Perú: ONGs llevarán casos de esterilizaciones forzosas a instancias internacional

Lima, 14 dic (EFE).- El caso de las esterilizaciones forzosas a miles de mujeres realizadas durante el régimen de Alberto Fujimori (1990- 2000), será llevado a instancias internacionales, después de que quedara definitivamente archivado en Peru, informaron hoy defensores de los derechos humanos.

La Fiscalía Superior de Derechos Humanos de Perú comunicó el viernes pasado que la denuncia sobre las esterilizaciones forzosas era infundada, dijo hoy a Efe María Isabel Cedano, representante de la ong Demus (Defensa de los derechos de la mujer).

Cedano explicó que la Fiscalía archivó el caso porque “si bien reconoce que se cometieron una serie de delitos, considera que éstos ya prescribieron dado que no constituyen crímenes de lesa humanidad (que son imprescriptibles)”.

 

La abogada de Demus indicó que ahora las ongs que asumieron la denuncia están intentando contactar a las víctimas para presentar, en los próximos seis meses, una queja conjunta ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Estado peruano reconoció su responsabilidad en la violación de los derechos de Mamérita Mestanza, una de las mujeres que falleció tras ser esterilizadas forzosamente, dentro de una política de control de natalidad para mitigar la pobreza.
El Estado también se comprometió a adoptar medidas de reparación en beneficio de las víctimas, así como a investigar y sancionar a los responsables en el fuero común.

Demus y otras ongs consideran que el ex presidente Alberto Fujimori y sus ex ministros de Salud Eduardo Yong, Alejandro Aguinaga, Marino Costa y Carlos Parra, son responsables de una política pública que significó una grave violación a los derechos humanos de las peruanas.
Según Cedano se habrían esterilizado en ese período a u

Las 300.000 personas, principalmente mujeres quechuahablantes de zonas andinas, rurales y urbanas pobres de Perú, y 18 de ellas murieron.
De estos casos, solo 2.074 han sido denunciados.

La letrada de Demus indicó que Fujimori y sus ministros de Salud “sabían de esta política (de esterilización forzosa) e incluso promocionaron la anticoncepción quirúrgica y no tuvieron los cuidados debidos para que eso se aplicara tomando en cuenta voluntad de la persona”.

“Se permitió (durante el gobierno de Fujimori) que se pudiera usar el engaño, la amenaza y la coacción”, acotó Cedano, tras precisar que muchas de las mujeres no han denunciado los casos porque se siente marginadas por sus comunidades, donde han sido estigmatizadas por haber sido víctimas de engaños y son vistas como inútiles en la vida reproductiva de sus comunidades.

Además de Demus, defienden a las víctimas de las presuntas esterilizaciones forzosas, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh). EFE

Fuente: http://www.ideal.es

 

 

.

Source: Noviembre 2009