Santa Fe: Ya cuenta con una ley de atención tras un aborto

Santa Fe se convirtió esta semana en la primera provincia del país en contar con una ley para la atención de las mujeres que llegan a los hospitales a atenderse luego de haber sufrido un aborto.

“La importancia fundamental de esta norma es la de evitar las muertes maternas que se dan fundamentalmente en mujeres pobres, porque muchas directamente no concurren al hospital por temor a ser denunciadas o a sufrir maltratos”, aseguró a LaCapital la diputada provincial y autora del proyecto, Alicia Gutiérrez. Las organizaciones rosarinas que impulsaron el proyecto, Indeso Mujer y Mujeres Autoconvocadas Rosario (MAR), fueron las encargadas de defender la iniciativa ante diputados y senadores, y celebraron su aprobación por unanimidad (ver aparte).

Esta “Guía para el mejoramiento de la atención posaborto” tiene como base un documento elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación en 2005, durante la gestión de Ginés González García, al cual Salud de la provincia adhirió a través de una resolución.

“Lo importante es que ahora este protocolo tiene fuerza de ley y Santa Fe es la primera provincia que la adopta de esta manera, y como tal deberá cumplimentarse en el futuro”, agregó Gutiérrez.

La ley. La normativa contiene tres protocolos. El primero, de orientación a la mujer que llega al centro de salud; el segundo, de diagnóstico y tratamiento de la emergencia; y el último, sobre anticoncepción posaborto.

Así, al igual que el documento del ministerio nacional, establece indicaciones sobre cómo recibir, informar y orientar a las mujeres con una complicación por aborto, procedimientos a ser realizados y datos sobre la decisión libre e informada sobre las opciones anticonceptivas.

Pero la normativa enfatiza sobre todo en la necesidad de brindar un trato humanizado a las pacientes y de respetar la confidencialidad y el derecho de tomar decisiones sobre su salud y fertilidad.

Muertes. Tanto las organizaciones que impulsaron el proyecto como la diputada Gutiérrez plantearon casos paradigmáticos como las muertes de Carina y Perla, las dos mujeres que en febrero pasado llegaron al Hospital Provincial luego de haberse realizado abortos inseguros que les provocaron infecciones.

En ese momento, la secretaria de Salud de la provincia, Débora Ferrandini, había calificado estos fallecimientos como “crímenes socialmente premeditados que se cobran vidas de mujeres pobres”. 

Es que ambas (Carina y Perla tenían 20 y 24 años, respectivamente) eran muy humildes y la desesperación las llevó a recurrir a intervenciones inseguras.

Estos casos representan una realidad que se repite en todo el país. A nivel nacional, según estimaciones del Ministerio de Salud, se realizan anualmente entre 450 mil y 500 mil abortos, 100 mujeres mueren anualmente por intervenciones no seguras y 186 se atienden por día por complicaciones sufridas tras haberse realizado un aborto. Es más, la hospitalización por aborto se incrementó en un 57 por ciento de 1995 al 2000.

En Santa Fe, desde 1980 estas intervenciones inseguras son a nivel provincial la primera causa de muerte materna. Entre enero y noviembre de 2008 sólo los hospitales Centenario, Provincial y Eva Perón atendieron a 468 mujeres que ingresaron con problemas tras un aborto inseguro-.

En la órbita municipal, el promedio anual entre 2006 y 2008 es de unos 130 casos en la Maternidad Martin, mientras que en el Hospital Roque Sáenz Peña se asisten otras 250 pacientes cada año.
30 de mayo de 2009 (La capital)

Fuente: noticiasdesantafe.derf.com.ar

Source: Junio 2009