Panamá en vías de cumplir a medias los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Panamá está en vías de cumplir a medias los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) porque la reducción de la mortandad infantil y de la propagación del sida, así como la mejora de la salud sexual, son metas de difícil alcance para 2015, reconoció hoy el Gobierno.

El Ejecutivo de Panamá y la ONU presentaron hoy, en un acto en el que participó el presidente saliente, Martín Torrijos, su tercer informe sobre el cumplimiento de los ODM, acordados en el año 2000 por 192 países. 

De los ocho objetivos, el informe señala que Panamá está en vías de lograr tres, dos dependerán de las políticas que se adopten en el futuro y tres son catalogados de “difícil” o de “poco probable” cumplimiento.

El presidente de Panamá, que el 1 de julio entregará el mando al opositor Ricardo Martinelli, puso énfasis en los logros conseguidos en sus cinco años de gestión.

“Dejamos ahora un país en marcha. Hemos crecido a un ritmo cercano al 8% en el último quinquenio, logrando conciliar crecimiento económico con políticas sociales, lo que se ha traducido en una mejor calidad de vida”, dijo Torrijos.

En cuanto a la erradicación de la pobreza, la población con ingresos menores a un dólar al día disminuyó del 19,66 por ciento de 1997 y un 14,17 en 2003, hasta alcanzar un 12,63% el pasado año.

“A esta velocidad, podemos no solo lograr la meta de reducir la pobreza extrema a la mitad, sino llegar a un tercio en su reducción”, destacó en el mismo acto la ministra de Desarrollo Social, María Roquebert.

Según el informe, Panamá tiene una “probabilidad alta” de alcanzar la enseñanza primaria universal para 2015, ya que en 2003 se registró cerca del 100% de tasa de matriculación, pero debe controlar la deserción temprana de los estudiantes.

En cuanto a la discriminación por sexos, Panamá debe incrementar en 7 puntos, en los seis años restantes, la proporción de mujeres empleadas en el sector no agrícola y aumentar la proporción femenina en la Asamblea Nacional para lograr la igualdad de género.

“En 2004, el 15,4% de los puestos del Parlamento estaban ocupados por mujeres y este año, con siete mujeres electas, hemos retrocedido a la situación de 1999, con un 9,9% de presencia femenina en la Asamblea”, explicó Roquebert.

Panamá debe reducir la tasa de mortalidad de menores de cinco años, de 24,5 muertes por cada 1.000 nacidos vivos registrada en 1990 hasta un índice máximo de 8,2 muertes.

“Si las tasas de mortalidad en la niñez continúan con la tendencia observada, es probable que la meta no se alcance”, indica el informe, que señala que en 2008 la incidencia era de 20,8 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

También es de “difícil cumplimiento” el objetivo de mejorar la salud sexual y reproductiva, porque Panamá registró en 2007 una mortalidad materna del 59,4 por cada 100.000 nacidos vivos, índice muy superior a la meta de 13,4 muertes, debido a “las brechas existentes entre las áreas indígenas, rurales y urbanas”.

Respecto a combatir el VIH/Sida, meta considerada poco probable de lograr, Panamá no dispone de los indicadores solicitados por la ONU, pero a partir de la información disponible, el documento insta al Gobierno a “una mayor coordinación de programas y a buscar un cambio drástico en los comportamientos sexuales de riesgo”.

También se dio a conocer que Panamá mejoró su marco normativo ambiental, pero la implementación de las medidas “se da a un ritmo lento”, aspecto que se debe mejorar para reducir la pérdida de biodiversidad.

El último objetivo, logrado ya por Panamá gracias al incremento de las exportaciones y al fomento de las relaciones comerciales del país, hace referencia a mantener una relación baja entre exportación y deuda externa.

Fuente: and.es

Source: Junio 2009