Juicio por asesinato de médico abortista centra atención en EEUU

KANSAS CITY, EEUU (Reuters) – El juicio contra un activista antiaborto acusado de asesinar a uno de los pocos médicos que realizan estos procedimientos en estado tardío en Estados Unidos comenzará la próxima semana, en un caso que ha atraído adherentes de ambos lados del debate sobre el aborto.
Tanto los defensores del derecho al aborto, así como los detractores, dicen que la apuesta es alta, luego de que un juez dijo que le permitiría a los abogados del acusado, Scott Roeder, argumentar que sus acciones merecen un cargo menor de homicidio sin premeditación, y no homicidio premeditado.

Roeder, de 51 años, está acusado del homicidio en primer grado de George Tiller, un médico de 67 años que practicaba abortos y que fue asesinado de un disparo en la cabeza en su iglesia de Wichita, Kansas, en mayo del 2009.

Funcionarios judiciales, quienes aumentaron la seguridad en torno al tribunal de Wichita, dijeron que la selección de los jurados, que estaba prevista para el lunes, fue pospuesta hasta el miércoles debido a “cuestiones legales adicionales”.

Roeder admitió en entrevistas que asesinó a Tiller. Sin embargo, alegó que su acción fue justificada para prevenir que el médico siguiera realizando abortos.

El juez de distrito del condado de Sedgwick Warren Wilbert sorprendió a ambas partes la semana pasada cuando permitió que la defensa argumente que se trató de un homicidio sin premeditación, un cargo que se puede aplicar cuando el acusado actúa con la creencia de que existen circunstancias que justifiquen el crimen.

Una condena por ese cargo sería mucho más leve, posiblemente menos de cinco años de prisión, que la sentencia a cadena perpetua que podría acarrear una condena por homicidio premeditado.

Roeder también está acusado de asalto agravado por amenazar a otras dos personas en la iglesia.

Tiller había sido el objetivo de activistas antiaborto por mucho tiempo, y en el pasado había recibido disparos y había sido herido.

Tras la muerte del médico, su familia cerró la clínica, una de las tres que en Estados Unidos realizan abortos después de la semana número 24 del embarazo.

Los simpatizantes de Roeder, incluidos miembros del grupo antiabortista Ejército de Dios, dieron la bienvenida a la posibilidad de que el hombre reciba una pena menor.

“Este juicio es muy importante para nosotros”, dijo el portavoz del Ejército de Dios, el reverendo Donald Spitz.

“Los defensores de la vida han sido sentenciados injustificadamente por años en los tribunales porque no se les permitió determinar por qué actuaron contra clínicas abortistas o contra abortistas asesinos de bebes”, agregó.

Los defensores del derecho al aborto temen que una condena inferior a homicidio en primer grado avive una mayor violencia contra quienes practican abortos.

“Estamos muy preocupados. Una condena por homicidio sin premeditación sería catastrófica. Es como poner una mira en la espalda de todos los que realizan abortos”, dijo Eleanor Smeal, presidenta de la Fundación Mayoría Femenina.

(Editado en español por Juan José Lagorio)

Fuente: http://lta.reuters.com

 

.

Source: Enero 2010