ONU alertó sobre mal uso de objeción de conciencia

Organismos indicaron que no debe ser obstáculo para acceso de la mujer a atención en casos de aborto voluntario.

No solo en Chile algunos médicos e instituciones -sobre todo por consideraciones religiosas tradicionales- están recurriendo a la objeción de conciencia para impedir que las mujeres hagan uso de su derecho a interrupción voluntaria de embarazo. En varios otros países, como México, se está apelando a esa consideración, ante lo cual organismos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) llamaron la atención respecto a que ello no puede significar un obstáculo para ejercer un derecho, para que sean respetadas legislaturas sobre derechos sexuales y reproductivos, ni sea impedimento para una adecuada y oportuna atención de salud.

También desde la ONU se dijo que la objeción de conciencia es un acto individual y personal y no puede ser determinado por una institución, menos de carácter público.

La prensa mexicana publicó información en cuanto a que la oficina de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, plantearon los anteriores argumentos y normativas y enfatizaron que el Estado, en cada país, debe garantizar los derechos de las mujeres, de todas las edades. Sobre todo en los casos donde las legislaciones nacionales -que es el caso de Chile- permiten el aborto o el aborto en algunas causales.

También se señala que tiene que existir la información detallada y oportuna de estas situaciones y que siempre una institución debe proporcionar a la mujer el personal idóneo para ser atendida, en estos casos, para la interrupción voluntaria del embarazo. Se insiste en que las instituciones públicas tienen obligación de proporcionar esa atención. En Chile se está dando la situación que recintos hospitalarios privados reciben financiamiento del Estado, pero se quieren negar a atender a las mujeres, argumentando objeción de conciencia. Para los organismos de la ONU, se debe contratar a personal no objetor en todas las instalaciones de salud.

Para Naciones Unidas, una prioridad es que exista una atención segura, oportuna y de calidad, entre otras cosas, garantizando los derechos humanos de las mujeres.

En tanto, en una entrevista con el medio Web, El Desconcierto, Luz Patricia Mejía, abogada especialista en derechos de las mujeres e integrante de la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA (Organización de Estados Americanos), dijo que “la objeción de conciencia no puede bajo ningún concepto reducir el derecho de las mujeres a su vida e integridad física. Los médicos y médicas tendrán un gran papel que cumplir aquí y garantizar que las mujeres sean atendidas”.

En la entrevista de Meritxell Freixas, Mejía expresó que “el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia no puede quitar otro derecho. No se puede hacer objeción de conciencia sin antes garantizar que la mujer sea atendida tal y como establece la norma. Además, tienen que quedar establecidas cuáles serán las consecuencias si esto no se cumple”.

Tomado de mileschile.cl

Embarazo infantil: un problema históricamente invisibilizado

A nivel mundial, los partos de niñas menores de 15 años ascienden a 1.100.000 por año.

UNER NOTICIAS dialogó con Milena Páramo, Coordinadora Nacional de CLADEM Argentina (Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres), quien integró un panel sobre “Embarazo infantil forzado” organizado por la Facultad de Trabajo Social de nuestra Universidad. La especialista profundizó sobre este flagelo que tiene consecuencias inmediatas y duraderas para las niñas.

-Antes que nada es importante definir CLADEM y sus objetivos…
CLADEM es el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres. Los antecedentes del surgimiento del CLADEM, se remontan a la III Conferencia Mundial de la Mujer de Naciones Unidas, en donde se observó la necesidad de articular estrategias regionales, dado que los problemas de las mujeres eran similares y, por ende, trabajando juntas podríamos potenciar la incidencia. Es así que, con el fin de unir nuestros esfuerzos para mejorar la condición y situación socio-jurídica de las mujeres de nuestra región, constituimos el CLADEM el 3 de julio de 1987 en San José de Costa Rica y en el año 1989 se procede a la constitución legal del CLADEM en Lima, Perú.

-Como tantas otras problemáticas, carecemos de estadísticas que nos informe sobre el estado de situación…
Precisamente, el Balance Regional “Niñas madres. Embarazo infantil forzado en América Latina y el Caribe”, publicado por el CLADEM en el año 2016, revela que existe un patrón de violencia que está plasmado en el ocultamiento de la información y renuencia por parte de los Estados de colocar en la agenda pública y priorizar las acciones de prevención, sanción y erradicación. Hemos visto que la mayoría de los casos de embarazos infantil aparecen como producto de violencia sexual, ejercida por integrantes de la familia (abuso sexual incestuoso), conocidos, vecinos, o extraños; a diferencia de lo que ocurre en la franja de 15 a 19 años, donde se registra una incidencia importante de embarazos debido a una iniciación sexual temprana. A partir de constatar esta flagrante violación de los derechos de las niñas que estaba ausente de las agendas nacionales, regionales e internacionales, desde CLADEM lanzamos la Campaña “Embarazo Infantil Forzado es Tortura” y, en ese contexto, venimos monitoreando a los Estados de la región en el cumplimiento de su obligación de prevenir, sancionar y erradicar esta práctica.

Situación actual: en el balance sobre Niñas Madres publicado por CLADEM en 2016, se demuestra que todos los años, decenas de miles de niñas menores de 15 años en nuestra región, se convierten en madres cuando sus cuerpos todavía no terminaron de crecer. Un año después, observamos que las cifras han tenido, en algunos países, una leve reducción. Sin embargo, el problema persiste y debe ser abordado con urgencia, desnaturalizando situaciones que muchas veces pasan desapercibidas o se aceptan como normales. El embarazo infantil forzado se da cuando una niña menor de 15 años queda embarazada sin haberlo buscado o deseado y se le niega, dificulta, demora u obstaculiza la interrupción del embarazo.

-¿Cuáles son las causas más frecuentes del embarazo forzado?
En un estudio se evidencia que la franja de edad de 10 a 14 años es la que sufre la tasa más alta de agresiones sexuales y la edad promedio en la cual las niñas y adolescentes reportaron haber sido víctimas por primera vez. Cuando el embarazo no se puede interrumpir, se produce la maternidad infantil forzada. Y en las causales estaría la falta de servicios de salud adaptados a las necesidades de las niñas, amigables y confidenciales, que utilicen protocolos específicos para atender a ese problema; la negativa de los servicios de salud a interrumpir los embarazos infantiles, concepciones idealizadas de la maternidad, que hace que muchas niñas, en determinados contextos, crean que la maternidad es un mecanismo de reconocimiento y autonomía.

-Aspectos no menores serían las consecuencias físicas, psicológicas, económicas, educativas para la niña madre…
Ciertamente. Las niñas de 14 años o menos sufren más complicaciones durante el embarazo y el parto. Como en muchos casos aún no está formado el piso pélvico, los partos son peligrosos; existen mayores riesgos de sufrir preclampsia, eclampsia, ruptura de membranas, parto prematuro y diabetes gestacional. Estas niñas tienen cuatro veces más probabilidades de morir a causa del embarazo que las mujeres de entre 20 y 30 años y 5 veces más posibilidades de tener fístula obstétrica. Además de los riesgos físicos, el embarazo infantil tiene consecuencias adversas en la salud mental, ya que en muchos casos se genera por violencia sexual.
Debemos considerar las consecuencias del abuso, de las posibles amenazas recibidas para no denunciarlo y del impacto de vivir un embarazo no deseado en la salud mental de la niña. Se han registrado síntomas de depresión, ansiedad y, en particular para las que habían sido atacadas sexualmente, de estrés post-traumático. Asimismo, un porcentaje de estas niñas han pensado en el suicidio durante el embarazo. Por otra parte, cerca de la mitad de las niñas que viven embarazos forzados abandonan la escuela. En caso de retomar, lo hacen en su mayoría en espacios de menor nivel. A su vez, una gran proporción de estas niñas tendrá trabajos informales, sin seguridad social y con bajos ingresos. Las que ingresen a trabajos en relación de dependencia, probablemente lo hagan con sueldos más bajos que el de otras jóvenes solteras o sin hijos.

-¿Cuál es la respuesta que observan desde el Estado?
Argentina cuenta desde el 2006 con la Ley 26.150 que establece la obligatoriedad del tratamiento de la educación sexual integral en todas las escuelas del país, ya sean de gestión estatal o privada, y la creación de un Programa de Educación Sexual Integral como instancia de implementación de estrategias y actividades. En cuanto a la implementación, esta es insuficiente, aunque algunas provincias, y en algunos momentos, se tuvo mejor alcance. Con el cambio de gobierno en diciembre de 2015 el panorama de la Educación Sexual Integral se presenta regresivo. Por Decreto de Necesidad de Urgencia, se cambió la estructura del Ministerio de Educación y los programas perdieron protagonismo. Resumiendo, podemos ver que en la mayoría de los países existe algún programa para impartir educación sexual. Sin embargo, en todos ellos, en mayor o menor grado, la implementación es deficiente y parcial; abarca a sólo un porcentaje de estudiantes, no cuenta con un seguimiento efectivo del Estado, no hay suficientes materiales ni capacitación docente.

Importante: desde hace dos años CLADEM está impulsando una campaña para visibilizar los embarazos infantiles forzados, denunciarlos y buscar propuestas para su disminución y erradicación. En este lapso, se han incrementado las investigaciones sobre el tema, especialmente en los organismos intergubernamentales. El problema es mundial y sirve de espejo para observar la situación de miles de niñas cuyos caminos han sido cubiertos de obstáculos. Es imprescindible organizar alianzas para promover un alerta mayor sobre este tema, y generar políticas de prevención que involucren a todas las áreas de gobierno. Deben adecuarse tanto los marcos jurídicos, como las respuestas de la justicia, del sector salud, educación y desarrollo.

-¿Y sobre el aspecto penal en la violencia sexual? 
En todos los países estudiados, las relaciones sexuales con niñas es violación. Las edades varían entre los 13 y los 16 años. La mayoría de los países considera al parentesco como un agravante en casos de violación sexual. Así sucede en Argentina, Bolivia, Colombia, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico y República Dominicana. En Brasil, Honduras y Uruguay el parentesco no constituye agravante para el estupro o violación. Lamentablemente, no todos los abusos se denuncian y aquellos que son denunciados, no siempre son encaminados judicialmente a través de un proceso que conduzca a una sentencia. Un número ínfimo de denuncias termina en condenas. La impunidad es altísima.

-Finalmente, ¿Qué medidas prioritarias se deberían instrumentar para ir modificando esta problemática?
Urge que los estados implementen planes, políticas y medidas sociales para la prevención de los embarazos y las maternidades infantiles forzados y la adecuada sanción de la violencia sexual que los provoca. Por otra parte, continuar con la tarea de visibilizar el problema del Embarazo Forzado Infantil, articular con otros movimientos sociales, como el de derechos humanos, derechos de la infancia, organizaciones de jóvenes y de desarrollo, para llevar adelante actividades de sensibilización. Promover la implementación de la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos. La educación sexual debe ser una política del Estado y debe incluirse desde los niveles iniciales, incorporando conceptos de igualdad y no discriminación.

Tomado de http://noticias.uner.edu.ar

Costa Rica: Y luego de vencer al fundamentalismo religioso, ¿qué?

Por: Jorge Coronado (*).

La segunda ronda electoral celebrada el pasado 1 abril del 2018 en Costa Rica, deja diversas lecturas.

La primera es que el partido político hegemónico de la segunda república costarricense del siglo XX, el que alguna vez fuera el socialdemócrata Partido Liberación Nacional, ha sufrido un resquebrajamiento estructural tras dos derrotas consecutivas: 2014 y 2018. En ambos casos con las más bajas votaciones de su historia. En esta segunda ronda, su dirigencia demostró un desfase y desconexión total con la realidad, cuando de manera oportunista, basados en dudosas encuestas, respaldaron al fundamentalismo religioso.

Sirvió también esta elección para que los grupos económicos y políticos históricamente dominantes, “salieran del clóset”, y mostraran abiertamente por primera vez su talante misógino, homofóbico, racista y excluyente, que por décadas no quisieron evidenciar, motivados por el discurso teocrático religioso del Partido Restauración Nacional.

De otro lado, quedó constancia de que años de avances sostenidos en alcanzar mayores niveles de igualdad en derechos humanos y de tolerancia a la diversidad, efectivamente calaron en el imaginario del conjunto de la sociedad, principalmente en las nuevas generaciones. Ello explica la altísima votación de esta segunda ronda, que incluso provocó que bajara el abstencionismo con respecto a la primera ronda. La prueba es que el hoy presidente aumentó en un 300 por ciento su votación, con respecto a los resultados obtenidos en la primera ronda, mientras que el candidato perdedor aumentó solamente un 60 por ciento. Es decir, la gente salió a votar masivamente por la igualdad y la tolerancia.

Pero, siempre hay un pero, las regiones más pobres, las más excluidas, que son las zonas costeras/rurales no sólo fueron donde hubo los mayores niveles de abstencionismo en ambas rondas, sino que además fueron las regiones en las que el fundamentalismo religioso ganó. Ello es resultado del abandono de la acción estatal, de la lógica neoliberal de exclusión de polos de desarrollo, pero también del crecimiento exponencial de las iglesias neopentecostales que en ese contexto, construyeron tejido social.

Esta elección también mostró el resquebrajamiento de la estructura de clases sociales en Costa Rica, en materia de concepciones y valores. Los sectores medios urbanos del centro del país lograron imponer su visión más tolerante. Los sectores urbanos y rurales más empobrecidos del centro y la periferia en cambio, han sido ganados en la cultura de la intolerancia por parte del fundamentalismo neopentecostal. Esto último muy semejante al resto de América Latina.

La segunda ronda electoral no tuvo como eje movilizador la búsqueda de la igualdad económica, ni la lucha por la redistribución de la riqueza, ni contra la pobreza, ni contra el alto costo de la vida o por mejores empleos como es lo usual en una campaña electoral. El eje central fue el tema de la igualdad en derechos humanos y contra el fundamentalismo religioso, ello permitió que alrededor del Partido Acción Ciudadana (PAC), para esta segunda ronda, se nucleara un abanico multiforme de fuerzas políticas y sociales: el movimiento de mujeres, de jóvenes, los sindicatos a pesar de las reservas, parte de la izquierda política y también una parte de la derecha tradicional.

En síntesis, podríamos colocar como conclusiones de este proceso electoral 1) que se rompe ya en forma casi definitiva el sistema tradicional del bipartidismo político; 2) ante ese escenario los sectores conservadores neoliberales migran y tratan de recomponerse en las nuevas estructuras partidarias; 3) los sectores religiosos fundamentalistas ganan espacio político y se convierten en actor fundamental en la Asamblea Legislativa con la segunda bancada mayoritaria; y 4) en general hay un giro a la derecha en el escenario político costarricense. En términos positivos, únicamente se ha logrado detener que una teocracia asumiera la conducción del país.

Como desafío, todo indica que se está fraguando una nueva alianza neoconservadora en materia económica, en afectación de los derechos laborales, en política internacional, en materia fiscal y en atracción de inversiones. Lamentablemente, en la reconfiguración de dicha alianza también está jugando el gobierno recién electo, que al igual que la derecha tradicional o el fundamentalismo religioso, es en economía radicalmente neoliberal.

En el horizonte se puede vislumbrar un escenario de confrontación, movilización y lucha en las calles por parte del movimiento social organizado. Es que la lucha por la igualdad de los derechos humanos, por las políticas de reconocimiento es fundamental, pero no es suficiente. Se requiere incorporar la lucha por la justicia social, por la inclusión económica, por la redistribución. En tal sentido, ya no tenemos la misma homogeneidad que tuvimos el pasado 1 de abril, sino que regresamos el escenario de disputa entre los ganadores y los perdedores del modelo económico neoliberal.

(* ) Analista político costarricense.

Tomado de otramirada.pe

“El boom del feminismo es imparable”

,

Pamela Palenciano, víctima de violencia en la adolescencia, denuncia el machismo con humor e ironía en un monólogo – “No basta con la educación en el colegio, todos somos responsables”

En un país con medio centenar de mujeres asesinadas al año víctimas de violencia machista, donde en 2017 se alcanzó la cifra más alta de denuncias desde que hay registros -166.620-, urge la reacción de toda la sociedad, el activismo de las mujeres y los hombres. En el monólogo de Pamela Palenciano (Andújar, Jaén, 1982) se oyen sonoras carcajadas en los momentos de humor y de ironía, pero también hay hondos silencios y lágrimas en los ojos cuando recrea de forma clara y directa episodios de violencia. “Todos los días hay mujeres que se enfrentan con la violencia machista, conozco sus casos a través de las redes sociales y en cada monólogo. Siempre ves a gente llorando porque ha sufrido y, además, hay cada vez más chicos que han ejercido violencia y lo dicen en público”, cuenta a este diario.

No solo duelen los golpes -la frase que le dijo una psicóloga- es el monólogo con el que retrata el machismo en todas sus manifestaciones: los malos tratos físicos y psicológicos, el control y la posesión, la convivencia con la agresividad así como la recuperación y la salida.

Es una lacra “estructural” que, en opinión de Palenciano, alimentan el capitalismo y una sociedad patriarcal. El monólogo es el modo autobiográfico de denunciar y canalizar la “rabia” de las víctimas a través del arte, como propició la fotografía en su primer proyecto, hace unos años, y posteriormente un taller de prevención vinculado a esas imágenes. Se abrió paso tras el trauma a base de fuerza y resiliencia. “Después de pasar 15 años viendo que la gente me juzgaba a mí, a la víctima, cuando el foco debe ponerse en el victimario, encontré en la risa una forma de mirarse ante el espejo”. Pamela, autora del libro Si es amor, no duele, sufrió cuando era adolescente -de los 12 a los 18 años- la violencia, el abuso y el sometimiento de un novio machista, agresivo, tóxico, indeseable en definitiva.

Cuando empezó la universidad y se libró de esa relación, comenzó una terapia psicológica y el contacto con movimientos feministas. Tras licenciarse, Palenciano vivió 8 años en el Salvador, donde descubrió el teatro, hasta su regreso a España. Su monólogo ha recorrido institutos de educación secundaria y otros aforos para el público en general de varias ciudades del país y también de Iberoamérica, denunciando el machismo.

La activista, actriz y comunicadora lo presentó ayer en Ourense, en el marco de las terceras jornadas “Coeducar en Igualdade”, organizadas por la Asamblea de Mulleres del sindicato de la enseñanza STEG en el centro cívico de A Ponte, con el objetivo de exponer y debatir iniciativas en materia de igualdad en los centros educativos.

Palenciano, que además es madre, comparte que la educación es clave para desterrar el machismo de la sociedad y asentar la igualdad. “Pero no basta con limitarse a la educación en el colegio, sino que también debe estar presente en cada conversación en la calle, en los medios de comunicación, en la política y en las pautas de consumo. Somos responsables todas y todos”.

España maravilló al mundo el 8 de marzo, con una huelga feminista histórica que llenó las calles de miles de mujeres en todas las provincias del país. “Se ha producido un cambio profundo, radical, pero existe todavía mucho miedo del sistema a esta transformación. El feminismo ha pegado un boom para el que ya no hay marcha atrás, es imparable. Como está buscando un cambio radical de las posturas enfrente se encuentra con 21 siglos de historia en torno a un patriarcado”.

Tomado de farodevigo.es