PUERTO RICO

17 Septiembre 2015 By In Iniciativas 2015

Organización: Caribbean Initiative on Abortion and Contraception
Proyecto: Acercando el Caribe a América Latina en la lucha por el aborto seguro

Artículo resumen del proyecto

Yamila Azize Vargas
Gail Pheterson

El proyecto Caribbean Initiative on Abortion and Contraception desarrolló sus trabajos a partir del año 2000 por espacio de 10 años. Luego, la falta de financiamiento nos obligó a modificar los trabajos de la red y las visitas a la región. Gracias al proyecto Iniciativas de CLACAI pudimos regresar luego de 6 años con el propósito de actualizar nuestro conocimiento sobre la situación del aborto en esta región. A continuación un resumen de las actividades realizadas, los hallazgos y recomendaciones.

 

Luego de un periodo de planificación de nuestra visita que incluyó la reconexión con las colaboradoras del Caribbean Initiative, llegamos a San Martín el 2 de septiembre del 2015 para realizar múltiples entrevistas y conocer la situación de los servicios de aborto en esta región del Caribe Oriental. Sostuvimos reuniones con alrededor de 25 personas que incluyeron mujeres líderes en posiciones gubernamentales, funcionarios públicos y proveedores de servicios de salud de 4 islas, San Martín, lado holandés, San Martín, lado francés, Anguilla y San Eustaquio.

Hallazgos generales:
Nuestra presentación ante todas y todos los entrevistados fue explicar que la visita era posible gracias al apoyo y al interés de CLACAI en conocer sobre la realidad del aborto, así como explorar la posibilidad de establecer contacto más estrecho con la región del Caribe, para integrarla a los trabajos regionales de CLACAI.

En general, en todas las entrevistas se nos dio información y detalles de la situación actual sobre el aborto y contracepción en la región. Quienes conocían nuestro trabajo anterior, enfatizaron que una de las contribuciones del Caribbean Initiative era que facilitaba la posibilidad de hablar sobre aborto, particularmente en aquellos contextos como Sint Maarten donde es técnicamente ilegal y en Anguilla, que aunque con leyes permisibles, prevalece ampliamente la idea de que es ilegal.

En Sint Maarten, lado holandés, la noticia más importante fue saber de que se encaminan a liberalizar las leyes de aborto. De hecho, es una coyuntura importante, en la que el gobierno está buscando asesoramiento en cuanto a legislación específica de cómo hacer esta legalización. Las discusiones giran en torno a si descriminalizar, o dejar en el Código Penal, o reglamentar. Pero ciertamente percibimos una clara voluntad hacia la liberalización, que contempla la posibilidad que sea incluido en la prestación de servicios pagos por el estado.

En el lado holandés de Sint Maarten ha existido desde hace muchos años existe una práctica de tolerancia hacia los servicios de aborto, que era incluso hasta supervisada por un oficial de salud que venía de Curazao. Esto es, algunos médicos hacen abortos de primer trimestre, y dicha práctica no ha sido perseguida criminalmente, aunque ha habido algunos casos excepcionales, que sí han llegado hasta los tribunales.

Entrevistamos uno de estos proveedores quien además ha estado involucrado con funcionarios del gobierno en las conversaciones sobre el proyecto de legalizar/descriminalizar el aborto, y ha sido él mismo quien ha llamado la atención sobre la importancia de liberalizar las leyes sobre el aborto. Este médico recibe pacientes de la isla San Martín, así como de Anguilla. Recibe también pacientes con complicaciones, luego de intentar la auto-inducción del aborto con misoprostol. Se mostró muy interesado en aprender técnicas como el MVA/AMEU, así como en recibir entrenamiento en segundo trimestre y en los trabajos de CLACAI.

Por otro lado, entrevistamos los dos médicos del hospital obstetras ginecólogos que trabajan en el hospital quienes se mostraron interesados en el tema, partidarios de la legalización y respetuosos del derecho a decidir de las mujeres. Uno de estos médicos, se interesó particularmente por CLACAI, ya que es peruano y habla español, ha sido entrenado en MVA y otras técnicas de aborto inducido. en el hospital se hacen sólo por indicaciones médicas. La entrevista con la enfermera, quien había participado en la reunión regional de enfermeras organizadas por le Caribbean Initiative en el 2009, y ha sido líder en organizaciones de su gremio, mostró interés por movilizar algunos grupos en este sector de cara a los cambios que se anuncian en la isla. Ella intentó promover el establecimiento de un programa de Planificación Familiar, pero no consiguió el apoyo necesario. Finalmente, en cuanto al "lado holandés" de la isla se refiere, tuvimos la ocasión de intercambiar informalmente con un oficial técnico de UNFPA, quien estaba impartiendo una sesión de discusión sobre la revisión de las políticas de salud sexual reproductiva en Sint Maarten. Según nos informó este técnico, el tema del aborto es excluido de estas discusiones porque "UNFPA no promueve el aborto." Sólo si hay una petición expresa del gobierno el tema podría ser incluido, pero ciertamente, persiste en estos organismos internacionales una gran invisibilidad del tema del aborto.

En el lado francés de Sint Martín, el aborto es absolutamente legal hasta 14 semanas y es incluido como parte de los servicios de salud de aquellas personas que residen en la parte francesa de la isla. La sage-famme nos resumió el protocolo para obtener los servicios, que también se ofrecen a no- residentes pero a un costo bastante elevado: 300 Euros por un aborto con medicamentos o 600 Euros por un aborto quirúrgico. También entrevistamos al médico quien se mostró muy interesado en nuestros trabajos e incluso disponible a participar en las discusiones de liberalización del lado holandés, y también de asistir a alguna de las reuniones de CLACAI ya que habla español, idioma que aprendió mientras vivió en Nicaragua al comienzo de la Revolución sandinista, donde trabajó como médico. También se mostró complacido en descubrir la legalidad del aborto en Puerto Rico y la posibilidad de referir pacientes que necesitaran servicios de terminación de segundo trimestre.

En la visita a Anguilla tuvimos la posibilidad de reunirnos con una gama muy diversa de personas. La directora de la oficina de Gender Affairs, reveló su total desconocimiento sobre la situación del aborto en Anguilla. Desconocía la ley que reglamenta el aborto en Anguilla, y prácticamente lo único que sabía era que las mujeres que necesitaban abortos iban a Saint Martin o Sint Maarten .El tema del aborto no es un tema que toca su oficina, aunque sí han auspiciado conferencias sobre sexualidad para grupos de jóvenes. En Anguilla, el aborto es permitido siempre y cuando sea autorizado por dos médicos por razones de salud física así como de salud mental. O si el médico estima que la mujer necesita cuidado inmediato debido a salud mental puede tomar la decisión él mismo. Pero, según nos confirmó el Ministro de Desarrollo Económico. El reconoció que hay mucha gente que no conoce esto y van a San Martín y Antigua a buscar los servicios, porque no conocen ley y también por razones de privacidad. Pudimos corroborar nuevamente el desconocimiento sobre la ley al entrevistar a la obstetra ginecóloga del Hospital de Anguilla, quien está recién llegada a su posición. Además de su desconocimiento sobre la ley, tiene una posición muy rígida sobre el tema. En ese hospital solo se hacen terminaciones por indicación médica. Sin embargo, el otro obstetra ginecólogo, del sector privado a quien ya conocíamos, y quien preside la oficina de Planificación Familiar de Anguilla, se mostró abierto sobre el tema. El refiere a sus pacientes a un médico autorizado del lado francés de Saint Martín, y conoce los protocolos de terminación de embarazos. También se mostró interesado en tener la posibilidad de referir casos de segundo trimestre a Puerto Rico, donde es legal y hay una proveedora con experiencia en terminaciones de segundo trimestre. Las funcionarias del Ministerio de Salud, confirmaron la legislación prevaleciente que permite el aborto en Anguilla con autorización médica, aunque también reconocieron que hay un desconocimiento generalizado sobre este derecho y la mayoría de las mujeres viajan a San Martín. Mostraron interés en promover algún tipo de sensibilización sobre el tema desde la Oficina de Planificación Familiar afiliada al Caribbean Family Planning Association, filial de la IPPF. En Anguilla existe un grupo de población de origen dominicano quien acude a un obstetra ginecólogo que habla español y quien también provee servicios de terminación de embarazo.

En Saint Eustatius, la otra isla incluida en nuestra visita, conversamos con la directora del Women's Desk, quien nos informó que recientemente se legalizó el aborto debido a cambios políticos de la isla que ahora es una municipalidad de Holanda, y por lo tanto, rigen las mismas leyes que en el país europeo donde el aborto es legal y permitido hasta las 22 semanas, sin embargo, en la isla no se hacen abortos. Las mujeres son referidas a Saint Martín o a Bonaire. Se nos informó que Holanda tiene un acuerdo con el lado francés de San Martín para cubrir por los servicios de aborto que son referidos desde estas islas.

Por último, la reunión con el grupo de colaboradoras nos permitió indagar con más profundidad algunos de los hallazgos de este visita, así como explorar posibles áreas de seguimiento y colaboración. Todas nuestras colegas coincidieron en reconocer que el diálogo sobre el aborto se facilita cuando viene de alguien de afuera. En este sentido, la colaboración con organizaciones como la nuestra, el Caribbean Initiative o CLACAI, serían muy beneficiosas particularmente en un momento en que Sint Maarten del lado holandés contempla la liberalización de sus leyes, y en otras tres islas, St. Eustaquio , Saba y Bonaire en las que se acaba de legalizar– aunque el acceso y la provisión de servicios no están desarrollados de la misma manera y el estigma prevalece dada su reciente legalización. Sin lugar a dudas, parece ser un momento histórico muy particular en esta región del Caribe Oriental con una clara tendencia hacia la liberalización en lo que toca a la legislación sobre aborto. Dado el contexto particular de ser regiones geográficas pequeñas, donde la intimidad y estigma se ven más vulnerados, la colaboración internacional en lo tocante al tema del aborto es bienvenida y ciertamente podría contribuir a facilitar el diálogo entre los tres sectores fundamentales en esto: las mujeres, las y los profesionales de salud y el sector gubernamental.

 

Suscribete

Contactenos

Contactenos via telefonica o correo electronico

  • Teléfono: (511) 447-8668

Siguenos

Síguenos en Facebook y otras redes sociales.