Nuevos datos indican avances en tratar el problema de aborto inseguro, pero demasiadas mujeres continúan muriendo

Nuevos datos indican avances en tratar el problema de aborto inseguro, pero demasiadas mujeres continúan muriendo

Nuevos cálculos de la Organización Mundial de la Salud indican una considerable disminución en el número de mujeres que mueren a causa de abortos inseguros. Los cálculos confirman que los esfuerzos mundiales por ampliar el acceso de las mujeres a métodos anticonceptivos, servicios de aborto seguro y atención postaborto, están funcionando. Pero también subrayan que aún ocurren demasiadas muertes y lesiones maternas evitables a consecuencia del aborto inseguro y que las mujeres en los países en desarrollo continúan siendo particularmente vulnerables.

 

En el número actual de Reproductive Health Matters, Iqbal Shah y Elisabeth Ahman calculan que el número de mujeres que mueren a causa de abortos inseguros disminuyó en una tercera parte –de 67,000 a 47,000– entre los años 2003 y 2008. El índice mundial de abortos inseguros aumentó de 19.7 millones a 21.6 millones durante el mismo período, lo cual refleja principalmente el crecimiento en el número de mujeres en edad reproductiva (de 15 a 44 años de edad) a nivel mundial. La tasa mundial de aborto inseguro (el número de abortos inseguros por cada 1000 mujeres en edad reproductiva) permaneció relativamente igual.

“Estos nuevos datos muestran que los esfuerzos por tratar el problema del aborto inseguro están funcionando”, dijo Janie Benson, Vicepresidenta y Directora de Investigación y Evaluación en Ipas. “El aumento en la disponibilidad de profesionales de la salud capacitados y en tecnologías de aborto seguro aprobadas por la OMS, como la aspiración manual endouterina y el aborto con medicamentos, indudablemente han contribuido a esta tendencia prometedora.” 

Basadas en el análisis de miles de registros, encuestas y estudios hospitalarios, las nuevas cifras destacan el considerable descenso en las tasas de aborto inseguro tanto en el sur como en el norte de Africa –ambas regiones en cuyos países existe una alta prevalencia del uso de anticonceptivos y donde se pueden obtener servicios de aborto legal por amplias causales. Además, se encontraron modestas reducciones en las tasas de aborto inseguro de varias subregiones, como el sureste y la región meridional-central de Asia, ambas muy pobladas.

Los nuevos cálculos también revelan un continuo contraste drástico entre los países desarrollados y los países en desarrollo, con relación al acceso a servicios de atención integral a la salud reproductiva, incluidos los servicios de aborto seguro. En el año 2008, casi todos los abortos inseguros del mundo –21.2 millones de 21.6 millones– fueron realizados en países pobres. La tasa más alta de aborto inseguro se vio en Africa subsahariana, donde la mayoría de los países tienen leyes de aborto muy restrictivas. En esa región, las investigaciones caluculan aproximadamente 31 abortos inseguros por cada 1000 mujeres en edad reproductiva, comparado con solo dos en Europa y un número insignificante en Norteamérica.

“La continua disparidad entre las naciones ricas y las pobres con relación al acceso de las mujeres a los servicios de aborto seguro es desmesurada y sus resultados son trágicos” dijo Benson. “Además de las mujeres que mueren, millones más sufren graves complicaciones a causa de abortos inseguros cada año. Todas esas muertes y lesiones son evitables y aún ocurren con demasiada frecuencia, especialmente en los países pobres.

“Como señalan Shah y Ahman, las técnicas modernas de aborto figuran entre las intervenciones clínicas más seguras en atención médica hoy en día. Al garantizar que todas las mujeres del mundo se puedan  beneficiar de estas técnicas, podemos salvar aun más vidas.”

Fuente: http://www.ipas.org/

Source: Diciembre 2010