La otra "inseguridad"

(Por Mariana Carbajal en Página 12 del 14.03.09)

Se llamaba Romina Gélvez. Tenía 22 años. Murió ayer en el Hospital Español de Mendoza. Estaba con muerte cerebral desde el domingo. La desesperación frente a un embarazo no deseado la empujó el viernes 6 a recurrir a una curandera del barrio La Gloria, en el departamento de Godoy Cruz, para que le practicara un aborto. El procedimiento no fue seguro: hubo una sonda de por medio. Llegó al Hospital Paroissien, de Maipú, con un cuadro infeccioso crítico. Nunca se recuperó. Romina no tuvo los 3000 o 4000 pesos que se requieren para acceder en la Argentina a un aborto seguro. Clandestino, sí, pero seguro. No fue el único caso fatal en la misma semana. La penalización del aborto está matando a las mujeres pobres. Pero de esa “inseguridad” que impacta exclusivamente en cuerpos femeninos, pobres, silenciosos, los grandes medios de comunicación no se hacen eco. Esas muertes, evitables todas, no importan.

Esta semana se habló y mucho desde algunas pantallas de TV y desde la tapa de ciertos diarios de otras muertes. Mucho se amplificó la “seguidilla” de policías bonaerenses asesinados en enfrentamientos con delincuentes: cuatro en 22 días, cuando en todo el 2008 habían caído ocho.

En los últimos 22 días murieron también cuatro mujeres por las consecuencias de abortos inseguros, pero de esa “inseguridad” se habla poco y nada: Romina Gélvez falleció ayer. Ana Machuca, el martes, en Reconquista, Santa Fe. Perla, 24 años, empleada de una empresa de limpieza, el 21 de febrero, en Rosario y un día antes, el 20, en esa misma ciudad, Carina, 30, madre de tres nenes, trabajadora doméstica. Y antes que ellas, en lo que va de 2009, el aborto inseguro mató a María Soledad Villagra, de 25 años, en Catamarca –fue el 7 de enero–, y a Soledad Mendoza, de 21 años, en Santiago del Estero, el 4 de ese mes, Y a Sofía Viviana Juárez, de 19 años, en una pequeñ a localidad del norte santiagueño, el 12 de enero. Y unos días antes quedó al borde de la muerte, sin útero ni ovario, una niña de 12 años en Mendoza, en el Hospital Lagomaggiore.

La lista va a continuar. En promedio, son asesinadas por el aborto inseguro alrededor de un centenar de mujeres de escasos recursos, de barrios humildes, como Ana Machuca, que tenía 28 años y una infección generalizada cuando llegó al Hospital de Reconquista. La situación extrema de enfrentar un embarazo que tampoco quería la llevó a introducirse una aguja de tejer. Ella solita. Cuando la vieron los médicos, el cuadro infeccioso era ya irreversible.

¿Cuándo va a resonar en las pantallas y los micrófonos de las radios el dolor de las madres y los hijos de estas mujeres que ya no están? Sus muertes podrían haberse evitado: con campañas de difusión masivas que informen que es un derecho acceder a anticonceptivos gratuitos en centros de salud de todo el país, con stock permanente de métodos y consejería en salitas y hospitales, con educación sexual en todas las aulas, con una política que no penalice a las mujeres que deciden abortar como último recurso, con servicios de aborto seguro y gratuito.

Está demostrado que la penalización no evita que las mujeres aborten. Lo hacen igual, con graves riesgos. De esa “inseguridad” pocos hablan. 

¿Cuántas Rominas más tendrán que morir hasta que legisladores y funcionarios que deben pensar en el desarrollo de políticas sanitarias lo comprendan?

Source: Marzo 2009

La política y el aborto terapéutico en Chile

El probable candidato presidencial del oficialismo chileno, Eduardo Frei, accedió a debatir sobre el restablecimiento del aborto terapéutico en Chile, pero la mayoría en su partido se opone a esta medida.

En un acto de campaña electoral, el senador dijo que “vamos a discutir y analizar el tema”, que le habían solicitado los partidos Socialista y Por la Democracia, recordando que en Chile era legal el aborto terapéutico hasta el año 1984 y en 1989 fue derogado por el régimen militar.

 Su partido, la Democracia Cristiana, en línea con la iglesia católica, no acepta ningún tipo de aborto, pero Frei reflexionó que se trata de respetar “las decisiones personales y no pretendamos arrogarnos la moral”.

En entrevista con la radio local, Frei abordó este tema recordando el caso de una niña de nueve años embarazada producto de una violación en Brasil, donde la opción tomada por el padre fue el aborto, preguntando “si se puede castigar a un padre que toma una decisión de esta naturaleza”.

Con esta posición, el candidato aceptaba abrir el debate de incluir este asunto en el futuro programa de gobierno de la coalición oficialista, con vistas a las elecciones presidenciales y parlamentarias del próximo 11 de diciembre.

Pero numerosos dirigentes democristianos le han cerrado la oportunidad a debatir este tema en el partido, que en un congreso ideológico en 2008 rechazó rotundamente todo tipo de aborto.

En muchos países, el aborto terapéutico se practica solo en caso de riesgo vital de la madre, pero en Chile está prohibido el aborto en todas sus formas, aunque sea por razones médicas.

Pese a la prohibición, según datos oficiales, los abortos suman unos 40.000 anuales, pero se estima que los que se realizan mediante prácticas clandestinas ilegales llegan a los 160.000, una de las más altas cifras de América Latina, según expertos.

Recientemente, el coordinador del Comité de Derechos Sexuales de la Federación Internacional de Ginecólogos y Obstetras, Aníbal Faúndez, señaló que en las naciones donde el aborto está legalizado no se produce con mayor frecuencia.

Confirmó que en Chile “hay una menor tasa de mortalidad materna por aborto, pero sin duda se tiene la tasa más alta de abortos de la región”.

La tasa de abortos es de 50 por cada 1.000 mujeres en edad fértil, muy por encima de la que se registra en Alemania, Bélgica y Holanda, países donde esta práctica es legal y en los que, según un reciente estudio, los abortos son menores a 10 por cada 1.000 mujeres.

En Colombia y Brasil, donde la interrupción del embarazo se produce con restricciones en casos de violación o por razones terapéuticas, la cifra llega a 30 y 40 por cada 1.000 mujeres, respectivamente.

El senador Juan Antonio Coloma, líder de la derechista Unión Demócrata Independiente, comentó que le sorprendió que para “congraciarse” con los sectores de izquierda, que han planteado el aborto terapéutico como una bandera de lucha, “Frei muestre debilidad en sus convicciones”.

El tema también fue criticado por la secretaria general del también derechista Renovación Nacional, la diputada Lily Pérez, quien llamó al senador Frei a no utilizar el aborto en su campaña para captar votos, con miras a las primarias de la Concertación, que se realizan el 5 de abril.

Ese día Frei se medirá al senador radical José Antonio Gómez en la primera de seis elecciones internas con vistas a definir el candidato oficialista.

Se prevé que el democristiano obtenga la victoria y se convierta en el abanderado que enfrente al empresario derechista Sebastián Piñera, quien está al frente de las encuestas.

Las leyes chilenas contra el aborto se encuentran en el Código Penal, bajo el título de Crímenes y Delitos contra el Orden Familiar y la Moralidad Pública, siendo de las más restrictivas del mundo.

Se castiga todo aborto intencional, así como los causados por un acto violento contra una mujer embarazada. También se sanciona al que practica el aborto como a la mujer que consiente en ello.

La pena por este delito es de 3 a 5 años por obtener un aborto y de 541 días a 3 años por proveer un aborto.

Las mujeres pobres son las más penalizadas por practicar el aborto, debido al riesgo que conlleva hacerlo clandestinamente, que en muchos casos concluyen en los hospitales públicos, donde son denunciadas y entregadas a la policía.

Al hombre se le libera de toda responsabilidad. (Xinhua)

17/03/2009

Fuente: spanish.peopledaily.com.cn

Source: Marzo 2009

‘Médicos decidirán si procede o no un aborto’

Entrevista/Susana Chávez. Directora del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) y magíster en Salud Pública.

Consuelo Alonzo C.

¿Dónde está entrampado el protocolo del aborto terapéutico? 

Está entrampado a nivel del Ministerio de Salud. Y sabemos de muy buena fuente, que no por la oposición del ministro de Salud, Oscar Ugarte, sino de ciertos funcionarios de ese portafolio que le hacen un boicot permanente, pues sobreponen sus posturas personales a su labor pública.

 

Estas personas tienen vínculos con la Iglesia Católica.

Definitivamente. Preocupa además que estos funcionarios sumen esfuerzos con algunos congresistas para que no se dé paso a esta medida de salud pública.

Entonces, lo único que faltaría es la firma del ministro Ugarte.

Efectivamente. Su firma, pero  estas personas lo frenaron.

Las voces que se oponen al aborto terapéutico señalan que será  una puerta abierta al aborto indiscriminado, en general.

No, porque el tema del aborto terapéutico requiere indicación médica. Será la valoración del médico la que te va a decir si efectivamente este embarazo constituye un grave riesgo para tu salud. Quienes van a decidir si un aborto terapéutico procede o no procede no son las mujeres, sino los médicos.

Las mujeres no tendrán voz.

Lo único que puede decir la mujer es si quiere o no el aborto terapéutico que le han prescrito. 

No será obligatorio realizarse esa intervención pese a lo que digan los médicos.

Normar el aborto terapéutico no obliga a nadie a hacerse un aborto terapéutico. Por más que esto le salve la vida a la madre. 

Entonces, ¿por qué la oposición?

Detrás de esta negativa, primero, no se valora la salud de la mujer. Lo otro es la poca confianza a la indicación médica sobre el efecto terapéutico que puede tener el aborto en algunos casos, como cuando una mujer tiene cáncer y necesita de una quimioterapia para vivir. 

No se cree en las normas.

Aquí hay que entender la salud pública, la relación médico-paciente y el cumplimiento de la ley. Aquí no se está planteando nada que no esté en la ley. Si creen que no es adecuada, cámbienla. Pero no se puede dejar de atender a la población porque “yo supongo un mal uso de las normas”. Entonces no den brevetes porque podría haber accidentes.

“La ausencia de un protocolo solo afecta a las pobres”

¿Cuáles son las cifras de aborto en nuestro país? 

En término de aborto inseguro, son más de 370 mil abortos por año. De un estudio de la Universidad Cayetano Heredia, hecho a 20 mil mujeres de varias regiones, se estima que unas 60 mil mujeres unidas (con pareja) han recurrido al aborto.

¿Las penas han surtido efectos para frenarlos?

En lo más mínimo. Las mujeres siguen haciéndose abortos.

Pero en la práctica privada sí ocurre.

Absolutamente. Hay que preguntar en el INEN cuántas personas son dadas de alta con diagnóstico de cáncer y embarazo para que solucionen el problema fuera.

Entonces ¿la demora de un protocolo normado solo vulnera a las mujeres pobres?

Solo a las mujeres pobres. Nada más.

Fuente: larepublica.pe

Source: Marzo 2009

El Día de la Mujer reclama igualdad y aborto libre

Miles de personas recorren las calles de Valencia y Alicante Las calles de Valencia y Alicante se llenaron ayer de pancartas de compromiso con la igualdad y de reivindicación de los derechos de las mujeres. Miles de personas acudieron a la cita anual para manifestar en el Día de la Mujer su exigencia de una igualdad de trato y oportunidades real, y rechazar una vez más la violencia de género. Este año, además, los manifestantes reclamaron el aborto libre y gratuito ante la anunciada reforma de la ley. Así lo pidió la pancarta del Moviment Feminista de València que abrió la marcha en la capital valenciana, en la que participaron los sindicatos, colectivos y partidos de izquierda. UGT hizo hincapié en que “la mujer tenga libertad para decidir”, mientras que el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, y la portavoz municipal, Carmen Alborch, destacaron que la lucha por la igualdad sigue siendo necesaria a pesar de los avances.

En Valencia, además, hubo una segunda manifestación, que aglutinó por primera vez a entidades latinoamericanas, especialmente ecuatorianas, en defensa de los derechos de la mujer empleada del hogar y contra la doble discriminación que sufren por ser inmigrantes, especialmente con la crisis.

A ritmo de batucada transcurrió la marcha en Alicante, bajo el lema Ciudadanas sí, desiguales no. Una nutrida representación de todos los partidos, excepto el PP, y de los sindicatos se dieron cita en una manifestación con pocas banderas y pancartas, y que concluyó con la lectura de un manifiesto en el que se denunció “la falta de dotación” para los juzgados de violencia de género y se exigió “igualdad de trato, de condiciones y de oportunidades en la toma de decisiones”. Algunas manifestantes echaron en falta a la alcaldesa, Sonia Castedo, del PP.

Fuente: elpais.com

 

Source: Marzo 2009

8 de Marzo. Día Internacional de la Mujer

Lima, (PRESSPERU).- El Perú ocupa el segundo lugar de muerte materna en América Latina, se calcula que se producen 376 mil abortos clandestinos cada año, y 7 mil mujeres ponen sus vidas en riesgo al someterse a un aborto clandestino por razones de salud, a pesar que el artículo 119 del Código Penal ampara el aborto terapéutico. 

El Instituto de Medicina Legal durante el primer semestre de 2008 atendió 79 exámenes por presunto aborto, 36 de estos casos fueron de mujeres adolescentes de 13 a 17 años, los otros 43 casos se trataron de mujeres de 18 a 29 años. Mientras que el Ministerio de Salud reportó 76,913 casos de embarazo adolescente de enero a septiembre del año 2008.

Por otro lado, alrededor del 30% de los 3.8 millones de mujeres peruanas sexualmente activas corren el riesgo de quedar embarazadas sin desearlo. El 45% del mismo grupo de mujeres utilizan algún método anticonceptivo, y menos de la mitad de ellas usan métodos modernos. Estas  cifras reflejan la escasa información y acceso de las mujeres respecto a una adecuada salud sexual y salud reproductiva, por lo que la maternidad no deseada asciende a 1.8 millones mujeres al año. 

QUE DEMANDAMOS
Los embarazos que ponen en riesgo la salud de la mujer, e incluso su vida, son una realidad que enfrentan las mujeres peruanas, decidir entre salvar la vida de una mujer o continuar con un embarazo resulta ser mortal. A muchas mujeres se les niega este derecho al aborto legal cuando se trata de preservar su vida y salud integral. 

Por ello, el Estado debe garantizar a las mujeres peruanas la atención integral de su salud y sexualidad, además de brindar información sobre prevención, promoción y recuperación en cada etapa de su vida, incluso de adolescentes.

La atención médica a la mujer embarazada debe ser una prioridad para el Estado. L a mayor posibilidad de muerte de una mujer embarazada se da alrededor del parto, por lo que es necesario mejorar la atención de los servicios de salud con profesionales calificados y capacitados.

Además, es necesario que la salud de las mujeres se encuentre garantizada con acciones de prevención que reduzcan el número de abortos inseguros, así como el número de embarazos no deseados, incluyendo el embarazo de mujeres adolescentes. 

Estas medidas son necesarias más aún cuando se trata de víctimas de violencia sexual, donde el Estado debería garantizar la atención total respetando y atendiendo la decisión de la víctima.

Ante esta situación, el fallo de la Segunda Sala Civil de la Corte Superior de Lima ha sido preciso, ya que reconoce el efecto no abortivo del Anticonceptivo Oral de Emergencia (AOE) y permite su distribución gratuita a las mujeres de escasos recursos económicos, lo que refleja un avance a favor de las mujeres peruanas.

La situación actual de las mujeres peruanas debe cambiar, no es aceptable que se continúe esperando por el respeto y la regulación de los derechos de las mujeres, basta de negar sus derechos elementales.  No es posible reducir la mortalidad la materna sin considerar la problemática del aborto, atentando contra la vida de aquellas que no cuentan con los recursos económicos necesarios que les garantice un tratamiento adecuado.

Las mujeres esperamos que esta fecha sea una oportunidad para trabajar a favor de políticas públicas que garanticen el ejercicio efectivo de nuestros derechos, con autonomía y democracia.

Fuente: 
pressperu.com

Source: Marzo 2009

República Dominicana: Revive polémica sobre aborto con "Las hijas de nadie"

Con un libro conmovedor y científicamente ilustrativo de las tragedias que viven las mujeres en este país, donde las interrupciones de embarazo están penalizadas, la doctora Lilliam Fondeur colocó al alcance de la sociedad dominicana una obra que podría incidir en los debates que muy pronto se iniciarán sobre la reforma constitucional. 

 

En el proyecto a debatir se conserva el artículo 30, donde se condena a las mujeres a parir, puedan o no deban, quieran o no quieran.

La médica ginecobstetra consiguió reunir, para la presentación de su libro, a un auditorio beligerante y numeroso, con una cantidad similar de varones y mujeres, tres ministros, ocho ó 10 legisladores y legisladoras, representantes de distintos estratos del aparato estatal y figuras destacadas del movimiento de mujeres, feministas y de la sociedad civil.

Una voz influyente abrió la presentación de Las hijas de nadie, la del médico y legislador de la Cámara Baja Víctor Terrero. A pesar de pertenecer al partido de gobierno, se mostró convencido de que el Congreso debe despenalizar el aborto en condiciones especiales.

Las excepciones que se están considerando son: violación o incesto, cuando peligre la vida de la madre o el feto presente malformaciones.

En esta nación caribeña de ocho y medio millones de habitantes se estima que se producen al rededor de 100.000 abortos anuales, cifra que no incluye los muchos otros que no son declarados ni reconocidos.

República Dominicana tiene el lamentable privilegio de ser uno de los pocos países en el mundo que no hacen excepciones: El Salvador, Chile, Nicaragua y Malta.

Según lo dicho por el congresista Terrero, esa es la tercera causa de defunciones femeninas; mientras que la autora Lilliam Fondeur asegura que esa penalización del aborto es una sanción a la pobreza.

“El pecado de ser pobre es lo que se penaliza”, asegura en uno de los capítulos de su libro. Se sabe que las mujeres pudientes emigran o se realizan sus interrupciones en condiciones seguras y con asistencia profesional.

Una abogada colombiana, que tiene en su expediente el haber influido en el desarrollo de estos debates en varios países del continente, Mónica Roa, involucrada desde hace buen tiempo en las discusiones hechas y por hacer en República Dominicana, regresó a Santo Domingo para acompañar la presentación de este volumen.

En esta ocasión dijo que hace falta ya un abordaje serio del asunto que tome en cuenta todos los criterios y le abra paso a la razón.

Dirigiéndose al nutrido público masculino presente, Roa recordó que ellos no se verían nunca en la situación de tener que escoger entre su vida y un huevo fecundado en su útero. La época en que este problema se resolvía entre un sí o un no, ya pasó.

“Hay una gran gama de argumentos; y no le pedimos a la Iglesia que cambie. Pero la condición de inconstitucionalidad de esta penalización no se le presenta al Vaticano, sino al Congreso de la República que debe legislar y decidir para toda la sociedad”, puntualizó.

En opinión del diputado Terrero, es una pena estar en el Congreso discutiendo si sí o si no, “cuando en este país no hay ni un sólo ginecobstetra que no haya tenido que asistir a una paciente necesitada después de un aborto inseguro”, comentó.

“Los legisladores tenemos la obligación de rechazar ese artículo 30 y redactar otro que despenalice en condiciones especiales. Como se dice en varios países latinoamericanos: que las mujeres decidan, que la sociedad respete y el Estado garantice”, subrayó el congresista.

El texto cuenta con la presentación de Susi Pola, conocida abogada, quien subraya que enfocar el tema del aborto con el estar a favor o en contra, es una postura simplista que aspira a radicalizar el tratamiento del problema.

“Todo esto no está planificado inocentemente: en la base, permanece la doble moral del control de la sexualidad de las mujeres como la gran estrategia patriarcal que mantiene la hegemonía de lo masculino como modelo ¿Cuál es la finalidad política de violar los derechos consagrados de una parte de la humanidad, concretamente la mitad?”, asegura la también escritora feminista.

Pola pregunta y se pregunta: “¿por qué cuesta tanto desligar las creencias e ideologías religiosas de los derechos aplicados a las mujeres?, ¿por qué la pobreza es femenina?, ¿por qué las violencias sociales, todas, son ejercidas por los hombres y sufridas por las mujeres?, ¿cómo no se escandaliza el status quo de tantos yerros, bilateralmente dirigidos hacia la categoría mujer, con verdadera saña y sin remordimientos?”

El anecdotario con que la doctora Fondeur inicia su libro forma parte de la realidad descubierta o afrontada en su propia consulta, lo que le permite afirmar en cada caso: “aunque usted no lo crea, esta es una historia real”: En una de ellas, se cuenta: “Cuando cumplí nueve años, papi me pidió que le chupara y lo ponía en mi parte. Me dijo que no podía decírselo a mamá….Tengo 12 años. Me sacaron de la escuela y no me dejan juntar con mis amigas. Como si tener la panza crecida fuera una enfermedad que se pega… En el barrio ya no dejan jugar a mis vecinas conmigo. Mis dos hermanitos de ocho y 10 años me odian. Dicen que por mi culpa papi se fue de la casa. 

Ellos, al igual que yo, lo extrañamos mucho…Mami me mira echándome la culpa de que él se haya ido. “¡Dios mío, ayúdame a entender que fue lo malo que hice!”

Otra: “Isaura le lleva el nombre a su doctora: agenesia diafragmática bilateral severa. La médica le explica… “la ausencia de la cúpula del diafragma trae como consecuencia que las vísceras abdominales asciendan comprimiendo los pulmones y el corazón”. La muchacha reacciona: “¿por qué no se dieron cuenta antes, sin esperar a que nazca para que muera”.

“Aunque se hubiesen dado cuenta antes, por ley tienes que cargar con ese embarazo hasta que llegue a término. No puedes desembarazarte antes. En ningún hospital te van a ayudar a no tenerlo. Isaura no entendía. ¡Es imposible!, gritaba…” En nuestro sistema de salud, las pobres están excluidas. Las leyes no son iguales para todas, subraya la autora de Las hijas de nadie.

El Congreso ya votó a favor de iniciar la consideración del proyecto de texto presentado por el Ejecutivo para producir la Reforma Constitucional con modificaciones que se consideran necesarias, pero donde subsisten artículos que ignoran, excluyen, discriminan o minimizan el papel de las mujeres.

Por su parte, el movimiento de mujeres constituyó, desde hace tiempo, un grupo de trabajo, el Foro de Mujeres por la Reforma Constitucional, que ha elaborado a su vez un documento sustantivo, “La Constitución que queremos las mujeres”.

Ese colectivo se reunirá también ahora para trazar nuevas estrategias de acompañamiento al Senado y la Cámara de Diputados en sus debates. Existe en la Cámara Baja una Comisión de Equidad de Géneros.

Los resultados tendrán que verse.

Fuente: SEMIac – Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe.

Source: Marzo 2009

Las congéneres de la Presidenta

Por Mariana Carbajal en Página 12

Como ya hizo en otros discursos, Cristina Fernández de Kirchner apeló al “género” para destacar que por el hecho de ser mujer enfrenta mayores dificultades para gobernar el país.

“Hay que estar sentado acá para saber lo que es gobernar un país y la República Argentina, hay que estar sentado acá o sentada”, lo cual “implica también una cuestión de género, es un poquito más difícil todavía”, enfatizó en la inauguración de las sesiones legislativas. Y debe ser así. ¿Quién lo puede dudar? La política, el poder, son sinónimos de dominio masculino. Pero ésa fue la única apelación al género –femenino, claro– en la hora y 12 minutos que duró su exposición.

Source: Marzo 2009

Aborto y discriminación económica

Escrutinio
Seis meses después de emitido su fallo sobre la despenalización del aborto en el Distrito Federal, la Suprema Corte de Justicia acaba de notificar formalmente su decisión al gobierno de esa entidad. Y a propósito de ello, vale la pena hacer un balance de lo ocurrido desde que, en abril de 2007, la interrupción del embarazo dejó de ser delito en la capital del país. 

En aquel entonces hubo espeluznantes vaticinios de que se desataría una oleada de abortos, el DF se convertiría en meca y paraíso de abortantes, se pondría en riesgo la vida de las mujeres, se fomentarían la inmoralidad y el desenfreno sexual y pronto veríamos a las jovencitas desfilar una y otra vez por las clínicas para librarse de sus hijos.

Pues bien, según datos oficiales ofrecidos en una entrevista al diario El Universal por Armando Ahued, secretario de Salud del DF, desde que entraron en vigor las normas sobre interrupción legal del embarazo (ILE), en las clínicas del gobierno del DF se han practicado —hasta principios de febrero— poco más de 20 mil abortos, más de la mitad en 2008 y casi 90% por medios químicos y no el tradicional legrado. De ese total, sólo en uno ocurrió la muerte de la madre, una jovencita de 15 años. Y ello fue porque ya había rebasado las doce semanas de gestación que marca la ley, pero el médico que la atendió aceptó su declaración de que tenía menos tiempo embarazada y omitió practicarle el ultrasonido para verificar la edad del producto que marca el procedimiento.

En cuanto a la recurrencia, sólo una de cada mil mujeres abortó dos veces en ese lapso, lo cual es una tasa bajísima.

Un detalle interesante, que no mencionó el Dr. Ahued pero ya había sido dado a conocer por el gobierno del DF, es que tres de cada cuatro mujeres que piden interrumpir su embarazo son católicas. Y aquí cabe también resaltar que cuando lo solicitan, previamente se les orienta, aconseja y asesora sobre todas las opciones que tienen, y sólo si ratifican su deseo se procede.

Desde luego, los grupos religiosos y conservadores pondrán el grito en el cielo diciendo que esos 20 mil abortos legales son otros tantos homicidios, otras tantas vidas de niños asesinados antes de nacer. Pero, independientemente de que eso sería revivir el debate —zanjado ya por la Suprema Corte— de si un embrión puede considerarse ser humano, tan tremendistas afirmaciones pasan por alto algo que ya hemos mencionado en esta columna: la cantidad de vidas que los abortos legales salvan. Vidas de mujeres —principalmente jovencitas y niñas— que ya no necesitan practicárselos clandestinamente, con métodos rudimentarios y bárbaros, en cuartuchos sucios y antihigiénicos, sin posibilidad de recibir atención médica urgente si surgen complicaciones.

Desde que el aborto dejó de ser delito en la Ciudad de México —precisó Ahued— no se ha registrado en los hospitales capitalinos un solo caso de mujeres que lleguen desangrándose con el útero perforado por un legrado mal practicado, cosa que antes era muy frecuente. También se ha reducido casi a la mitad el número de bebés abandonados en la vía pública.

Pero creo que uno de los aspectos más importantes de la despenalización del aborto, es que se ha eliminado la tremenda desigualdad social que antes existía en esa materia y condenaba a las mujeres pobres a la muerte o a graves daños físicos.

En efecto, de acuerdo con una investigación realizada hace algunos años por la Dra. Graciela Arroyo de Cordero con ayuda de la Asociación de Enfermeras, los abortos siempre se han practicado y siguen practicándose en clínicas y hospitales privados de todo el país. Desde luego, cobrando altos precios por ellos, con el pretexto —precisamente— de que por ser ilegales los médicos y enfermeras se exponen a ser encarcelados y hay que compensarlos por tal riesgo. Así se establece una clara diferenciación entre aquellas mujeres que pueden pagar los miles de pesos que cuesta un aborto practicado por un médico, en condiciones seguras, y aquellas que por carecer de dinero tienen que acudir a una comadrona o meterse una aguja de tejer en la matriz. En el DF ya se borró esa diferencia discriminatoria. Ojalá que pronto se borre también en el resto del país.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx 

Fuente:
 poresto.net

Source: Marzo 2009

Corte avala despenalizacióin de aborto en ciudad de México

Ciudad de México, 3 (ANSA) – La Suprema Corte de México dictaminó hoy la despenalización del aborto voluntario, dentro de las 12 semanas de gestación, sumando así formalmente el Distrito Federal a Cuba, Guayana y Puerto Rico que ya incorporaron la medida.

“Ni la Constitución ni los tratados internacionales sobre protección a los derechos humanos suscritos por México reconocen el derecho absoluto a la vida como tampoco un momento específico para el inicio de su protección”, señala la Corte que avaló así la despenalización del aborto voluntario hasta el tercer mes de gestación. 

El resolutivo judicial conocido hoy precisó que “nada obliga al Estado mexicano a proteger la vida desde la concepción”.

El dictamen de la Corte respondió a una queja de inconstitucionalidad que presentaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Procuraduría General, que ya fueron notificadas.

El documento fue elaborado por el juez instructor José Ramón Cossío, e incluye el posicionamiento de los jueces Margarita Luna Ramos, José de Jesús Gudiño, Fernando Franco y Sergio Valls que establecieron que, con su voto a favor de la despenalización del aborto, reconocen “que los congresos locales están facultados para despenalizar o no conductas”.

Los jueces Genaro Góngora, Olga Sánchez Cordero y Juan N. Silva reivindicaron “el derecho de la mujer sobre su cuerpo” y afirmaron que “el aborto es un problema de salud pública que se traduce en abortos clandestinos y que el Esta do no debe penalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 12 semanas porque únicamente criminaliza a la mujer”.

Sólo los jueces Guillermo Ortiz, Sergio Aguirre y Mariano Azuela votaron en contra. JMG 

Fuente: ansa.it

Source: Marzo 2009

Disponibilidad y uso obstétrico del Misoprostol en los países de América Latina y El Caribe

Disponibilidad y uso obstétrico del Misoprostol en los países de América Latina y El Caribe

Las prostaglandinas (PGs) son un grupo de sustancias lipídicas que en su forma natural se pueden encontrar en casi todas las células del organismo y tienen como precursor el ácido araquidónico. En 1960, Begstrom logró cristalizar las Prostaglandinas E y F, (1).

El misoprostol es un análogo de la prostaglandina E1 (PG E1) que comenzó a ser vendido en las farmacias de América Latina desde fines de la década de los 80 con el nombre comercial de Cytotec, indicado en el tratamiento de la úlcera péptica, especialmente en aquellos casos provocados por el uso de antiinflamatorios no esteroideos. Su uso con este fin se ha contraindicado en las mujeres embarazadas por que puede causar aborto (2,3,4).

Descargar Archivo

 

 

Source: Marzo 2009