Defensoría Pública de la Unión en Sao Paulo defiende venta de misoprostol en farmacias

La Defensoría envío recomendaciones a Anvisa para que revise restricciones al medicamento

(Brasil) El misoprostol, conocido popularmente por el nombre comercial de Cytotec, es considerado un medicamento esencial para la realización de procedimientos obstétricos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque es el medicamento más seguro para la práctica del aborto, su comercialización está prohibida en Brasil desde 2006, cuando el uso pasó a ser restringido al ambiente hospitalario.

Este martes 26 la Defensoría Regional de Derechos Humanos (DRDH) de la Defensoría Pública de la Unión (DPU) en Sao Paulo envío recomendaciones a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para que permita la venta en farmacia, bajo prescripción médica con retención de la receta, de medicamentos en base a misoprostol para casos de aborto legal, embarazo producto de violación, riesgo de vida para la gestante y fetos con anencefalia.

Se presentaron 18 argumentos, la DPU recomendó a Anvisa la revisión de la Resolución N.º 26, de 15 de febrero de 2005, que marcó la prohibición de la comercialización del producto en farmacias al determinar que la compra y uso del medicamento conteniendo la sustancia misoprostol sólo se podrían hacer en establecimientos hospitalarios debidamente registrados en la autoridad sanitaria.

“La reglamentación tiene que estar de acuerdo con la ley y la Constitución. Dos derechos fundamentales están siendo violados, primero el derecho a la salud, la forma en que fue regulada dificulta el acceso de la mujer, eso sin entrar al debate de la despenalización del aborto, previsto en nuestro ordenamiento jurídico como posibilidad lega desde hace 70 años. “La mujer tiene el derecho a la salud, el derecho a acceder al medicamento, pero Anvisa lo ha vuelto más inaccesible debido a la restricción al uso hospitalario”, argumenta Fabiana Galera Severo defensora regional de Derechos Humanos en Sao Paulo.

De acuerdo con datos del Sistema de Informaciones Hospitalarias (SIH / SUS) del Ministerio de Salud, en 2014 se realizaron 187 mil abortos inseguros y 1,6 mil abortos legales en el país. Actualmente hay 85 hospitales registrados como referencia para el servicio de aborto legal, como el Hospital Pérola Byington, en Sao Paulo, que es responsable del 25% del total de abortos en Brasil.

Un reportaje publicado por Folha el pasado sábado (23), constató que las mujeres de todo Brasil necesitan viajar al hospital, principal centro de referencia en el país en atención a la violencia sexual, para realizar el procedimiento de aborto en los casos en que hay garantías legales. El estudio identificó que al menos 33 mujeres debieron dejar sus estados -de Pará a Río Grande do Sul- en el año 2017 en busca de atención en el hospital. En promedio, el 40% de los pacientes de la unidad son de fuera de la capital.

“Hay un afán de impedir a cualquier costo que las mujeres realicen el procedimiento de aborto, y en ese afán, uno de los costos es la propia salud y vida de las mujeres, porque de lo contrario las mujeres tendrían acceso a la información y el medicamento que, con el uso adecuado y orientado por una médica, no ofrece riesgo a la salud y no necesita hospitalización. Las resoluciones de la Anvisa dificultan el ejercicio pleno al derecho a la salud de las mujeres,lo que incluye a las mujeres que tienen el derecho al aborto garantizado en el ordenamiento jurídico. Un derecho que en la práctica no tiene efectividad a causa de todas esas maniobras de la reglamentación de restringir al máximo el acceso al medicamento “, analiza la defensora.

Firmado por Fabiana Galera Severo y la defensora Viviane Ceolin Dallasta el documento pide también la promoción de información segura y de fácil acceso a la población sobre el uso y los efectos de los medicamentos con el principio activo misoprostol, advirtiendo que es necesaria la adecuación del país a los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con miras a garantizar el derecho al aborto seguro conforme a la legislación actual.

En 2008, el medicamento pasó a ser incluido, junto con la mifepristona, en la lista de medicamentos esenciales de la OMS para la realización de aborto terapéutico. En cada 100 mujeres que hacen un aborto medicamentoso o farmacológico, sólo 2 o 3 tendrán que recurrir a un hospital para finalizar el procedimiento, de acuerdo con la OMS. En 2010 fue integrado a la Relación Nacional de Medicamentos Esenciales – Rename.

A pesar de la importancia de este medicamento para salvar la vida de las mujeres, en Brasil integra la lista de sustancias sometidas a control especial, reguladas por la Orden 344/1998. Su comercialización es considerada infracción sanitaria gravísima y crimen previsto en el artículo 273 del Código Penal, bajo reclusión de 10 a 15 años, además del pago de una multa.

La recomendación también incluye solicitud para que la agencia revise las Resoluciones 911/2006, 1050/2006 y 1534/2011, que dan direccionamientos para que no haya publicidad, divulgación, orientaciones y propagandas acerca de los medicamentos a base de misoprostol dirigidos al público, incluso en sitios, foros de discusión u otros medios virtuales. Para la DPU, hay violación del derecho a la información, tanto en la perspectiva de las mujeres y de los profesionales de la salud.

“Eso es gravísimo, porque una mujer que sufre violencia sexual y que busca la red pública para resguardar sus derechos, no logra tener información segura y de forma oficial porque está prohibido. Esto impacta en el derecho a la salud, pero también en el derecho a una vida social democrática, las personas necesitan tener derecho a la información “, denuncia Severo.

“La resolución viola el derecho a la información y así alcanza el derecho a la salud ya la vida de las mujeres que son derechos fundamentales”, plantea la defensora.

Escuche la entrevista…

La audiencia pública discute el aborto legal

La DRDH de Sao Paulo realizará una Audiencia Pública el 28 de marzo para discutir las restricciones de acceso al aborto legal  con participación de órganos y entidades gubernamentales y miembros de la sociedad civil. La recomendación a Anvisa es el resultado de las deliberaciones de la segunda edición del Ciclo de Debates de la DPU, que reunió en Sao Paulo, el 15 de febrero a autoridades y sociedad civil para participar en un debate abierto y discutir perspectivas de divulgación y de actuación de los órganos gubernamentales sobre el aborto legal. El ciclo va a desarrollarse  mensualmente durante este año.

La iniciativa va a posibilitar desdoblamientos de actuación de la DPU como audiencias públicas, capacitaciones, seminarios, recomendaciones, enjuiciamiento de acciones civiles públicas y otras acciones.

Algunos de los argumentos utilizados en la recomendación:

  • Las mujeres tienen derecho al aborto seguro en las siguientes causales legales: embarazo en consecuencia de violación (CP, art. 128, II), embarazo con riesgo a la vida de la gestante (CP, art. 128, I) y fetos con anencefalia (ADPF 54).
  • La OMS publicó su segunda edición de “Aborto Seguro: orientación técnica y políticas para sistemas de salud”, en junio de 2012, trayendo importantes directrices para la provisión de abortos médicos y enfatizando que las mujeres deben tener acceso a los métodos de aborto seguro con el tratamiento más seguro disponible.
  • La amplia recomendación internacional, incluida la OMS, que señala el aborto medicamentoso como más seguro y más barato para los sistemas de salud, tanto por su bajo costo y en razón del valor del medicamento, con menos sufrimiento y riesgo para las mujeres. La combinación de misoprostol y mifepristona – o solamente de la actuación misoprostol, en los lugares donde la mifepristona no está disponible – es recomendada por la OMS como más eficaz y segura para realizar el aborto y la anticipación del parto.
  • Algunos países ya están adaptando sus legislaciones para garantizar el aborto medicamentoso, por ejemplo Argentina, que en diciembre de 2018 aprobó la venta de misoprostol para fines ginecológicos en farmacias con receta médica.
  • La venta de medicamentos que incluyen el misoprostol en la composición está restringida a establecimientos hospitalarios acreditados, siendo que la marca comercial utilizada en esos locales es el Prostokos, un medicamento de producción nacional registrado en Anvisa.
  • No hay registros en la Anvisa para medicamentos con el principio activo mifepristona, haciendo imposible su incorporación al protocolo de atención para la práctica del aborto legal en el país.
  • En 2006, a través de la Resolución N.º 911, la ANVISA determinó la suspensión en todo el territorio nacional de publicaciones a través de foros de discusión, murales y sitios en Internet de los medicamentos a base de misoprostol no registrados en la ANVISA. Así como la justificación de que el medicamento sea de venta bajo prescripción médica.
  • También en 2006, la Resolución N.º 1.050 de la ANVISA pasó a prohibir, además de publicidad, indicación u orientación sobre medicamentos a base de misoprostol.
  • En 2011, la Resolución Nº 1.534 del órgano determinó la suspensión en todo el territorio nacional de propagandas irregulares de los medicamentos a base de misoprostol no registrados en la Anvisa o dirigidas al público laico, con propiedades y finalidades no registradas en la agencia, lo que implica violación del derecho a la información tanto por la perspectiva de la mujer como de los médicos y demás profesionales de la salud.
  • El Ministerio de Salud es responsable de la adquisición y distribución de los medicamentos que componen el Programa Salud de la Mujer, entre ellos el misoprostol, o sea, su compra es centralizada, siendo que actualmente se adquiere el medicamento Prostokos, de un solo el vendedor, la empresa Hebron, con sede en Caruaru, Pernambuco.
  • El misoprostol es distribuido a los establecimientos hospitalarios debidamente registrados que poseen servicio obstétrico y realizan parto / aborto.
  • Las actuales normas restringen el acceso de las mujeres al aborto legal al impedir su realización fuera de los hospitales junto a médicos / as de confianza o en servicios privados.
  • Las actuales normas que prohíben la difusión de las informaciones necesarias sobre el cuidado de la salud reproductiva, llevan a las mujeres a buscar abortos clandestinos, predominantemente inseguros, traumáticos ya menudo resultando en graves riesgos para la salud y la vida.
  • En mayo de 2017 Brasil pasó por el tercer Ciclo de la Revisión Periódica Universal, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (RPU), y recibió cuatro recomendaciones de otros Estados Nacional que tratan directamente de las obligaciones relacionadas al aborto seguro ya la salud sexual y reproductiva para todas las mujeres.
  • Hay necesidad de actualizar el protocolo brasileño de atención en el servicio público de salud, para que sea adecuado a las mejores prácticas internacionales, en especial el protocolo internacional de la OMS, a fin de garantizar el derecho al aborto seguro.

Servicio
Audiencia Pública “Aborto Legal”
Fecha: 28/03/2019 a las 13h
Lugar: Auditorio de la Defensoría Pública de la Unión en Sao Paulo
End: Rua Teixeira da Silva, nº 217, 1º piso – Paraíso
(Cerca de la estación de la Línea 2 Verde del Metro)

______________
[1] Fuente original: http://catarinas.info/defensoria-publica-da-uniao-em-sao-paulo-defende-venda-de-misoprostol-em-farmacias/ Traducción elaborada por CLACAI.