La Inquisición

El “debate” que organizó la Academia Nacional de Medicina para condenar la cátedra sobre aborto de la Universidad de Rosario.
La actividad fue convocada también por la Academia Nacional de Ciencias Morales. Participaron abogados de represores, entre ellos de Videla. Invitaron a los responsables de la materia, pero no los dejaron exponer en la mesa. Hubo argumentos falaces, gritos e insultos.
La creación de la primera cátedra del país sobre “El aborto como problema de salud” en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario fue el centro de un áspero debate convocado conjuntamente por la Academia Nacional de Medicina y la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Como un Tribunal de la Inquisición, los disertantes, exponentes del pensamiento católico antiderechos más conservador, rechazaron la apertura de la nueva materia con interpretaciones falaces de la legislación, al punto de negar la vigencia del artículo 86 del Código Penal, que contempla los abortos no punibles y cuestionar la legalidad de los protocolos dictados en distintas provincias para garantizar su acceso. “Lamento que se esté instando a que cese una decisión tomada en el marco de la autonomía universitaria. Es una decisión inapelable”, les dijo el decano de la Facultad de Medicina, Ricardo Nidd, hacia el final del encuentro y reafirmó que la materia optativa comenzará a dictarse en agosto, como está previsto.
Aunque Nidd fue invitado formalmente a participar de la discusión, al llegar a la reunión se encontró con que no estaba entre los oradores. Se anunció a los organizadores, pero el anfitrión, el presidente de la Academia de Medicina, Luis Martí, lo conminó a ser parte del público. Y cuando pidió la palabra, le negó la posibilidad de exponer desde el mismo atril donde había hablado cada disertante –entre ellos, Alberto Rodríguez Varela, abogado del genocida Jorge Rafael Videla en la causa de robo de bebés–, y solo le permitió hacerlo como cualquier persona del público. Sin embargo, casi no pudo terminar sus conceptos, porque el mismo Martí lo interrumpió en numerosas oportunidades, a veces en tono amenazante, y por comentarios –irrespetuosos y agresivos– del auditorio que colmaba lugar.
El encuentro fue en la biblioteca de la Academia de Medicina, el miércoles a partir de las 19. Duró algo más de una hora y media. “Creíamos que habíamos sido invitados a un espacio académico, donde cada uno de los disertantes tendría el espacio para explicar sus posiciones y debatirlas. Lamentablemente no estábamos en la lista de oradores y cuando pedimos la palabra, nos interrumpieron e insultaron. A pesar de que nosotros durante sus disertaciones escuchamos incluso cuando la información que trasmitían era incorrecta y falaz”, señaló al finalizar la reunión a PáginaI12 Raquel Tizziani, titular de la nueva cátedra y miembro de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, desde donde se promovió la asignatura.
“Estamos dispuestos a discutir. Pero en algún punto fuimos interpelados. No lo merecíamos. En nuestra provincia hay un protocolo. Nuestros médicos deben conocer el problema, conocer esta práctica”, dijo Nidd a este diario, ya de regreso en Rosario.
El decano llegó a la Academia de Medicina acompañado por Tizziani y la abogada Analía Aucía, profesora de la Facultad de Derecho de la UNR. Recién había empezado el primer orador cuando ingresó la delegación rosarina: un accidente de tránsito los demoró en el viaje y se perdieron lo primeros minutos.
El cuestionamiento a la legalidad del protocolo de atención de los abortos no punibles, aprobado por resolución ministerial en la provincia de Santa Fe, fue otro de los ejes de los expositores que tuvieron acceso al atril. Nidd tuvo que hacer malabares para no darle la espalda al público ni a la mesa de oradores, cuando pudo hablar. “Se ha planteado una falsa dicotomía: no vamos a discutir la legalidad o no del aborto”, dijo y defendió la autonomía universitaria para decidir la creación de la materia y los contenidos previstos en el programa.
–Estoy en desacuerdo. Tengo diez hijos y me retiro. No se puede matar a una persona –exclamó un hombre del público, se levantó y se fue.
–¿Hizo el juramento hipocrático? –le gritó otro.
–El protocolo es ilegal –vociferó una señora.
El decano intentaba explicar los fundamentos de la asignatura y el marco legal. Pero las sucesivas interrupciones le impedían completar una oración. “En nuestro Consejo Directivo se tomaron en cuenta distintas posiciones. La materia es una construcción colectiva que llevó un año de debate”, pudo explicar. Después le pasó la palabra a la abogada Aucía para profundizar en los aspectos jurídicos. Aucía se refirió al artículo 86 del Código Penal, que contempla los permisos para abortar y rebatió la idea repetida por los disertantes de que existe una persona desde la concepción. “Esa es una interpretación”, afirmó. También tuvo que soportar incesantes interrupciones. “Cómo pueden respetar el derecho a la vida si no pueden respetar el derecho al libre pensamiento. Si existiera una persona desde el momento de la concepción, no existiría la figura del aborto”, agregó la docente universitaria y le pidió al presidente de la Academia de Medicina que “no instigue al delito a los profesionales de la salud” al promover el incumplimiento de los protocolos de atención de los abortos no punibles. La profesora Tizziani había preparado una ponencia para la ocasión, pero no se le dio tiempo para exponer.
Un centenar de personas, entre ellas un cura y una monja, hombres trajeados, mujeres con peinado de peluquería y poca juventud colmaban el auditorio. Uno de los disertantes invitados fue Rodríguez Varela, miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, quien subrayó que esa entidad había pedido la suspensión de la materia. Rodríguez Varela se desempeñó como ministro de Justicia durante la dictadura militar, como fiscal de Estado en la provincia de Buenos Aires cuando Ramón Camps estuvo a cargo de la policía Bonaerense y defensor de Videla en la causa por el robo de bebés. Sobre esos bebés no habló Rodríguez Varela. Pero sí se preocupó por calificar como una “práctica criminal” al aborto, descalificar al fallo FAL de la Corte Suprema –que en 2012 clarificó los alcances de los abortos no punibles y reafirmó que cualquier mujer que queda embarazada en una violación tiene derecho a interrumpir esa gestación–, y considerar que en cualquier caso “es ilegal” porque vulneraría –según su interpretación– la Convención Internacional sobre Derechos del Niño y “hay un ser humano desde la concepción”.
Entre el público, filmando, estaba su hija Mariana Rodríguez Varela, que se hizo conocida en marzo, cuando lanzó una bizarra campaña que se viralizó en redes contra el derecho al aborto pidiendo que se cuelguen “bebitos” de los balcones. Los otros dos expositores fueron el médico Ernesto Beruti, jefe de Obstetricia del Hospital Universitario Austral, y Rafael Pineda, integrante de la Academia de Medicina, y ex jefe de Ginecología del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, de Rosario, donde ya se jubiló. Pineda se vanaglorió de haber sido el primer médico en declararse objetor de conciencia en Santa Fe, en 2010, y de no haber garantizado el cumplimiento del protocolo de atención del aborto no punible, vigente en Santa Fe, en ese centro de salud. No recordó en su exposición que justificó que continuara adelante el embarazo de una nena de 11 años, que había sido violada, en 2012, a pesar de que su familia solicitaba la interrupción legal de esa gestación. “Ha habido muchos embarazos en el mundo en niñas pequeñas que llegaron bien a término”, dijo en aquel momento Pineda. Ayer, se ocupó de hablar sobre cómo se llegó a la creación de la materia “El aborto como un problema de salud pública”. “Me resulta inconcebible que se instale una materia cuyo objetivo fundamental sea la destrucción del ser humano”, sostuvo.
La invitación para participar de la reunión le había llegado a Nidd unas semanas atrás a través del mail oficial del decano. El correo, al que tuvo acceso este diario, dice claramente hacia el final: “Esperando contar con su presencia, saludamos a usted con alta consideración. Acad. María T Caraballo, presidente (sic) Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Acad. Manuel L. Martí, presidente Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires. Tras el encuentro, el decano contó a este diario: “Respondimos que íbamos a ir, pero no nos incluyeron entre los oradores. Fui como responsable de la materia. Ni siquiera al atril me dejaron subir. Me dijeron que me quedara en el público”, describió. Y agregó: “Nos sentimos felices de haber creado la materia y que hayamos recogido tantas adhesiones, solidaridad y aliento de universidades nacionales, organizaciones políticas, sociales y gremiales, la Cámara de Diputados de Santa Fe, el Concejo Deliberante de Rosario, particulares, profesionales, científicos, referentes de la cultura local y nacional, a través de más de 6000 mails. La lucha continúa”.
La primera cátedra sobre aborto del país fue creada este año por decisión unánime del Consejo Directivo de la Facultad. Será cuatrimestral y optativa y comenzará a cursarse después del receso de invierno, en agosto. La asignatura recibió también el respaldo del ministro de Salud de la provincia de Santa Fe, Miguel González, quien indicó que “el acceso al aborto no punible” es “una política de salud que claramente impacta en menos muertes maternas”. Y consideró interesante que la reflexión sobre un problema complejo de la salud pública se realice en los claustros universitarios.
Información tomada de https://www.pagina12.com.ar 
Source: Junio 2017

Exigimos a nuestros Estados cumplan mandatos internacionales de acceso al aborto

Cancún, Quintana Roo, a 18 de junio de 2017
BOLETÍN DE PRENSA
Exigimos a nuestros Estados cumplan mandatos internacionales de acceso al aborto

Ecuador, Perú, Nicaragua, Chile, República Dominicana, El Salvador y Guatemala ejercen violencia institucional contra niñas y mujeres al negarles el acceso al aborto.
América Latina y el Caribe es la única región en el mundo donde ha aumentado el número de partos en niñas menores de 15 años.

Quince organizaciones civiles de América Latina y El Caribe conforman la Coalición de Derechos Sexuales y Reproductivos que expondrá a la 47 Asamblea General de la OEA la grave situación en la materia, que afecta principalmente a adolescentes y jóvenes, niñas indígenas y afrodescendientes, a las que viven en zonas rurales, en lugares donde el virus del Zika se ha instalado, o son de escasos recursos y no cuentan con estudios escolarizados.

En la región, una tercera parte de los embarazos corresponden a menores de 18 años, y el 20% de éstos son de menores de 15 añosi, lo que refleja la omisión de los Estados parte de la OEA de proteger la salud integral de niñas y adolescentes.
El 19 de junio, la Asamblea General de la OEA escuchará las demandas para lograr que niñas, adolescentes y mujeres ejerzan de manera plena sus DSyR acorde con los estándares internacionales de protección de los derechos humanos.
Entre las principales exigencias se encuentra que los Estados que penalizan totalmente el aborto, modifiquen sus legislaciones para que las mujeres tengan acceso legal y sanitario a la interrupción del embarazo al menos en casos de violación, cuando la salud y la vida de la mujer se encuentre en riesgo o cuando el feto presente malformaciones incompatibles con la vida.
De los nueve países del mundo en los que se penaliza totalmente el aborto, siete están en nuestra región. El aborto inseguro, de hecho, es la causa del 21% de las muertes maternas en América Latina, la única región del mundo en la que los abortos van en aumentoii
La violencia institucional así como los tratos crueles, inhumanos y degradantes durante el embarazo, el parto o después de éste, será otro de los temas, pues persisten leyes, políticas públicas y prácticas que limitan y obstaculizan la justicia social en esos momentos de la vida reproductiva de las mujeres.
Según el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, los Estados están obligados a garantizar la disponibilidadiii, accesibilidadiv, aceptabilidad y calidad de una variedad de servicios de salud sexual y reproductiva, lo que incluye el acceso a atención pre y post natal, servicios obstétricos de emergencia, aborto legal y seguro, servicios de planificación familiar y, acceso a la información y educación.
Las organizaciones que forman parte de la Coalición de DSyR son:

Ipas (internacional) e Ipas México
IPPF
Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Enfermería en la Acción Profesional de Lucha y Prevención de VIHDA
Fundación Ecuatoriana Equidad
Advocates for Safe Parenthood: Improving Reproductive Equity (ASPIRE)
Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA
Elige Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, A.C.
Center for Reproductive Rights (CRR)
PROMSEX
Observatorio de la Gobernanza para la Cooperación y el Desarrollo, OGCD
Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C. (MEXFAM)
Colectiva Ciudad y Género A.C.
Fundación Unidos por un México Vivo A.C.
Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología
Católicas por el Derecho a Decidir

Para mayor información o solicitar entrevistas, llamar al 55 4010 6752 con Georgina Montalvo o escribir a gmontalvo@giremx.org.mx
___________________________
[i]UNICEF, Plan Internacional, Vivencias y relatos sobre el embarazo en adolescentes, 2014
[ii]GuttmacherInstitute, Aborto inducido a nivel mundial, Hoja Informativa, 2016. Disponible en: https://www.guttmacher.org/sites/default/files/factsheet/fs-aww-es.pdf
[iii] La disponibilidad implica que “cada Estado Parte deberá contar con un número suficiente de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud”. Observación general sobre el derecho a la salud, Observación General No. 14. Comité DESC. Agosto 11, 2000. E/C.12/2000/. Disponible en: http://www.observatoriopoliticasocial.org/images/PDF/Biblioteca/biblioteca_2010/ONU_docs/Observaciones_Comite_DESC/14_salud.pdf
[iv] La accesibilidad se refiere a que los servicios, bienes y establecimientos deben ser accesibles de hecho y de derecho a los grupos más marginados de la población, sin discriminación y teniendo en cuanta el alcance geográfico y económico de todos los sectores de la población. Id.
[v] En cuanto a la aceptabilidad y calidad, el Comité establece que estos deberán ser “respetuosos de la ética médica y culturalmente apropiados, es decir, respetuosos de la cultura de las personas, las minorías, los pueblos y las comunidad , a la par que sensibles a los requisitos del genero y el ciclo de vida”.  De igual manera, se requiere “personal médico capacitado, medicamentos y equipo hospitalario científicamente aprobados y en buen estado, agua limpia potable y condiciones sanitarias adecuadas”. Id.
Source: Junio 2017

[Resumen Ejecutivo] Mifepristona y Misoprostol en seis países de América Latina: procesos de registro y disponibilidad

En la mayoría de países de América Latina aún no se dispone de los insumos necesarios, tales como el misoprostol en presentación obstétrica y la mifepristona. Esta situación afecta negativamente la efectividad de la inducción del aborto con medicamentos, impone mayores costos a los servicios y dificultades a los equipos de salud para garantizar una atención de calidad, genera estrés a las mujeres y afecta la posibilidad de tomar decisiones seguras, al punto de forzarlas a continuar el embarazo.En el interés por continuar aportando elementos que permitan el acceso a servicios de calidad es que CLACAI desarrolló este proyecto que ha sido posible gracias al apoyo de RHSC.
Descargar Archivo (Resumen ejecutivo)
Descargar Archivo (Versión de Informe)
Source: Junio 2017

Mifepristona y Misoprostol en seis países de América Latina: procesos de registro y disponibilidad

En la mayoría de países de América Latina aún no se dispone de los insumos necesarios, tales como el misoprostol en presentación obstétrica y la mifepristona. Esta situación afecta negativamente la efectividad de la inducción del aborto con medicamentos, impone mayores costos a los servicios y dificultades a los equipos de salud para garantizar una atención de calidad, genera estrés a las mujeres y afecta la posibilidad de tomar decisiones seguras, al punto de forzarlas a continuar el embarazo.En el interés por continuar aportando elementos que permitan el acceso a servicios de calidad es que CLACAI desarrolló este proyecto que ha sido posible gracias al apoyo de RHSC.
Descargar Archivo
Resumen Ejecutivo
Source: Junio 2017

Colectivos de mujeres continuarán lucha a favor del aborto en R.Dominicana

Defensoras de los derechos de la mujer en República Dominicana rechazaron hoy la decisión del Senado de ratificar, sin excepción, la penalización del aborto, cuya práctica clandestina provoca el 10 % de las muertes maternas en el país, y advirtieron que continuarán con su lucha.
Un grupo de mujeres se manifestó hoy a las afueras del Congreso Nacional (bicameral), controlado por el oficialismo, un día después de que el Senado volviera a cerrar cualquier puerta al aborto, a pesar de que el jefe del Estado, Danilo Medina, ha pedido en dos ocasiones que se permita en tres circunstancias.
Estas son, cuando el embarazo ponga en riesgo la vida de la mujer, si es el resultado de violación o incesto y cuando el feto no tiene posibilidad de sobrevivir fuera del útero.
Medina vetó a finales de 2016 el nuevo Código Penal debido a la penalización del aborto en todos los supuestos, una medida que había adoptado también en 2014 cuando se aprobó dicho código, cuyo debate lleva años en el Congreso Nacional.
Según lo aprobado por los senadores, quien fuera condenado por causar o inducir a un aborto sufrirá penas de cárcel de entre 2 y 10 años.
La decisión de los legisladores que, como en otras ocasiones ha provocado opiniones a favor y en contra, “es contraria a la voluntad del pueblo dominicano y una traición a las ciudadanas de este país”, señalaron hoy las manifestantes en un comunicado leído en las afueras del Congreso, donde advirtieron que continuará la lucha “en todas las instancias”.
“Es indignante que en pleno 2017 sigamos respondiendo a los intereses de grupos que atentan contra nuestra nación. Las iglesias y los grupos antiderechos son un obstáculo para el desarrollo y debe limitarse su injerencia en los asuntos del Estado”, afirmó.
El Estado dominicano, agregó, “es el asesino de cada mujer que muere en abortos inseguros y clandestinos tratando de salvar su vida”.
Por último, recordaron que el Código Penal no ha sido convertido en ley, por lo que debe volver a la Cámara de Diputados.
Este miércoles, mientras el Senado conocía el tema, activistas de los derechos de la mujer se manifestaron en las afueras del hemiciclo, con el apoyo de la ministra de la Mujer, Janet Camilo, quien calificó de “machista” la postura de los congresistas.
El tema del aborto desató en el país posiciones encontradas, pues las iglesias y partidos conservadores exigían su penalización, mientras sectores oficialistas como el Ministerio de la Salud y organizaciones de la sociedad civil solicitaban que el Congreso Nacional acogiera las modificaciones del Poder Ejecutivo al Código Penal para que se permitiera en ciertas situaciones.
La defensora de los derechos de la mujer Guadalupe Valdez, actualmente embajadora especial Hambre Cero para América Latina y el Caribe de la FAO, señaló que la penalización del aborto vulnera los derechos de las mujeres, especialmente de las más pobres, y acusó a los senadores de legislar “de espalda a la sociedad”.
En declaraciones a Efe, la exdiputada advirtió de que dicha decisión aumentará la muerte materna, muy especialmente la de las mujeres pobres y la de las adolescentes, tras recordar que la República Dominicana está entre los países con el mayor número de embarazos precoces en América Latina.
Mientras la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) felicitó hoy a los senadores por mantener la prohibición del aborto y señaló que la nación “ha dado una vigorosa señal en cuanto a la defensa de la vida como valor inviolable y como fundamento de la sociedad y de sus leyes”.
Por su parte, el presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evángelica (Codue), Fidel Lorenzo, opinó en las redes sociales que “el Senado ha sido coherente al mantener la penalización del aborto en Código Penal”.
Previo a la sesión de este miércoles en el Senado, la organización Amnistía Internacional (AI) destacó “la oportunidad de oro” que tenían los senadores de la República Dominicana de “desechar una de las leyes más restrictivas sobre el aborto y comenzar a proteger los derechos de millones de mujeres y niñas”.
La República Dominicana es uno de los países de la región con mayores índices de muerte de mujeres relacionadas con el embarazo, parto y puerperio, con 106 decesos por cada 100.000 nacimientos, mientras que el promedio de la región es de 77, según datos del informe de seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Según el Ministerio de Salud Pública del país, los abortos inseguros provocan el 10 % de las muertes maternas en República Dominicana.
Información tomada de https://www.terra.com.co
Source: Junio 2017

Aborto y bodas gay, las disonancias políticas afloran en el Estado de México

La campaña electoral en el Estado de México dejó ver aparentes contradicciones de los candidatos en asuntos como el aborto o el matrimonio homosexual, reflejo de un país donde la derecha y la izquierda a menudo se confunden al hablar de estos temas.
El próximo domingo se celebran los comicios en el estado más poblado del país, considerados un termómetro para las presidenciales de 2018.
La contienda se prevé reñida entre Alfredo del Mazo, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), y Delfina Gómez, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).
En medio de acusaciones de guerra sucia y corrupción, y promesas sobre seguridad y educación, los principales candidatos han opinado también de temas como el aborto, el matrimonio o la adopción homosexual.
Cuestionado sobre el aborto, Del Mazo respondió en una entrevista con un rotundo “estoy en favor de la vida”, y se dijo en contra del matrimonio y la adopción homosexual, por ser partidario “de los derechos de la familia”.
El candidato del PRI, partido que ha gobernado esta región desde 1929, se sumó así a otras voces dentro del PRI muy contrarias a ello, desmarcándose incluso de su propio primo lejano, el presidente de México, Enrique Peña Nieto.
Hace un año el mandatario impulsó una fallida reforma que buscaba que el matrimonio entre personas del mismo sexo se reconociera en la Carta Magna.
Aunque la maestra Delfina Gómez y su padre político, Andrés Manuel López Obrador, llaman a menudo al PRI “la mafia del poder”, la realidad es que no difiere mucho de Del Mazo al hablar de estos temas.
Preguntada sobre el aborto en una entrevista, y tras meditarlo un rato para no “faltarle al respeto a nadie”, se inclinó por “apostarle a la vida”.
Justificó el aborto cuando la mujer violada o su vida está en riesgo, pero puntualizando: “Yo le apuesto a la vida, a que hay momentos en que el aborto se puede prevenir”.
Sobre el matrimonio igualitario, afirmó que cada quien “era libre” de tomar una decisión, y sobre la adopción homosexual, se pronunció a favor de conocer las condiciones “en las que se encuentran los posibles padres”.
Igual de evasivo fue el candidato del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, quien ante las tres preguntas -aborto, matrimonio y adopción homosexual- respondió con un tajante: “Estoy parado con lo que dice la Suprema Corte de Justicia” y apostó por respetar “los derechos fundamentales”.
La Suprema Corte declaró inconstitucional en 2015 la negativa de ciertos estados a casar a parejas del mismo sexo. No obstante, el intrincado legal para hacer valer los derechos hace tirar la toalla a muchas parejas en el país.
Sobre el aborto, sucede algo parecido. El Código Penal Federal prevé que la mujer puede interrumpir el embarazo sin ser criminalizada cuando el embarazo es fruto de una violación o cuando está en peligro de muerte la mujer o el producto de la concepción.
Pero a excepción de la Ciudad de México, en el resto de estados existen legislaciones dispares que contemplan de dos a cinco supuestos para interrumpir el embarazo, y hay denuncias de discriminación y señalamientos a las mujeres que quieren abortar.
En este contexto, Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional (PAN) -el que se sitúa más a la derecha del espectro- afirmó que también respetará las decisiones tomadas por el Supremo.
La dos veces ministra y candidata presidencial fue, eso sí, la más contradictoria de todos: “La posición que siempre he tenido es pública, el derecho a la vida”, pero a la vez planteó que jamás estará “del lado de la criminalización de las mujeres”.
Posteriormente, firmó un documento en el que se comprometía a defender la vida humana “desde su concepción y hasta la muerte natural”.
Sobre el matrimonio homosexual, aseveró que gobernará para todos y “sin distinción”.
El conservadurismo -o la falta de apoyo explícito a ciertos derechos del todo establecidos en sociedades más desarrolladas- han caracterizado la contienda en el Estado de México, con 15,6 millones de habitantes y un censo cercano a los 11 millones de electores.
La estrategia y el rédito electoral mandan en esta batalla que puede marcar el rumbo del país en los próximos años.
Información tomada de https://www.terra.es
Source: Junio 2017

"Hablamos del aborto no como trauma, sino como una experiencia más"

Dahiana Belfiori forma parte de Socorristas en Red, que lleva cinco años acompañando a mujeres argentinas que interrumpen su embarazo de manera segura en el país.Se estima que cada año se practican alrededor de 400.000 abortos en Argentina, donde solo es legal en casos de violación o por motivos de salud
Dahiana Belfiori es escritora y feminista. Y socorrista: desde 2012, forma parte de Socorristas en Red – Feministas que abortamos, una red de más de 40 colectivos que acompañan a mujeres en Argentina que quieran abortar de manera segura usando un medicamento llamado misoprostol.
La iniciativa surgió de la campaña nacional por el aborto legal, seguro y gratuito. En Argentina, el aborto sigue figurando en el Código Penal, y sólo es legal en casos de violación o por motivos de salud. En 2012, la Corte Suprema de Justicia del país puntualizó el alcance de estas causas, sobre todo la de salud, que se entiende en un sentido amplio que incluye la salud mental.
Cualquier mujer que acuda a un centro de salud público o privado y alegue uno de estos dos motivos debería tener garantizado el derecho a interrumpir su embarazo. Pero esto no siempre ocurre: varía según las zonas del país y según la voluntad del propio personal sanitario, que a veces antepone sus creencias personales a la ley.
Cuando eso falla, o cuando las mujeres deciden interrumpir sus embarazos fuera del sistema de salud oficial, están las socorristas: feministas formadas en la práctica del aborto seguro que acompañan a las mujeres desde que comienzan a considerar la posibilidad de abortar, mientras lo hacen y en el proceso posterior.
Se trata, como dice Belfiori, de un activismo “cuerpo a cuerpo”. Una práctica con definiciones políticas claras: que las mujeres puedan elegir cómo interrumpir sus embarazos. En 2015, se publicó en Argentina el libro  Código Rosa. Relatos sobre abortos. Dahiana Belfiori es su autora y ha pasado por Madrid para presentarlo.
Socorristas en Red recuerda a Jane Collective, el grupo clandestino de feministas de Chicago que entre 1969 y 1973 ayudó a muchas mujeres a abortar de manera segura y se anunciaba en la sección de clasificados de los periódicos: “¿Embarazada?¿Necesitas ayuda? Llama a Jane”. ¿Cuál es la genealogía de la red?
Cuando decidimos crear la red, fue muy importante para nosotras reconocernos en los grupos feministas que hacían acompañamientos de aborto, y no solo de abortos, sino también de partos, como el MLAC (Mouvement pour la liberté de l’avortement et de la contraception), y el Socorro Rosa italiano, del que de hecho tomamos el nombre. Y, sin duda, en Jane.
Nos sorprenden mucho las similitudes que hay entre todas nosotras. También el hecho de que 30 años después sigamos haciendo de alguna manera lo mismo. Es una constatación de que los derechos de las mujeres están siempre en un territorio de disputa.
¿Cómo funciona Socorristas en Red? ¿Cómo se ponen en contacto con ustedes las mujeres que deciden abortar?
Las mujeres consiguen el teléfono en la web o a través de alguna amiga a la que hayamos acompañado. A veces, son los propios centros de salud los que les aconsejan que contacten con nosotras. Con la práctica, tenemos información de cómo realizar el protocolo de manera segura que, debido a la falta de formación específica, el propio colectivo médico a veces no tiene.
Nuestros acompañamientos son feministas: garantizamos un acompañamiento de principio a fin, cuidado, entendiendo los contextos y los niveles de autonomía de cada mujer. Y propiciamos el paso por el sistema de salud de la manera más amigable posible, con médicos y médicas sensibilizadas.
¿En qué consisten esos acompañamientos?
Al teléfono les pedimos ciertos datos básicos y después nos encontramos con ellas en persona. En nuestro colectivo, hacemos una reunión conjunta con las mujeres que hayan llamado esa semana. Lo que ocurre en esas reuniones es muy importante porque se politiza la práctica del aborto y se vive de otra manera.
En ese encuentro compartimos el protocolo sobre cómo abortar con medicamentos. Después cada mujer decide dónde y con quién quiere realizar el procedimiento. Y nosotras estamos disponibles al teléfono en cada momento para que nos contacten en cuando quieran o cuando lo necesiten. También las apoyamos en los chequeos posteriores en los centros de salud.
¿Cómo es su relación con el sector sanitario? ¿Hay colectivos que apoyen la despenalización del aborto?
Para nosotras, tejer redes con ese sector es una estrategia más para conseguir la despenalización y la legalización del aborto. En 2015 se conformó la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir, profesionales sanitarios que garantizan los abortos y sensibilizan a sus colegas.
Esta red, a iniciativa de médicas de la ciudad de Rosario, consiguió que hace pocos días se aprobara una cátedra de aborto en la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario. Así, cualquier estudiante de medicina puede elegir una materia optativa sobre este tema. El aborto entra directamente en el plan de estudios de Medicina.
Parece que en los diez últimos años el aborto ha pasado de ser un tema tabú en Argentina a ser un tema de gran vigencia en el debate público. 
En 2005, la Campaña Nacional por el derecho al aborto instaló el debate por el derecho al aborto en el país y desarrolló un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14º. Este proyecto se presenta en el Congreso cada dos años, pero el Estado argentino nunca lo ha debatido allí. Es una deuda enorme de la democracia argentina con la vida y la salud de las mujeres. Pero la percepción social ha cambiado, sí: ahora se habla de aborto. Aun así, sigue habiendo muchos mitos.
Y una de las maneras de romper esos mitos es el libro que ha venido a presentar en Madrid: Código Rosa. Relatos sobre abortos. ¿Cómo nació la idea de escribir un libro de ficción?
Durante 2012, el colectivo La revuelta Colectiva Feminista, en Neuquén, tomó testimonio a las mujeres que acompañaron, y me propusieron hacer un libro que ficcionalizara esos testimonios. Por una parte, queríamos mostrar la diversidad de las mujeres que abortan: mujeres con pareja, sin pareja, en situación de violencia, jóvenes, mayores, extranjeras, etc.
Por otra parte, el uso de la ficción es una decisión ética, estética y política. Pensamos que a través del arte se puede ejercer otro tipo de transformación. Se trata de instalar otras narrativas: que la narrativa sobre el aborto no se centre en el trauma, sino que se entienda como una experiencia más en la vida de una mujer. Es una experiencia sin duda compleja, pero no necesariamente traumática ni de silencio.
Uno de los relatos del libro reflexiona sobre el silencio. Una mujer boliviana responde siempre con frases cortísimas sobre su experiencia de aborto, y eso genera una reflexión muy profunda sobre la relación entre la escritura y el feminismo, el silencio y la voz.
Sí, una inevitablemente se siente hermana de esa mujer que claramente quiere ser entrevistada y que, en lugar de hablar, dice con el silencio. Para mí, ser feminista es, también, haber salido de un silencio. Por eso para nosotras era tan importante sacar el aborto del marco de lo oculto.
Cuando una puede hablar sobre su experiencia, cuando puede contar con otras mujeres y con personas que le acompañan, el aborto no tiene esa carga moral. Es algo muy cotidiano: en Argentina hay entre 400.000 y 500.000 abortos al año según las cifras oficiales de Ministerio de Salud. El aborto puede ser vivido de otra manera. Por eso construimos también estos otros dispositivos.
Y esto tiene que ver también con la práctica feminista. Hay algo importante en acercarnos a la experiencia como posibilidad de contar de otra manera lo que estamos permanente argumentando las feministas: salir de la argumentación y acercarnos a la experiencia real de las mujeres que están abortando aquí y ahora, todos los días.
Información tomada de http://www.eldiario.es/
Source: Junio 2017