La mitad de las adolescentes que se quedan embarazadas recurre al aborto

Los especialistas reclaman una asignatura específica de educación sexual en la escuela. En Aragón, las interrupciones del embarazo en menores suponen algo más del 10% del total.

La mitad de las adolescentes embarazadas decide abortar, por lo que es necesario trabajar para introducir la educación sexual como asignatura obligatoria en la escuela y ofrecer así a los jóvenes una información clara y contundente sobre estos riesgos. La ginecóloga Nuria Parera, vocal de la Sociedad Española de Contracepción, fue rotunda ayer al reclamar más intervención con los jóvenes, con motivo del X Congreso de la Sociedad Española de Contracepción, que hasta el viernes se celebra en Zaragoza bajo el lema Anticoncepción y cambio social.

 

No será como asignatura obligatoria, pero el próximo curso el Gobierno de Aragón podrá en marcha un programa piloto que, con el nombre Retomemos, tratará de reducir las conductas de riesgo en las relaciones sexuales. En la comunidad, en el 2008 –el último año del que se tienen datos confirmados–, los abortos de chicas menores de 20 años supusieron algo más del 10% del total de los abortos practicados: 365 de 3.280. De ellos, solo siete fueron realizados a menores de 15 años y 357 a chicas entre la franja de edad de 15 a 19 años. Y se confirma que en el 13% de estos casos la educación sexual no funcionó: para 42 de estas adolescentes era su segundo aborto y para 6 ya era el tercero. Más complicado resulta saber cuántas adolescentes embarazadas tuvieron a sus bebés, ya que estas cifras no están contempladas en la estadística global de la natalidad.

INICIO DE LAS RELACIONES

A pesar de que estos datos pueden parecer alarmantes, en realidad la edad en que los jóvenes españoles comienzan a tener relaciones sexuales se sitúa en torno a los 17 años y, aunque hay una tendencia a adelantar ese momento, los adolescentes son más “tardíos” que en otros países, como en el norte de Europa y Estados Unidos, según los datos de la doctora Parera, quien recalcó que son “pocos” los menores que inician su vida sexual a los 14.

Por ello, en su opinión hay que ofrecer a estos jóvenes toda la información posible al respecto, en un primer momento sobre los principales riesgos, como el embarazo no deseado o las enfermedades de transmisión sexual, pero también “hay que dar una visión más global” sobre la sexualidad, por ejemplo en los que respecta a sus derechos.

Esta petición parece paradójica en el mundo de internet, en el que los adolescentes acceden a mucha información. Según las últimas encuestas, sus principales fuentes son la familia y la escuela, pero la educación sexual “desgraciadamente” no es obligatoria. Respecto al uso del preservativo, destacó que España lleva “la delantera” –el 80% los jóvenes aragoneses dice que lo usa–, aunque “sabemos que no siempre y no correctamente”.

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com

 

.

Source: Marzo 2010