Miles de mujeres en Filipinas siguen muriendo por complicaciones en el parto, de acuerdo con el UNFPA

Madrid, 24 Mar. (Europa Press)

Miles de mujeres filipinas siguen muriendo debido a las complicaciones relacionadas con el parto, de acuerdo con un estudio del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), que señala que 230 mujeres mueren por cada 100.000 nacimientos, comparados con las 14 muertes en Singapur. 

Las causas de las muertes maternas se deben a hemorragias, septicemia, desórdenes en la tensión sanguínea o durante el embarazo, entre otras complicaciones, la mayoría de las cuales son evitables si se realizara un diagnóstico adecuado y una intervención, informa la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN.

“El ratio de mortalidad materna en Filipinas es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que probablemente no se alcance en 2015”, según la representante para Filipinas del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Vanessa Tobin. El país cuanta con una tasa de 160 muertes por cada 100.000 nacimientos mientras que su objetivo se encuentra en las 55 y 60 por cada 100.000.  

Algo crucial para reducir las muertes maternas es contar con la presencia de un asistente especializado durante el parto. “Sólo el 60 por ciento de los nacimientos aquí es supervisado por un especialista, que puede ser un médico, una enfermera o una matrona, pero lo que no se acepta en esta definición es la asistencia tradicional” que no cuenta con un entrenamiento formal, según Tobin.

“El objetivo intermedio para alcanzar el ODM es contar con un especialista presente durante todos los nacimientos. Hasta que esto ocurra, no podremos reducir el número de muertes maternas en este país”, aseguró Tobin.

Los especialistas dicen que las cifras de mortalidad materna pueden reducirse por la distribución de sanidad entre las más de 7.000 islas supone un desafío significativo. Las disparidades también se muestran entre las provincias de la isla de Luzon –donde se asiste un 90 por ciento de partos– y las regiones en desarrollo de Mindanao –donde sólo se asiste un 24 por ciento–.

“En algunos casos, una matrona es asignada a dos o tres ‘barangays –pequeñas divisiones administrativas–, separadas por amplias zonas de agua”, según la directora de una ONG que trabaja con la UNFPA, Fatima Pir Allian. “Así que muchas mujeres optan por una asistencia tradicional en los partos”, añadió.

La inaccesibilidad y la falta de personal son los principales factores que contribuyen a que Mindanao tenga uno de los índices de mortalidad materna más altos del país. Además, las tres décadas de conflicto armado han exacerbado el problema de la falta de personal y la accesibilidad.

Source: Marzo 2009