El aborto y la posición del Papa

El tema del aborto causa discusiones éticas importantes en diversas sociedades, más aún en aquellas que profesan la religión católica, aunque hay religiones donde no despierta mayor polémica. En Ecuador se discutió al respecto y en su momento hubo asambleístas que defendieron el aborto, pero luego claudicaron frente a la posición del Presidente, quien incluso amenazó con renunciar si se aceptaba la legalización del aborto por cualquier causa.
El resultado fue un cuerpo de ley punitiva que involucra a distintos individuos. Así, la mujer que aborta y el personal de salud que lo realice o lo encubra son culpables del delito de aborto, por tanto, tienen sanciones penales. Además, desde un enfoque basado en el catolicismo, la ley condena a las mujeres y las limita en sus derechos reproductivos. No obtuvieron resonancia los argumentos de salud pública ni los de índole psíquica, ni se consideraron aspectos socioeconómicos. Ecuador se aferró a la tradición.

En el país, el aborto ocupa el quinto puesto en la mortalidad general y representa el 15,6%. Los abortos en menores de edad ocurren tras una violación, según la definición legal, y representan el 4%. Las cifras indican que más de 3.800 mujeres violadas tuvieron un embarazo y que en el año se cuentan 122.301 embarazos de adolescentes entre 12 a 19 años. Estas cifras reflejan un sustancial problema de salud pública que no ha sido enfrentado con franqueza en Ecuador, y peor aún: no ha sido mitigado ni con el Plan Familia ni con las campañas dirigidas a adolescentes.
El aborto es una realidad y hay que enfrentarla. Como genetista sigo la línea de la Guía de Práctica Clínica ‘Atención del aborto terapéutico’, jamás publicada por el Ministerio de Salud, y con el Colectivo Salud Mujeres 2.0, que reivindica el aborto como un derecho, al menos en mujeres violadas o con diagnóstico de problemas graves en el embrión o feto (aborto eugenésico). No se debería criminalizar el aborto, sino legalizarlo por al menos estas dos causales más.
El Papa, dentro de sus políticas más sociales y con una nueva visión, ha otorgado la posibilidad del perdón del “pecado del aborto”. Cualquier sacerdote, y de manera indefinida, podrá absolver tal pecado, porque la religión es misericordiosa, como ha mencionado el Pontífice. Desde esta perspectiva, el Derecho Romano debería cambiar y las leyes humanas volverse más adecuadas frente al problema. Lastimosamente, en Ecuador no se ve un cambio real en este punto, y las leyes al respecto siguen influenciadas por la religiosidad y el tradicionalismo oficial.
Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/el-aborto-y-la-posicion-del-papa
Source: Diciembre 2016