la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, la cual dejó sin efecto la sentencia recurrida y resolvió que el artículo 86 inc. 2 del Código Penal, que permitía a la joven interrumpir el embarazo, era constitucional y por lo tanto podía efectivizarse el aborto. Comunica al hospital que la práctica médica que iban a realizar es legal y no requiere autorización judicial. Pero de nada vale.

Comienza un largo peregrinaje de la familia, con apoyo de organizaciones de mujeres, por distintos hospitales de esta y otras provincias, pero ninguno quiso realizar el aborto. Se registran acciones de amenaza contra el hospital y presiones sobre la familia para que no procedan a la interrupción desde sectores fundamentalistas católicos y desde el propio Estado. Luego, ante toda la negativa, la familia se ve obligada a acceder a la interrupción del embarazo de LMR en un circuito clandestino.  Pese a contar con recurso legal para decidir sobre sus derechos reproductivos, LMR no pudo acceder al mismo. Fue discriminada en el acceso a la salud reproductiva, se violó su derecho a la privacidad, a la intimidad y a acceder a un aborto seguro dentro del sistema de salud, razones por las cuales, en mayo de 2007, INSGENAR, ACDD y CLADEM denuncian el caso al CDH/ONU, por violaciones a los arts. 2, 3, 6, 7, 17, y 18 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos. El Estado cuestiona la admisibilidad y el mérito de la comunicación; las peticionarias se manifiestan. Al mismo tiempo se abre una mesa de diálogo entre Estado y peticionarias para buscar un posible reconocimiento de las violaciones de los derechos, medidas de reparación y no repetición. Con fecha 21 de abril el Comité de Derechos Humanos emite dictamen condenando al Estado Argentino. 

Fuente: http://www.cladem.org/

Source: Junio 2012

Argentina: Legalización del aborto; “la sociedad ya decidió debatirlo”

Argentina: Legalización del aborto; “la sociedad ya decidió debatirlo”

“Es el momento propicio para discutir sobre aborto dentro del Congreso”. Ésta fue una de las frases salientes en la charla “aborto legal por la salud de las mujeres” organizada por el Colectivo de Mujeres Juana Azurduy.

La Plata, junio de 2011. El Colectivo de Mujeres Juana Azurduy llevó adelante la charla para debatir sobre la necesidad de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo y garantizar la salud y la atención médica para todas las mujeres.

La actividad, que contó con la concurrencia de estudiantes, profesionales, y vecinos y vecinas de La Plata, fue coordinada por el referente de Libres del Sur en La Plata, Pablo “Pol” Crisóstomo, y contó con la disertación de Jacqueline Villegas, integrante del Colectivo de Mujeres Juana Azurduy; Celina Rodríguez, del Espacio de Género del Frente Popular Darío Santillán; y Julia Gatica, de la AMGE(Asociación Metropolitana de Médicos Generalistas y Equipos de Salud). Crisóstomo explicó: “Nos interesa democratizar la democracia. Y dentro de la democracia está esta deuda que tiene que ver con proteger la salud de las mujeres, o promoverla. Nuestro país tiene el dudoso honor de tener una cifra extremadamente alta de muerte por aborto clandestino; es la primera causa de muerte en nuestro país. Por lo tanto, sigue siendo una deuda de la democracia muy grande con las mujeres que tiene que ver con el abordar con seriedad la necesidad de legalizar y la interrupción voluntaria del embarazo”.

Jacqueline Villegas, miembro del Colectivo Juana Azurduy y asesora de la diputada nacional de Libres del Sur Cecilia Merchán (defensora del proyecto por la legalización dentro del Congreso), comentó acerca del proyecto de ley presentado y de las diversas iniciativas que viene llevando adelante el Colectivo Juana Azurduy en función de darle forma al proyecto y de instalar el eje en la sociedad en su conjunto, como la presentación judicial de los mil habeas corpus por el derecho al aborto; la presentación pública con hombres por la legalización del aborto; y la reciente conferencia de prensa junto a representantes de instituciones religiosas que a nivel nacional reclaman este derecho a la salud para las mujeres. Además comentó que dentro del Congreso “se produjo un avance importantísimo, que fue el inicio del tratamiento del proyecto en comisiones, como en la de Legislación Penal a fines del año pasado”.

Y en esa línea sintetizó: “Nosotras creemos que este es un año propicio para impulsar el tratamiento del proyecto por la legalización del aborto en el recinto, ya que la sociedad está interesada en discutir este tema. Esto lo evidenciamos con la satisfactoria respuesta que tuvimos a raíz de las iniciativas públicas, judiciales y mediáticas para aportar al debate; con el apoyo de las universidades nacionales que el año pasado se expidieron a favor de su tratamiento; con el cuerpo del Colegio de Abogados que también manifestó su apoyo; y porque de los proyectos presentados, es el cuenta con mayor cantidad de firmas de los legisladores que lo  acompañan (50 de casi todo el espectro político). Está el consenso para poder debatirlo”.

Por su parte, Celina Rodríguez, relató la historia de la lucha de las organizaciones que han asumido como objetivo la legalización y la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. En ese marco, y luego de analizar varios hitos de la historia de la lucha en Argentina, Latinoamérica y Europa reflexionó: “Todos estos hitos hacen pensar que el derecho al aborto es una deuda de la democracia”.

Pero marcó como alentador que “hoy podemos decir que estamos en un momento de fortalecimiento diferente porque en cuanto al derecho a la información logramos difundir un librito del misoprostol; otro de los hitos importantes es que tanto los jueces, la Iglesia como los gobiernos no nos pudieron vencer en el derecho obtenido en cuanto a los casos de abortos no punibles, contemplados en el art 86 del Código Penal, inciso 2. Otro tema, es que las encuestas dicen hoy que la gente quiere debatir este tema, que se da a nivel social, en la política y hasta en la Iglesia. Tampoco nos pudo vencer la Iglesia, que durante todos estos años ha salido con cañones, con misiles, contra los movimientos de mujeres”. Y concluyó con una frase de la Marcha Mundial de las Mujeres: “Seguiremos luchando hasta que todas y todos seamos libres”.
En tanto, Julia Gatica explicó la experiencia concreta de los equipos de salud y sobre todo cuales son los desafíos que se le presentan a la hora de abordar este tema.
Comentó acerca de la falta de información que sufren las pacientes que llegan a la clínica con la necesidad de recibir consejería en cuanto al uso de los métodos anticonceptivos y diversas prácticas que dejan desprotegidas a las pacientes frente a su derecho a la atención médica y a la información.

Pero de manera alentadora explicó el trabajo realizado desde los equipos donde participa: “Habemos equipos de médicos, de enfermeros, de trabajadores de la salud que planteamos otro tipo de trabajo, que son contra hegemónicos, que estamos convencidos que la mortalidad materna es uno de los indicadores más claros, que evidencia las desigualdades socio económicas, socio culturales de género, de clase. Estudios de todas partes del mundo aseguran encontrar relación entre la ilegalidad del aborto, su realización de manera insegura, con el consiguiente riesgo de perder la vida. Por eso adherimos a la estrategia de reducción de riesgos y daños, que se basa en el principio ético de que ninguna mujer debería verse obligada a arriesgar su vida y su salud por carecer de opciones seguras en salud reproductiva”. Y destacó el trabajo en conjunto con las militantes organizadas en Lesbianas y Feministas por Descriminalización del Aborto y su campaña por la información acerca del aborto inducido con misoprostol.  (Portal Contacto Político) 

Fuente: http://www.contactopolitico.com.ar/

Source: Junio 2012

La ONU pide a Guatemala una estrategia para la salud de indígenas y mujeres

La ONU pide a Guatemala una estrategia para la salud de indígenas y mujeres

El relator especial de la ONU sobre salud física y mental pidió el miércoles en Ginebra una estrategia para garantizar la salud de los indígenas y las mujeres en Guatemala, al presentar un informe de su visita a ese país ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El informe del relator, el indio Anand Grove, recomendó “adoptar una estrategia de salud integral” de los “pueblos indígenas que se centre en la no discriminación”.

Con respecto a “la salud de la mujer”, Grove recomendó una estrategia que se concentre “en particular en su derecho a la salud sexual y reproductiva”. Guatemala sufre aún la herencia de la guerra civil junto a la discriminación y desigualdad estructural de facto que padecen los indígenas, explicó el relator.

Las mujeres se encuentran en las peores condiciones de la región desde hace décadas, con un alto índice de abortos y mortalidad, señaló Grove.

Anand Grove exhortó al gobierno a “incorporar miembros de las comunidades indígenas” para “que sean consultados y participen en el desarrollo y programas relacionados con el suministro de servicios y bienes de salud a las comunidades indígenas”.

El informe insta al gobierno a “aumentar el número de centros de atención primaria de salud profesionales sanitarios en zonas rurales” y “asegurar que todas las instituciones de servicios de salud dispongan de un apoyo lingüístico adecuado para los miembros de las comunidades indígenas”.

“El personal médico que presta servicios en zonas rurales” debe aprender “los idiomas indígenas” y “establecer de inmediato un sistema de interpretación por vía telefónica, u otro método equivalente, si no se dispone de intérpretes en todos los centros de atención de salud”, añade.

Respecto a las mujeres, aconsejó “fortalecer la capacidad de las comadronas tradicionales y los profesionales de la salud” y “el intercambio de información (entre ellos, para) permitir que las comadronas tradicionales ejerzan su labor sin injerencias indebidas ni discriminación”.

El Relator recomendó también “el acceso a servicios de aborto seguros, aceptables y asequibles (al menos en casos de urgencia médica o agresión sexual) y revisar las leyes que contienen medidas punitivas contra las mujeres que han recurrido al aborto ilegal”.

La delegación de Guatemala reconoció por su parte “que la limitación actual de recursos e inversión en la salud ha conllevado a situaciones de deficiencia y dificultado la cobertura de servicios básicos, afectando sobre todo el acceso a la salud de los grupos más vulnerables como los pueblos indígenas y las mujeres” y que “la pobreza es un reto” para el país.

Fuente: http://noticias.terra.com.pe

Source: Junio 2012

Ecuador tendrá el primer Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos

Ecuador tendrá el primer Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos

Quito, 31 mayo (Andes).- Ecuador conformará el primer Observatorio Nacional de Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos. Este organismo estará integrado por representantes  de distintas organizaciones que trabajan en el ámbito social y que serán nominadas durante el evento que reúne a expertos internacionales.

El primer encuentro para el Observatorio Nacional de Derechos y Salud Sexual y Reproductiva reunió a representantes internacionales de Chile, México, Uruguay y Guatemala, donde ya existen este tipo de organizaciones y compartirán sus experiencias. El asesor en Salud Familiar y Comunitaria de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Oscar Suriel, dijo a la Agencia Andes que los observatorios son organismos que ayudan a la vigilancia de que las políticas de salud pública se cumplan.

Además, buscan alianzas estratégicas para apoyar al país, a los ministerios de salud, educación, bienestar social, para alcanzar, por ejemplo, algunos de los Objetivos del Milenio planteados por las OPS.

Suriel reseñó por ejemplo que el Observatorio podría ayudar para que el Ecuador cumpla con  el objetivo del milenio de reducir la mortalidad materna. El Ecuador se ubica en los niveles intermedios respecto a este ámbito con 57 muertes de cada 100 mil,  mientras que en Chile, Cuba y Costa Rica son 10 muertes por cada 100 mil. En Haití se presentan 500 muertes por cada 100 mil.

El encuentro finaliza este 31 de mayo con la nominación de los miembros que conformarán este primer observatorio nacional. /CHD.

Fuente: http://andes.info.ec/

Source: Junio 2012

Argentina: Una plaza con los pañuelos verdes

Argentina: Una plaza con los pañuelos verdes

Festival frente al congreso en reclamo de la despenalización del aborto

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con el apoyo del Inadi, organizó un festival para difundir el reclamo. Hubo legisladores de varios partidos. Y una concurrencia que sumó a muchos hombres y adolescentes.

“Aborto legal, una deuda de la democracia.” Con ese lema, un nutrido grupo de personas con pañuelos verdes al cuello su sumaron ayer al caer la tarde al festival musical organizado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con el apoyo del Inadi. La convocatoria, con amplia presencia de varones, tuvo como objetivo reclamar la discusión parlamentaria del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el primer trimestre de gestación, que está en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. Legisladoras de diverso color político –del kirchnerismo, Nuevo Encuentro, Proyecto Sur, Coalición Cívica–, militantes de la diversidad, artistas y grupos musicales pasaron por el escenario montado frente al Congreso. “Este festival es un paso más en la lucha por la despenalización del aborto”, destacó Estela Díaz, integrante de la Campaña. E invitó a la nutrida concurrencia a repetir el slogan que moviliza a las más de 250 organizaciones sociales, gremiales, de derechos humanos y de mujeres, que forman parte de la Campaña: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Juliana Di Tulio y Adela Segarra, del Frente para la Victoria; Vilma Ibarra, de NE; María Luisa Storani, de UCR-CC; Victoria Donda y Cecilia Merchán, de Libres del Sur-Proyecto Sur, fueron algunas de las diputadas nacionales que dieron el presente y consideraron que “es el momento” para debatir la despenalización y legalización del aborto en el Congreso.

Martha Rosenberg, de las históricas activistas por el derecho al aborto, se mostraba emocionada por la respuesta a la convocatoria. “La primera solicitada sobre el tema la publicamos en 1993 desde el Foro por los Derechos Reproductivos, bajo el título ‘Aborto, basta de silencio’ y ahora hay una voz que se hace oír cada vez más fuerte y que convoca diversidad de sujetos. Pocos son los políticos que pueden quedarse callados frente a este reclamo”, opinó Rosenberg.

También estuvieron las legisladoras porteñas Diana Maffía, Gabriela Alegre y María José Lubertino; el diputado Gonzalo Ruanova, la dirigente del MST Vilma Ripoll, la activista trans Lohana Berkins y el militante de la diversidad José María Di Bello –casado con Alex Freire, en uno de los primeros matrimonios igualitarios–. La actriz Cristina Banegas leyó un poema. Al bajar del escenario, Banegas contó a este diario: “Estoy desde hace mucho tiempo acompañando a la Campaña y voy a seguir mientras esté en pie”.

El festival comenzó poco después de las 18 con la conducción de la periodista Liliana Hendel (Telefe). Lo abrió Gabo Ferro. Poco antes de las 22, cerraba Actitud María Marta. Las banderas que ondeaban frente al escenario daban cuenta de la diversa procedencia de los participantes: partidos de izquierda, Federación Universitaria de Buenos Aires, Colectivo de Mujeres Juana Azurduy, Centro de Estudiantes del Colegio Pellegrini, la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios, Frente de Mujeres de Encuentro por la Democracia y la Equidad (partido que lidera Martín Sabbatella), Colectivo de Varones Antipatriarcales, entre otras agrupaciones.

Veteranas militantes feministas se mezclaban con varones adolescentes entre el público, ellas y ellos, con sus pañuelos verdes, símbolo de la Campaña, confeccionados por la Escuela Cooperativa para travestis y transexuales Nadia Echazú. “Vine porque creo que es injusto que muchas mujeres violadas o menores se vean forzadas a ser mamás”, contó Brian González, de 16 años, con gorrita verde militar con una estrella roja, integrante del Frente Popular Darío Santillán. Había llegado desde Lomas de Zamora. Unos metros más allá, Patricia Blanco, docente de la Ciudad de Buenos Aires, explicaba sus razones: “Las mujeres tenemos que tener el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo”. Cerca de ellos, Mirta Baravalle, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, llevaba su pañuelo blanco en la cabeza y el verde rodeando uno de sus brazos: “No podemos aceptar que se sigan muriendo jóvenes por abortos inseguros”, afirmó. “Me asombra la cantidad de gente de distintas procedencias y también la participación de varones”, destacó Nora Domínguez, directora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Las organizadoras hacían un balance muy positivo del evento: quedó demostrado, decían, que el movimiento de mujeres ya no está solo para hacer flamear los pañuelos verdes.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Source: Junio 2012

Credos con otra mirada

Credos con otra mirada

Religiosos que apoyan la despenalización del aborto

Representantes de distintas iglesias y comunidades expresaron ayer su apoyo a la legalización y despenalización del aborto, en una conferencia de prensa, en el marco de las actividades por el Día Mundial por la Salud de la Mujer que se celebró el sábado pasado.

Los religiosos se mostraron a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, con el propósito de sacar la problemática de la “clandestinidad”, ya que los abortos en condiciones no seguras son la principal causa de mortalidad materna. Este debate llegó al Congreso por iniciativa del Colectivo de Mujeres Juana Azurduy y la diputada Cecilia Merchán, quien adelantó que para mediados de junio está prevista una nueva audiencia pública para discutir el tema, en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. Bajo la consigna “la salud de las mujeres no es pecado ni delito”, los religiosos expusieron la postura de sus iglesias y comunidades acerca de la interrupción voluntaria del embarazo. Lisandro Orlov, representante de la Iglesia Evangélica Luterana Unida, manifestó que “es necesario sacar el tema del aborto del Código Penal y ponerlo en perspectiva de derechos humanos, de Evangelio y respeto por las personas”. El pastor señaló que la normativa prohibicionista llevó el tema a la “clandestinidad”, pero hay que hablar con “honestidad”: “No es un problema de otros, es de nuestras iglesias. Nuestro silencio significaría complicidad y muerte”, subrayó Orlov.

Una bandera colorida con la frase “Sí a la ley” fue el telón de fondo de la discusión de la que también participó el presbítero de la comunidad católica Guillermo “Quito” Mariani, quien rechazó la penalización del aborto, porque “clandestiniza y no da ninguna solución”. Además, hizo hincapié en el “autoritarismo” en la Iglesia, que no quiere llevar adelante la discusión. “La posición de no dar el debate ignora los derechos de la sociedad civil a la discusión”, dijo el sacerdote que renunció a su actividad pastoral en rechazo a la cúpula eclesiástica.

Por su parte, el rabino Daniel Goldman, de la comunidad Bet El, consideró que es necesario renovar la discusión y “no dejarse avasallar por el poder hegemónico que determina cómo debe ser la vida desde el punto de vista doctrinario y no desde la realidad de la vida misma”.

En el encuentro, la pastora Mariel Pons, de la Iglesia Metodista Argentina, leyó una carta pastoral del obispo Frank De Nully Brown, en la que se hace hincapié en que el aborto es un “problema social”. “Esconder nuestras prácticas culturales de abortos clandestinos no ayuda a enfrentarlas y a tomar decisiones inspiradas en la libertad y la dignidad de las personas”, señaló. Por su parte, Malena Nisman, coordinadora del Colectivo de Mujeres Juana Azurduy, señaló que el evento buscó “incorporar miradas desde varios sectores y darle visibilidad al consenso social que tiene el debate”.

“Es importante dar de baja un debate falso que dice que por un lado están los que promovemos el aborto y por otro las iglesias. Hoy demostramos que no es así”, remarcó Merchán al cierre del encuentro, al que asistieron los diputados Ariel Basteiro y María Luisa Storani. La legisladora de Libres del Sur enfatizó que buscarán un avance en el Congreso. “Creo que si todos los partidos dieran libertad de conciencia, ganamos”, expresó, en diálogo con Página/12.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Source: Junio 2012

Yo aborto, tu abortas, tod@s callamos

Yo aborto, tu abortas, tod@s callamos

Ocupamos este espacio para dirigirnos a ustedes a invitarles a mirar el actual contexto político-valórico en Chile y la obligatoriedad ciudadana –consecuente- de abrir espacios de debate respecto al tema del aborto y de los derechos sexuales y reproductivos. Es poresto que decidimos compartir nuestra posición al respecto, dejando una invitación abierta a que más personas u organizaciones tomen el espacio y demos los pasos para relevar un debate ciudadano al respecto.

Cuando hablamos de sexualidad nos estamos refiriendo a una construcción social que depende de los modelos políticos, económicos y simbólicos, que imperan (o se imponen) en cada sociedad en distintos momentos históricos. Esta “sexualidad”, construida social y culturalmente, se expresa en discursos dominantes que establecen lo que se acepta y lo que se prohíbe. En esta sociedad, desde hace siglos se ha instalado un discurso que muestra como mandato lógico la relación entre sexualidad y reproducción, este mandato nos explica cómo el hecho biológico de la reproducción se ha convertido en el fundamento de la dominación de las mujeres. Consideramos que el status de ilegalidad y criminalización que hoy tiene el aborto en Chile, es una forma más de violencia hacia las mujeres, desde el Estado en su conjunto, es decir, la institucionalidad y la sociedad SOBRE las mujeres, en tanto se nos niega el derecho a decidir sobre nuestra reproducción, nuestra sexualidad, nuestros cuerpos y nuestras vidas, poniendo por sobre los derechos de las mujeres “vivas” el derecho a la vida del “no nacido”, concepto que es entendido de diversas maneras dependiendo de cada creencia y los sistemas valóricos que la sustentan.

En este sentido, creemos que la negación del derecho a decidir sobre el aborto es una violación a los derechos humanos de las mujeres. En otro sentido, es también un problema de salud pública en tanto el status de ilegalidad no impide que las mujeresno abortemos, sino que lo hacemos en condiciones de clandestinidad, inseguridad e insalubridad.

En Chile, esto se ha expresado en que uno de los últimos legados el dictador Pinochet fue derogar el derecho legal del aborto terapéutico. Posteriormente, ni la Concertación ni la derecha se han comprometido con los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, ni siquiera ha formado parte de sus agendas de gobierno.

Hacemos un llamado a la reflexión, en tanto, la sociedad y los gobiernos de turno, han operado sobre la base de un conjunto de creencias y valores que no tienen cabida constitucional en un Estado que se define LAICO y que -por tanto- debiera contar con una legislación de “espíritu” también laico que considere la posibilidad que cada mujer decida a partir de sus propias creencias, y asegure las condiciones sanitarias adecuadas para ejercer este derecho.

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias de las leyes, las creencias son asuntos de cada quien y las leyes son asuntos de tod@s. Es por esto que exigimos a quienes se elige para diseñar las leyes de nuestro país y a quienes están en el gobierno, que hagan su trabajo de acuerdo a la constitución y legislen para tod@s y no imponiendo sus creencias personales.

Si al leer esto consideran que es iluso, entonces necesariamente debemos modificar el actual sistema binominal para poder escuchar otras voces que realmente nos representen a tod@s.

Colectiva Para-noiKas, Valdivia, territorio de los ríos.

Texto subido por (no es el autor):

Fuente: http://www.elciudadano.cl

Source: Junio 2012

Para tener soberanía sobre el cuerpo de una misma

Para tener soberanía sobre el cuerpo de una misma

Avanza el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. En la Argentina, por año, se realizan 500 mil abortos clandestinos, según un reciente informe. El misoprostol aparece como una opción eficaz. 

En nuestro país, hay una larga lista de mujeres que mueren cada año por abortos clandestinos. También existen quienes quedan infértiles o con infecciones. Según la Federación Internacional de Planificación de Familia, 19 millones de mujeres se someten a abortos inseguros en el mundo y el 13 por ciento de ellas fallece a causa de esa práctica. Sin contar las que luego del procedimiento sufren infecciones o hemorragias. 

Información completa y segura es lo que pide el colectivo Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto, quienes bajo el lema “Más información, menos riesgos” presentaron su 4º informe, junto a legisladores y diputados. A través de la línea 15-6664-7070 recibieron casi 3.000 llamadas sólo en la Ciudad de Buenos Aires, y 9.000 a nivel país. Hace poco más de un año y medio que funciona la línea. Las llamadas son regulares: reciben 400 por mes. “Nos damos a conocer por medio de internet, de boca en boca, por médicos y organizaciones sociales que nos recomiendan”, cuenta la socióloga Verónica Marzano, integrante del colectivo. “La mayoría de las chicas llama cuando ya confirmaron el embarazo, a las siete semanas y media aproximadamente. El 90 por ciento llama antes de las 12 semanas. Pero también llaman las que todavía no lo confirmaron, para informarse sobre la opción que ofrece el misoprostol, porque hay mucha gente que no conoce este método”, comenta. El misoprostol es un medicamento esencial según la Organización Mundial de la Salud (OMS) por ser fácil de usar, barato de producir y seguro para que las mujeres aborten hasta la semana 12 de embarazo. Según las llamadas que recibió el grupo, un 4 por ciento de las mujeres que llaman tienen entre 14 y 16 años; un catorce por ciento entre 17 y 19; y un 82 por ciento cuya edad oscila entre 20 y 55 años.

“Cuando llaman, nosotras las informamos según la OMS y otros organismos internacionales, respondemos las preguntas que nos hacen lo más libre de prejuicios, es por eso que pueden hablar con nosotras y nos consultan sobre sus dudas, sus miedos. Nosotras no damos consejos, no hacemos recomendaciones. Sólo les garantizamos el derecho a la información, a la salud”, aclara Marzano.

Una ayuda legal. El misoprostol es de venta legal bajo receta. Tiene una gran cantidad de aplicaciones obstétricas que se hacen de rutina. Está recomendado por la guía post aborto de la OMS. Además, facilita los partos desde hace más de veinte años, y también regula las hemorragias después del nacimiento del bebé. “Estamos contra el aborto inseguro. En los sectores populares el medicamento está más extendido, porque no causa complicaciones, aunque se use bien o mal. Claro que cuando se usa mal, no se produce el aborto. Pero es el método más seguro y barato, aunque sigue compitiendo con la sonda, un método realmente muy peligroso que pone en riesgo la vida de la mujer”, cuenta la socióloga.
Algunos médicos lo recetan, otros todavía no. “Al no obtener la receta, muchas mujeres tienen que comprar el medicamento en mercados negros, a precios muy altos, a veces no consiguen toda la dosis y no les hace efecto. Existe un 20 por ciento de mujeres que compró sin receta en farmacia la caja entera casi al mismo precio que con receta”, dice Marzano. “Además, hay una clara política de persecución por parte del Gobierno de la Ciudad, que no es visible: te espían, te presionan, y en los centros de salud no te cuentan sobre la opción de la pastilla. El gobierno de Macri siempre va a ser de derecha cuando se trate de defender y hacer valer los derechos humanos. Entre los propios compañeros médicos se persiguen, se hostigan”, agrega la especialista. Como cuentan las que elaboraron el informe, son comunes las frases: “Si receto no me nombran más”; “Voy a quedar escrachada en las sociedades científicas a las que pertenezco”. En la práctica: hacen que la mujer anote sus propias indicaciones; no usan recetarios oficiales; no pronuncian la palabra aborto; no dan información a mujeres y adolescentes embarazadas de 13 o más semanas; o usan códigos secretos en la historia clínica o, directamente, no anotan.
Según el informe, el tiempo promedio registrado en Caba para acceder al misoprostol es de dos días a una semana, la mitad que el promedio nacional. Los precios del mercado clandestino son entre el 20 y 30 por ciento más bajos que el promedio nacional. Uno de los compromisos que quiere garantizar esta iniciativa es la producción pública y misoprostol gratuito en las farmacias sociales, de Centros de Salud y Acción Comunitaria (Cesac) y hospitales, para desplazar la sonda, las dosis incorrectas y las mafias. “La pastilla es legal, por eso estamos tranquilas. La política la está llevando a un proceso de institucionalización”, aclara Marzano. “En Uruguay, por ejemplo, se usa hace cinco años, y ya no hay muertes por abortos inseguros. Creemos que es el modelo a seguir.”

Otro de los compromisos que el colectivo quiere garantizar es el de explicitar que los servicios de salud (ecografía, test de embarazo, diagnóstico sobre su salud, etc.) están disponibles para las mujeres sin importar si quieren abortar o continuar su embarazo. “La atención post aborto es muy importante. Existen protocolos en la Nación, y también en la Ciudad. Pero muchas mujeres tienen miedo a que las traten mal. Es algo básico, pero tenemos que garantizar que no suceda”, afirma la socióloga.
“El uso de medicamentos para realizar abortos seguros lleva más de 20 años como práctica establecida y es recomendada por la OMS y otros organismos por su eficacia y bajo riesgo de muerte y complicaciones cuando se realiza con el método correcto. Muchas mujeres no saben que este método existe. Las que saben, suelen obtener información confusa e incompleta. A nivel nacional, hay buena información, no así a nivel ciudad”, concluye.

Fuente: http://sur.elargentino.com/

Source: Junio 2012