Nicaragua: Cuatro años de lucha por restituir el Aborto Terapéutico

Nicaragua: Cuatro años de lucha por restituir el Aborto Terapéutico

En Octubre del 2006, el presidente de turno, Enrique Bolaños ratificó la decisión de la Asamblea Nacional de ilegalizar el aborto terapéutico, ubicando a Nicaragua entre los cuatro países en los que la interrupción del embarazo es ilegal bajo cualquier circunstancia, desde esa fecha los grupos de mujeres y sociedad civil han venido luchando por restablecer ese derecho.

El 27 de octubre del 2006 es la efeméride que hizo retroceder más de  un siglo el Código Penal de Nicaragua  al establecer como delito el aborto terapéutico; acto jurídico que ubica en una posición de riesgo de muerte a las mujeres con embarazos complicados.  

 

Desde esa fecha  a la actualidad han transcurrido cuatro años y el movimiento de mujeres ha tomado la primera línea de defensa para restituir el aborto terapéutico.

La labor de concientización con las mujeres, la sociedad civil,  líderes religiosos y políticos no ha sido fácil y en el marco de esa lucha organismos no gubernamentales  como: Ipas y Católicas por el derecho a decidir  junto a la Periodista e Investigadora María López Vigil expusieron  a los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Comunicación el contenido de tres obras  tituladas “Para despenalizar el aborto terapéutico hay que despenalizar la conciencia”, “Análisis cuantitativo de los artículos Periodísticos sobre violencia sexual del año 2009 en Nicaragua” y “ Justicia: Aborto Terapéutico y Salud Mental  de Género”.

“Justicia: Aborto Terapéutico y Salud Mental de Género”

El hecho que una mujer con un embarazo complicado no tenga derecho a decidir y optar por un aborto terapéutico para salvar su  vida, ha tenido un impacto traumático en la salud mental de las mujeres así lo  expresa la investigación titulada “Justicia: Aborto Terapéutico  y Salud Mental de Género” presentada por Ipas Centroamérica.

“Lamentablemente han llegado algunos protocolos de atención al aborto terapéutico. Si es un riesgo menor del 50%  (la mujer) debe continuar el embarazo sin tomar en cuenta qué implicaciones tiene eso en la salud integral, en la salud mental, física,  emocional y espiritual de la mujer”, explica Martha María Blandón representante de Ipas Centroamérica  e integrante del grupo estratégico  por la despenalización del aborto terapéutico.

La interrupción del embarazo  es  analizado como un problema de múltiples rostros que limitan a la mujer para acceder a la justicia y tomar sus propias decisiones en materia de salud reproductiva.

“Esto es una situación que nos afecta particularmente a las mujeres porque somos las únicas que nos embarazamos, somos las únicas las que decidimos qué es conveniente para nosotras mismas, para nuestra familia, para nuestra descendencia, para nuestros proyectos de vida o no” afirma Blandón.

Agregó que a los hombres en términos generales les es mucho más difícil entender que el aborto terapéutico no es un delito.

Para las mujeres  el aborto Terapéutico es un tema que no se aborda abiertamente por el contrario se mantiene  en el secretismo  como una especie de carga con fuertes  contradicciones  entre su poder de decisión y lo que dicen  las leyes que debe hacer.

“Entonces ante esa reacción muy generalizada y muy divulgada en la mayoría de los medios de comunicación es muy difícil que estos asuntos sean abordados como un asunto de salud pública” dijo.

 Religión y Aborto Terapéutico 

En el año 2006, recién promulgado el aborto terapéutico como delito,  se realizó una encuesta entre las mujeres  y  un alto porcentaje de ellas, estaba de acuerdo con la penalización.

Para  Martha María Blandón esto obedecía a que “la población de Nicaragua ha sido dominada por ideas religiosas de fuerte  grupos conservadores liderado por la iglesia católica y evangélica donde se equiparó “Abortar es Matar” independientemente que se tratara de un aborto terapéutico”.

¿Qué es un aborto terapéutico?, ¿Es un pecado practicarse un aborto terapéutico cuando la vida de una mujer está  en riesgo?, ¿Será que en nuestros cimientos espirituales se basan en culpas?, ¿ Se irán al infierno el movimiento de mujeres que defienden la restitución del aborto terapéutico?

“En esa lucha hay más información legal, de  salud que cuestionen las ideas religiosas. En los medios de comunicación se convoca al cura , al pastor para hablar de esto y las mujeres ordinariamente se sienten como disminuida a ese monopolio de Dios que tienen los hombres” analiza María López Vigil, Periodista.

Desde antes de Cristo la sociedad Judía  ubicó a la mujer en  segundo plano. Ejemplos como la impureza de la mujer durante su periodo menstrual la limitaban para entrar al templo. En el muro de las lamentaciones los hombres expresan su religiosidad en un amplio espacio en cambio las mujeres lo hacían detrás de las rejas en un  espacio muy reducido.

Para la Periodista María López Vigil “Nos hemos acostumbrado a llevar cruces por nada.  Mel Gibson nos lo recuerda en la película “ La Pasión de Cristo” todo era sangre, todo era latigazo, todo era espina todo eso te dice: yo soy la culpable, yo soy la responsable y  está en los cimientos de nuestra fe, es una idea atrasada”

En el libro titulado “Para despenalizar el aborto hay que despenalizar la conciencia” López invita a las mujeres a  “reflexionar sobre algunas ideas religiosas con las que fuimos formadas, porque creo que esas  ideas, fijas en nuestro “disco duro” se convierten en obstáculo importante para que asumamos y defendamos con convicción  los derechos sexuales  y reproductivos entre ellos el interrumpir el embarazo y el derecho al aborto terapéutico”

 Y en su exposición agregó que muchas religiones se han estancado en las culpas y se han olvidado de la verdadera propuesta del reino de Dios.

“No aceptamos la verdadera propuesta de Jesús que es una propuesta de Justicia Social, de verdadera solidaridad, de verdadero compartir” expresa.

La ex religiosa  no tiene miedo  que la ex comulguen de la iglesia porque no es funcionaria de ninguna,  por el contrario, se atreve a cuestionar algunas ideas religiosas que están detrás de ese poder enorme que se le ha dado a los hombres para que decidan en estos casos en el nombre de Dios.

“Tantas instancias le están reclamando al gobierno que no fuercen en un momento tan complejo y crítico para una mujer decidirse sobre su embarazo.  El peso de la ley entonces debe ser aliviado. Yo  trato de aliviar la conciencia porque me parece que es una cosa más importante y es una cosa más de fondo” afirmó.

Violencia sexual  en artículos Periodísticos

En el año 2009, los medios de comunicación social escritos dieron cobertura al 7.5% de las denuncias hechas  a la Policía Nacional de parte de las victimas que sufrieron violencia sexual, así lo expresa  un “Análisis  Cuantitativo de los artículos periodísticos  sobre Violencia sexual en el año 2009”

“Nosotros revisamos tres periódicos El Nuevo Diario, La Prensa y el Periódico Hoy. Encontramos que 253 mujeres sufrieron abuso sexual de las cuales, 186 eran menores de edad”  afirmó Magali  Quintana de Católicas por el derecho a decidir.

La investigación reporta que el 57.2% de las noticias se publicaron en las páginas de sucesos y breves judiciales, el 17.4 en nacionales, el 12.6 en opinión y el 6.9 en internacionales.

“A mí me impresionó mucho que el asesinato de una de la más pequeñita, creo que de un año, eran tres líneas” comentó Quintana.

Los medios de Comunicación escrita estudiados identificaron  a la victima en un 2.8% aún sabiendo que éstas eran menores de edad entre  tres meses y 17 años.

El estudio registró 11 niñas  que quedaron embarazadas producto de la violación. Los victimarios son parientes cercanos a la víctima: padres,  padrastro, hermanos incluso tíos.

“Esto te lleva a reflexionar en cuanto a la justeza que tenemos las feministas de plantear la defensa del aborto terapéutico en la causal, cuando el embarazo es producto de una violación, es decir qué significa para esta niña a demás de tener un hijo en una edad bien pequeña, además de ser hijo es su hermano”, reflexiona Quintana.

Avances de la lucha por la despenalización del Aborto Terapéutico

El aborto terapéutico sigue siendo un tema controversial. Para  el grupo estratégico por la despenalización del aborto terapéutico  aunque no se ha transformado la ley con capacitación han podido sensibilizar  a la población sobre el tema para que puedan diferenciar entre un aborto electivo y uno por complicaciones en el embarazo.

Sin embargo un estudio de la Flacso  titulado “Opinión Pública sobre Aborto: Brasil, Chile, México y Nicaragua”  reporta que en Nicaragua el 41.9% de las mujeres apoyan la idea de poder decidir sobre su cuerpo frente a la opinión de los varones en un 40% .

Ante la pregunta ¿Conoce Ud. personalmente a alguna mujer que haya abortado ? En Nicaragua  el 22.8% de las mujeres respondieron que si y el 27.6% respondieron que no.

Al realizar un  cuadro comparativo entre Brasil, Chile, México y Nicaragua sobre el aborto el asumirlo tiene representaciones diferentes en cada país. En Chile el aborto es un problema de principios y valores con 81.8%. En México se concibe como un problema personal en 79% junto a Nicaragua con un 74% y Brasil  con 72%.

Fuente: http://www.conexiones.com.ni

Source: Noviembre 2010