Y aquel libro de Gioconda Belli… (homenaje a las activistas de Femen, a las mujeres que luchan)

Y aquel libro de Gioconda Belli… (homenaje a las activistas de Femen, a las mujeres que luchan)

Era en la Nicaragua del sanguinario dictador Somoza, cuando las mujeres tenían a escondidas que acudir a curanderas, matronas del oficio del aborto, que en sucias estancias con materiales tétricos y sucios las abrían de piernas para buscar aquel resquicio de pecado. Tiempos de guerrillas, donde el Frente Sandinista de Liberación Nacional, le comía terreno a un régimen fascista gran amigo del franquismo español.

En aquel gran libro de mujeres habitadas, pasiones, metralletas y bombas, Gioconda nos contaba en primera persona historias de amor desesperado, peripecias, argucias y luchas sin tregua. Un mágico canto clandestino contra la tiranía, por la consecución de una sociedad mejor, más libre, igualitaria y justa. Ahora años después en la pseudodemocracia española el gobierno del PP y sus mercachifles y horrendas damas de honor, junto al resto de la calaña antiabortista, se atreven a reprimir violentamente a quienes defienden heroicamente un aborto libre y gratuito, donde cualquier mujer pueda decidir sobre su cuerpo, sin que ningún meapilas tenga que meterse por medio de cada meditada decisión.

Las Cospedales y sus falangistas mariachis en femenino, Aguirres, Botellas relaxing and cup, Bañez, Barberás, Soraya la pekinesa y otras tipas de peineta fácil, con aspecto y estética neo franquista, nos lanzan el canto o la saeta de la muerte, la hipócrita defensa de los supuestos derechos de “los infelices neonatos”, mientras con sus vergonzosas políticas generan muerte, miseria, desesperación, desahucios, desempleo masivo, familias sin ingresos, niños y niñas que pasan hambre y se desconsuelan merendando un bocadillo vacío.

Estas pendejas de la orquesta fúnebre de la donación, claman en contra del aborto y por la defensa exclusiva de sus “mujeres”, las que votan por la ultraderecha, esa “mayoría silenciosa” que dice su bastardo líder, las que callan y son sumisas y se dejan hacer de todo por sus enfermos maridos después de comulgar. Dios proveerá es su piadosa proclama, los curas, la putrefacta Iglesia Católica les marcan el camino y Rouco les bendice sus podridos Rosarios, que tratan de meter a la fuerza en los ovarios de millones de mujeres libres, que quieren ser felices y no aguantar la inquisitoria cantinela de las bocas sucias del fascismo.

Usan a los vendidos esbirros de la porra y la pelota de goma para apalear a las épicas activistas de Femen, permitiendo esta misma semana que los ultra católicos neonazis las patearan, las pintaran a la fuerza con espráis de pintura, humillándolas, maltratándolas salvajemente, sin que se produjera ninguna detención, cómplices uniformados de esta particular vendetta contra quienes luchan por la democracia y la libertad de elección, deteniendo solo a las mujeres luchadoras, arrojándolas a sus sucias comisarías con olor a vomito, dolor y suplicio.

Esta es la machista “democracia” del régimen español, una vuelta de tuerca a tiempos pasados donde rapaban a las mujeres que luchaban por la libertad, paseándolas por ciudades y pueblos para ridiculizarlas antes de fusilarlas o desaparecerlas, para demostrar que el falocrático y patriarcal sistema político seguía, sigue vivo en pleno 2013, que no se ha movido ni un ápice de los criminales postulados del franquismo.

La España más ultra reaccionaria se oculta tras un tupido velo de basura, mientras se habla de libertades, constituciones y derechos, entre un fétido olor a pederastia, robo de niños/as, abusos sexuales, violaciones, machismo, reformas de leyes y ataques directos al corazón de quienes verdaderamente deben decidir sobre sus cuerpos, sin que ninguna constreñida bofia de misa diaria venga a inmiscuirse en lo que decidan hacer libremente con sus vidas.

Aquel entrañable libro de Gioconda Belli lo dejaba claro: contra la mafia política, contra el mal gobierno, contra la tiranía, contra la inmunda secta del Vaticano, resistencia y lucha hasta el final.

Las hijas de Eva lo merecen.

Fuentehttp://kaosenlared.net/

Source: Noviembre 2013