Amnistía Internacional conciencia sobre la mortalidad materna en Times Square

Nueva York, 20 sep (EFE).- Un reloj digital instalado hoy por Amnistía Internacional en la emblemática plaza de Times Square de Nueva York marcará cada minuto la muerte de una mujer al dar a luz para concienciar a la sociedad sobre este problema y poner de manifiesto “el trágico coste de la pobreza en todo el mundo”.

La puesta en marcha de este reloj digital coincide con el inicio de la reunión para revisar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una cita en la que desde hoy y hasta el miércoles participan 192 países y entre ellos 140 jefes de Estado o de Gobierno, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

 

 

Los ODM fijados en 2000 para alcanzar quince años después son erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la escolarización primaria universal, fomentar la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la sanidad materna, combatir el virus del VIH y el sida, asegurar la sostenibilidad ambiental y desarrollar una asociación global para el desarrollo.

El secretario general de Amnistía Internacional (AI), Salil Shetty, puso en marcha hoy este “reloj de la muerte materna” junto al director ejecutivo de esa organización en Estados Unidos, Larry Cox, y estará activo durante los tres días de la reunión en la ONU, por lo que estimaron que puede llegar a marcar unas 3.700 vidas perdidas.

Tras haber ubicado durante unos minutos el reloj en ese emblemático lugar neoyorquino, AI señaló que será desde su página web desde donde se seguirán contando esas muertes.

“El objetivo de reducir la mortalidad materna está todavía lejos de llegar a la meta que se habían propuesto los ODM, que suponía una reducción de este tipo de muertes del 75% para 2015”, afirmó la ONG en un comunicado.

Según datos de Naciones Unidas, alrededor de 358.000 mujeres murieron al dar a luz durante 2008, lo que supone 1.000 muertes de este tipo al día.

La mayor parte de estas mujeres viven en países en desarrollo y comunidades con pocos recursos, por lo que el número de féminas que pierden la vida al dar a luz en todo el mundo se eleva a una cada 90 segundos, pero también ocurren en naciones desarrolladas.

Pero Amnistía Internacional alerta de que la mitad de estas muertes se podrían evitar en países desarrollados como Estados Unidos si existiera un sistema de sanidad para las madres, según un informe realizado por esa ONG.

La primera potencia mundial se encuentra en el puesto número 50 en lo que respecta a la mortalidad materna, detrás de países como Bulgaria y Corea del Sur.

“El reloj está haciendo tic-tac para las mujeres de todo el mundo, mientras que los líderes mundiales se reúnen para hablar sobre reducción de la pobreza, las mujeres se están muriendo”, afirmó Cox, quien añadió que “ninguna mujer debería morir al dar a luz y menos cuando esas muertes se pueden prevenir”.

Shetty, por su parte, señaló que este reloj es un “recordatorio para los líderes que se reúnen en Nueva York sobre el escándalo de la mortalidad materna”, por lo que instó a los mandatarios a que “cumplan sus promesas y salvaguarden los derechos humanos de los más pobres del mundo”.

Durante su intervención de hoy ante los líderes mundiales, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó la necesidad de que para lograr las metas en desarrollo se realicen “inversiones inteligentes en infraestructuras, agricultura y servicios sociales, pero sobre todo en las mujeres y las niñas”.

Precisamente, el miércoles se prevé que Ban difunda su estrategia global para mejorar la salud maternal e infantil, uno de los objetivos del milenio que la organización internacional subraya como un desafío.

Fuente: http://www.google.com/

Source: Septiembre 2010