Argentina: 'El cuerpo de las mujeres fue y es negociado'

Ana María Pizarro es médica ginecóloga, lideresa de los derechos sexuales y reproductivos y una de las feministas más reconocidas del continente. Nació en Argentina pero vive desde los ‘80 en Nicaragua, comprometida con la Revolución Sandinista. Desde el 2007 es perseguida por el gobierno de Daniel Ortega -antes líder revolucionario- por defender el derecho al aborto de las mujeres. Y hoy cuenta las consecuencias terribles de la prohibición en el país: mujeres que se suicidan y otras que son abandonadas mientras se desangran.

Debe ser uno de los recorridos más dolorosos. Irte de tu país en plena juventud perseguida por una dictadura militar, anclar en una tierra comprometida en una revolución social y, treinta años después, ser perseguida en esa nación por quienes antes fueron también caminantes de la transformación, y ya no querer volver a tu país de origen porque ahí no tenés raíces.

 

A Ana María Pizarro le cuesta entender lo que pasa. Más bien le cuesta aceptarlo. Huyó de Videla, eligió Nicaragua y se comprometió con la Revolución Sandinista, y hoy es perseguida por el gobierno de Daniel Ortega, antes líder del sandinismo y ahora aliado de la iglesia católica.

Le pregunto si tiene ganas de volver, después de haberla escuchado desgranar los padecimientos que vive ahora –dos veces llevada a tribunales por el orteguismo en los últimos tres años, con su organización SI Mujer reducida a la mitad, y en medio de un proceso político de polarización feroz del país-.

Responde con un ‘no’ seguro y rápido. ‘La revolución ha significado muchísimo en nuestras vidas. Yo vine por la revolución y le serví. Pero habiendo estado presa de la dictadura de Videla, no puedo entender cómo me persigue un gobierno de izquierda. Son contradicciones muy difíciles. Yo nunca tuve un cargo en el partido ni lo aspiré. Trabajé en centros de salud, hospitales, fui médica de los más pobres del mundo, llegué a dirigir una unidad de cuidados intensivos., en mis manos se murieron centenares de mujeres por aborto durante la revolución. Yo no aprendí estas cosas en un manual de feminismo, sino en la historia cotidiana. Y luché contra todos los gobiernos de derecha que tuvo este país: Violeta Chamorro, (Enrique) Bolaños y (José Arnoldo) Alemán. Estoy haciendo ahora lo mismo que hice toda la vida, nada contradictorio. Por eso no puedo creer que esto que tenemos ahora se llame sandinismo.’

Persecución

Ana María Pizarro es médica ginecóloga, sandinista, batalladora por el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos y de la legalización del aborto y una de las lideresas del feminismo latinoamericano.

El compromiso con estas causas es motivo de que hoy sea perseguida en Nicaragua. En el 2007, la Fiscalía le inició la primera causa, junto a otras nueve feministas, por apología del aborto, asociación ilícita para delinquir, y obstrucción de administración de justicia. Se les reclamaba haber colaborado en que una nena nicaragüense –conocida internacionalmente como Rosa- accediera a un aborto terapéutico (AT) después de haber sido violada en Costa Rica. En esa época en Nicaragua todavía estaba vigente el AT, que unos años después fue suprimido por iniciativa del orteguismo.

La causa se cerró en abril de este año porque la Fiscalía comprobó que no hubo delito. ‘Sin embargo, la resolución es terriblemente incriminatoria hacia nosotras. Cierran el caso pero dicen que somos delincuentes que hacíamos abortos clandestinos y nos lucrábamos con el aborto y violábamos los derechos de la niña. Y manda a investigar a los centros de mujeres. Yo podría acusar a la Fiscalía de falso testimonio, pero en un país donde la Corte Suprema está partidizada, donde los cortesanos actúan como voceros del partido de gobierno, es perder el tiempo.’

En el 2008, le abrieron una segunda causa, aún inconclusa, junto a otras nueve personas de organizaciones de mujeres, organizaciones sociales y redes de todo el país, acusadas de asociación ilícita para delinquir, apología del aborto y lavado de dinero. Parte de las acusadas fueron organizaciones internacionales de cooperación que a partir de ese momento se retiraron de Nicaragua afectando los programas sociales que hacían con ong’s como SI Mujer. ‘Hay una necesidad enorme de callar a las feministas y hacer un movimiento de mujeres obsecuente. Pero no lo lograron. En todas las áreas se ve la polarización, ahora encontrás agrupaciones de médicos o arquitectos que se llaman ‘sandinistas’, pero que en verdad se identifican con el orteguismo.’
Un vaso muy vacío

– ¿Cómo está Nicaragua en relación a los derechos sexuales y reproductivos, más allá de la prohibición del aborto terapéutico que trascendió las fronteras?

Hay luces y sombras. El país no tiene ley sobre DSyR, no hay programa ni política a nivel oficial. Sí hay un programa de salud sexual y reproductiva dentro del Ministerio de Salud pero enfocado desde la salud, no desde los derechos. Pero en el camino, como parte de la campaña oficial del ‘sandinismo’, se derogó el artículo 204 que penalizaba la sodomía, o sea el concúbito entre personas del mismo sexo. Fue sin pena ni gloria, nos enteramos de pronto. Y luego se creó una Procuraduría de Diversidad Sexual dentro del área de Derechos Humanos, se nombró en ese espacio a una persona con trayectoria de lucha en esa área, y se elaboró una resolución ministerial donde se exige al personal de salud la no discriminación por razones de educación sexual.

– ¿Esto se hizo en el marco de una política pública sobre el tema?

No, es campaña electoral. Si vos tenés un 15% de población que tiene una identidad sexual diversa, estás dirigiéndote a ella con estas acciones. Durante la revolución hubo una enorme intolerancia con estos sectores: expulsados de las fuerzas armadas, del partido, de muchos trabajos. Todo este movimiento me parece perfecto, hay un gran movimiento de diversidad sexual, con todas las dificultades que hay en todos los países, pero hay libertad absoluta de expresión. O sea, no es que se han reconocido los derechos de esta población, pero si se la ha dejado de penalizar.

– ¿Cómo están en educación sexual?

Estamos mal pero desde siempre, desde el comienzo de la revolución. Los 10 años de revolución hubo amplísima libertad, con muy bajo nivel de educación sexual a nivel formal e informal. Y llegamos al ’90 con el gobierno conservador de Violeta Chamorro, apegado completamente a la iglesia católica, y después dos gobiernos del Partido Liberal más apegados todavía a la iglesia; y ahora un gobierno cuya consigna es ‘Nicaragua cristiana, socialista y solidaria’ y en donde hay una conversión de la pareja que gobierna hacia el catolicismo. En este proceso de concúbito del ‘sandinismo’ con la iglesia, que se hizo muy evidente a partir de los ’90, tenés una mixtura en donde todo lo que tiene que ver con sexualidad, reproducción y derecho a decidir es lo primero que se negocia. El cuerpo de las mujeres fue negociado por un gobierno conservador, dos liberales y éste que gobierna en nombre de la revolución sandinista.

Ultimas noticias

Ana María trabajó desde los años ’80 en el área de salud de Nicaragua, tanto en instituciones públicas como desde la sociedad civil. Cuenta que durante la Revolución Sandinista se hacían AT en el Hospital de Managua y en algunos pocos del resto del país. Un comité de ética evaluaba las solicitudes y aprobaba el 70% de los casos.

‘En el año ’90 –recuerda-, Violeta Chamorro dijo: las mujeres son para cuidar niños, quedarse en sus casas y ocuparse de la familia. Y eso fue clarísimo para las mujeres: las solicitudes empezaron a caer. De 290 en el ‘90 pasaron a 25 en el ‘91. Las mujeres entendieron que todo lo que se había logrado durante la revolución se perdió, aunque no hubiera un cartel que dijera que no se los iban a hacer.’

Con una situación similar a la de Argentina, donde el AT está permitido por la legislación pero no se concreta, llegó Nicaragua a la década del 2000, cuando Daniel Ortega, en pleno romance con la iglesia católica, negoció la abolición en el 2006 prometiendo a la militancia que lo restituiría si llegaba al poder, cosa que no sucedió. Y en el 2007 fueron introducidos en el nuevo Código Penal los derechos de los ‘no nacidos’. Se terminó así con un derecho que las mujeres nicaragüenses tenían desde 1837 y que ni siquiera la dictadura de Anastasio Somoza había cuestionado.

En noviembre del 2009, Ana María fue invitada a participar de una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Allí explicó las consecuencias para las mujeres nicaragüenses de la abolición del AT. ‘Llevé dos testimonios terribles. Una mujer a la que filmaron en el hospital mientras le hacían el legrado y el video pasó a la prensa y a celulares de un montón de personas y con eso la denunciaron. Y otra joven que murió porque no la atendieron con un aborto en curso porque esperaban que primero el feto se muriera y que lo expulsara espontáneamente.’

El 28 de mayo del 2010, Ana María presentó la última evidencia de los estragos de la prohibición: 20 adolescentes embarazadas que murieron entre el 2007 y 2008 por haber consumido ‘pastillitas del amor’, pesticidas para frijoles que ellas toman porque creen que así van a interrumpir el embarazo ‘pero que el patriarcado las llama de esta forma porque no puede entender que las mujeres se suiciden porque no quieren ser madres, y prefieren decir que es porque un hombre las abandona’.

Fuente: http://www.argenpress.info/

 

.

Source: Septiembre 2010