Avanza en Congreso chileno proyecto que despenaliza el aborto en tres casos

Avanza en Congreso chileno proyecto que despenaliza el aborto en tres casos

El proyecto “no va a imponer a ninguna mujer qué decisión tomar”, explica la ministra del Servicio Nacional de la Mujer

Santiago de Chile, Chile.- La Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados de Chile aprobó este miércoles un proyecto de ley para permitir el aborto en caso de inviabilidad del feto, riesgo para la vida de la madre y violación, lo que deja el documento a un paso de su votación.

El proyecto, que navega en el Congreso desde hace un año, cuando la presidenta Michelle Bachelet lo presentó, desafiando a la ultraderecha y la Iglesia católica —con gran influencia en Chile—, pasará ahora a la Comisión de Hacienda, y se espera que la próxima semana sea tratada en sala.

“Es un paso muy importante porque ya se va a ver en sala, lo que significa un gran triunfo para nosotros”, dijo a la agencia de noticias AFP Claudia Dides, del Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo.

Por su parte, la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual, dijo que el proyecto “no va a imponer a ninguna mujer qué decisión tomar”. “Queremos manifestar que es un tremendo avance para el país poder contar con las alternativas (tres casos), con las prestaciones de salud y también con un acompañamiento para la mujer”, añadió.

El caso de violación fue el que más polémica desató y en el que el proyecto sufrió modificaciones en la Comisión, como la introducción de que “cuando la mujer sea mayor de 18 años, y esta no haya denunciado el delito de violación, los jefes del establecimiento hospitalario o clínica particular deberán poner en conocimiento del Ministerio Público dicho delito” y brindarle a la víctima un programa de acompañamiento.

Chile, junto con El Salvador, Nicaragua y Malta son los únicos países del mundo en los que la interrupción del embarazo no está permitida bajo ninguna circunstancia.

Esta es una de las herencias de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), ya que hasta 1989 y por más de 50 años el aborto estuvo permitido en Chile para casos de peligro de muerte de la madre o inviabilidad del feto.

El gobierno cuenta con mayoría en ambas Cámaras, pero algunos legisladores de la oficalista Democracia Cristiana han mostrado sus reparos sobre el proyecto.

No obstante, se espera que se llegue a los votos necesarios y que los legisladores independientes se sumen a la iniciativa.

Tomado de periodicodigital.mx

Source: Marzo 2016

[OMS Nota Descriptiva] Anticoncepción de emergencia

[OMS Nota Descriptiva] Anticoncepción de emergencia

Anticoncepción de emergencia

Nota descriptiva N°244
Febrero de 2016

Datos y cifras

  • La anticoncepción de emergencia puede prevenir la mayoría de los embarazos cuando se usa después de una relación sexual.
  • Se puede recurrir a la anticoncepción de emergencia en las situaciones siguientes: después de una relación sexual sin protección, cuando falla la anticoncepción o el anticonceptivo se usa incorrectamente, y en caso de agresión sexual.
  • Existen dos métodos de anticoncepción de emergencia: las píldoras anticonceptivas de emergencia y los dispositivos intrauterinos de cobre.
  • Si se colocan en los cinco días posteriores a la relación sexual sin protección, los dispositivos intrauterinos de cobre son el método más eficaz de anticoncepción de emergencia.
  • El régimen recomendado por la OMS para las píldoras anticonceptivas de emergencia es:
    1. una dosis de 1,5 mg de levonorgestrel administrada en los cinco días (120 horas) posteriores a la relación sexual sin protección; o
    2. dos dosis de píldoras de anticonceptivos orales combinados o método Yuzpe.

El término anticoncepción de emergencia, o anticoncepción poscoital se refiere a métodos anticonceptivos que se pueden utilizar para prevenir embarazos en los días inmediatamente posteriores a la relación sexual. Se estableció para situaciones creadas por una relación sexual sin protección, el fallo o el uso incorrecto de otros anticonceptivos (como la omisión de una píldora anticonceptiva o la rotura o deslizamiento del preservativo) y para casos de violación o relaciones sexuales forzadas sin protección.

La anticoncepción de emergencia solo es eficaz en los primeros días posteriores a la relación sexual, antes de la salida del óvulo del ovario y antes de que ocurra la fertilización por un espermatozoide. La anticoncepción de emergencia no puede interrumpir un embarazo establecido ni dañar al embrión en desarrollo.

¿Quiénes necesitan anticoncepción de emergencia?

Toda mujer o niña en edad fértil podría necesitar anticoncepción de emergencia en algún momento para evitar un embarazo no deseado tras una relación sexual sin protección.

¿En qué situaciones se debe usar la anticoncepción de emergencia?

La anticoncepción de emergencia puede ser útil en diferentes situaciones después de una relación sexual. Por ejemplo:

  • Cuando no se usó ningún método anticonceptivo.
  • En casos de violación o relaciones sexuales forzadas cuando la mujer no estaba protegida por un método anticonceptivo eficaz.
  • Cuando ha ocurrido un fallo en el método anticonceptivo utilizado o se ha utilizado incorrectamente, por ejemplo:
    • Rotura, deslizamiento o uso incorrecto del preservativo;
    • omisión de tres o más píldoras anticonceptivas combinadas consecutivas;
    • tres horas de retraso en la toma de la píldora anticonceptiva que solo contiene progestágeno (minipíldora);
    • más de 12 horas de retraso en la toma de las píldoras de 0,75 mg de desogestrel;
    • más de dos semanas de retraso en la administración de la inyección de progestágeno solo de enantato de noresterona;
    • más de cuatro semanas de retraso en la administración de la inyección de progestágeno solo de acetato de medroxiprogesterona de depósito;
    • más de siete días de retraso en la administración de la inyección mensual combinada de estrógenos y progestágeno;
    • desplazamiento, colocación tardía o extracción prematura del parche transdérmico o el anillo hormonal vaginal;
    • desplazamiento, rotura o desgarro del diafragma o capuchón cervical;
    • fallo del coito interrumpido (eyaculación en la vagina o los genitales externos);
    • la tableta o película espermicida no se ha disuelto antes de la relación sexual;
    • error de cálculo en el periodo de abstinencia o relaciones sexuales en los días fértiles del ciclo en las que no se ha usado un método anticonceptivo de barrera cuando se utilicen métodos basados en el calendario de días fértiles;
    • expulsión del dispositivo intrauterino o el implante anticonceptivo hormonal;

Métodos de anticoncepción de emergencia

Existen tres métodos de anticoncepción de emergencia:

  1. píldoras anticonceptivas de emergencia;
  2. píldoras de anticonceptivos orales combinados o método Yuzpe;
  3. dispositivos intrauterinos de cobre.

1. Píldoras anticonceptivas de emergencia

La OMS recomienda uno de los dos fármacos siguientes para la anticoncepción de emergencia, tomados en los cinco días posteriores (120 horas) a la relación sexual sin protección:

  1. Levonorgestrel en una sola dosis de 1,5 mg. Otra opción es tomar dos dosis de 0,75 mg separadas por 12 horas.
  2. Acetato de ulipristal en una sola dosis de 30 mg.

Mecanismo de acción

Las píldoras anticonceptivas de emergencia de levonorgestrel y acetato de ulipristal previenen el embarazo impidiendo o retrasando la ovulación. También pueden impedir la fertilización de un óvulo por su efecto sobre el moco cervical o la capacidad del espermatozoide de unirse al óvulo.

Las píldoras anticonceptivas de emergencia de levonorgestrel no son eficaces una vez que ha comenzado el proceso de implantación y no pueden provocar un aborto.

Eficacia

De acuerdo con los resultados de nueve estudios en los que participaron 10 500 mujeres, la eficacia de la pauta de levonorgestrel recomendada por la OMS para evitar el embarazo es del 52 al 94% siempre que se tome dentro de las 120 horas posteriores a la relación sexual sin protección. La eficacia aumenta cuanto más pronto se tome el fármaco después de la relación.

En cuanto al ulipristal, de acuerdo con los datos recogidos evita el embarazo en el 98% de los casos o incluso en un porcentaje superior, sobre todo si se toma dentro de las 72 horas posteriores a la relación sexual sin protección.

Seguridad

Las píldoras anticonceptivas de emergencia de levonorgestrel solo y de acetato de ulipristal son seguras y no provocan el aborto ni afectan a la fertilidad futura. Los efectos secundarios, en general similares a los experimentados por mujeres que usan píldoras anticonceptivas, son poco frecuentes y, por lo general, leves.

Criterios médicos y contraindicaciones

Las píldoras anticonceptivas de emergencia previenen el embarazo. No se deben administrar a mujeres con embarazo confirmado. Sin embargo, si una mujer las toma sin saber que está embarazada, los datos disponibles indican que los medicamentos no perjudicarán ni a la mujer ni al feto.

El uso de píldoras anticonceptivas de emergencia está recomendado de forma ocasional solamente después de relaciones sexuales sin protección y no se recomienda como método anticonceptivo de uso regular porque existe una mayor posibilidad de fracaso que con las píldoras anticonceptivas habituales. El uso frecuente de la anticoncepción de emergencia puede tener mayores efectos secundarios, como la irregularidad menstrual, aunque no se ha establecido que su uso repetido constituya un riesgo para la salud.

Las píldoras anticonceptivas de emergencia pueden ser menos eficaces en las mujeres obesas (con un IMC superior a 30 kg/m2), pero no presentan problemas de toxicidad. No se debe negar la anticoncepción de emergencia a las mujeres obesas cuando la necesiten.

Las píldoras anticonceptivas de emergencia de levonorgestrel o ulipristal no tienen otras contraindicaciones médicas.

Al facilitar información sobre la anticoncepción de emergencia se deben explicar los métodos anticonceptivos de uso regular disponibles y ofrecer más información sobre cómo actuar cuando se observe una falla en el método anticonceptivo utilizado.

2. Método Yuzpe

En el método Yuzpe se toman píldoras que contienen anticonceptivos orales combinados. Las píldoras se toman en dos dosis, y ambas deben contener un estrógeno (de 100 a 120 mcg de etinilestradiol) y un progestágeno (de 0,50 a 0,60 mg de levonorgestrel o de 1,0 a 1,2 mg de norgestrel).

La primera dosis se debe tomar tan pronto como sea posible después de la relación sexual sin protección (preferentemente en las 72 horas posteriores y, a más tardar, en las 120 horas posteriores [5 días]) y la segunda dosis, 12 horas más tarde. Si se experimentan vómitos durante las 2 horas posteriores a la toma del medicamento, se debe administrar una nueva dosis.

3. Dispositivos intrauterinos de cobre

La OMS recomienda que la colocación de un dispositivo intrauterino de cobre, cuando se utilice como anticonceptivo de emergencia, se realice en los cinco días posteriores a la relación sexual sin protección. Este método es particularmente apropiado para las mujeres que deseen usar un método anticonceptivo de larga duración, reversible y sumamente eficaz.

Mecanismo de acción

El dispositivo intrauterino de cobre impide la fertilización porque provoca un cambio químico que afecta al espermatozoide y al óvulo antes de que lleguen a unirse.

Eficacia

Cuando se coloca en los cinco días posteriores a la relación sexual sin protección, la eficacia del dispositivo intrauterino de cobre para prevenir el embarazo es de más de 99%. Es el método anticonceptivo de emergencia más eficaz que existe. Una vez colocado, la mujer puede continuar utilizándolo como método anticonceptivo regular y decidir cambiarlo por otro método más adelante.

Seguridad

El dispositivo intrauterino de cobre es un método de anticoncepción de emergencia seguro. Los riesgos de infección, expulsión o perforación son bajos.

Criterios médicos y contraindicaciones

La única situación en la que no se debería utilizar nunca un dispositivo intrauterino de cobre como método anticonceptivo de emergencia es cuando la mujer ya esté embarazada. El uso del dispositivo intrauterino de cobre como método anticonceptivo regular tiene otras contraindicaciones, que también se deben tomar en cuenta antes de usarlo como método de emergencia. Algunas de las contraindicaciones que desaconsejan el empleo de este método son la trombocitopenia grave, la hemorragia vaginal sin causa aparente, el cancer cervicouterino, el cáncer endometrial y la enfermedad inflamatoria pélvica. Para más información, véase Criterios de elegibilidad de la OMS para el uso de anticonceptivos.

Recomendaciones de la OMS para la administración de la anticoncepción de emergencia

Todas las niñas y mujeres que corran el riesgo de tener un embarazo no deseado tienen derecho a la anticoncepción de emergencia y estos métodos se deben integrar en todos los programas nacionales de planificación familiar.1 Además, la anticoncepción de emergencia se debería integrar en los servicios de salud que se prestan a la mayoría de las poblaciones que corren riesgo de tener relaciones sexuales sin protección, entre ellos la atención a las víctimas de violaciones y a las niñas y mujeres que viven en situaciones de emergencia o de ayuda humanitaria.

En la quinta edición de los Criterios médicos de eligibilidad para el uso de anticonceptivos (publicación en inglés) se exponen las orientaciones más recientes sobre los métodos que pueden utilizar las personas que sufren determinadas enfermedades.

La OMS reafirma su compromiso de examinar constantemente los datos emergentes mediante su sistema de Identificación continua de datos de investigación (CIRE) y actualizar sus recomendaciones periódicamente en consecuencia.


Respeto de los derechos humanos al proporcionar información y servicios de anticoncepción: Orientaciones y recomendaciones
Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2014.

Tomado de http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs244/es/ [última consulta 10/03/2016]

Source: Marzo 2016

Las cifras del aborto en América Latina y Chile

Las cifras del aborto en América Latina y Chile

Hace más de un año se está discutiendo en nuestro país el proyecto de despenalización de aborto en tres causales: riesgo de muerte de la mujer, inviabilidad fetal y violación, otra más de las “promesas” de Bachelet. Este proyecto ha despertado una fuerte oposición de las iglesias, la derecha y sectores de la propia Nueva Mayoría, que se oponen a cualquier avance democrático de nuestros derechos.

La realidad es que en Chile y gran parte de América Latina las mujeres aún no tenemos el pleno derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, seguimos condenadas a abortar en clandestinidad, arriesgando nuestra salud.

Cifras alarmantes

Según distintos informes internacionales, en América Latina se realizan cerca de 4,4 millones de abortos al año y más del 90% de ellos se practican en condiciones de inseguridad. Esto significa abortos clandestinos, recurriendo a métodos artesanales, que tienen alto riesgo de terminar con secuelas. Muchos de estos son auto inducidos, es decir, las mujeres no tienen a quién recurrir y se deben provocar abortos por su cuenta.

La Organización Mundial de la Salud indica que aproximadamente el 12% del total de las muertes maternas en la región son por abortos mal realizados; sin considerar las cientos de miles de mujeres que terminan en hospitales producto de infecciones, perforación de órganos internos y otras secuelas.

¿Quiénes son las mujeres que abortan?

Si bien, todas las mujeres recurren al aborto como método de control de la natalidad o como opción para interrumpir embarazos; estudios demuestran que la mayoría son mujeres trabajadoras y de sectores populares, jóvenes de entre 15 y 29 años y muchas que ya tienen dos o tres hijos previos. Es decir, se trata de un problema de clase.

Carmen Barroso, Directora Regional de la Federación Internacional de Planificación Familiar señalaba en el 2007 que “América latina y el Caribe es la región más inequitativa del mundo, en donde además la incidencia de abortos inseguros es mayor”. Se trata en el 70% de los casos de mujeres menores de 30 años y pobres. En los países donde esta práctica está penalizada, las mujeres pobres y trabajadoras tienen que recurrir a métodos clandestinos de mayores riesgos, debido a los bajos ingresos.

Por eso desde Pan y Rosas luchamos por un aborto legal, seguro y gratuito. Porque no alcanza con despenalizar, es necesario que las mujeres tengamos garantizado el derecho a abortar de manera segura, en hospitales públicos y de manera gratuita.

La realidad en Chile

El aborto es un tema de clase que sobre todo afecta a las mujeres trabajadoras y pobres que no pueden pagar una clínica para realizarse un aborto privado. Las que han llegado a la justicia lo han hecho, condenadas moral y socialmente, con secuelas en sus cuerpos e incluso, en algunos casos, con riesgo de muerte.

Estudios indican que se realizan cerca de 120 a 160 mil abortos anuales. Si bien, la tasa de mortalidad es baja, muchas mujeres terminar en el hospital con problemas de salud. Otras tantas son denunciadas a la justicia y castigadas.

En Chile, la Iglesia Católica tiene índices históricos de desaprobación y desconfianza, cercanos al 80%, sobre todo por los casos de pedofilia, abuso de menores y ocultamiento de información. Ellos quieren seguir obligando a las mujeres a la maternidad. Igual que la Derecha, la que fue parte de la Dictadura, y que tiene entre sus filas a funcionarios de esos años, incluso militares investigados en casos de violación a los derechos humanos. Su discurso pro vida en realidad es un discurso anti derechos de la mujer.

Y, ¿qué pasa al interior de la Nueva Mayoría? Muchos se oponen a despenalizar el aborto, especialmente la Democracia Cristiana. Nos quieren negar incluso el derecho a abortar en caso de violación y, por ejemplo, para Soledad Alvear, una mujer no puede tener derecho al aborto aunque esté en riesgo su vida.

Este 8 de marzo vamos por el aborto legal, seguro y gratuito para todas

Desde Pan y Rosas Teresa Flores luchamos por el derecho al aborto para todas las mujeres que lo necesiten. Consideramos que el aborto legal es un derecho democrático ante una realidad que hoy condena a las mujeres a la clandestinidad.
Hacemos un llamado a todas las organizaciones feministas a impulsar juntas una gran campaña por nuestros derechos, en miras a realizar un gran Encuentro Nacional de Mujeres para organizarnos unidas en pos de nuestros derechos.

Países en los que el aborto está prohibido:

Chile, El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Surinam.

Países en los que el aborto se permite en caso de riesgo de muerte de la mujer

Antigua y Barbuda, Dominica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Venezuela, Jamaica, Trinidad y Tobago. México en algunos estados, Bahamas, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Granada, Perú, Colombia. En muchos de estos países sigue penalizado el aborto en otras causales.

Brasil y Colombia: despenalizado en caso de violación, riesgo de muerte de la mujer e inviabilidad del feto.

Sin restricción o legalizado

Cuba, Uruguay, Guyana, Puerto Rico, Barbados, Belice, San Vicente.

Tomado de http://www.laizquierdadiario.cl/

 

Source: Marzo 2016

Vía libre para la despenalización del aborto en Chile

Vía libre para la despenalización del aborto en Chile

Lo va a permitir en caso de violación peligro para la vida de la madre o inviabilidad del feto
Chile es uno de los cuatro únicos países del mundo que actualmente prohíbe la interrupción del embarazo

La Cámara de Diputados chilena ha dado este martes un paso clave para despenalizar el aborto en Chile y permitirlo en caso de violación, peligro para la vida de la madre o inviabilidad del feto.

Chile es uno de los cuatro únicos países del mundo que prohíbe la interrupción del embarazo bajo cualquier circunstancia. Igual que en El SalvadorMalta yNicaragua, en Chile existen penas de cárcel para las personas que lleven a cabo, intenten llevar a cabo o faciliten el aborto.

El proyecto de ley, conocido en Chile como Aborto tres causales, incluye también la posibilidad de que las menores de 14 años interrumpan el embarazo conautorización de su representante legal, un requisito que no es necesario para las jóvenes de entre 14 y 18 años.

La aprobación del proyecto de ley en la Comisión, paso previo a las votaciones en la Cámara Baja y en el Senado, fue duda hasta el último minuto. La Democracia Cristiana (DC), uno de los partidos que integran la coalición de centroizquierda en el Gobierno, bloqueó el proyecto de ley durante meses por su oposición al aborto en caso de violación.

La DC condicionó su apoyo a la inclusión de dos nuevas normas: que exista unacompañamiento de la mujer antes y después de la intervención, y que los equipos médicos estén obligados a denunciar un caso de violación sin necesidad de contar con el consentimiento de la víctima.

Uno de los diputados de la DC en la Comisión, Fuad Chahín, describió su voto a favor como “un acto de fe tras el acuerdo alcanzado con el Ejecutivo en orden a respaldar otros artículos e indicaciones”.

El acuerdo político

El presidente de la Comisión, el socialista Leonardo Soto, explicó que “la Nueva Mayoría aceptó las condiciones de la DC para permitir la aprobación de las tres causales que dan origen a la interrupción del embarazo”.

Tras la aprobación de las cláusulas más polémicas, este miércoles la Comisión debe discutir otros puntos del proyecto antes de que la ley pase a la Cámara de Diputados la semana que viene. Según el diputado independiente Vlado Mirosevic, “este proyecto se puede aprobar antes del 21 de mayo”.

Ayer, Mirosevic, los diputados de Amplitud, Joaquín Godoy y Pedro Browne, y el representante de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, firmaron undocumento que garantiza su apoyo a la ley, incluso si los diputados más conservadores de la DC votan en contra. “No es necesario para la presidenta recurrir a renuncias en el proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales para que sea aprobado”, declaró Jackson.

La portavoz de la Corporación Miles, Claudia Dides, explicó a EL MUNDO que “lo que sucedió ayer es un paso muy importante en los derechos de las mujeres. Se logró sortear la primer escollo que había colocado un sector de la DC, el más conservador”.

Dides admite que las nuevas condiciones de la DC “pueden ser muy complicadas”, en especial la obligación del hospital a denunciar una violación, aun sin el consentimiento o conocimiento de la víctima. “Entendemos la necesidad de perseguir el violador, pero esto no tendría que ser una condición para la atención en salud”, subrayó Dides.

Pese a que todavía quedan trámites parlamentarios por delante, Dides consideró clave el apoyo de los diputados independientes, así como “un cambio cultural importante en el seno de la sociedad y de la política chilenas. Los diputados están escuchando y hay la sensación de que tenemos que dejar de ser parte de ese grupo de países donde se penaliza el aborto”.

Tomado de http://www.elmundo.es/ 

Source: Marzo 2016

La Corte Suprema de EEUU tratará el más polémico caso de aborto

Fachada del edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos el 1 de agosto de 2015 en Washington, DC

La Corte Suprema de Estados Unidos discutirá este miércoles el caso de aborto más importante en décadas, con un empate técnico entre liberales y conservadores y con los ojos puestos en el voto del juez Anthony Kennedy.

El caso tiene enormes implicancias sobre un tema candente y podría determinar la disponibilidad de servicios de aborto en todo el país, justo en un momento de alta polaridad política propia del año electoral.

Además, la repentina muerte en enero pasado del juez conservador Antonin Scalia podría complicar el resultado de este complejo debate dado que el noveno asiento quedó vacante, dejando las posiciones empatadas en 4-4 (asientos) para liberales y conservadores.

En caso de que los liberales no logren colocar al juez Kennedy de su lado, será ratificada una decisión en Primera Instancia que llegó a la Corte Suprema, lo que en este caso significaría que la ley restrictiva de Texas se mantendría vigente.

El voto de Kennedy, quien hace 24 años ayudó a redactar una ley que reafirma el derecho de la mujer a abortar y que ninguna restricción estatal está por encima de ese derecho, es, por tanto, crucial.

La iniciativa de Texas es una más de una serie de esfuerzos conservadores por desafiar un histórico caso que legalizó el aborto en 1973.

Sin embargo, una ley de Texas de 2013 impuso restricciones tan rigurosas al aborto que los activistas sostienen que forzó al 75% de las clínicas a cerrar, lo que significa que actualmente hay solo 10 clínicas abortivas en un estado de 5,4 millones de mujeres en edad fértil.

En consecuencia, cientos de mujeres se ven obligadas a viajar lejos de sus hogares para encontrar una clínica.

Entre 2011 y 2014, los estados han adoptado no menos de 231 nuevas restricciones al aborto, según el Instituto Guttmacher.

Y el número de estados considerados “hostiles” en el tema pasaron de 13 en 2000 a 27 en 2014.

Tomado de http://www.deperu.com/

 

Source: Marzo 2016

Femicidio de las mochileras: La culpa de las víctimas

Femicidio de las mochileras: La culpa de las víctimas

Las muertes de las mendocinas Marina Menegazzo y María José Coni, mientras estaban de vacaciones en Ecuador, remite a los femicidios de las turistas francesas Houria Moumni y Cassandre Bouvier en Salta, ocurridos a mediados de 2011. Tras la consternación por el hallazgo de los cuerpos de las dos amigas en la zona del balneario de Montañita, con signos de haber sido asesinadas, surgieron en redes sociales y en los comentarios de los portales de noticias los peores prejuicios y lugares comunes que revictimizan a las víctimas o a su entorno familiar: que la culpa es de los padres que las dejaron viajar por Latinoamérica solas, o de ellas mismas, por hacer dedo después de haberse quedado sin dinero. Marina y María José eran ya mayores de edad. ¿Otra vez las víctimas son culpables de las agresiones que sufren? Ese sentido común que la última dictadura militar pretendió imponer, frente a las múltiples desapariciones y crímenes cometidos por el terrorismo de Estado: “Por algo será”, “algo habrán hecho”.

Después de escuchar el fallo que condenó a 30 años de prisión al autor del femicidio de su hija y de su amiga, Jean-Michel Bouvier afirmó que no tenía “resentimientos contra la Argentina, esto hubiera podido pasar en Francia y no puede hundirse en el resentimiento, hay que tratar de superar eso”. ¿A qué se refería el papá de Cassandre?: a la violencia machista, a que existen hombres aquí y en todo el mundo que consideran a las mujeres parte de sus propiedades y se adueñan de sus cuerpos, los abusan, y los descartan, como basura. Ahí es donde tenemos que poner el foco: en desarmar esa matriz, que trasciende las fronteras. En el juicio por el crimen de las turistas francesas se condenó a Gustavo Lasi por “doble homicidio criminis causae con abuso sexual agravado y robo calificado”: es decir, por haberlas matado para ocultar el delito de la violación.

Sin conocer –a esta altura– las circunstancias en las que sucedieron las muertes de las turistas mendocinas en Ecuador, es necesario reflexionar: ¿por qué las adolescentes no pueden viajar por Latinoamérica y regresar sanas y salvas a sus hogares? ¿O ir a bailar para festejar su cumpleaños a un boliche sin correr el riesgo de terminar secuestradas y muertas, descartadas en una bolsa de consorcio, como Melina Romero? ¿O caminar solas por una playa en Uruguay sin terminar asfixiadas, enterradas en una duna, como Lola Chomnalez? ¿O regresar del colegio a su casa, en el barrio porteño de Palermo, como Angeles Rawson?

En abril de 2011, un policía canadiense llamado Michael Sanguinetti, sostuvo en el marco de una charla en la Universidad de Toronto que “las mujeres deberían evitar vestirse como putas para no ser violadas”. La frase recibió un generalizado repudio por parte de cientos de mujeres en Canadá que pronto se expandió a nivel global por las capitales del mundo, incluida Buenos Aires, en un movimiento que se replica todos los años en la llamada Marcha de las Putas en contra de cualquier forma de justificación de la violencia de género. Frente al horror por el asesinato de las dos jóvenes mendocinas, apostemos a que es posible que nuestras chicas crezcan libres, desarrollemos políticas públicas que apunten a construir relaciones igualitarias entre varones y mujeres, democráticas, promovamos la igualdad de oportunidades para unos y otras, enseñemos a nuestros chicos y chicas que cuando una mujer dice no, es no, mostrémosles que las mujeres tenemos autonomía para decidir sobre nuestros cuerpos y sobre nuestros proyectos, que no somos propiedad de ninguno, ni para ser apropiadas ni para ser controladas en nuestra privacidad, en nuestros celulares, en las redes sociales, en la vestimenta. Si avanzamos en este camino (con un compromiso real, que no se quede sólo en una foto de ocasión, políticamente correcta) desde los hogares, en las escuelas, con contenidos de educación sexual integral, en los ámbitos laborales, sindicales, de la política, podremos pensar en una sociedad que no sea tan riesgosa para una joven cuando sale a la calle sola.

Tomado de http://cosecharoja.org/

 

Source: Marzo 2016