Las clínicas de aborto de Texas juegan su última carta legal para no cerrar

Las clínicas de aborto de Texas juegan su última carta legal para no cerrar

Austin – Una veintena de clínicas abortistas de Texas se juegan su última carta para no cerrar con el inicio de un juicio que pretende bloquear el reglamento que fija mayores condiciones para estos centros y que entraría en vigor el 1 de septiembre.

Este reglamento fija que las clínicas que practican el aborto en Texas deben tener las mismas condiciones que los hospitales de día, unos requisitos con los que tan solo cumplen siete de los más de veinte centros de este tipo en todo el estado.

La demanda fue interpuesta por el Centro para los Derechos Reproductivos (CRR), que representa a algunas de estas clínicas, ante la corte del juez Lee Yeakel en Austin con el objetivo de que no se reduzca aún más la práctica legal del aborto en Texas, estado que el año pasado ya puso en marcha una restrictiva ley.

“No habrá una sola clínica de aborto al sur o al oeste de San Antonio”, argumentó durante la primera sesión del juicio la abogada del CCR, Jan Soifer, lo que supone más de un millón de mujeres en edad reproductiva sin esta cobertura.

Para los críticos con el nuevo reglamento, su aprobación supondrá un aumento de los abortos autoinducidos en las comunidades del sur de Texas, que de por sí ya tienen una de las tasas más altas de Estados Unidos.

La defensa del reglamento está a cargo de la Procuraduría General de Texas, encabezada por el aspirante a gobernador por los republicanos Greg Abbot, que argumenta que las clínicas que cumplen con las nuevas condiciones están “mejor preparadas” para atender a las mujeres que se someten a la intervención.

El reglamento forma parte de la polémica ley general del aborto HB2, que entró en vigor en octubre de 2013 y que limita la práctica a ciertas clínicas y fija restricciones como la de recortar la gestación a 20 semanas para poder aplicarla.

Hace un año más de 40 clínicas abortistas operaban en Texas, de las que más de una quincena ya se han visto obligadas a cerrar por no cumplir con los requisitos y se espera que un número parecido cierren a partir del 1 de septiembre de aplicarse el reglamento.

De ser así, tan solo siete clínicas cumplirán con las condiciones y podrán practicar a pacientes el aborto, mientras que una octava abrirá próximamente en San Antonio.

Se espera que la audiencia se prolongue hasta este jueves.

Fuente: tomado de http://lavoztx.com/

Source: Agosto 2014