Sí a la comprensión y la legalización del aborto

Sí a la comprensión y la legalización del aborto

Hoy voy a compartirte unas citas que he recopilado a lo largo de varios años. Pertenecen a integrantes de nuestra iglesia que comprenden a las mujeres que toman la difícil decisión de interrumpir un embarazo no deseado. Son reflexiones serenas, preguntas pertinentes, opiniones diferentes y razonamientos profundos que entrañan una infinita benevolencia.

• “La actitud de la Iglesia en esos temas debe estar orientada por ‘un espíritu de amparo, de consuelo, de misericordia, pues pienso que no debe haber muchas personas que aborten por placer, por diversión, por festejo […]’”.  Pedro Casaldáliga, obispo emérito brasileño y referente de la Teología de la Liberación.[1]

• “La legalización no significa la afirmación de ’bondad’, de ’inocencia’ ni menos de ´defensa incondicional’ y hasta liviana del aborto como hecho, sino apenas la posibilidad de humanizar y de dar condiciones de decencia a una práctica que ya está siendo llevada a cabo. […] Para mí como cristiana, defender la descriminalización y reglamentación del aborto, no significa negar las enseñanzas tradicionales del Evangelio de Jesús y de la Iglesia, sino acogerlas en la paradoja de nuestra historia humana”.[2]  Ivone Gebara, teóloga feminista, filósofa y religiosa brasileña.

• “Aunque soy contrario al aborto, admito su despenalización en ciertos casos y soy favorable al más amplio debate, pues se trata de un problema real y grave que afecta a la vida de miles de personas”.[3]  Frei Betto, teólogo de la liberación y dominico brasileño.

• “La iglesia debe considerar que impedir el aborto puede representar un problema serio, sobre todo para las mujeres pobres, y lo mejor sería tener una posición de misericordia, pues permanecer radicalizada ‘no es una posición cristiana […] un óvulo fertilizado, evidentemente, es ya vida humana, pero no es una persona. Entonces el problema del aborto se reduce considerablemente’”.[4]  Hans Küng, teólogo, filósofo y exsacerdote suizo.

• “La ética debería tener en cuenta las circunstancias concretas de una determinada situación. Para tal ética que, por ejemplo, se pregunta cómo reducir el sufrimiento, ¿por qué no puede ser un argumento decisivo terminar un embarazo en las primeras semanas si este embarazo significa una catástrofe para la mujer?”.[5]   Eugen Drewermann, teólogo, filósofo, psicoanalista y exsacerdote alemán.

• “Pueden presentarse circunstancias en las cuales el aborto esté justificado para preservar la vida de la madre o algún otro valor equiparable a la vida […] para salvar la vida de la madre o evitarle un grave riesgo físico o psicológico, en el entendimiento de que éste debe ser realmente un daño grave que perdure”.[6]  Charles E. Curran, sacerdote diocesano y teólogo estadounidense. 

Con cariño,
Sor Juana


[1]  Periodista Digital, “Casaldáliga pide ‘misericordia’ con mujeres que abortan”. Disponible en: , 2007.

[2]  Ivone Gebara, “La legalización del aborto vista desde el caleidoscopio social”. En Guadalupe Cruz y Laura Vega, compiladoras, Dilemas éticos. Diálogos en la comunidad católica sobre el aborto. México, Católicas por el Derecho a Decidir, 2003, pp. 51 y 52.

[3]  Frei Betto, “Aborto: Por una legislación en defensa de la vida”. Disponible en <“>http://alainet.org/active/17694>, 2007. 

[4] Nayeli Roldán, “El óvulo fertilizado no es una persona”. Disponible en: <“>http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=611218>, 2007.

[5]  Eugen Drewermann, Dios inmediato. Madrid, Trotta, 1997, p.112.

[6]  Citado en Philip Kaufman, Manual para católicos disconformes. Buenos Aires, Marea, 2009, pp. 226 y 227.

Tomado de: http://www.catolicasmexico.org/ 

Source: Julio 2014