México: Impiden abortar a menor indígena de 10 años violada por su padrastro

Una menor indígena maya de 10 años del estado mexicano de Quintana Roo, violada, al parecer por su padrastro, se encuentra ante una lucha jurídica para intentar interrumpir el embarazo que cumple ya cuatro meses.

Had little idea I became having erection dysfunction issues, until after my first mg daily dose comparison cialis. Men and woman both usually takes online cialis order prescription no Eovist is needed to treat buy prescription without a cialis cheap.

La Procuraduría General de Justicia del estado mexicano informó que las leyes locales impiden realizar el aborto, pues solo se permite hasta los tres primeros meses de gestación, plazo que ya ha sido sobrepasado el caso de la niña indígena.

Según las primeras hipótesis, presuntamente el padrastro, identificado como Isaac Santiago Martínez, alias El Brujo violó a la niña quien en un principio indicó que el acceso carnal se había presentado en su camino a la escuela por un hombre.

 

Posteriormente, durante las investigaciones y, al quedar bajo el resguardo de instancias que protegen a menores víctimas de delitos, la menor confesó que el autor de la agresión era su padrastro, detallaron fuentes de la fiscalía.

El hombre, se encuentra en detención preventiva mientras se resuelve el caso bajo los cargos de de resistencia a la autoridad e intento de fuga, y por presunta violación. Las autoridades tienen previsto practicar estudios genéticos para demostrar la presunta responsabilidad de Martínez en la violación, algo que inicialmente aceptó pero de lo cual más tarde se desdijo, argumentando que fue obligado a declararse culpable.

Escrito por Santiago Moreno

Fuente: http://www.radiosantafe.com

 

.

Source: Abril 2010

Aborto sí, abuso sexual no

Durante su intervención en la catedral de San Pedro hizo una férrea condena al aborto, pero ni una mención a la lluvia de escándalos sexuales que salpicaron a sacerdotes católicos alrededor del globo en los últimos meses.

El papa Benedicto XVI dedicó su sermón de Jueves Santo a hacer una condena férrea al aborto. “Los católicos no pueden aceptar las injusticias elevadas a derechos por las leyes, como los asesinatos de niños inocentes aún no nacidos”, exhortó la máxima autoridad de la Iglesia Católica en el mundo.

Durante su intervención en la catedral de San Pedro, habló sobre la necesidad de sembrar la paz y resistir ante la creciente violencia en el mundo, pero ni una mención a la lluvia de escándalos sexuales que salpicaron a sacerdotes católicos alrededor del globo en los últimos meses. En el primer día de Semana Santa, cuando el mundo entero pone los ojos sobre el Vaticano, sólo una autoridad de la Iglesia habló públicamente del tema. “Ninguna sombra, aunque muy grave, dolorosa, despreciable puede borrar el bien cumplido”, fue la defensa del cardenal y miembro de la Conferencia Episcopal Italiana, Angelo Bagnasco, durante su misa en la catedral de Génova.

Benedicto XVI, en cambio, prefirió hablar de obediencia, purificación y la reconciliación del hombre con Dios. Excepto por el ataque frontal contra los numerosos avances legislativos en el mundo para legalizar el aborto, el pontífice habló de forma abstracta y sin salirse demasiado de los tradicionales libretos de la Iglesia Católica. Cumplió con todos los ritos de la fecha. Al atardecer realizó el tradicional lavado de pies en la basílica Laterana de Roma. El Papa eligió a doce sacerdotes, en recuerdo del gesto de humildad y misericordia de Jesucristo antes de la última cena con sus discípulos. Más tarde, se realizó la colecta, que por esa vez se destinará a la reconstrucción de los seminarios destruidos en Puerto Príncipe por el terremoto que en enero arrasó Haití.

Pero mientras en San Pedro seguían la costumbre como todos los años, en el resto del mundo las víctimas de los casos de pedofilia y de abuso sexual cometidos por sacerdotes católicos seguían reclamando justicia. Ayer el diario romano La Repubblica denunció que la aparente indiferencia del Vaticano ante esos abusos no es nueva.

El medio publicó una carta, revelada por los abogados de la víctimas del reverendo Lawrence Murphy en California durante 25 años. La carta, fechada en 1963, era del reverendo Gerardo Fitzgerald, un sacerdote que se ocupaba de curas con “problemas morales” y estaba dirigida al entonces pontífice Pablo VI. En la misiva, el padre Fitzgerald le pedía al Papa autorización para remover a los curas con “impulsos sexuales dirigidos a menores”. Según los abogados de las víctimas, en aquel momento, como ahora, el Vaticano no hizo nada.

Ayer Benedicto XVI predicó el respeto a la ley y la oposición, incondicional, a todo tipo de violencia. Dos enseñanzas que las víctimas de los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica en Estados Unidos, Europa y América latina le reclaman al Vaticano desde que las denuncias aparecieron por primera vez.

La respuesta de la cúpula católica llegó ayer de la boca del cardenal Bagnasco, desde Génova. “Tengo un profundo sentido de traición y remordimiento por los crímenes de pedofilia, pero también un renovado empeño en no ocultar ni uno de esos delitos, sin esconder nada, sin temblores o minimizaciones”, prometió el cardenal.

Pero aún entre los clérigos más críticos no parece haber una intención de repensar y discutir el problema a nivel global. Para Bagnasco, como para el Vaticano, los abusos sexuales a menores de edad son casos aislados, que no tiñeron la imagen del sacerdocio. “La gente los quiere –les dijo ayer Bagnasco a sus colegas que lo escuchaban–, los mira con estima y a veces con un poco de curiosidad por sus vidas solícitas. El mundo nos mira con la esperanza de ver lo mejor de la humanidad.” Por estos días, la sucesión de denuncias está debilitando esa esperanza.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

 

.

Source: Abril 2010

El aborto ya es parte de la agenda

Desde los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo del ámbito federal o provincial se han emitido pronunciamientos que oscilan entre dos líneas de trabajo por la liberalización, ambas necesarias para ajustar el derecho vigente a la Constitución.

 

Por: Paola Bergallo y Agustina Ramón Michel

 

Fuente: Investigadora visitante del CEDES y becaria del CEDES

En las últimas semanas han surgido señales saludables que rompen el histórico silencio sobre la liberalización del aborto.

Desde los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo del ámbito federal o provincial se han emitido manifestaciones sin precedentes. Los pronunciamientos oscilan entre dos líneas de trabajo por la liberalización, ambas necesarias para ajustar el derecho vigente a la Constitución.

Un primer conjunto de pronunciamientos, que podría calificarse parte de una “agenda de accesibilidad”, busca fomentar el acceso a los abortos del art. 86 del Código Penal. Una segunda “agenda de reforma”, más sustantiva, se propone el ajuste de la legislación penal a la Constitución de 1994 a través del abandono de la criminalización del aborto en el embarazo temprano.

Primero, en la agenda de la accesibilidad, el Ministerio de Salud nacional, inerte desde el comienzo de la actual gestión presidencial, anunció el avance en una política pública y la implementación de una norma para el acceso a los abortos permitidos en el art. 86 ante el peligro para la salud o la vida de la mujer y la violación.

En la misma línea, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, donde la gestión sanitaria local no exhibe iniciativas en el tema, comenzó la discusión de un proyecto para el acceso a los abortos legales. Las propuestas reglamentarias citadas se encuadran en la interpretación del art. 86 realizada en dos casos resueltos en marzo en la provincia de Chubut. En ellos, dos jóvenes violadas, luego de múltiples vejaciones a manos de jueces y funcionarios públicos, vieron reconocido su derecho a terminar sus embarazos.

En sus decisiones, el Tribunal Supremo y la Cámara entendieron que el artículo 86 inc. 2 del Código Penal permite el aborto en caso de violación de cualquier mujer, ya que lo contrario implicaría la imposición de una carga heroica incompatible con la Constitución. Rechazaron así las posturas restrictivas que sólo admiten el aborto si la mujer violada tiene una discapacidad mental, o que cuestionan la constitucionalidad del art. 86. Además, el Tribunal Supremo recomendó al gobierno provincial regular los abortos no punibles e insistió en la improcedencia de su judicialización.

En segundo lugar, también se han visto avances importantes en la agenda legislativa imprescindible para poner fin al rezago histórico del derecho argentino sobre aborto. El alto perfil de la presentación en el Congreso Nacional de dos proyectos de derogación de la criminalización en el embarazo temprano (semanas 12 o 14), constituyen un hito en esa línea.

Esta modernización es urgente para cumplir con la prohibición constitucional de discriminación y el mandato de respeto de la autodeterminación reproductiva. Es además una exigencia ineludible para un país que tolera en silencio la injusticia de que el aborto inseguro sea la primera causa de muerte materna, habiéndose cobrado la vida de 2578 mujeres desde el retorno a la democracia (Estadísticas Vitales, 1983-2008).

El trabajo en la concreción de las dos agendas de liberalización podría encaminarnos también a honrar alguno de nuestros compromisos internacionales. En sus recomendaciones al país, el 25 de marzo de 2010, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por el carácter restrictivo de la legislación sobre aborto y por la inconsistencia en la interpretación y aplicación de los abortos legales.

Deberíamos aspirar a que en la próxima evaluación del Comité se puedan exhibir los resultados de una agenda sustantiva de liberalización.

 

 

Source: Abril 2010

El útero, “ambiente protegido”

Los legisladores pretenden declarar la “protección” de los órganos reproductivos de la mujer y obligar al Ejecutivo a realizar campañas para garantizar la “integridad” del útero. La iniciativa fue firmada días después de la presentación de la ley de aborto.

 

 

Por Mariana Carbajal

 

La posibilidad de un debate en el Congreso por la legalización del aborto ya generó las primeras reacciones de mentes conservadoras, que pretenden reducir a las mujeres a meras incubadoras. Un diputado radical de Santiago del Estero quiere que “se declare el útero de la mujer y a sus órganos reproductivos ‘ambiente protegido’”. Así dice, textualmente, el artículo primero del proyecto que presentó Cristian Rodolfo Oliva, del Frente Cívico, y que lleva las firmas de cinco de sus compañeros de bancada.

La iniciativa fue girada a las comisiones de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y de Acción Social y Salud Pública. Fue presentada el 19 de marzo, unos días después del ingreso a la Cámara de Diputados de dos proyectos con amplio respaldo político que despenalizan el aborto. En su segundo artículo, el proyecto de resolución insta al Poder Ejecutivo nacional “para que a través de los organismos correspondientes desarrolle una campaña de prevención de la integridad del útero de las mujeres y de sus órganos reproductores, destacando su relevancia para mejorar la salud reproductiva y la de la persona por nacer, tanto antes, durante como después del embarazo”.

En el artículo 3 sostiene que “dicha campaña deberá alertar sobre prácticas físicas, deportivas, laborales, sociales, alimentarias, etc., y todos los factores exógenos, incluyendo los efectos dañinos de todo tipo de adicciones o consumo de tóxicos, que pudieran dañar la integridad y salud del útero de la mujer y de sus órganos reproductivos”.

Acompañaron el proyecto con su firma los diputados José Alberto Herrera, Mirta Ameliana Pastoriza, Daniel Agustín Brue, Jorge Raúl Pérez y Ana Zulema Luna de Marco, todos ellos santiagueños del Frente Cívico (radicales K y aliados), como el gobernador de la provincia, Gerardo Zamora. Página/12 intentó ayer consultarlos pero no pudo ubicar a ninguno en la Cámara de Diputados ni a través de sus asesores.

Entre los fundamentos de su propuesta legislativa, Oliva menciona el decreto 1406/98 del ex presidente Carlos Menem, que instituyó el Día del Niño por Nacer, para que se conmemore el 25 de marzo de cada año, como parte de su política de alineación con el Vaticano, en contra de la liberación de las leyes que penalizan el aborto. Oliva destaca también “el importante papel que representa la mujer embarazada en el destino de la humanidad, el de nuestro país (escaso en población) y el valo r de la vida humana que porta en su seno”. Con su iniciativa, aclara, busca que se despliegue “una firme campaña” para la “preservación” y “desarrollo saludable” del útero “aumentando la conciencia social sobre su importancia”. “Más allá de la mejora en la salud sexual, reproductiva e integral de toda mujer, la promoción de una mejor conciencia y la implementación de acciones preventivas dirigidas a la protección de su útero y de sus órganos reproductores, coadyuvarán a crear un ambiente más sano para las personas por nacer y asegurará la salud integral de la mujer, antes, durante y después de la procreación”, argumenta el diputado.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Source: Abril 2010