Las barreras del aborto adolescente

189 menores abortaron en 2007, pero Sanidade dice que no hay demanda

Cuando el Gobierno anunció que reformaría la ley del aborto, de manera que las chicas de 16 y 17 años no tuvieran que pedir permiso para abortar, la Xunta aseguró que no había suficiente demanda. Según los datos del Ministerio de Sanidad de 2007, Galicia es la sexta comunidad con más abortos en menores (con una tasa de 15,71% del total de abortos en jóvenes). De las 2.546 mujeres que abortaron aquí, 400 tenían menos de 20 años. En 2007, 30 gallegas menores de 16 años y 159 de entre 16 y 17 decidieron interrumpir su embarazo.

Acceder a una interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en Galicia, a priori, no es difícil. Hay 13 centros de orientación familiar (COF) que tramitan estas intervenciones, prácticamente todos los hospitales de la red sanitaria pública gallega los llevan a cabo ya, y hay cuatro clínicas privadas con licencia para realizar abortos de poca complicación y absorber la demanda que los hospitales no pueden asumir.

Estos centros se reparten por todas las provincias. Hay cuatro COF en A Coruña, tres en Lugo, cuatro en Ourense y dos en Pontevedra. Pero no todos prestan el mismo servicio. Cada uno tiene un horario diferente de apertura y distintos servicios para una población que, en muchos casos, ha de buscarse las vueltas para faltar a clase y acudir al centro más cercano, que a veces está a muchos kilómetros, informa María Pampín. El caso del centro de orientación de Ribadavia es llamativo. Abre sólo martes y viernes de 9:00 a 14.00 horas. Y la atención médica en la Casa do Mar, en Burela, “depende de la disponibilidad de los médicos”.

La Consellería de Sanidade no tiene aún departamento que siga las IVE. Aunque la conselleira Pilar Farjas aseguró hace dos semanas que debe existir, junto a la nueva ley del aborto, una buena política de información sexual, la semana pasada su departamento no sabía precisar cuánta gente se dedica a atender estos COF, dónde están o qué personal tienen. En la web del Sergas, los datos tampoco están actualizados.

Formadoras de planificación y trabajadoras sociales expertas en tratar temas de sexualidad con jóvenes, como la ONG Paz e Desenvolvemento, aseguran que las jóvenes de 16 y 17 años, en edad de cursar Bachillerato, tienen información suficiente en materia anticonceptiva. Sin embargo, los abortos voluntarios gestionados por el COF de A Coruña se debieron en casi un 40% de los casos al fallo del preservativo y en un 30% a su no uso.

De entrar en vigor el proyecto de ley del Gobierno, el nuevo límite legal para interrumpir el embarazo será de tres meses y medio (14 semanas). En ese estado todas las mujeres embarazadas acostumbran realizarse una ecografía en la que se puede distinguir claramente al feto. El 86,25% de las jóvenes gallegas abortan dentro de los límites legales en la actualidad, es decir, dentro de las 12 semanas. A partir de este momento y hasta la semana 22 sólo se puede interrumpir el embarazo en caso de que la vida de la madre corra peligro o si hubiera graves anomalías en el feto. Ocurre en pocos casos y ha de hacerse en un hospital, por regla general. A una chica que acude al centro de orientación, cuenta Marián Ferreiro, del COF coruñés, antes de realizarle el informe médico para el hospital se le enseñan todas las opciones. Es la ley.

Cuatro clínicas privadas en Galicia tienen licencia del Sergas hasta diciembre para ejercer abortos. Durante muchos años sólo estos centros y el hospital de Ourense podían practicarlos. En septiembre del pasado año, la Consellería de Sanidade del bipartito anunció que todos los hospitales del Sergas realizarán interrupciones de embarazo antes del segundo semestre de 2009.

Sólo faltan O Salnés y Ferrol. El doctor José Luis Doval, uno de los primeros médicos que realizó abortos en la sanidad pública, en el complejo hospitalario orensano, pide que se aumente el concierto con las clínicas para que el hospital se especialice en los abortos más complicados. Las privadas asumen en gran parte las interrupciones de embarazos de los hospitales. Abortar en privada sin sedación cuesta 450 euros y 650 con ella.

La noche suele ser el momento elegido por los hospitales para realizar los abortos. “Es cuando menos gente hay, cuando menos podrán hablar y sobre todo cuando más cómoda se encontrará la joven”, explica Doval. Para ellas es complicado que la hagan compartir habitación con enfermos de Psiquiatría o con las mujeres que esperan el parto en Maternidad.

La normalización en los hospitales de unidades especiales, explica este doctor, evitaría traumas como el de la chica que comparte habitación con otra que va a dar a luz. “Es traumático para ambas”, explica Marián Ferreiro, tanto para la que quiere ser madre y como para la que decide no serlo. Para ambas es imprescindible tener una unidad de IVE como ya tienen Vigo y Ourense. Un equipo sensible al tema y una sala sólo para estas chicas asegurarían un mejor proceso asistencial y cuidaría de la identidad de la madre.

Datos detrás de los datos

– Interrupción del embarazo en menores.

La mujer de menor edad que abortó en Galicia en 2007 tenía 13 años. De 14 años abortaron 9 chicas. El salto se da a los 15, con 20 abortos y los 16, con 67.

– Dispersión poblacional.

Las poblaciones de 10.000 habitantes o menos presentan la tasa más baja de abortos en menores, con 70 IVE de menores de 20 años en total, y el mayor número de abortos se concentra en las poblaciones más grandes, con 191 caso. Le siguen las de 10.000 a 50.000 habitantes, con 128 abortos hasta los 19 años.

– Utilización de la planificación familiar.

De los 400 abortos de 2007, 196 se realizaron sin pasar por centros de planificación familiar. La mayor parte de ellos, en Pontevedra (132). En los centros de planificiación coruñeses es donde se registraron más consultas sobre la IVE (145). En toda Galicia, 259 chicas acudieron para informarse sobre anticonceptivos.

– Nivel de estudios.

Sólo cuatro chicas que interrumpieron su embarazo eran analfabetas. 31 no tenían estudios. La mayoría de ellas, sin embargo, estaban en Secundaria

Fuente: elpais.com

 

.

Source: Junio 2009