Argentina: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal

Unas 250 organizaciones sociales presentaron un proyecto para despenalizar el aborto con el aval de 35 diputados. La iniciativa consagra el derecho de toda mujer a interrumpir voluntariamente un embarazo durante las primeras 12 semanas en un marco legal.

trademark of the respective owner and is not a trademark of Eli cialis price Treatments for men with impotence problems with transurethral alprostadil 10mg cialis. There was clearly no interactions present in our database between Tetanus-Diphtheria Toxoids, Adult and Viagra announced.

Con la firma de legisladores de un amplio y plural arco político, del oficialismo y la oposición, se presentó ayer en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La iniciativa consagra “el derecho de toda mujer a interrumpir voluntariamente un embarazo durante las primeras doce semanas del proceso gestacional”. Y más allá de ese plazo en casos de violación, malformaciones fetales graves y si estuviera en riesgo la salud o la vida de la mujer.

“Significa avanzar por el derecho a decidir, un derecho personalísimo de las mujeres”, puntualizó el socialista Miguel Barrios. “Este es un tema de absoluta necesidad y urgencia”, sostuvo Cecilia Merchán, en representación del interbloque del Proyecto Sur. “Es una asignatura pendiente que tiene la sociedad”, destacó la diputada kirchnerista Adela Segarra. Más de una veintena de diputadas y diputados de los bloques del Frente para la Victoria, la Coalición Cívica, el Partido Socialista, GEN, la UCR, el Peronismo Federal, Nuevo Encuentro Popular y Solidario, Libres del Sur, SI y Proyecto Progresista se comprometieron en una conferencia de prensa a impulsar el tratamiento en comisiones para llevar el debate del tema este año al recinto.

El verde oscuro, símbolo de la lucha en el país por la despenalización del aborto, fue el color excluyente ayer por la mañana en la sala José Luis Cabezas del Congreso, donde se anunció el reingreso del proyecto a la Cámara de Diputados. El 1º de marzo había perdido estado parlamentario. Hasta ahora nunca se discutió. Es significativo que la primera vez que llegó a la Cámara baja, en 2008, lo hizo con la adhesión de 22 diputados. Ayer temprano tenía ya 33 firmas de un espectro político diverso y durante la conferencia de prensa se sumaron dos más, las de Adriana García y Lorena Rossi, del Peronismo Federal, la fuerza que encabeza Felipe Solá, que pidieron acompañar la iniciativa. “Necesitamos el compromiso de todos los diputados para el debate”, señaló García. “Queremos poder llevar este debate al recinto porque se trata de la vida y de la salud de las mujeres”, indicó Vilma Ibarra, de NEPyS, el espacio que lideran Martín Sabbatella y Carlos Heller, que la semana pasada presentó su propio proyecto de despenalización del aborto, pero como adelantó este diario el sábado, también apoyarán el proyecto de la Campaña.

“Aspiramos a que la maternidad sea una elección y no un mandato”, destacó Martha Rosenberg, del Foro por los Derechos Reproductivos, una de las más de doscientas cincuenta organizaciones de mujeres, sociales, sindicales y de derechos humanos entre las cuales se consensuó la iniciativa. “Es un excelente proyecto. Nuestra responsabilidad es legislar para todas y todos y no para un sector, de acuerdo a nuestra conciencia”, dijo María Luisa Storani, de la UCR, cuyo Comité Nacional aprobó el 8 de marzo una agenda de género que incluye la discusión parlamentaria de la legalización del aborto.

“Este proyecto tiene que ver con los derechos humanos y con la profundización de la democracia”, apuntó Estela Díaz, de ADEM – Mujereando, otra de las organizaciones que integran la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Merchán recordó que se estima que se practican en el país alrededor de medio millón de abortos al año. “Yo en particular he atravesado estas situaciones de clandestinidad espantosas”, agregó la presidenta del bloque de Libres del Sur. Durante la presentación del proyecto, diputados y activistas recordaron que las consecuencias de los abortos inseguros, por el uso de métodos precarios y la ausencia de una atención adecuada, son la principal causa de mortalidad materna en el país. “En la Argentina mueren muchas mujeres cada año por abortos clandestinos y mueren las más pobres”, señaló Storani.

Fernanda Gil Lozano, de la CC, admitió que entre los veinte integrantes de su bloque no todos están de acuerdo con la despenalización del aborto. Pero aclaró: “Lo que si nos hemos comprometido es a bajar (a las comisiones) y a dar el debate”.

En los partidos mayoritarios las posiciones no son unánimes, como ocurre con el proyecto de legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Los apoyos para avanzar en la discusión tendrán que reunirse transversalmente.

La primera que firmó el proyecto fue la kirchnerista Juliana Di Tulio, que ayer no pudo estar por problemas de salud, según se explicó. También se excusaron por su ausencia Silvana Guidice, de la UCR, y Claudio Lozano, de Proyecto SUR. Di Tulio tiene el visto bueno del jefe del bloque, Agustín Rossi, para “militar” la iniciativa y promover su tratamiento. Será clave la posición de la mayoría de los diputados oficialistas.

Un aspecto central que definirá el futuro del proyecto será las comisiones a las que sea girado. Y la voluntad de sus titulares para incluirlo en el temario. Seguramente, deberá parar por la de Legislación Penal, que preside Juan Carlos Vega, de la C.C. Según Gil Lozano, hay un compromiso de la bancada que encabeza Elisa Carrió, para facilitar la discusión, a pesar de que es conocida la posición de Lilita contraria a la legalización del aborto, en sintonía con los sectores más conservadores de la Iglesia Católica. “La única forma de garantizar la salud de las mujeres es empezar a discutir este tema. Tenemos que exigir el debate en la comisión cabecera. Es una responsabilidad de todos, impulsarlo”, consideró Nélida Belous, del bloque unipersonal Proyecto Progresista, de Tierra del Fuego.

“Acompañamos este proyecto con profundas convicciones”, adelantó Gerardo Milman, de GEN. “No vengo del movimiento de mujeres –aclaró–. Vengo del movimiento de los que bancamos que abortaran y que bancamos que tengan este derecho”. Su compañero de bloque, Horacio Alcuaz, pidió a los diputados presentes que consigan el respaldo a la iniciativa de dos más cada uno. “Este no es un problema de bloques grandes y bloques chicos. Es un tema de sumar uno a uno hasta sumar 129 voluntades”, arguyó.

Las integrantes de la Campaña agradecieron y celebraron la ampliación del apoyo político al proyecto y del debate público y en los medios, que se consiguió en los últimos dos años. “La temática del aborto se debate en espacios públicos, en las escuelas, en la calle. Necesitamos que este debate se institucionalice en el Congreso de la Nación”, indicó Díaz, de ADEM-Mujereando. Los aplausos fueron cerrados. La reunión terminó con cánticos con la consigna de la Campaña: “Antinconceptivos para no abortar/aborto legal para no morir”. Y con otro clásico, del movimiento de mujeres: “Si el Papa fuera mujer, el aborto sería ley”. Y los pañuelos verdes revoleados por el aire.

Fuente: Página 12.

Tomado de: http://www.argentina.ar/

 

.

Source: Marzo 2010

Preocupan los abortos mortales en Argentina

Un informe de las Naciones Unidas dijo que las complicaciones en la interrupción de embarazos representan 29 por ciento de causas de muerte materna.
El aborto como causa principal de muerte materna constituye una constante en Argentina en los últimos 15 años, sostuvo el informe sobre Situación de Población de Naciones Unidas, y manifestó que en 2006 el 29 por ciento de los fallecimientos maternos se debieron a complicaciones en la interrupción del embarazo.

 

El índice de mortalidad materna en el país “de un nivel de 7 muertes por cada 10.000 nacidos vivos (1980) llegó a un mínimo de 3,8 en 1997 y 1998 y 3,5 en 2000”, sostuvo el reporte. En ese sentido, manifestó que la tasa “luego ascendió y se mantuvo en valores nunca inferiores a 4,0 hasta el presente (2007)”.

El informe consideró que “si esta tendencia se mantiene, la Argentina difícilmente cumplirá con lo establecido en los Objetivos del Milenio: disminuir, para el año 2015, en tres cuartas partes la mortalidad materna del año 1990”.

El informe del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNPFA) reportó que un 29 por ciento de las muertes maternas en 2006 se debieron a complicaciones de aborto y afirmó que “es esta la principal causa de muerte materna”.

Las otras causas de muerte materna son: obstétricas indirectas (19%), causas obstétricas directas (15%), sepsis y otras complicaciones principalmente relacionadas con el puerperio (13%), trastornos hipertensivos, edema, proteinuria en el embarazo, parto y puerperio (12%), hemorragia posparto (8%) y hemorragia anteparto (4%). El organismo afirmó que una estimación reciente ubicó el número anual de abortos en el país entre 372.000 y 522.000 casos.

En Argentina, la tasa de adolescentes embarazadas es de 64 por mil, mientras el índice varía en las provincias, en cinco de las cuales es superior al 80 por mil, reveló ayer el informe. Se trata de Chaco, Formosa, Misiones, Santa Cruz y Santiago del Estero.

Según el estudio, difundido en la ciudad de Buenos Aires por el UNFPA, la tasa de embarazo adolescente de 64 por mil en el país está por debajo del promedio de América Latina y el Caribe (72,2 por mil) y de América del Sur (81,5 por mil).

El relevamiento mostró que el porcentaje de nacimientos de madres de menos de 15 años es del 3 por ciento del total del país, pero asciende en Chaco (5,5 por ciento), Formosa (4,7 por ciento) y Santiago del Estero (4,2 por ciento).

Según el estudio, los adolescentes representan una cuarta parte de la población total del país y la mayoría empieza estudios primarios, pero muchos no concluyen el nivel secundario. “La exclusión del sistema educativo aumenta con la edad, pasando de un 4 por ciento en los niños y las niñas de entre 6 y 12 años a 53 por ciento en jóvenes de 18 a 22′, precisó el reporte.

Para los jóvenes, “la oferta de empleo es limitada y se requieren niveles educativos cada vez más altos para ocupar puestos de trabajo”, expresó el estudio.

Fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar/

 

.

Source: Marzo 2010

Nicaragua: Aborto terapéutico debió mantenerse

El diputado del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Wálmaro Antonio Gutiérrez Mercado, expresó ayer que la figura del aborto terapéutico debió mantenerse en el Código Penal (Ley 641) cuando se aprobó y así votó cuando se discutió ese capítulo de la legislación penal; sin embargo, Gutiérrez no considera conveniente reformar la Ley 641 y más bien demandó una pronta resolución de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, a los recursos de inconstitucionalidad presentados en su momento.

Gutiérrez Mercado reaccionó así a la iniciativa de ley de Reforma al Código Penal que la semana recién concluida presentaron varios diputados liberales y del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, ante la Primera Secretaría del Parlamento para modificar el artículo 143 de la legislación penal con el fin de reestablecer la figura del aborto terapéutico.

 

“No es conveniente reformar el Código Penal con tan poco tiempo de haberse aprobado porque eso es tocar derechos y garantías de los nicaragüenses”, señaló Gutiérrez, para luego insistir en que es preferible que la Corte Suprema de Justicia “haga su trabajo” y se pronuncie lo antes posible en torno los recursos de amparo y recursos de inconstitucionalidad que varias organizaciones civiles presentaron en su momento contra el Código Penal, particularmente, contra la eliminación del aborto terapéutico.

Según Gutiérrez, no es “parchando el Código Penal”, que se va a resolver el problema. “Basta con que la Corte Suprema haga su trabajo. Yo voté a favor de mantener la figura del aborto terapéutico, pero no me parece conveniente en este momento tocar el Código Penal”, insistió Gutiérrez.

La reforma a la legislación penal presentada por Jamileth Bonilla, Víctor Hugo Tinoco y José Pallais, entre otros 20 diputados, restablece la posibilidad de que una comisión de tres médicos dictamine la necesidad de interrumpir el embarazo cuando la vida de la mujer y/o del niño corre peligro.
Aborto por simple decisión
Mientras tanto, Ana María Pizarro, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, dijo que ella en particular ha luchado desde hace treinta años por el aborto “libre y seguro” para todas las mujeres.

Sin embargo, esta iniciativa que flexibiliza la penalización del aborto terapéutico, aún no la complace, porque lo que desearía es un aborto “simplemente por la propia decisión de las mujeres”.

Por su parte, Azahalea Solís, presidenta del MAM, manifestó que esta iniciativa por lo menos es un primer paso en la demanda eterna que le han hecho las mujeres a los diputados, que es legislar a favor de ellas.

“Es un primer paso que lo consideramos importante porque no es posible que se sigan muriendo mujeres porque la ley las obliga a no poder hacerse un aborto terapéutico”, manifestó Solís en alusión a la ley de Reforma al Código Penal.

Por: Ary Neil Pantoja y Leonor Alvarez

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni

 

.

Source: Marzo 2010

Salud EE.UU: Mortalidad materna se duplicó en 20 años

Nueva York, mar (IPS) – Estados Unidos invierte más que cualquier otro país en prevenir la mortalidad materna, pero cada vez más mujeres pierden la vida. La morbilidad ya supera a la mayoría de los países industrializados.

 

El estudio de Amnistía Internacional que divulgó los datos coincide con otros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo

Económicos (OCDE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La investigación “Maternidad: peligro de muerte” señala que la mortalidad durante el embarazo y el parto se duplicó en Estados Unidos en los últimos 20 años. De 6,6 cada 100.000 nacidos vivos, en 1987, pasó a 13,3 en 2006.

De las cuatro millones de mujeres que dan a luz cada año en Estados Unidos, mueren dos de cada tres al día por complicaciones vinculadas al embarazo.

Parte del aumento puede atribuirse a la mejor forma de llevar registros, pero el estudio sugiere que es más probable que, de hecho, las cifras subestimen el problema porque no existen requisitos federales para medir la mortalidad materna.

Las estadounidenses tienen más riesgo de morir por causas vinculadas al embarazo que las mujeres de otros 40 países, cinco veces más que las griegas, por ejemplo, y cuatros veces más que las alemanas.

Además, otras 1,7 millones de mujeres, un tercio de todas las estadounidenses embarazadas, padecen algún tipo de complicación vinculada con la gestación que les deja secuelas.

Las complicaciones graves, aquellas en que la mujer corre riesgo de vida, aumentaron 25 por ciento desde 1998, según el estudio de Amnistía.

“Ninguna estadounidense debió morir en el parto en 2009, definitivamente podemos estar mucho mejor”, señaló Michael Lu, profesor adjunto de obstetricia de la Universidad de California, de Los Ángeles.

Las razones por las cuales las estadounidenses tienen mayor probabilidad de morir en el parto que las mujeres de otras naciones industrializadas son complejas y obedecen a una variedad de factores.

Cuando quedan embarazadas, las estadounidenses tienen sobrepeso. Los últimos datos de mortalidad materna indican que una de cada cuatro, o una de cada cinco, mujeres mueren por enfermedades cardiacas o de los vasos sanguíneos, según un portavoz de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

También hay dificultades financieras y físicas para recibir atención médica, como la falta de profesionales en zonas rurales y el abuso de intervenciones riesgosas, como la inducción del parto y el alumbramiento mediante cesárea.

Cerca de la mitad de las muertes maternas de Estados Unidos pueden evitarse. Las embarazadas y las que acaban de parir pierden la vida por “fallas sistemáticas” del sistema de salud, según datos del CDC que figuran en el estudio de Amnistía.

Los indicadores sobre mortalidad materna de las afroestadounidenses son aún más impactantes. Tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de morir durante el parto que sus compatriotas blancas. Incluso, las negras saludables mueren más que éstas últimas en buen estado de salud.

Una de las causas puede ser la presión alta. Las afroestadounidenses tienden a tener presión más alta que el resto de la población. Pero no hay que descartar otros factores como la pobreza y el racismo.

“Sabemos que el racismo y la pobreza generan mucho estrés”, indicó JoAnne Fischer, directora ejecutiva de la Coalición de Atención Materna. “Sabemos que es una de las causa de la hipertensión y que ésta, la obesidad y la diabetes están vinculadas. Tenemos que asegurarnos de que las mujeres estén saludables al inicio del embarazo”, añadió.

El aumento de la mortalidad materna llama la atención en comparación con la disminución continua registrada en el siglo XX.

La mortalidad era muy elevada en las maternidades del siglo XIX, llegando a veces a 40 por ciento de las parturientas. A principios del siglo XX, moría una mujer cada 100 nacidos vivos.

En 2005 murieron 11 mujeres cada 100.000 nacidos vivos. Pero la cifra comenzó a aumentar en los últimos años y casi se triplicó en la última década en California.

La disminución de la mortalidad materna obedeció a las mejoradas condiciones de asepsia, a las transfusiones de sangre y a una mejor atención prenatal.

Las recomendaciones para reducir la mortalidad materna incluyen el acceso a cuidados médicos, la existencia de emergencias obstétricas, la financiación y la atención intraparto. Además, el apoyo y la voluntad política desempeñan un papel importante. Sin ellos no se puede lograr avances en la materia.

El riesgo de morir durante el embarazo, el parto o el puerperio varía de forma significativa según la situación económica. Una de cada 26 mujeres pierde la vida en África, a diferencia de las naciones industrializadas, donde una de cada 7.300 pierde la vida.

Dentro de cada país, hay diferencias notorias en el acceso al personal médico capacitado, una intervención clave para mejorar la salud materna. Puede llegar a multiplicarse por seis la diferencia entre el quintil más pobre y el más rico.

La proporción de mujeres que realizan una planificación familiar está claramente vinculada a la riqueza, las más pobres quedan rezagadas respecto de las más ricas en todas las regiones.

Una mujer muere por minuto en el parto en el mundo, pese a que casi todas las causas pueden prevenirse. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se propuso en 2000 disminuir la mortalidad materna en 75 por ciento de 1990 a 2015, pero está muy lejos de alcanzar el objetivo.

En la Cumbre del Milenio, como se conoce a las instancias inaugurales de la Asamblea General de la ONU de ese año, 189 gobernantes acordaron ocho grandes objetivos de desarrollo, dentro de los que está la disminución de la mortalidad materna.

Las metas apuntan a reducir a la mitad la proporción de personas que viven en la indigencia y padecen hambre, lograr la educación primaria universal, promover la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil en dos tercios, entre 1990 y 2015.

También luchar contra la expansión del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), el paludismo y otras enfermedades, asegurar la sustentabilidad ambiental y generar una sociedad global para el desarrollo entre el Norte y el Sur.

(FIN/2010)

Por William Fisher

Fuente: http://ipsnoticias.net/

Source: Marzo 2010

Aborto con medicamentos: socorro desde la web

Cada vez más mujeres que deciden interrumpir voluntariamente un embarazo en América latina recurren a un aborto con medicamentos y lo realizan en la intimidad de sus hogares, más allá de las restricciones legales que hay en cada país. Así lo hizo Gladys, una porteña treintañera, madre de tres hijos, que acaba de relatar su experiencia en www.womenonweb.org, el sitio que nació en Europa para ayudar a acceder a un

aborto a mujeres de países donde está criminalizado: les envían las píldoras por correo postal –si no las consiguen localmente– y les brindan supervisión “telemédica”, además de consejería, contención y apoyo de especialistas por e-mail. “Recibimos consultas de toda Latinoamérica, incluida Argentina, de mujeres que buscan un aborto seguro”, confirmó a este diario la portuguesa Cecilia Costa, a cargo, desde Lisboa, del vínculo con las mujeres de habla hispana.

 

Costa fue una de los doscientos participantes, entre ellas cuatro argentinas, que se congregaron durante tres días en la capital de Portugal para participar de la conferencia mundial del Consorcio Internacional por el Aborto con Medicamentos (ICMA, por su sigla en inglés), una organización que desde 2002 se dedica a la promoción del acceso a esta práctica y que ha desarrollado un paquete informativo para mujeres, profesionales de la salud y decisores políticos traducido en siete lenguas al que se puede acceder en www.medicalabortion consortium.org.

La cumbre en Lisboa reunió a activistas “por el derecho al aborto legal y seguro”, a investigadores y profesionales de la salud de 56 países de Europa, Asia, Africa, Oceanía y América. Página/12 fue el único medio presente. El impacto y la expansión del aborto con medicamentos en todo el mundo fueron los ejes del encuentro.

“El aborto con medicamentos ha transformado la gestión de esta práctica en contextos de ilegalidad. Por primera vez las mujeres disponen de un método seguro y eficaz, que puede ser suministrado por ellas mismas y no precisan intervención médica”, destacó en diálogo con Página/12 la peruana Susana Chávez, secretaria ejecutiva del Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro (Clacai), una iniciativa que reúne a integrantes de organizaciones de mujeres, investigadores y proveedores de servicios de la región. Es una de las cuatro redes que forman parte de ICMA.

“Mañana trabajo”

“Aborté ayer y acá estoy, un día después, contando mi experiencia para quien esté pasando por esto ahora. Sepan que Women on Web las va a ayudar y no se van a sentir solas”, contó Gladys en el sitio de la organización después de realizarse el aborto en su casa, unos días atrás. “Era lo que sentí que tenía que hacer. Ya tengo hijos y mis circunstancias personales me hicieron tomar la decisión”, escribió. “El servicio de ayuda en línea de Women on Web, que trabaja bajo la supervisión directa del médico, le ayudará cada vez que lo necesite”, se aclara en el site. Gladys está casada y vive en la ciudad de Buenos Aires. Se definió como cristiana. Dijo que sólo comentó su decisión con su marido, y que él la apoyó.

La entidad que gestiona el sitio, en la que trabaja la portuguesa Cecilia Costa, envía a los países donde el aborto no está legalizado ni la medicación indicada para la interrupción del embarazo. A cambio, pide una donación de un mínimo de 70 euros –unos 370 pesos– para poder mantener el servicio. A la Argentina demora en llegar el sobre entre 12 y 14 días. “Aunque sé que era lo que tenía que hacer, no deja de ser angustiante”, relató Gladys. Y siguió: “Women on Web respondió todos mis mails, la angustia y ansiedad esperando el paquete me hacían escribirles todos los días, y al instante recibía los mensajes tranquilizadores. Mañana trabajo nuevamente y tengo que hacer como si nada pasó. Espero que mi relato las ayude: hace quince días me ayudó a mí leer las historias de otras mujeres que pasaron por mi situación y fueron de gran ayuda”.

Drogas esenciales

El tratamiento que envía Women on Web combina dos drogas: misoprostol y mifepristona. La segunda no está autorizada en el país, pero sí en Estados Unidos y Europa. Por eso en Argentina como en el resto de América latina el fármaco usado para interrumpir voluntariamente un embarazo es el misoprostol. El aborto no punible a A. G., la niña de 15 años de Comodoro Rivadavia violada por su padrastro, que recurrió a la Justicia para poder terminar con esa gestación forzada, se realizó días atrás con medicamentos en un hospital público de la ciudad chubutense de Trelew.

El misoprostol se vende en las farmacias, con receta, bajo el nombre comercial de Oxaprost. Protege a quienes tienen úlcera gástrica de los efectos indeseables de los antiinflamatorios. Cada caja de Oxaprost trae 16 comprimidos y cuesta unos 230 pesos en el ámbito metropolitano. Sin embargo, en algunas ciudades más alejadas de la Capital Federal su precio puede llegar a 400 pesos o más. Pero las mujeres, muchas veces, no consiguen un médico que les haga una receta. Algunas farmacias “amigables” venden las píldoras por unidad. En el mercado negro se puede conseguir a 50 pesos o más cada pastilla. Se requieren alrededor de 12 comprimidos, según el caso. El sitio www.me dicalabortionconsortium.org publica las aclaraciones necesarias. También existe la línea 011-156-664-7070 denominada “Más información, menos riesgos” (ver aparte).

En realidad, el aborto con misoprostol es una técnica que se utiliza hace ya más de una década en la Argentina como en el resto de América latina, y hace unos veintes años que está disponible en Europa. El boca en boca permitió que las mujeres lo conocieran. “Es una tecnología revolucionaria que ha introducido un cambio significativo en el acceso al aborto seguro porque salva la vida de las mujeres y resguarda su privacidad”, coincidió la investigadora argentina del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes) Silvina Ramos, oficial de enlace de las cuatro redes regionales de ICMA. “Las mujeres deciden un aborto independientemente de las restricciones legales. En la Argentina se usa el misoprostol como en prácticamente todos los países de América latina”, apuntó. También participaron de la Conferencia las argentinas Mariana Romero, médica e investigadora del Cedes, y la ginecóloga Sandra Vázquez, del Servicio de Adolescencia del Hospital Argerich, de la Ciudad de Buenos Aires, donde se desarrolla un programa de consejería pre y posaborto dirigida a jóvenes que llegan con embarazos no deseados y manifiestan su decisión de no continuarlos.

“Es una realidad que el aborto con medicamentos se expande en la región. Si se observa cómo han evolucionado las ventas de misoprostol en América latina, se verá que han crecido notablemente y no creo que la gastritis haya aumentado mucho en nuestros países”, apuntó a este diario el peruano Luis Tavara, coordinador del Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Ginecología y Obstetricia (Flasog). Existen unas 17 marcas de misoprostol comercializadas en América latina. Paraguay es el único caso en el que sólo se encuentra en forma clandestina. Hay también píldoras falsas que circulan en un mercado negro y además, se ofrecen por Internet y a través de correos electrónicos, como los medicamentos para las disfunciones sexuales, se comentó en el marco de la Conferencia de Lisboa.

“El misoprostol está incluido dentro del listado de drogas esenciales de la Organización Mundial de la Salud”, subrayó Tavara. La mifepristona también. Además de producir un aborto, el misoprostol tiene otros usos en obstetricia. De hecho, es muy utilizado en las maternidades argentinas.

La expansión del aborto con medicamentos está demostrando ser un mecanismo de acceso a una interrupción voluntaria de embarazo, una estrategia de reducción de daños, que las propias mujeres promueven ante la falta de políticas sanitarias que garanticen los abortos sin riesgo con la mejor tecnología disponible en países como la Argentina. Sacarlas de la clandestinidad es una responsabilidad del Congreso.

“Es una solución a la gran demanda”

El aborto con medicamentos no sólo se extiende en países donde el acceso al aborto está restringido. También en aquellos en los que la práctica es legal, como en la ciudad de México y en Portugal, bajo dos pilares: es una tecnología que disminuye los costos para el sistema de salud, al tiempo que le permite una mayor intimidad a la mujer con su decisión y el proceso de interrupción de la gestación.

El Distrito Federal mexicano legalizó la interrupción voluntaria de un embarazo (IVE) hasta la semana 12ª del proceso gestacional en 2007. Más allá de ese plazo también está permitido en determinadas circunstancias.

En diálogo con Página/12, el médico Patricio Sanhueza, coordinador de Salud Reproductiva de la ciudad de México, detalló a este diario cómo se está implementando la ley.

–¿Fue difícil que los médicos aceptaran llevar adelante abortos legales?

–Sí, fue difícil. Más del 80 por ciento se declararon objetores de conciencia. Finalmente, un 10 por ciento dijo que sí, que haría abortos. Y con ellos se empezó. El plantel se mantuvo más o menos estable en estos años.

–¿Por qué hay tanta resistencia entre los médicos?

–Es un tema complejo. Hay un sector que no quiere hacer abortos porque se declara católico, porque es religioso, y cree de verdad que está haciendo algo malo. Es válido. Hay otro grupo que no lo quiere hacer en el sector público pero sí lo hace en una clínica privada. El médico no se quiere ver expuesto públicamente, no quiere que se sepa que da servicios de abortos por la estigmatización, que es un fenómeno mundial en este tema. Es un tema tan álgido que la piedra angular para implementar un programa de este tipo es tener respeto por la decisión de la mujer y de los médicos. Los que entraron al programa son médicos muy sensibles, que han visto morir a mujeres pobres por abortos inseguros. Tenemos que pensar que el aborto es un último recurso. Lo principal es la prevención de los embarazos no deseados.

–¿Cuántos abortos realizan mensualmente en la ciudad de México?

–Alrededor de mil. Desde que se implementó la ley llevamos realizados 37 mil.

–¿Se practican con medicamentos?

–Sí, en la mayoría de los casos. La indicación es cuando el embarazo no supera las nueve semanas, que sea intrauterino, que la mujer no tenga alergias al misoprostol, que es la droga que usamos, ni problemas de coagulación. En estos casos la efectividad es del 85 por ciento. Se le suministra la medicación y el aborto se produce en la casa. Previamente las mujeres pasan por una consejería, con una trabajadora social o una enfermera, que les ofrece distintas alternativas: continuar con el embarazo, dar luego a la criatura en adopción, o abortar. Si no se produce el aborto, luego se le realiza la práctica en quirófano en el hospital. Tenemos una línea telefónica para que se puedan comunicar si tienen temores o dudas. El aborto con medicamentos es una solución a la gran demanda de los servicios. Es un procedimiento que no tiene contraindicaciones serias. El 80 por ciento de las señoras llega al servicio antes de las nueve semanas del proceso gestacional.

En Portugal los abortos no son punibles en casos de malformación fetal, si corre riesgo la salud física o psíquica o la vida de la mujer o si la gestación fue producto de una violación. En 2007, una reforma legal consagró el derecho a la interrupción voluntaria de embarazo, es decir, sin otro requisito que la voluntad de la mujer, dentro de las primeras diez primeras semanas de embarazo. El 76 por ciento de los abortos legales se realizan en hospitales públicos. Son unos veinte mil al año, según informó Duarte Vilar, director ejecutivo de la Asociación para la Planificación Familiar, de Lisboa, en el marco de la Conferencia de ICMA (ver nota central). La casi totalidad de los abortos se realizan con medicamentos, señaló.

Por Mariana Carvajal. Página 12

Fuente: http://miradaprofesional.com/

Source: Marzo 2010

“Es una solución a la gran demanda”. ¿Como funciona en México DF, donde es legal?

El aborto con medicamentos no sólo se extiende en países donde el acceso al aborto está restringido. También en aquellos en los que la práctica es legal, como en la ciudad de México y en Portugal, bajo dos pilares: es una tecnología que disminuye los costos para el sistema de salud, al tiempo que le permite una mayor intimidad a la mujer con su decisión y el proceso de interrupción de la gestación.

 

 

El Distrito Federal mexicano legalizó la interrupción voluntaria de un embarazo (IVE) hasta la semana 12ª del proceso gestacional en 2007. Más allá de ese plazo también está permitido en determinadas circunstancias.

En diálogo con Página/12, el médico Patricio Sanhueza, coordinador de Salud Reproductiva de la ciudad de México, detalló a este diario cómo se está implementando la ley.

–¿Fue difícil que los médicos aceptaran llevar adelante abortos legales?

–Sí, fue difícil. Más del 80 por ciento se declararon objetores de conciencia. Finalmente, un 10 por ciento dijo que sí, que haría abortos. Y con ellos se empezó. El plantel se mantuvo más o menos estable en estos años.

–¿Por qué hay tanta resistencia entre los médicos?

–Es un tema complejo. Hay un sector que no quiere hacer abortos porque se declara católico, porque es religioso, y cree de verdad que está haciendo algo malo. Es válido. Hay otro grupo que no lo quiere hacer en el sector público pero sí lo hace en una clínica privada. El médico no se quiere ver expuesto públicamente, no quiere que se sepa que da servicios de abortos por la estigmatización, que es un fenómeno mundial en este tema. Es un tema tan álgido que la piedra angular para implementar un programa de este tipo es tener respeto por la decisión de la mujer y de los médicos. Los que entraron al programa son médicos muy sensibles, que han visto morir a mujeres pobres por abortos inseguros. Tenemos que pensar que el aborto es un último recurso. Lo principal es la prevención de los embarazos no deseados.

–¿Cuántos abortos realizan mensualmente en la ciudad de México?

–Alrededor de mil. Desde que se implementó la ley llevamos realizados 37 mil.

–¿Se practican con medicamentos?

–Sí, en la mayoría de los casos. La indicación es cuando el embarazo no supera las nueve semanas, que sea intrauterino, que la mujer no tenga alergias al misoprostol, que es la droga que usamos, ni problemas de coagulación. En estos casos la efectividad es del 85 por ciento. Se le suministra la medicación y el aborto se produce en la casa. Previamente las mujeres pasan por una consejería, con una trabajadora social o una enfermera, que les ofrece distintas alternativas: continuar con el embarazo, dar luego a la criatura en adopción, o abortar. Si no se produce el aborto, luego se le realiza la práctica en quirófano en el hospital. Tenemos una línea telefónica para que se puedan comunicar si tienen temores o dudas. El aborto con medicamentos es una solución a la gran demanda de los servicios. Es un procedimiento que no tiene contraindicaciones serias. El 80 por ciento de las señoras llega al servicio antes de las nueve semanas del proceso gestacional.

En Portugal los abortos no son punibles en casos de malformación fetal, si corre riesgo la salud física o psíquica o la vida de la mujer o si la gestación fue producto de una violación. En 2007, una reforma legal consagró el derecho a la interrupción voluntaria de embarazo, es decir, sin otro requisito que la voluntad de la mujer, dentro de las primeras diez primeras semanas de embarazo. El 76 por ciento de los abortos legales se realizan en hospitales públicos. Son unos veinte mil al año, según informó Duarte Vilar, director ejecutivo de la Asociación para la Planificación Familiar, de Lisboa, en el marco de la Conferencia de ICMA (ver nota central). La casi totalidad de los abortos se realizan con medicamentos, señaló.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Source: Marzo 2010

Argentina: Aseguran que el trámite del aborto de la joven violada sigue su curso

A pesar de que la Corporación de Abogados Católicos presentó ante el Superior Tribunal de Justicia un recurso extraordinario en el que sostiene que el dictamen de los jueces que autoriza el aborto terapéutico de una joven de 15 años presuntamente violada por su padre es «inconstitucional», la abogada patrocinante de la familia, Sandra Grilli, negó ayer que la práctica para la interrupción del embarazo se haya suspendido.

 

En las últimas horas, había trascendido que la madre de la adolescente había tomado la decisión de no realizar la intervención en el hospital de Comodoro Rivadavia y era inminente el inmediato traslado de la joven a la zona del Valle, para ser atendida en una clínica de Trelew.

Grilli, la abogada patrocinante de la adolescente aseguró ayer a Radio del Mar que «el fallo está firme y la familia se está ocupando de la situación de la menor».
Respecto a los abogados que presentaron el recurso, indicó que «ellos no forman parte del proceso y el caso sigue su curso», y aseguró que la presentación de la Corporación de Abogados Católicos «de un recurso extraordinario ante el Superior Tribunal la conozco sólo por trascendidos periodísticos, las partes no hemos sido notificados de nada».

Por otra parte, Grilli sostuvo que el miércoles a la tarde «recibí amenazas de muerte. Tengo el número registrado y en las próximas horas voy a realizar la denuncia. La persona, un hombre joven me dijo que está corriendo peligro mi vida entre insultos agraviantes y mencionó este caso».

«Esta persona que tan valientemente me dijo estas cosas por teléfono tendrá que responder ante la justicia», aseguró.

El caso, ocurrido en Comodoro Rivadavia en el que estaría involucrado un suboficial de policía, padrastro de la menor, trascendió a nivel nacional, luego de que el Superior Tribunal autorizara este lunes el aborto a la joven que ya cursa 19 semanas de embarazo, luego de dos negativas anteriores en instancias inferiores del poder Judicial.

Fuente: http://www.elchubut.com.ar

 

.

Source: Marzo 2010

Fármaco para abortar en casa es efectivo y seguro: estudio

Desde el año 2000, mujeres de EU optan por tomar el fármaco en el hogar, mientras que en la mayoría de los países en Europa se realiza (aborto) en una clínica o un hospital.

Guadalajara.-Los abortos en el hogar inducidos por medicamentos son seguros para las mujeres con un embarazo de entre 50 y 63 días, según un estudio realizado en Suecia.

La literatura hasta la fecha sólo había analizado el uso casero del procedimiento hasta los 49 días desde la concepción, señaló el equipo de la doctora Helena Kopp Kallner, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.En un aborto clínico, la mujer toma fármacos que inducen la pérdida del embarazo, en lugar de extraer el embrión quirúrgicamente.

 

En el procedimiento se suelen usar dos fármacos, primero una dosis de mifepristona (RU-486 o “la píldora para abortar”), seguida de misoprostol (Cytotec) a los tres o cuatro días.

En Estados Unidos, desde el año 2000, las mujeres pueden tomar misoprostol en el hogar, mientras que su administración en la mayoría de los países en Europa se realiza exclusivamente en una clínica o un hospital.

En Suecia, el uso hogareño es una opción. El equipo señaló que en 2008 la mitad de las mujeres en su clínica que tuvo un aborto clínico eligió tomar misoprostol en el hogar.

El equipo le ofreció la opción de tener un aborto quirúrgico o farmacológico a todas las mujeres con un embarazo de hasta 63 días que se acercaron a la clínica entre enero de 2004 y abril de 2007.

Según publicó Human Reproduction, casi 3 mil mujeres optaron por el aborto farmacológico y 395 de esas mujeres pidieron tomar misoprostol en el hogar.

Entre esas mujeres, 203 tenían menos de 50 días de embarazo y 192, entre 50 y 63 días. Las mujeres tomaron mifepristona oralmente en la clínica y se autoadministraron vaginalmente cuatro píldoras de misoprostol a las 36-48 horas. También se les indicó tomar analgésicos por prevención.

Los medicamentos generaron un aborto completo en 199 de las mujeres con menos de 50 días de gestación y en 186 mujeres con entre 50 y 63 días de embarazo. Las 10 restantes necesitaron cirugía. Seis de cada 10 mujeres de ambos grupos tuvieron que tomar analgésicos adicionales.

El estudio revela que 92 por ciento de las mujeres con menor tiempo de embarazo y 87 por ciento de las que llevaban más días de gestación dijeron que optarían nuevamente por el uso hogareño del fármaco si tuvieran otro aborto.

Las embarazadas con mayor tiempo de gestación tuvieron más sangrados, pero la diferencia entre ambos grupos podría ser azarosa debido a la poca cantidad de participantes.

El equipo concluyó que el uso hogareño de misoprostol es “seguro y altamente aceptable para las mujeres con 50 a 63 días de gestación”.

Nueva York • Reuters

Fuente: http://www.milenio.com/

 

.

Source: Marzo 2010

Amnistía denuncia que varias mujeres embarazadas mueren al día en EE.UU.

Afirma que la reforma sanitaria de Obama elude “la crisis de la asistencia de salud materna”

Amnistía Internacional pidió este viernes al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que establezca una Oficina de Salud Materna con el fin de reducir el aumento de la mortalidad materna y las complicaciones derivadas del embarazo en este país, que causan la muerte a entre dos y tres mujeres cada día.

 

En su informe “Maternidad: peligro de muerte. La crisis de la asistencia a la salud materna en Estados Unidos”, Amnistía Internacional afirma que el riesgo de complicaciones durante el embarazo afecta actualmente a un tercio de las mujeres embarazadas de este país, es decir, unas 1,7 millones de personas al año.

Además, señala que el riesgo de mortalidad materna en Estados Unidos supera al de otros 40 países, entre ellos prácticamente todas las naciones industrializadas.
El director ejecutivo de Amnistía Internacional en Estados Unidos, Larry Cox, indicó que “una buena asistencia materna no debe considerarse un lujo a disposición únicamente de quienes pueden acceder a los mejores hospitales y médicos. Las mujeres no deben morir en el país más rico de la tierra por emergencias y complicaciones prevenibles”, añadió.

Además, Cox subrayó que “las madres no mueren porque Estados Unidos no pueda proporcionar una buena asistencia, sino porque carece de la voluntad política de asegurarse de que todas las mujeres pueden acceder a una buena asistencia”.

Según el informe, las complicaciones graves con riesgo de causar la muerte de la mujer embarazada ha aumentado un 25% desde 1998 y actualmente casi 34.000 mujeres al año sufren este tipo de problemas durante el parto.

Amnistía asegura que las mujeres negras, pobres, indígenas, inmigrantes y que no hablan inglés se encuentran con barreras para acceder a la asistencia médica, a pesar de que la salud materna es uno de los derechos humanos que amparan a todas las mujeres en Estados Unidos.

Además de la Oficina de Salud Materna, Amnistía Internacional reclama que el próximo año se incremente el apoyo a los centros comunitarios de salud, con el fin de que suba el número de mujeres que pueden acceder a una asistencia de salud materna.

REFORMA SANITARIA
Por otro lado, el análisis realizado por Amnistía Internacional muestra que la reforma de la asistencia médica presentada ante el Congreso de Estados Unidos no aborda “la crisis de la asistencia de salud materna”.

Rachel Ward, una de las autoras del informe de Amnistía, subraya que “la reforma se centra principalmente en la cobertura de la asistencia médica y en reducir sus costes, e incluso las estimaciones más optimistas predicen que cualquier reforma planteada seguirá dejando sin acceso a asistencia asequible a millones de personas”.

“Las barreras que impiden a las mujeres recibir la asistencia que necesitan van mucho más allá de limitarse a carecer de seguro médico. La reforma de la asistencia médica no aborda los obstáculos a la asistencia materna, no recomienda protocolos estandarizados a nivel nacional para la prevención y el tratamiento de las causas más habituales de muerte, no elimina las disparidades en cuanto a la salud y no garantiza que el gobierno asume la responsabilidad de reducir los niveles de mortalidad materna”, concluyó.
(SERVIMEDIA) 12-MAR-10 MGR/caa

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/

 

.

Source: Marzo 2010

Un debate que es inevitable

Por Mariana Carbajal

¿Será el 2010 el año en que se logre abrir el debate por la legalización del aborto en el Congreso? Diputadas y diputados de distintos bloques, desde el oficialismo hasta la oposición, se han propuesto ese objetivo y están analizando estrategias para conseguir que el tema salte el cerco que lo mantuvo silenciado en los últimos años en el ámbito parlamentario. En la mayoría de los partidos hay un número significativo de

apoyos a una reforma legal que saque del Código Penal el aborto, pero algunos de los adherentes no se animan a decirlo abiertamente. Es curioso: no hay investigaciones que señalen que promover la despenalización o legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) “piante” votos. Incluso, según mostró la Primera Encuesta sobre Creencias y Actitudes Religiosas que realizó el Conicet bajo la dirección de Fortunato Mallimacci en 2008, los fieles se sienten más cercanos a un discurso laico. Pero la clase política vive en otra sintonía y teme reverencialmente el veto de las jerarquías católicas locales, con la que suelen tener aceitados vínculos y prefiere autocensurarse. Por eso del tema no se habla, aunque las consecuencias de los abortos inseguros, a los que se ven forzadas mujeres de sectores más desprotegidos, es la principal causa de mortalidad materna en la Argentina desde hace más de veinte años y dejan un costo alto en la salud pública las lesiones uterinas y en otros órganos femeninos producto del uso de métodos precarios.

Se estima que cada año alrededor de medio millón de mujeres deciden una IVE en la Argentina, a pesar del Código Penal. “Es una de las pocas leyes que con su sola aprobación salva vidas, al sacar de la clandestinidad a las mujeres que ponen en riesgo su cuerpo y su vida por tener que recurrir a un aborto inseguro”, señaló a Página/12 la diputada Vilma Ibarra, de Nuevo Encuentro, sobre el impacto que tendría la legalización. La proporción de muertes maternas por aborto en el país es más del doble de la estimación de la Organización Mundial de la Salud para toda la región latinoamericana. “Si el Papa fuera mujer, el aborto sería ley”, es un viejo cántico que repiten las organizaciones de mujeres. Es muy probable que si los hombres se embarazaran, también.

El Comité Nacional de la UCR aprobó el lunes, en el Día Internacional de la Mujer, una agenda de género, que incluye la despenalización del aborto, lo que significa que legisladores radicales se comprometieron a impulsar el debate de una reforma legal este año. “Ricardo Alfonsín, Ernesto Sanz y Gerardo Morales nos acompañan con este tema”, confió una diputada de la UCR, con larga trayectoria en el movimiento de mujeres.

Al proyecto que presentó esta semana Nuevo Encuentro, el espacio que encabezan Martín Sabbatella y Carlos Heller, para legalizar el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, se sumará otra iniciativa similar consensuada en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que integran más de 250 organizaciones de mujeres, sociales, gremiales a lo largo del país. El proyecto de la Campaña ingresará el martes a la Cámara de Diputados de la mano de un abanico de legisladoras y legisladores de un amplio espectro político: la primera en firmarlo días atrás fue la kirchnerista Juliana Di Tulio, con el aval y respaldo de las autoridades del bloque oficialista. Y en los últimos días ya plasmaron su adhesión 24 diputados más: las radicales María Luisa Storani, Silvia Storni, Silvana Giúdici y Néstor Hugo Castañón, los socialistas Miguel Barrios, Lisandro Viale, Mónica Fein y Alicia Ciciliani; Cecilia Merchán y Victoria Donda, de Libres del Sur; Marcela Rodríguez, Fernanda Gil Lozano y Fernanda Reyes, de la Coalición Cívica; Fabián Peralta, Gerardo Milman y Horacio Alcuaz, del GEN; Adela Segarra y Adriana Puigróss, del FpV; Héctor Alvaro, del bloque La Concertación de Mendoza; María Josefa Areta, del Frente de Todos de Corrientes; Nélida Belous, de Proyecto Progresista de Tierra del Fuego; Verónica Benas, del SI; Claudio Lozano y Liliana Parada, de Proyecto SUR. Ya adelantaron que lo acompañarán también Margarita Stolbizer, líder del GEN, y los cinco diputados de NE.

El proyecto de la Campaña, en realidad, ya fue presentado en Diputados en 2008, con 22 firmas. Pero nunca se trató. El 1° de marzo perdió estado parlamentario y por esa razón vuelve a ingresar. Básicamente, consagra el derecho de toda mujer a decidir una IVE durante las primeras 12 semanas del proceso gestacional y más allá de ese plazo en casos de violación, si estuviera en riesgo la salud o la vida de la mujer o si existieran malformaciones fetales graves. Las diferencias con la iniciativa de Nuevo Encuentro no son grandes. Unos y otros remarán para el mismo lado.

El presidente del bloque oficialista, Agustín Rossi, tiene en mente un proyecto menos jugado, que tal vez podría arriar más tropa propia: no hablaría de legalizar, sino de clarificar los alcances de los permisos ya previstos en el Código Penal, para evitar la judicialización y las interpretaciones restrictivas de las excepciones. En 2007 y 2008 se discutieron en comisiones proyectos que reglamentaban el acceso a los no punibles, pero finalmente los tratamientos quedaron congelados. Además, a fines de 2008 se llegó a un predictamen para ampliar las excepciones, promovido por el oficialismo, pero también fue cajoneado por el propio kirchnerismo. Los permanentes obstáculos para acceder a los abortos no punibles fueron eje de una dura reprimenda, esta semana, del Comité de Derechos Humanos de la ONU a la delegación oficial que presentó el informe argentino y que encabezó el secretario de DD.HH. Eduardo Luis Duhalde.

En la bancada del FpV, como en la mayoría de los bloques, no hay una posición unánime en torno de la despenalización del aborto. Como ocurre con la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, los apoyos se cuentan transversalmente en la Cámara de Diputados.

Las expectativas entre quienes promueven el debate son lograr que se inicie el tratamiento en comisiones en el segundo semestre, pero antes deben reunir “una masa crítica” de adhesiones. “Vamos a tratar de que este año se pueda discutir finalmente”, dijo Di Tulio a este diario. Uno de los escollos se centra en la presidencia de la comisión de Legislación Penal por la que deberán transitar los proyectos. Está encabezada por Juan Carlos Vega, de la Coalición Cívica. Quienes lo conocen dudan de que quiera enfrentarse con Elisa Carrió. Es conocida la posición alineada con la Iglesia Católica de la líder de la CC en este tema. La otra comisión por la que pasarán los proyectos es la de Salud, cuyo presidente es Antonio Arnaldo María Amorante, del FpV.

La última vez que el problema del aborto se instaló con fuerza en la agenda política nacional fue en 1994, durante la Convención de la Reforma de la Constitución Nacional, cuando el entonces presidente Carlos Menem, como vocero de la jerarquía católica, pretendió incorporar a la nueva Carta Magna un artículo que garantizara la protección de la vida desde la concepción, con el objetivo de blindar la posibilidad de avanzar hacia la despenalización o legalización del aborto. Es lo que hicieron en los últimos dos años 18 de los 31 estados mexicanos, para evitar que se replicara la legalización lograda en el Distrito Federal en 2007. Pero la iniciativa menemista se topó con una nutrida resistencia, conformada por un grupo significativo de mujeres en el seno de la Convención –Ley de Cupo mediante– y con la oposición de organizaciones feministas y mujeres autoconvocadas. Finalmente, la iniciativa no prosperó y se sancionó un artículo ambiguo y confuso. Fue un gran logro de las mujeres, que le hicieron frente a la avanzada “anti derechos” o “pro vida”. El entonces cardenal Antonio Primatesta, arzobispo de Córdoba, sintetizó el fracaso de la movida cuando afirmó que “Dios se quedó en el frontispicio, no entró en la Constitución”.

Una alianza transversal de legisladoras –y aliados– logró en 2002 la aprobación de la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable. ¿Saldrá el aborto este año del closet y dejará de ser la legalización de esta práctica tabú en el Congreso?

“Prohibir el aborto es gorila”, desafió a la Presidenta con carteles y a los gritos un grupo de feministas desde los palcos en la inauguración de las sesiones ordinarias. “Hay que escuchar a todos”, respondió la mandataria. Permitir el debate en el ámbito parlamentario –donde debería darse– contribuirá a escuchar a todos y, fundamentalmente, a todas.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Source: Marzo 2010