Amnistía denuncia que varias mujeres embarazadas mueren al día en EE.UU.

Afirma que la reforma sanitaria de Obama elude “la crisis de la asistencia de salud materna”

Amnistía Internacional pidió este viernes al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que establezca una Oficina de Salud Materna con el fin de reducir el aumento de la mortalidad materna y las complicaciones derivadas del embarazo en este país, que causan la muerte a entre dos y tres mujeres cada día.

 

En su informe “Maternidad: peligro de muerte. La crisis de la asistencia a la salud materna en Estados Unidos”, Amnistía Internacional afirma que el riesgo de complicaciones durante el embarazo afecta actualmente a un tercio de las mujeres embarazadas de este país, es decir, unas 1,7 millones de personas al año.

Además, señala que el riesgo de mortalidad materna en Estados Unidos supera al de otros 40 países, entre ellos prácticamente todas las naciones industrializadas.
El director ejecutivo de Amnistía Internacional en Estados Unidos, Larry Cox, indicó que “una buena asistencia materna no debe considerarse un lujo a disposición únicamente de quienes pueden acceder a los mejores hospitales y médicos. Las mujeres no deben morir en el país más rico de la tierra por emergencias y complicaciones prevenibles”, añadió.

Además, Cox subrayó que “las madres no mueren porque Estados Unidos no pueda proporcionar una buena asistencia, sino porque carece de la voluntad política de asegurarse de que todas las mujeres pueden acceder a una buena asistencia”.

Según el informe, las complicaciones graves con riesgo de causar la muerte de la mujer embarazada ha aumentado un 25% desde 1998 y actualmente casi 34.000 mujeres al año sufren este tipo de problemas durante el parto.

Amnistía asegura que las mujeres negras, pobres, indígenas, inmigrantes y que no hablan inglés se encuentran con barreras para acceder a la asistencia médica, a pesar de que la salud materna es uno de los derechos humanos que amparan a todas las mujeres en Estados Unidos.

Además de la Oficina de Salud Materna, Amnistía Internacional reclama que el próximo año se incremente el apoyo a los centros comunitarios de salud, con el fin de que suba el número de mujeres que pueden acceder a una asistencia de salud materna.

REFORMA SANITARIA
Por otro lado, el análisis realizado por Amnistía Internacional muestra que la reforma de la asistencia médica presentada ante el Congreso de Estados Unidos no aborda “la crisis de la asistencia de salud materna”.

Rachel Ward, una de las autoras del informe de Amnistía, subraya que “la reforma se centra principalmente en la cobertura de la asistencia médica y en reducir sus costes, e incluso las estimaciones más optimistas predicen que cualquier reforma planteada seguirá dejando sin acceso a asistencia asequible a millones de personas”.

“Las barreras que impiden a las mujeres recibir la asistencia que necesitan van mucho más allá de limitarse a carecer de seguro médico. La reforma de la asistencia médica no aborda los obstáculos a la asistencia materna, no recomienda protocolos estandarizados a nivel nacional para la prevención y el tratamiento de las causas más habituales de muerte, no elimina las disparidades en cuanto a la salud y no garantiza que el gobierno asume la responsabilidad de reducir los niveles de mortalidad materna”, concluyó.
(SERVIMEDIA) 12-MAR-10 MGR/caa

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/

 

.

Source: Marzo 2010