EE.UU.: Ley Global de Salud Sexual y Reproductiva de 2010 presentada ante el Congreso

El 22 de abril de 2010, la Congresista Yvette D. Clarke (NY-11) presentó la Ley Global de Salud Sexual y Reproductiva de 2010 ante la Cámara de Representantes. La ley tiene como objetivo fortalecer y ampliar el programa internacional actual del gobierno de EE.UU. en planificación familiar y salud reproductiva para crear un programa más integral en línea con los principios y objetivos internacionales.

 

“Estados Unidos ha logrado impresionantes avances en su programa internacional de planificación familiar y salud reproductiva, y este proyecto de ley ampliaría su liderazgo en asuntos globales de salud sexual y reproductiva”, dijo la Representante Clarke en una declaración escrita. “Al modificar la legislación actual para cumplir con las normas internacionales vigentes, podemos establecer un modelo progresista integrado para la prestación de servicios de salud sexual y reproductiva más eficientes y eficaces en todo el mundo.”

La ley fomentará el apoyo de EE.UU. para la planificación familiar voluntaria, la atención a la salud materna y la prevención del VIH, infecciones de transmisión sexual y aborto inseguro.

La Ley Global de Salud Sexual y Reproductiva también trata el prolema del aborto inseguro, mediante un enfoque de tres fases: ofrecer la información y los recursos necesarios para evitar embarazos no planeados, tratar de manera competente las complicaciones del aborto inseguro con atención de alta calidad y, en los lugares donde el aborto es permitido por la ley, asegurar que los servicios de aborto sean seguros. La ley apoyaría también la capacitación de personas que proporcionan servicios de aborto y suministraría el equipo necesario para el aborto quirúrgico y el aborto con medicamentos.

La adopción de la ley significaría el fin de la Enmienda de Helms, aprobada en 1973, la cual prohíbe que se utilicen fondos de EE.UU. para aborto como un “método de planificación familiar” y la cual ha sido aplicada como prohibición general del apoyo para la interrupción del embarazo en cualquier circunstancia.

Patty Skuster, Asesora Senior de Políticas en Ipas, dijo: “Al garantizar acceso a métodos anticonceptivos y servicios de aborto seguro, esta ley forjará un nuevo rumbo, y Estados Unidos una vez más será parte de la solución y no parte del problema. La adopción de la ley es un paso esencial para disminuir la incidencia del aborto inseguro a nivel mundial, el cual causa el 13 por ciento de todas las muertes maternas.”

La mitad de todos los abortos del mundo son inseguros. Casi todos estos abortos inseguros, unos 19 millones, ocurren en países en desarrollo. Cada año, aproximadamente 67,000 mujeres mueren a consecuencia de abortos inseguros y millones más sufren lesiones o complicaciones. Afortunadamente, el aborto inseguro es una de las causas de mortalidad materna más fáciles de abordar.

Tomado de: http://www.ipas.org/

 

.

Source: Abril 2010