28 de septiembre. Día de acción global por un aborto legal, seguro y gratuito

,

Como cada año este día emblemático, El Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro – CLACAI y todas las organizaciones y personas que la integran realizan un llamado para la despenalización y la ampliación del acceso al aborto legal y seguro en la región, como derecho humano de todas las mujeres. 

El derecho al aborto legal y seguro es parte del derecho de las mujeres a la autodeterminación sobre sus propios cuerpos: a su derecho a decidir. Sin embargo, este derecho todavía no está garantizado en la región, ocasionando un elevado número de abortos en condiciones clandestinas e inseguras que, en muchas ocasiones, ocasionan muertes maternas totalmente innecesarias y evitables. La data al respecto respalda estas afirmaciones:

  • De los 4.4 millones de abortos realizados en 2008 en la región latinoamericana, el 95% fueron inseguros (Instituto Guttmacher, 2015).
  • Cerca de 760.000 mujeres en la región son tratadas anualmente por complicaciones derivadas del aborto inseguro (Instituto Guttmacher, 2015).
  • Anualmente, se estima que en la región se practican 670 mil abortos inseguros entre adolescentes de 15 a 19 años. Ello trae como consecuencia que la mortalidad materna se ubique entre las tres primeras causas de muerte entre este grupo de población (UNFPA LAC, 2015).
A pesar de estas cifras, el aborto sigue totalmente prohibido sin excepciones en cinco países latinoamericanos: El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Haití. Se permite solamente para salvar la vida de mujer en Guatemala, Paraguay y Venezuela; y en el resto de países, es posible acceder al aborto de acuerdo a ciertas causales, si bien continúa estando criminalizado. El acceso sin restricciones solamente se contempla en Cuba, Ciudad de México y Uruguay.

De acuerdo a este panorama, las mujeres siguen enfrentando diversas barreras para acceder a los servicios de aborto sin riesgos, aun en aquellas circunstancias en las que el aborto es legal. Entre tales barreras, se encuentran: la falta de acceso a la información, la imposibilidad de pagarlo, la falta de apoyo social, los retrasos en la prestación de atención médica, las actitudes negativas de los profesionales de la salud, la calidad deficiente de los servicios, la ausencia de acceso a servicios asequibles, la exigencia de la autorización de un tercero y restricciones sobre el tipo de proveedores de salud y de instalaciones que pueden proveer servicios legalmente, entre otras (CLACAI, 2016).

De otro lado, no podemos perder de vista las acciones de los grupos contrarios al avance y garantía de los derechos humanos, que vienen ampliando su presencia y desarrollando acciones de incidencia en diversos espacios institucionales de la vida democrática, obstaculizando el avance de políticas públicas o legislaciones que garanticen y permitan materializar el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos y, en particular, el acceso al aborto. Asimismo, la instauración de la Política de Ciudad de México (más conocida como “Global Gag Rule”), ha resultado en una disminución considerable del financiamiento para proyectos relacionados con el acceso a este derecho, con impacto en la región.

Es por todo ello que todas y todos los integrantes de CLACAI reivindicamos en este día la urgente necesidad de:

  • Promover leyes en la región que mejoren el acceso de las niñas, adolescentes y mujeres a servicios de aborto seguro y a desafiar los intentos de restringir dicho acceso.
  • Luchar y exigir la ampliación de las causales de aborto para reducir el número de procedimientos clandestinos y la criminalización de mujeres por aborto.
  • Mejorar el acceso a servicios de aborto seguro para las mujeres, que cumplan con los criterios legales.
  • Procurar la mejora y expansión de la provisión de atención postaborto para reducir los altos niveles de morbilidad y mortalidad que resultan del aborto inseguro.

#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal

CLACAI, 28 de septiembre de 2017.

28 de septiembre, día de lucha mundial por la despenalización y legalización del derecho al aborto

¡Qué #AbortoLegal sea #UnGritoGlobal! 

La Campaña 28 de Septiembre para América Latina y el Caribe, desde su coordinación en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (Argentina), convoca a todas sus activistas, redes y organizaciones a unirse y visibilizar el poder colectivo de dar juntas el próximo 28 de Septiembre,#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal.

La Campaña 28 de Septiembre es una estrategia coordinada que surgió de los acuerdos del V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC) realizado en San Bernardo, Argentina en 1990. Está integrada por mujeres y varones, lesbianas, travestis y personas trans organizadxs de 21 países y por al menos 7 redes regionales. En cada uno de los países, a través de la construcción de grupos de incidencia, realiza acciones de sensibilización, acceso a la información y trabajo con decisoras/es de políticas públicas. La Campaña 28 de Septiembre se propone exigir las condiciones para el aborto seguro y con calidad de atención, la ampliación de base y consenso social, y los cambios jurídicos que respondan y contribuyan a la transformación cultural para que las mujeres aspiren a plenos derechos en cada uno de los países de América Latina y el Caribe.

El 28 de septiembre, “Día de Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto” es una fecha clave en el calendario de la lucha y la organización de las mujeres y feministas en todos los espacios y sin fronteras. Una propuesta de activistas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay; un hito que luego se extendió por redes internacionales y locales en numerosos países de Europa, África, Asia y Norteamérica y que se transformó en bandera para las que luchan por este derecho en colectivas feministas; organizaciones políticas, estudiantiles, sindicales, populares; y organismos de Derechos Humanos. Una fecha de profundas raíces en el reclamo de libertad de nuestros cuerpos territorios, ya que fue adoptada en conmemoración del 28 de septiembre de 1871, día en que se promulgó en Brasil la “Ley de Libertad de Vientres” por la que se devolvió esa condición a hijos e hijas de mujeres esclavas.

El #28Septiembre, #UnGritoGlobal, será una manifestación para dar a conocer las diferentes situaciones de vulneración del derecho a la salud reproductiva y no reproductiva, a la educación sexual integral y a la violencia machista y de las instituciones a las que se ven sometidas a diario mujeres, lesbianas, travestis y trans. Será una fecha para señalar la grave problemática de salud pública, derechos humanos, justicia social y equidad de género que entraña el aborto inseguro e ilegal; repudiar la criminalización y revictimización exigiendo #NiMuertasNiPresas por abortar; y visibilizar la demanda política de reconocimiento a la soberanía sobre nuestros cuerpos y el derecho a decidir sí y cuándo parir. Una ocasión más para elevar nuestras propuestas para la despenalización y legalización de un derecho que ya es nuestro, ¡exigimos aborto legal, seguro y gratuito en toda América Latina y el Caribe!

Por eso, como acciones concretas de comunicación que nos den visibilidad simultánea, regional e internacional (nos) proponemos llevar adelante:

  1. a) un tuitazo el 28 de septiembre con las etiquetas #28Septiembre #UnGritoGlobal + la denuncia o demanda que cada país o regional o grupo considere. Para Argentina proponemos realizarlo de 20:00 a 21:30, en México a las 19:00. Cada país verificará el horario del tuitazo en función de sus usos horarios.
  2. b) la visibilidad de las marchas, acciones o actividades a nivel regional e internacional.Para eso es necesario que cada país comparta la información sobre qué se realizará, para intentar como cada año, lograr la mayor repercusión en los medios de comunicación y en las redes sociales;
  3. c) el envío posterior de crónicas, fotos, videos, etc. de las ciudades para el registro de esta jornada que pretendemos sea histórica.

Si bien la transición de la coordinación de la Campaña 28 de Septiembre es un hecho en proceso, nos faltan cuestiones técnicas y actualizar direcciones. Por eso, solicitamos a todas las que reciban esta sencilla convocatoria que nos hagan llegar los tópicos de cada país y los datos de las organizaciones que desean mantener viva esta Campaña que lleva 27 años de existencia reclamando un derecho indiscutible de todas las mujeres a articampa2017@gmail.com Próximamente definiremos día y lugar de reunión en ocasión del EFLAC en Montevideo para que se realice el traspaso formal a las feministas argentinas que asumimos este desafío.

Educación sexual para decidir

Anticonceptivos para no abortar

#AbortoLegal para no Morir

#NiMuertasNiPresas, ¡vivas y libres nos queremos!

28 y 29 de septiembre de 2017 

#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal

Campaña 28 de Septiembre para América Latina y el Caribe

——————————————————————————-

#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina, coordinación regional de la Campaña 28 de Septiembre para América Latina y el Caribe, convocamos a todas las activistas, redes y organizaciones en lucha por el derecho al aborto a unirse y organizar entre todxs

#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal

La Campaña 28 de Septiembre se propone exigir las condiciones para lograr el acceso al aborto seguro y los cambios jurídicos que contribuyan a que las mujeres aspiren a plenos derechos en cada uno de los países de América Latina y el Caribe. Está integrada por movimientos de mujeres, feministas y de la diversidad organizadxs de 21 países y por al menos 7 redes regionales. En cada uno de los países realiza acciones de sensibilización, acceso a la información y a políticas públicas.

Realizaremos una Conferencia de Prensa el jueves 28 de septiembre a las 11:00 en la Sala 3 Piso 2 del Anexo de la Cámara de Diputados, donde invitamos especialmente a todos los legisladores que apoyan el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, junto a organizaciones de derechos humanos y activistas de la Campaña para sumarnos al #GritoGlobal por el #AbortoLegal.

Convocamos a un tuitazo el 28 de septiembre con las etiquetas #28Septiembre #UnGritoGlobal por el #AbortoLegal de 20 a 21.30.

El 29 de Septiembre convocamos a la Marcha Federal donde participaran activistas de todo el país que concentra en Plaza de Mayo a las 15:00 y Marcha hacia el Congreso Nacional a las 17:00, para dar a conocer el grave problema de salud pública, derechos humanos, justicia social y equidad de género que entraña el aborto inseguro e ilegal; la violencia de género a las que se ven sometidas las mujeres, lesbianas y trans; las diferentes situaciones de vulneración del derecho a la salud reproductiva y reclamar:

Debate y aprobación del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) presentado por sexta vez en el Congreso de la Nación por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Educación sexual para decidir

Anticonceptivos para no abortar

Aborto Legal para no Morir

#NiMuertasNiPresas ¡Vivas y libres nos queremos!

28 y 29 de septiembre de 2017 

#UnGritoGlobal por el #AbortoLegal

 

www.abortolegal.com.ar

TW: @CampAbortoLegal

FB: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Correo: articampa2017@gmail.com

——————————————–

Comisión de articulación 2017

(personas a las que contactar por notas y entrevistas)

 

Analía Bruno (Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir) Cel. 1162143319

Cristina Ercoli (La Pampa) Cel. 2954614638

Fernanda Fernández (Tucumán) Cel. 3816313165

Julia Martino (Comisión Parlamentaria) Cel. 1140941611

Laura Salomé Canteros (Comunicación) Cel. +50378609896

Lucía Alonso (Regional Sur GBA) Cel. 1164013366

Marta Alanis (Católicas por el derecho a Decidir) Cel. 1158967598

María Alicia Gutiérrez (CABA) Cel. 1150432420

María Elena Alé (Socorristas en Red – feministas que abortamos) Cel. 3434065584

María Julia Constant (La Plata) Cel. 2214191055

Mónica Menini (Salta) Cel. 3876125668

Nahuel Torcisi (CABA) Cel. 1131282086

Silvia Guidobaldi (Rosario) Cel. 3413201304

Yamila Picasso (Norte GBA) Cel. 1131747822

[NotaDePrensa] Campaña Internacional por el derecho de las mujeres al aborto seguro

Un llamamiento a todos los líderes mundiales – Nacionales e Internacionales
*********************************************************
¡Defiendan y apoyen el aborto seguro! – ¡Hagan una declaración pública! – ¡Trabajen con nosotros/as!

Desde 1990, el movimiento de mujeres ha celebrado con una sola voz a nivel mundial el 28 de septiembre como el Día de Acción por el Derecho al Aborto Seguro.

Este año, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), estamos haciendo un llamamiento a las Naciones Unidas, sus agencias y organismos de derechos humanos, así como a todos los líderes nacionales -tanto gubernamentales como no gubernamentales- para que defiendan el aborto seguro para todas las niñas y las mujeres que se enfrentan a un embarazo no deseado. #NoDejarANingunaAtrás #LeavingNoOneBehind

DECIMOS ALTO Y CLARO: El acceso universal al aborto seguro es una parte integral de la planificación familiar y la salud y los derechos reproductivos. Es fundamental promover, proteger y hacer realidad el derecho a la vida y la salud de las niñas y las mujeres. Y también es una cuestión clave para la reducción de la mortalidad y la morbilidad materna, junto con el embarazo seguro y el cuidado pre y post parto. Si apoyas los ODS, este es el verdadero significado de #NoDejarANigunaAtrás cuando se trata de apoyar a las niñas y las mujeres.

¿Qué es lo que pueden hacer?:

  1. Proponer eliminar el aborto como delito en las leyes penales de sus países e instalar los servicios de aborto seguro en el siglo XXI.
  2. Condenar las barreras al aborto seguro, como amenaza para la vida de niñas y mujeres.
  3. Hacer una declaración pública junto con otros líderes/lideresas.
  4. Hablar/ escribir a la prensa y los medios de comunicación. Convencer de la necesidad de hablar sobre aborto seguro en las noticias.
  5. Unirse a ONG nacionales, regionales e internacionales en nuestras actividades para el 28 de septiembre.

Envíennos información de sus actividades. Se la contaremos a todo el mundo:
info@safeabortionwomensright.org
Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro – CLACAI: mariajose@promdsr.org

Compartan esta nota de prensa. Envíenla a sus líderes nacionales.
Un llamamiento para #NoDejarANingunaAtrás #LeavingNoOneBehind

[Relatoría] Taller regional andino sobre Zika

 TALLER REGIONAL ANDINO
Actualizando la evidencia y fortaleciendo las respuestas a la epidemia del virus Zika, a través de la incorporación de la atención integral en salud sexual y reproductiva
Lima, Perú – 26, 27 y 28 de junio de 2017

El I Taller Regional Andino sobre Zika y sus implicancias en los derechos sexuales y reproductivos tuvo lugar del 26 al 28 de junio de 2017 en la ciudad de Lima, Perú. El objetivo del evento fue incorporar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva a las respuestas de política sanitaria para enfrentar el virus del zika, ampliando la comprensión de los derechos sexuales y reproductivos, todo ello en el marco de un esfuerzo articulado entre la academia, las organizaciones de la sociedad civil y los decisores/as clave del Estado. El programa giró en torno a los siguientes ejes temáticos: a) el marco derechos humanos, ético y de salud sexual y reproductiva en torno a la epidemia de Zika; b) la epidemiologia y el estado de la investigación en torno al Zika; c) el marco jurídico en la disponibilidad y acceso a la atención integral de la salud sexual y reproductiva en contextos del Zika; y d) las políticas públicas de salud sexual y salud reproductiva y las respuestas articuladas con participación ciudadana en el enfrentamiento de la epidemia.

El programa completo del Taller puede descargarlo aquí.

— AGENDA —

— DÍA 1 —

Bienvenida e Inauguración

Dr. Rodolfo Gómez Ponce de León, Asesor Regional de Salud Reproductiva, CLAP SMR OPS/OMS.Susana Chávez, Secretaria Ejecutiva, CLACAI.Elena Zúñiga, Representante del UNFPA en el Perú y Directora de País en Chile, Ecuador y Paraguay.Dra. Carmen Mayurí, Ministerio de Salud del Perú.

Conferencia central – Desafíos del Zika para la política sanitaria.
Dra. Martha Lucía Ospina Martínez, Directora General del Instituto Nacional de Salud de Colombia.

Ver presentación aquí. 

Panel – Los derechos sexuales y reproductivos y el Zika en la región: impacto y desafíos.

Alejandra Meglioli, Directora de Programas, IPPF/RHO (EE.UU.)“El Zika y su impacto en la agenda de los derechos sexuales y reproductivos”.

Ver presentación aquí

Carmen Cecilia Martínez, Directora Legal Regional, Women’s Link Worldwide (Colombia).“El Zika en la agenda de la justicia reproductiva”.

Ver presentación aquí

María Antonieta Alcalde, Directora de Incidencia, IPPF/RHO“El Consenso de Montevideo en el avance de la batalla contra el Zika”.

Ver presentación aquí

Presentación – Zika: vínculos entre salud pública, derechos humanos y ética. Documento de OPS sobre Elementos de Ética frente al Zika.
Dra. Carla Sáenz, Asesora Regional de Bioética, OPS WDC (EE.UU.)

Panel – Estado del conocimiento acerca del Zika.
Dr. Rodolfo Gómez Ponce de León, Asesor Regional de Salud Reproductiva, CLAP SMR OPS/OMS.“Los avances en el conocimiento científico del Zika, en términos de comportamiento del virus. Impactos en relación a los daños fetales”.

Ver presentación aquí

Dr. Ludovic Reveiz, Asesor Regional del Área de Gestión del Conocimiento, Bioética e Investigación, OPS/OMS (EE. UU.)“Desarrollo de una agenda de investigación en temas prioritarios. El desarrollo tecnológico en torno al Zika”.

Ver presentación aquí

Presentación – La agenda de investigación en materia de Zika. Hacia dónde debemos apuntalar las organizaciones de sociedad civil.
Dra. Raffaela Schiavon, Consultora experta, IPAS (México).

Ver presentación aquí

Presentación – Pequeños grants de OMS para Zika en América Latina.
Dr. Rodolfo Gómez Ponce de León, Asesor Regional de Salud Reproductiva, CLAP SMR OPS/OMS.

Ver presentación aquí

— DÍA 2 —

Panel – Las estrategias y sus desafíos.
Luciana Brito, ANIS – Instituto de Bioética (Brasil).“El Zika y su impacto en la vida de las mujeres. Cómo abordar las múltiples discriminaciones y conciliar las políticas públicas”.

Ver presentación aquí

Renata Bregaglio, Coordinadora de la Clínica Jurídica en Discapacidad y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú.“Perspectivas jurídicas de derechos humanos de las personas afectadas con Zika: el dilema de la discapacidad”.

Ver presentación aquí

Dra. Laura Gil, Asesora del Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FECOLSOG (Colombia).“El derecho a la salud y el Zika. Obligaciones de los sistemas sanitarios, acceso integral a la salud sexual y reproductiva”.

Ver presentación aquí

Panel – Derechos sexuales y reproductivos y poblaciones vulnerables.

Suzannah Phillips, Asesora Legal Senior, Women Enabled (EE.UU.)“Los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el derecho a decidir en contextos de Zika, y derechos de las personas con discapacidad: una perspectiva interseccional”.

Dr. Rodolfo Gómez Ponce de León, Asesor Regional de Salud Reproductiva, CLAP SMR OPS/OMS.“La anticoncepción moderna, con énfasis en poblaciones vulnerables”.

Ver presentación aquí

Dra. Aracely Zepeda de Baires, Unidad de Atención Integral a la Mujer, Ministerio de Salud de El Salvador.“Experiencias de integración de la salud reproductiva en la respuesta sanitaria (caso de El Salvador). Guías prácticas clínicas”.

Ver presentación aquí

Conferencia – Grupos de oposición y su amenaza en la agenda de los derechos sexuales y reproductivos.

Rossina Guerrero, Directora de Incidencia Política, PROMSEX (Perú).

Ver presentación aquí

Talleres en paralelo – Abriendo diálogos enfocados en grupos vulnerables
Taller 1 – Lecciones aprendidas de modelos de intervención para el acceso de anticonceptivos a población altamente vulnerable al Zika. Una agenda para mejorar el acceso desde los grupos vulnerables.
Dr. Jhonny López, Director Ejecutivo Nacional, CIES Salud Sexual – Salud Reproductiva (Bolivia).

Taller 2 – Lecciones aprendidas en el acceso al aborto legal y seguro. El abordaje de barreras sanitarias. La agenda prioritaria.
Dra. Raffaela Schiavon, Consultora experta, IPAS (México).

Ver presentación 1 aquí

Ver presentación 2 aquí

Dr. Guillermo Ortiz, Asesor Médico Senior, IPAS (EE. UU.)

Ver presentación 1 aquí

Ver presentación 2 aquí

Taller 3 – Lecciones aprendidas en el campo jurídico, abordando a los distintos grupos vulnerables. La agenda jurídica en torno al Zika.
Mariana Ardila, Sub-directora legal Sur-Sur, Women’s Link Worldwide (Colombia).

Ver presentación aquí

— DÍA 3 —

Mesa de Comentarios – Retos y oportunidades para tomar en cuenta las necesidades de las mujeres.

Lourdes Huanca, Presidenta, FENMUCARINAP (Perú).“Mujeres indígenas y amazónicas”

María Esther Mogollón, MAM Fundacional (Perú).“Mujeres con habilidades diferentes”.

Natalia Pineda, Directora, Si Mujer (Colombia).“Plataformas de sociedad civil”.

Dra. María Paula Houghton, Grupo Médico por el Derecho a Decidir (Colombia).“Asociaciones médicas”.

Presentación: Iniciativas Locales para fortalecer las agendas nacionales en el marco de la epidemia de Zika.
Susana Chávez, Secretaria Ejecutiva de CLACAI.

Ver presentación 2 aquí

 

Condena de 30 años de cárcel a salvadoreña por aborto genera indignación

La condena de una joven salvadoreña a 30 años de cárcel, acusada de homicidio por aborto tras quedar embarazada por una violación, fue calificada este viernes de injusta por un colectivo feminista que apelará el fallo.
“La condena es injusta y la vamos a apelar. Este caso pone en evidencia el prejuicio que existe y con el que actúa el sistema judicial”, declaró a la AFP Morena Herrera, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético, y Eugenésico (ACDATEE), haciendo referencia al fallo emitido el miércoles.
Evelyn Hernández, una estudiante que ahora tiene 19 años, quedó embarazada producto de una violación que no denunció porque fue amenazada con que matarían a su madre.
La joven fue condenada el miércoles “sin ninguna prueba directa” y sin que el tribunal tomara en cuenta el informe de los peritos de la Fiscalía, según Herrera.
“La han condenado solo con indicios y esto significa que no han aplicado el debido proceso. Un proceso justo hace que donde hay duda razonable, esa duda debe estar a favor de la persona imputada, pero la jueza dijo que se trataba de un crimen familiar”, deploró la dirigente de ACDATEE.
El Tribunal de Sentencia de la localidad de Cojutepeque condenó a Hernández por el supuesto homicidio de su hijo recién nacido, ocurrido el 6 de abril del 2016 en una comunidad rural del municipio de El Carmen, en el departamento central de Cuscatlán.
Evelyn parió en el baño artesanal de su vivienda un bebe de ocho meses y fue trasladada al hospital de Cojutepeque, donde los médicos se dieron cuenta que había tenido un parto y dieron aviso a las autoridades.
La Policía, según el parte judicial, se presentó a la vivienda y localizaron el cuerpo, a quien se le practicó una autopsia que determinó que tenía 32 semanas de gestación y que murió por “neumonía espirativa”.
La defensa de Evelyn manifestó que ella había tenido un embarazo asintomático y que el bebé nació muerto.
La abogada defensora, Bertha Deleón, cuestionó el proceso alegando que se contaminó la escena cuando la policía retiró el cuerpo del bebé.
El Salvador figura como una de las pocas naciones en el mundo que castiga hasta con 40 años de cárcel a mujeres que aborten, incluso cuando lo hacen por complicaciones en sus embarazos.
El caso de Evelyn se suma al de otras 17 mujeres que están encarceladas en El Salvador purgando penas de hasta 30 años de cárcel por abortos que en muchos casos fueron espontáneos pero que fueron tipificados como homicidio agravado.
La severidad de la legislación salvadoreña trascendió al mundo en 2013 con el caso de Beatriz, una joven de 22 años que padecía de lupus y a la que se le impidió abortar un feto que se desarrolló sin cerebro y sin posibilidad de sobrevivir al nacer.
El 3 de junio del 2013, tras la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Estado de El Salvador autorizó que a Beatriz se le practicara una cesárea temprana y el recién nacido murió horas después.
Desde octubre del 2016 el Congreso de El Salvador estudia una propuesta para despenalizar el aborto , pero el debate se ha estancado por la oposición de los partidos de derecha.
Información tomada de nacion.com
Source: Julio 2017

Las cruzadas a favor del aborto seguro en América Latina

 

El evento era privado y tuvo lugar en una casa en el barrio Teusaquillo de Bogotá. De la cita solo era posible enterarse por el voz a voz o por una invitación en Facebook. Llegué a las 5:00 de la tarde, una hora antes del arranque, y me encontré con Anais Córdova, una ecuatoriana de 27 años que dirigía el evento: un taller para abortar en casa.
Córdova forma parte de Salud Mujeres, un colectivo ecuatoriano que desde el 2008 atiende una línea telefónica de información para abortos caseros, una práctica que la ley no permite en Ecuador. Ni en Colombia.
En los cinco años que lleva en la línea, solo uno de los cientos de abortos que Córdova ha acompañado terminó en una hemorragia. Me dijo que no fue grave: la mujer llegó al hospital y la atendieron sin problema. Los demás, según ella, han sido exitosos. Y esto, dice, tiene que ver con el misoprostol, un método que ella apoda como “la pastilla que salva vidas”.
De las 34 naciones y territorios de América Latina y el Caribe, solo siete países y una ciudad, Ciudad de México, han legalizado el aborto. Se trata de Cuba, Puerto Rico, San Vicente y las Granadinas, Guyana, Barbados, Belice y Uruguay. En el extremo opuesto, otros siete países prohíben la interrupción voluntaria: Haití, Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Surinam y Chile (aunque el Congreso chileno actualmente evalúa un proyecto de ley para cambiar la situación). Las veinte naciones restantes están en el medio: Venezuela y Guatemala permiten el aborto cuando la vida de la mujer está en peligro; Argentina y Bolivia, también cuando ha habido una violación; en Panamá, también, si hay una malformación del feto; y otros, como Colombia, tienen en cuenta la salud mental de la mujer.
Según el Guttmacher Institute, solo el 3% de las mujeres de América Latina y el Caribe, entre los 15 y los 44 años, vive en los siete países donde el aborto es legal. Pero con o sin permiso, las mujeres abortan en todo el continente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la probabilidad de que una mujer con un embarazo no deseado aborte es casi la misma en donde es legal hacerlo que donde es ilegal.
En el 2016, un estudio de la revista The Lancet sobre abortos entre 1990 y el 2014 en 184 países concluyó que las leyes restrictivas no reducen las interrupciones del embarazo y, por el contrario, las hacen inseguras. Según el Guttmacher Institute, de los 56 millones de abortos anuales en el mundo, cerca de la mitad son inseguros y el 98% de ellos se da en países en vías de desarrollo con leyes restrictivas. Durante el 2008 se realizaron 4,4 millones de abortos en América Latina, 95% inseguros.
La cruzada de activistas como Anais Córdova surge de estas cifras y de la necesidad de salvar vidas.
En el 2008, un grupo de médicas holandesas llegó a Quito para crear una línea telefónica de aborto seguro atendida por mujeres. Eran Women on Waves, una organización nacida en 1999 para practicar, a bordo de un barco, abortos a ciudadanas de países donde la práctica era prohibida. La idea de interrumpir embarazos en aguas internacionales, lejos de jurisdicciones restrictivas, fue de Rebecca Gomperts, una médica antes vinculada con Médicos Sin Fronteras y Greenpeace, que un día decidió actuar contra los estragos de la prohibición del aborto.
En el 2001, Gomperts y otras mujeres hicieron expediciones por Irlanda, Polonia, Portugal y España, primero en un barco de apenas 40 metros de largo, pero luego en uno más grande, equipado con un container que servía de clínica. Por teléfono, Gomperts me contó que la travesía fue una respuesta a las medidas desesperadas de mujeres que interrumpían sus embarazos no deseados con hierbas, masajes o agujas de tejer introducidas por la vagina.
Gomperts había imaginado una solución mediante abortos quirúrgicos, pero el procedimiento terminó siendo más sencillo gracias a dos medicamentos: el misoprostol, que induce el aborto mediante contracciones en el vientre, y la mifepristona, que interrumpe la producción de progesterona. Combinadas, ambas pastillas, reconocidas por la OMS desde el 2005, garantizan el aborto de manera segura. Sin embargo, en muchos países no está disponible la mifepristona, por lo que grupos como Salud Mujeres asesoran las interrupciones solo con el uso de misoprostol. Según Anais Córdova, la práctica puede realizarse sin traumas si el misoprostol se usa de forma adecuada: la mujer se introduce doce pastillas de 200 miligramos en la vagina o se las pone bajo la lengua; puede haber náuseas, vómito, diarrea o cólicos, y luego arranca la hemorragia. Superada la parte más incómoda, el final es cuestión de controlar el flujo de sangre con toallas higiénicas por unos días más.
Women on Waves suministraba pastillas a quienes habían contactado a la organización por correo electrónico y llegaban al barco en pequeños botes. Pero pronto, ante la alta demanda, la expedición se quedó corta y debió recurrir al teléfono para asesorar. En el 2006, Gomperts y sus colegas crearon la plataforma digital Women on Web, que recibe cerca de 10.000 correos al mes.
En Ecuador, como en muchos de los países a los que fue Women on Waves, quienes quieren abortar chocan contra la criminalización y la persecución. Allí, el aborto es permitido en dos situaciones: cuando la salud de la mujer está en peligro y cuando el embarazo es producto de una violación a una mujer con discapacidad mental. Cualquier otra mujer puede enfrentar una pena de cárcel de entre seis meses y dos años, y no parece haber voluntad política de cambio.
A pesar de esto, las ecuatorianas abortan. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, cada año hay unos 40.000 abortos. Y según organizaciones independientes, el subregistro podría disparar la cifra a 95.000 anuales.
Así, la línea de Salud Mujeres se ha vuelto tal vez la instancia más confiable para las mujeres que quieren interrumpir su embarazo en Ecuador. Según Córdova, el aborto con pastillas es un procedimiento sencillo y no tan invasivo como la aspiración o el raspado. Las mujeres conocen el lugar, el día y quién está con ellas mientras lo hacen. “La apuesta con el misoprostol es anarquista porque decides sobre tu cuerpo”, me dijo. Para ella, esto es una cuestión no solo sanitaria sino también política.
***
En El Salvador la situación es más dramática. Un caso emblemático es el de la señora B, una mujer de 22 años que en el 2013 se enteró de que el feto en su vientre no podía sobrevivir debido a una malformación ocasionada por una enfermedad que también ponía en riesgo su vida. Los médicos recomendaron interrumpir el embarazo, pero el Estado se opuso. Solo una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos le salvó la vida.El Salvador es tal vez el territorio más hostil de América Latina para las mujeres que abortan. Según Alberto Romero, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, la situación es similar en “países como Nicaragua, Honduras e incluso Chile”. “Pero El Salvador es el único donde hay una persecución activa”, me dijo.
Desde 1998, la Fiscalía obliga al personal médico a denunciar a una mujer bajo sospecha de haber provocado su aborto. Por su parte, una mujer que aborta puede terminar entre dos y ocho años en la cárcel. Quien no las denuncie puede ser acusado de encubrimiento y pagar hasta cinco años de prisión.
La Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto ayuda a las salvadoreñas encarceladas por haber abortado. Aunque ha logrado la liberación de quince, treinta siguen tras las rejas, con penas de hasta treinta años. “Aquí no existe una iniciativa pública, como una línea telefónica”, me dijo Romero. Córdova, sin embargo, sostiene que en El Salvador sí hay un grupo similar a Salud Mujeres, pero clandestino.
El Salvador también refleja una problemática de toda la región: el aborto clandestino es un asunto sobre todo de mujeres pobres. El Guttmacher Institute, la OMS y otras organizaciones sostienen que quienes enfrentan un riesgo más alto de morir por un procedimiento inseguro, por una complicación o una enfermedad prevenible mediante una interrupción oportuna del embarazo son precisamente las mujeres más pobres de los países con políticas más restrictivas.
En El Salvador, según me contó Romero, el riesgo de muerte por abortos clandestinos e inseguros ha disminuido en gran parte debido al uso del misoprostol, a pesar de que el acceso sea todavía difícil y costoso. Las mujeres han dejado de acudir a agujas, ganchos o palos para inducirlo.
***
Al otro extremo de El Salvador está Uruguay, uno de los siete países de la región que permiten el aborto. Desde que este es legal, las tasas de muerte por la práctica se han desplomado hasta el punto de que entre el 2008 y el 2012 no se registró ningún caso.
El “modelo uruguayo”, ya replicado en Argentina, le permite al personal médico asesorar a las mujeres sobre los métodos con los que pueden abortar: típicamente, el misoprostol. El médico mantiene la confidencialidad, la mujer aborta fuera del hospital y vuelve para saber si todo ha salido bien. En el 2012, una ley amplió el alcance del modelo: solo es necesaria la voluntad de la mujer para interrumpir un embarazo de hasta tres meses.
“Hay una relación entre legalidad y mortalidad. Cuando el aborto se realiza en la ilegalidad, el riesgo de muerte aumenta”, me dijo Leticia Rieppi, una ginecóloga que estuvo a cargo de la línea de salud sexual y reproductiva del Ministerio de Salud de Uruguay, cuando la ley fue aprobada.
En Colombia, la situación es intermedia. La ley permite el aborto en tres casos: por riesgo a la salud, por una violación o por malformación del feto. El misoprostol está disponible y la mifepristona fue aprobada en marzo de este año. Pero Colombia muestra que una ley permisiva no garantiza que la vía al procedimiento sea sencilla. Las organizaciones critican la forma en que la comunidad médica y la justicia del país interpretan el concepto ‘salud’ en caso de aborto. Según la OMS, basta que una mujer que considere que su embarazo afecta su bienestar físico, mental o social para interrumpirlo. En los consultorios médicos colombianos, sin embargo, en demasiados casos, la definición suele relativizarse en detrimento de la mujer.
El debate sobre el aborto en América Latina no se agota en cuestiones legales. También vive en la cultura. Incluso, en naciones como Uruguay y Puerto Rico, ejemplares por sus regulaciones liberales, hay sectores que lo tratan como un asunto ideológico, moral o religioso. En muchos casos, bajo la premisa de que una sociedad debe salvaguardar la vida humana que, según esos sectores, comienza con la concepción.
“Lo que buscamos es que se respete la vida desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural”, me dijo Jesús Magaña, de la Plataforma Unidos por la Vida, que articula grupos opositores del aborto en Colombia. Según él, cuando la vida de la mujer corre riesgo, debe buscarse la seguridad y la protección de ella y del feto, algo que él considera más fácil gracias a los avances de la medicina.
Magaña dice que la importancia de continuar el embarazo surge de una forma de entender la sexualidad en un contexto de amor basado en ideales de familia, según los cuales un embarazo no es un accidente sino una “bendición”.
“Estas opiniones abundan en la región y han ganado terreno en los sectores políticos y en las instituciones del Estado”, dice Catalina Martínez, directora regional del Centro para los Derechos Reproductivos, una organización estadounidense que impulsa cambios legislativos. Según ella, cada vez es más común encontrar representantes de una línea conservadora o religiosa en escenarios de toma de decisiones, incluso en las sesiones de la Organización de Estados Americanos (OEA).
***
El taller en Teusaquillo concluyó a las 9 de la noche. Córdova terminó contándonos los detalles de un aborto que acompañó y que culminó en celebración. No era la primera vez que sucedía. Los festejos, según ella, son comunes después de un aborto. A veces las mujeres incluso terminaban interesadas en trabajar en la línea de Salud Mujeres. “En realidad estamos celebrando la vida”, dijo Córdova. Para ella, lo más común es que las mujeres, después de un aborto, queden con la sensación de haber hecho lo correcto.
Información tomada de http://cromos.elespectador.com
Source: Julio 2017

 

Estados Unidos: los crímenes de la Iglesia católica contra la salud de las mujeres

En el país hay 649 hospitales que rigen bajo la doctrina religiosa. Las pacientes ingresan sin saberlo y ven peligrar su vida por la falta de tratamientos básicos. Una historia de lucro y oscurantismo.
En Estados Unidos, el principal país imperialista, la atención sanitaria representa un costo altísimo para sus habitantes. El tratamiento gratuito prácticamente no existe –ni siquiera en hospitales públicos- por lo que cada consulta, estudio, internación y medicamento debe abonarse personalmente o a través de un seguro médico. Programas como Medicaid, destinados a personas con bajos ingresos, varían sus precios y extensión según la región y además tienen relación directa con las aseguradoras.
La salud de pueblo norteamericano constituye un jugoso negocio del cual participan distintas compañías médicas privadas –con la complicidad de funcionarios demócratas y republicanos-. También saca su tajada una de las instituciones más reaccionarias a nivel mundial: la Iglesia Católica.
One nation under God
Los católicos son una minoría en el país del norte. De acuerdo con el Pew Research Center, representan sólo el 20,8% de la población y se concentran principalmente en un puñado de Estados orientales, California y Nuevo México. La consultora estima además que, en los últimos años, un cuarto de los bautizados allí han abandonado esa religión.
La jerarquía eclesiástica estadounidense constituye un ala conservadora aún dentro de la Curia. Plagada de denuncias por pederastia, ostenta lazos con el poder político y tanto Hillary Clinton como Donald Trump debieron juntarse con sus representantes durante la campaña. La intervención en el sistema de salud desnuda su costado más corrupto y reaccionario.
De acuerdo con la Asociación Católica de Salud (en inglés Catholic Health Association o CHA), uno de cada seis pacientes en el país recibe su atención en instituciones católicas. La Iglesia posee, administra o tiene lazos con 649 hospitales, casi 1500 centros asistenciales y más de 750 mil empleados en esta rama. Anotados como proyectos “sin fines de lucro” reciben anualmente millones de dólares federales –conseguidos a través de impuestos- y figuran en las cartillas de los principales proveedores de cuidados médicos.
Los primeros sanatorios católicos fueron instalados por monjas durante el siglo XIX. Esta tendencia ha crecido exponencialmente en los últimos años. De acuerdo con un informe realizado Merger Watch, durante los últimos quince años su influencia subió en un 22%.
Estos establecimientos operan bajo “directivas éticas y religiosas” dictadas por los Servicios Católicos del Cuidado de la Salud (Catholic Health Care Services o ERDs). Aquellas prohíben información y tratamientos básicos ligados al desarrollo sexual o reproductivo como la contracepción, los tratamientos de esterilidad y el aborto, aún cuando la vida de la mujer se encuentra en severo riesgo. Así puede constatarse en las publicaciones periódicas de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU.
En algunas zonas, especialmente rurales, estos hospitales constituyen la opción exclusiva de tratamiento para la comunidad por más de 50 kilómetros o 45 minutos de transporte. En Alaska, Iowa o incluso Washington, concentran más del 40% de la capacidad total del sistema para internaciones. En otras zonas, son la única alternativa ofrecida por ciertas coberturas. Por último, hay algunos centros privados que no son manejados por la Iglesia pero se encuentran afiliados a sus políticas. Como resultado, muchas pacientes terminan obligadamente en estas facilidades incluso sin ser informadas de que siguen preceptos religiosos.
Ganancias eclesiásticas, sangre de mujeres
¿Qué pasa si un profesional se niega a seguir estos lineamientos reaccionarios? En 2009, en el hospital San José de Phoenix se realizó un aborto para salvar la vida de una joven. El obispo de la ciudad intervino excomulgando a una monja y echó al doctor involucrado.
En el programa Full Frontal, la Dra. Rupa Natarajan contó que durante su estadía como residente en un hospital católico debió negar la interrupción del embarazo a una mujer en condiciones extremas. Su paciente había roto fuente con 17 semanas y tenía una fuerte infección. Debido a no tener ayudantes ni materiales, tuvo que contactarse con diversos centros laicos de la zona hasta que alguien la recibió.
Durante la misma emisión, habló Mindy Swank desde el rol de paciente. Relató cómo se le negó la terminación de un embarazo complicado. El feto tenía malformaciones y muerte cerebral, y ella no paró de sangrar por semanas. La obligaron a parir.
El de Melanie Jones es un caso más simple pero notorio. Ella no comprendía por qué su médica se negaba a retirar un Dispositivo Intrauterino que se había roto y le causaba laceraciones. Luego se enteró que el hospital respondía a sacerdotes, al igual que todos los que ofrecía su obra social. Tardó semanas en migrar a otra.
En el nombre del Padre
Hace meses, el Partido Republicano intenta pasar un nuevo proyecto de salud. El análisis de su última formulación implica arroja un recorte presupuestario de 800 miles de millones y el cese de cobertura para 22 millones de personas.
La Asociación Católica de Salud –que tiene buena relación con Trump- criticó el texto. ¿Cuáles son sus motivos?
El llamado “Obamacare” impulsado por el gobierno anterior permitió que amplias capas accedieran a la medicina por primera vez, principalmente a través del programa Medicaid. Éste no era perfecto. Sectores como los inmigrantes ilegales eran excluidos y contaba con importantes restricciones que perjudicaba a los más pobres y los negros: el aborto es el principal ejemplo.
Nadie espera que los obispos demuestren un interés genuino en los trabajadores y el pueblo. Si buscan preservar Medicaid es porque a través del mismo consiguen más fondos, pacientes y contratos con las aseguradoras.
Distintos organismos como la Asociación Americana por las Libertades Civiles han denunciado los riesgos que su poder impone sobre las mujeres. Los directivos eclesiásticos se escudan en la libertad religiosa y el supuesto servicio social que proveen para perpetuar sus beneficios y valores medievales. Ellos, que nada tienen que ver con la ciencia ni con los padecimientos de los sectores oprimidos, continúan decidiendo sobre los cuerpos y vidas de millones.
Información tomada de http://laizquierdadiario.com
Source: Julio 2017

Exigimos a nuestros Estados cumplan mandatos internacionales de acceso al aborto

Cancún, Quintana Roo, a 18 de junio de 2017
BOLETÍN DE PRENSA
Exigimos a nuestros Estados cumplan mandatos internacionales de acceso al aborto

Ecuador, Perú, Nicaragua, Chile, República Dominicana, El Salvador y Guatemala ejercen violencia institucional contra niñas y mujeres al negarles el acceso al aborto.
América Latina y el Caribe es la única región en el mundo donde ha aumentado el número de partos en niñas menores de 15 años.

Quince organizaciones civiles de América Latina y El Caribe conforman la Coalición de Derechos Sexuales y Reproductivos que expondrá a la 47 Asamblea General de la OEA la grave situación en la materia, que afecta principalmente a adolescentes y jóvenes, niñas indígenas y afrodescendientes, a las que viven en zonas rurales, en lugares donde el virus del Zika se ha instalado, o son de escasos recursos y no cuentan con estudios escolarizados.

En la región, una tercera parte de los embarazos corresponden a menores de 18 años, y el 20% de éstos son de menores de 15 añosi, lo que refleja la omisión de los Estados parte de la OEA de proteger la salud integral de niñas y adolescentes.
El 19 de junio, la Asamblea General de la OEA escuchará las demandas para lograr que niñas, adolescentes y mujeres ejerzan de manera plena sus DSyR acorde con los estándares internacionales de protección de los derechos humanos.
Entre las principales exigencias se encuentra que los Estados que penalizan totalmente el aborto, modifiquen sus legislaciones para que las mujeres tengan acceso legal y sanitario a la interrupción del embarazo al menos en casos de violación, cuando la salud y la vida de la mujer se encuentre en riesgo o cuando el feto presente malformaciones incompatibles con la vida.
De los nueve países del mundo en los que se penaliza totalmente el aborto, siete están en nuestra región. El aborto inseguro, de hecho, es la causa del 21% de las muertes maternas en América Latina, la única región del mundo en la que los abortos van en aumentoii
La violencia institucional así como los tratos crueles, inhumanos y degradantes durante el embarazo, el parto o después de éste, será otro de los temas, pues persisten leyes, políticas públicas y prácticas que limitan y obstaculizan la justicia social en esos momentos de la vida reproductiva de las mujeres.
Según el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, los Estados están obligados a garantizar la disponibilidadiii, accesibilidadiv, aceptabilidad y calidad de una variedad de servicios de salud sexual y reproductiva, lo que incluye el acceso a atención pre y post natal, servicios obstétricos de emergencia, aborto legal y seguro, servicios de planificación familiar y, acceso a la información y educación.
Las organizaciones que forman parte de la Coalición de DSyR son:

Ipas (internacional) e Ipas México
IPPF
Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Enfermería en la Acción Profesional de Lucha y Prevención de VIHDA
Fundación Ecuatoriana Equidad
Advocates for Safe Parenthood: Improving Reproductive Equity (ASPIRE)
Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA
Elige Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, A.C.
Center for Reproductive Rights (CRR)
PROMSEX
Observatorio de la Gobernanza para la Cooperación y el Desarrollo, OGCD
Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C. (MEXFAM)
Colectiva Ciudad y Género A.C.
Fundación Unidos por un México Vivo A.C.
Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología
Católicas por el Derecho a Decidir

Para mayor información o solicitar entrevistas, llamar al 55 4010 6752 con Georgina Montalvo o escribir a gmontalvo@giremx.org.mx
___________________________
[i]UNICEF, Plan Internacional, Vivencias y relatos sobre el embarazo en adolescentes, 2014
[ii]GuttmacherInstitute, Aborto inducido a nivel mundial, Hoja Informativa, 2016. Disponible en: https://www.guttmacher.org/sites/default/files/factsheet/fs-aww-es.pdf
[iii] La disponibilidad implica que “cada Estado Parte deberá contar con un número suficiente de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud”. Observación general sobre el derecho a la salud, Observación General No. 14. Comité DESC. Agosto 11, 2000. E/C.12/2000/. Disponible en: http://www.observatoriopoliticasocial.org/images/PDF/Biblioteca/biblioteca_2010/ONU_docs/Observaciones_Comite_DESC/14_salud.pdf
[iv] La accesibilidad se refiere a que los servicios, bienes y establecimientos deben ser accesibles de hecho y de derecho a los grupos más marginados de la población, sin discriminación y teniendo en cuanta el alcance geográfico y económico de todos los sectores de la población. Id.
[v] En cuanto a la aceptabilidad y calidad, el Comité establece que estos deberán ser “respetuosos de la ética médica y culturalmente apropiados, es decir, respetuosos de la cultura de las personas, las minorías, los pueblos y las comunidad , a la par que sensibles a los requisitos del genero y el ciclo de vida”.  De igual manera, se requiere “personal médico capacitado, medicamentos y equipo hospitalario científicamente aprobados y en buen estado, agua limpia potable y condiciones sanitarias adecuadas”. Id.
Source: Junio 2017

"Hablamos del aborto no como trauma, sino como una experiencia más"

Dahiana Belfiori forma parte de Socorristas en Red, que lleva cinco años acompañando a mujeres argentinas que interrumpen su embarazo de manera segura en el país.Se estima que cada año se practican alrededor de 400.000 abortos en Argentina, donde solo es legal en casos de violación o por motivos de salud
Dahiana Belfiori es escritora y feminista. Y socorrista: desde 2012, forma parte de Socorristas en Red – Feministas que abortamos, una red de más de 40 colectivos que acompañan a mujeres en Argentina que quieran abortar de manera segura usando un medicamento llamado misoprostol.
La iniciativa surgió de la campaña nacional por el aborto legal, seguro y gratuito. En Argentina, el aborto sigue figurando en el Código Penal, y sólo es legal en casos de violación o por motivos de salud. En 2012, la Corte Suprema de Justicia del país puntualizó el alcance de estas causas, sobre todo la de salud, que se entiende en un sentido amplio que incluye la salud mental.
Cualquier mujer que acuda a un centro de salud público o privado y alegue uno de estos dos motivos debería tener garantizado el derecho a interrumpir su embarazo. Pero esto no siempre ocurre: varía según las zonas del país y según la voluntad del propio personal sanitario, que a veces antepone sus creencias personales a la ley.
Cuando eso falla, o cuando las mujeres deciden interrumpir sus embarazos fuera del sistema de salud oficial, están las socorristas: feministas formadas en la práctica del aborto seguro que acompañan a las mujeres desde que comienzan a considerar la posibilidad de abortar, mientras lo hacen y en el proceso posterior.
Se trata, como dice Belfiori, de un activismo “cuerpo a cuerpo”. Una práctica con definiciones políticas claras: que las mujeres puedan elegir cómo interrumpir sus embarazos. En 2015, se publicó en Argentina el libro  Código Rosa. Relatos sobre abortos. Dahiana Belfiori es su autora y ha pasado por Madrid para presentarlo.
Socorristas en Red recuerda a Jane Collective, el grupo clandestino de feministas de Chicago que entre 1969 y 1973 ayudó a muchas mujeres a abortar de manera segura y se anunciaba en la sección de clasificados de los periódicos: “¿Embarazada?¿Necesitas ayuda? Llama a Jane”. ¿Cuál es la genealogía de la red?
Cuando decidimos crear la red, fue muy importante para nosotras reconocernos en los grupos feministas que hacían acompañamientos de aborto, y no solo de abortos, sino también de partos, como el MLAC (Mouvement pour la liberté de l’avortement et de la contraception), y el Socorro Rosa italiano, del que de hecho tomamos el nombre. Y, sin duda, en Jane.
Nos sorprenden mucho las similitudes que hay entre todas nosotras. También el hecho de que 30 años después sigamos haciendo de alguna manera lo mismo. Es una constatación de que los derechos de las mujeres están siempre en un territorio de disputa.
¿Cómo funciona Socorristas en Red? ¿Cómo se ponen en contacto con ustedes las mujeres que deciden abortar?
Las mujeres consiguen el teléfono en la web o a través de alguna amiga a la que hayamos acompañado. A veces, son los propios centros de salud los que les aconsejan que contacten con nosotras. Con la práctica, tenemos información de cómo realizar el protocolo de manera segura que, debido a la falta de formación específica, el propio colectivo médico a veces no tiene.
Nuestros acompañamientos son feministas: garantizamos un acompañamiento de principio a fin, cuidado, entendiendo los contextos y los niveles de autonomía de cada mujer. Y propiciamos el paso por el sistema de salud de la manera más amigable posible, con médicos y médicas sensibilizadas.
¿En qué consisten esos acompañamientos?
Al teléfono les pedimos ciertos datos básicos y después nos encontramos con ellas en persona. En nuestro colectivo, hacemos una reunión conjunta con las mujeres que hayan llamado esa semana. Lo que ocurre en esas reuniones es muy importante porque se politiza la práctica del aborto y se vive de otra manera.
En ese encuentro compartimos el protocolo sobre cómo abortar con medicamentos. Después cada mujer decide dónde y con quién quiere realizar el procedimiento. Y nosotras estamos disponibles al teléfono en cada momento para que nos contacten en cuando quieran o cuando lo necesiten. También las apoyamos en los chequeos posteriores en los centros de salud.
¿Cómo es su relación con el sector sanitario? ¿Hay colectivos que apoyen la despenalización del aborto?
Para nosotras, tejer redes con ese sector es una estrategia más para conseguir la despenalización y la legalización del aborto. En 2015 se conformó la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir, profesionales sanitarios que garantizan los abortos y sensibilizan a sus colegas.
Esta red, a iniciativa de médicas de la ciudad de Rosario, consiguió que hace pocos días se aprobara una cátedra de aborto en la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario. Así, cualquier estudiante de medicina puede elegir una materia optativa sobre este tema. El aborto entra directamente en el plan de estudios de Medicina.
Parece que en los diez últimos años el aborto ha pasado de ser un tema tabú en Argentina a ser un tema de gran vigencia en el debate público. 
En 2005, la Campaña Nacional por el derecho al aborto instaló el debate por el derecho al aborto en el país y desarrolló un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14º. Este proyecto se presenta en el Congreso cada dos años, pero el Estado argentino nunca lo ha debatido allí. Es una deuda enorme de la democracia argentina con la vida y la salud de las mujeres. Pero la percepción social ha cambiado, sí: ahora se habla de aborto. Aun así, sigue habiendo muchos mitos.
Y una de las maneras de romper esos mitos es el libro que ha venido a presentar en Madrid: Código Rosa. Relatos sobre abortos. ¿Cómo nació la idea de escribir un libro de ficción?
Durante 2012, el colectivo La revuelta Colectiva Feminista, en Neuquén, tomó testimonio a las mujeres que acompañaron, y me propusieron hacer un libro que ficcionalizara esos testimonios. Por una parte, queríamos mostrar la diversidad de las mujeres que abortan: mujeres con pareja, sin pareja, en situación de violencia, jóvenes, mayores, extranjeras, etc.
Por otra parte, el uso de la ficción es una decisión ética, estética y política. Pensamos que a través del arte se puede ejercer otro tipo de transformación. Se trata de instalar otras narrativas: que la narrativa sobre el aborto no se centre en el trauma, sino que se entienda como una experiencia más en la vida de una mujer. Es una experiencia sin duda compleja, pero no necesariamente traumática ni de silencio.
Uno de los relatos del libro reflexiona sobre el silencio. Una mujer boliviana responde siempre con frases cortísimas sobre su experiencia de aborto, y eso genera una reflexión muy profunda sobre la relación entre la escritura y el feminismo, el silencio y la voz.
Sí, una inevitablemente se siente hermana de esa mujer que claramente quiere ser entrevistada y que, en lugar de hablar, dice con el silencio. Para mí, ser feminista es, también, haber salido de un silencio. Por eso para nosotras era tan importante sacar el aborto del marco de lo oculto.
Cuando una puede hablar sobre su experiencia, cuando puede contar con otras mujeres y con personas que le acompañan, el aborto no tiene esa carga moral. Es algo muy cotidiano: en Argentina hay entre 400.000 y 500.000 abortos al año según las cifras oficiales de Ministerio de Salud. El aborto puede ser vivido de otra manera. Por eso construimos también estos otros dispositivos.
Y esto tiene que ver también con la práctica feminista. Hay algo importante en acercarnos a la experiencia como posibilidad de contar de otra manera lo que estamos permanente argumentando las feministas: salir de la argumentación y acercarnos a la experiencia real de las mujeres que están abortando aquí y ahora, todos los días.
Información tomada de http://www.eldiario.es/
Source: Junio 2017

Aborto y bodas gay, las disonancias políticas afloran en el Estado de México

La campaña electoral en el Estado de México dejó ver aparentes contradicciones de los candidatos en asuntos como el aborto o el matrimonio homosexual, reflejo de un país donde la derecha y la izquierda a menudo se confunden al hablar de estos temas.
El próximo domingo se celebran los comicios en el estado más poblado del país, considerados un termómetro para las presidenciales de 2018.
La contienda se prevé reñida entre Alfredo del Mazo, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), y Delfina Gómez, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).
En medio de acusaciones de guerra sucia y corrupción, y promesas sobre seguridad y educación, los principales candidatos han opinado también de temas como el aborto, el matrimonio o la adopción homosexual.
Cuestionado sobre el aborto, Del Mazo respondió en una entrevista con un rotundo “estoy en favor de la vida”, y se dijo en contra del matrimonio y la adopción homosexual, por ser partidario “de los derechos de la familia”.
El candidato del PRI, partido que ha gobernado esta región desde 1929, se sumó así a otras voces dentro del PRI muy contrarias a ello, desmarcándose incluso de su propio primo lejano, el presidente de México, Enrique Peña Nieto.
Hace un año el mandatario impulsó una fallida reforma que buscaba que el matrimonio entre personas del mismo sexo se reconociera en la Carta Magna.
Aunque la maestra Delfina Gómez y su padre político, Andrés Manuel López Obrador, llaman a menudo al PRI “la mafia del poder”, la realidad es que no difiere mucho de Del Mazo al hablar de estos temas.
Preguntada sobre el aborto en una entrevista, y tras meditarlo un rato para no “faltarle al respeto a nadie”, se inclinó por “apostarle a la vida”.
Justificó el aborto cuando la mujer violada o su vida está en riesgo, pero puntualizando: “Yo le apuesto a la vida, a que hay momentos en que el aborto se puede prevenir”.
Sobre el matrimonio igualitario, afirmó que cada quien “era libre” de tomar una decisión, y sobre la adopción homosexual, se pronunció a favor de conocer las condiciones “en las que se encuentran los posibles padres”.
Igual de evasivo fue el candidato del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, quien ante las tres preguntas -aborto, matrimonio y adopción homosexual- respondió con un tajante: “Estoy parado con lo que dice la Suprema Corte de Justicia” y apostó por respetar “los derechos fundamentales”.
La Suprema Corte declaró inconstitucional en 2015 la negativa de ciertos estados a casar a parejas del mismo sexo. No obstante, el intrincado legal para hacer valer los derechos hace tirar la toalla a muchas parejas en el país.
Sobre el aborto, sucede algo parecido. El Código Penal Federal prevé que la mujer puede interrumpir el embarazo sin ser criminalizada cuando el embarazo es fruto de una violación o cuando está en peligro de muerte la mujer o el producto de la concepción.
Pero a excepción de la Ciudad de México, en el resto de estados existen legislaciones dispares que contemplan de dos a cinco supuestos para interrumpir el embarazo, y hay denuncias de discriminación y señalamientos a las mujeres que quieren abortar.
En este contexto, Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional (PAN) -el que se sitúa más a la derecha del espectro- afirmó que también respetará las decisiones tomadas por el Supremo.
La dos veces ministra y candidata presidencial fue, eso sí, la más contradictoria de todos: “La posición que siempre he tenido es pública, el derecho a la vida”, pero a la vez planteó que jamás estará “del lado de la criminalización de las mujeres”.
Posteriormente, firmó un documento en el que se comprometía a defender la vida humana “desde su concepción y hasta la muerte natural”.
Sobre el matrimonio homosexual, aseveró que gobernará para todos y “sin distinción”.
El conservadurismo -o la falta de apoyo explícito a ciertos derechos del todo establecidos en sociedades más desarrolladas- han caracterizado la contienda en el Estado de México, con 15,6 millones de habitantes y un censo cercano a los 11 millones de electores.
La estrategia y el rédito electoral mandan en esta batalla que puede marcar el rumbo del país en los próximos años.
Información tomada de https://www.terra.es
Source: Junio 2017