Uruguay: Rechazan impugnación y obligan a mutualista a asesorar sobre aborto

Uruguay: Rechazan impugnación y obligan a mutualista a asesorar sobre aborto

Círculo Católico. El MSP no hizo lugar a un reclamo de la Iglesia Católica

El Poder Ejecutivo rechazó la impugnación de la Iglesia para que no se instale en la mutualista Círculo Católico un servicio de salud sexual y reproductiva que tiene la facultad de asesorar a sus usuarios sobre abortos y facilitar anticonceptivos.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) ratificó un decreto reglamentario que establece la instalación de clínicas con servicios de salud sexual y reproductiva en todas las instituciones que forman parte del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), incluida la mutualista Círculo Católico. La directiva de esa institución había mostrado buena voluntad para cumplir con la norma aprobada en septiembre del año pasado, que entre otras cosas obliga a asesorar y dar información sobre el aborto en condiciones de riesgo y a entregar mensualmente pastillas anticonceptivas y preservativos a los usuarios que lo soliciten.

Sin embargo, el arzobispo de Montevideo, monseñor Nicolás Cotugno, en calidad de presidente honorario del Círculo, presentó un recurso de revocación alegando “objeción de conciencia”.

La Conferencia Episcopal del Uruguay apoyó el reclamo del arzobispo y advirtió en su momento que con este nuevo servicio obligatorio se coloca en “una situación difícil a las numerosas policlínicas parroquiales y a otras instituciones de la salud vinculadas a la Iglesia Católica que preconizan la defensa de la vida desde la concepción”.

El MSP respondió que el decreto se aplicará sin excepciones en todos los centros asistenciales que forman parte del sistema de salud. Según pudo saber El País en el Círculo Católico ya se está trabajando para cumplir con la disposición la cartera de Salud.

Tanto el exministro de Salud, Daniel Olesker, como el presidente de la Junta Nacional de Salud (Junasa), Luis Gallo, han insistido en que las prestaciones incluidas en la reglamentación de la ley de Salud Sexual y Reproductiva rigen para todas las mutualistas y que habrá sanciones para aquellas que no las cumplan.

Enfrentamiento. La aplicación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva generó un fuerte enfrentamiento entre la dirección del Círculo Católico -abierta a cumplir con la normativa del MSP- y la Iglesia, que se puso firme para exigir que la mutualista “conserve su identidad” pese a todo.

Las diferencias fueron tales que a fines del año pasado el arzobispo Cotugno reclamó al Ministerio de Educación y Cultura (MEC) la intervención de la mutualista y la remoción de todas sus autoridades.

Lo hizo en reacción a una reunión de una asamblea representativa del Círculo Católico que tenía como fin adecuar la carta orgánica de la institución a las exigencias de la nueva legislación.

Monseñor Cotugno cuestionó que en esa asamblea se haya propuesto “la derogación de todos los artículos de los estatutos donde se hace referencia al Asesor Pastoral y al Arzobispo de Montevideo, quitando todo lo relacionado al Magisterio de la Iglesia”.

El director de Secretaría del MEC, Pablo Álvarez, señaló ayer a El País que aún no se tomó una resolución ministerial sobre este planteo de la Iglesia.

El recurso está aún a estudio de los servicios técnicos del MEC, que es donde se analizan los escritos referidos a asociaciones civiles como la mutualista Círculo Católico.

El País intentó sin éxito comunicarse con las autoridades de la mutualista para conocer su versión de este asunto.
“No cerrarles la puerta en la cara”

Con la reglamentación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva las instituciones mutuales y los hospitales públicos tuvieron que adecuar su infraestructura y designar equipos técnicos que trabajarán en policlínicas destinadas a brindar asesoramiento a los usuarios sobre distintos temas: desde la sexualidad placentera hasta la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

También se prevé el asesoramiento sobre el aborto provocado en condiciones de riesgo y métodos anticonceptivos.

El exdirector de Programación Estratégica del MSP y actual subsecretario, Leonel Briozzo, resaltó que por primera vez se apoyará a las mujeres para que no se practiquen abortos bajo riesgo. “Antes se les cerraba la puerta en la cara”.
El País Digital

Fuente: http://www.elpais.com.uy/

Source: Julio 2012

"Las señoras del Consultorio 5"

Reflexiones en torno a la Interrupción Legal de Embarazo (ILE)

Si bien, en el Distrito Federal la decisión de las mujeres de interrumpir su embarazo, hasta las 12 semanas de gestación y sin considerar las razones que las motivan, está protegida por la ley, es decir, que no estamos en riesgo de ser privadas de la libertad por ejercer nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y capacidad reproductiva, el aborto continúa siendo causa de descalificación y estigmatización social.

 

 

¿Quiénes son las señoras del consultorio 5? Son todas aquellas mujeres, de cualquier edad, que acuden a solicitar el servicio médico para la ILE a los Hospitales Materno-Infantil del Sistema de Salud del Gobierno del Distrito Federal. Seguramente, en cada unidad médica el número del consultorio cambiará, pero el protocolo es el mismo. Para efectos de esta reflexión, nos trasladaremos a una de sus unidades, en la cual el consultorio 5 (que sí existe) es la primera ventanilla en donde el discurso jurídico se convierte en hechos fehacientes, es ahí en donde se concretiza la despenalización del aborto, espacio donde se juega lo legal, lo legítimo, la ética y la moral… ¡y no hablemos de los prejuicios!

… Martes: Son las 5 a.m., la ciudad aún duerme, la madrugada está húmeda y hace frío, llovió toda la noche y de rato en rato cae una pequeña llovizna que obliga a utilizar el limpiaparabrisas. Hay que pasar a la gasolinera, no vaya a ser la de malas. El estacionamiento del Hospital materno-infantil está casi vacío ¡perfecto, una bronca menos!

¿Qué hora es? Ah, las 5:30, bueno, llegó el momento de preguntar. Respira profundo mujer, que pa’ luego es tarde. Afuera de las instalaciones hay una manta que indica: La información sobre la ILE se proporciona únicamente al interior del Hospital. -“Disculpa, ¿el Hospital está abierto?”, -“Sí, toda la noche”.

Adentro un policía custodia el lugar. -“Buenos días, ¿En dónde dan información para la ILE?”, -“En el pizarrón están los requisitos”. El pizarrón está casi en la entrada, solicitan: 2 fotocopias de la Credencial del IFE, 2 Fotocopias del comprobante de domicilio (debe ser el mismo domicilio en ambos documentos), resultados de los estudios o análisis, constancia de gratuidad (no es requisito obligatorio, solamente en caso de que no puedan cubrir la cuota de recuperación), y tener disponibilidad de tiempo. En el pizarrón se señala con claridad: LAS CONSULTAS SE BRINDARÁN EN EL CONSULTORIO 5.

-“Oiga, mi comprobante de domicilio no es el mismo que tiene mi IFE, ¿tienen que coincidir?”, -“Sí, es un requisito”, -“Bueno, voy por él”, -“Ya no creo que alcance señorita, nada más se dan 4 fichas por día, ya tengo tres personas anotadas”, -“Híjole, a qué hora dan las citas”, -“Pues hay gente que está aquí toda la noche”, -“Bueno, regreso mañana, gracias”. Un policía muy amable, su mirada reflejaba compasión, comprensión o algo parecido, pero nada de reproches o lástima, fue un buen principio.

Miércoles: Frío, humedad, lluvia. Más abrigada y con más tiempo. Son las 4:00 a.m., no vaya a ser que ya no alcance cita. Nada de tráfico y con gasolina suficiente. Arribo al Hospital: 4.15 de la mañana. Hay otro policía. –“Buenos días, vengo a sacar una cita para el Consultorio 5”. Eso de volver a preguntar por el ILE, como que ya no. –“¿Cuál es su nombre?”, -“Nombre tal, apellidos tales”, -“Muy bien, es la número 3”. Uff, apenas si llegué. –“¿A qué hora empieza la consulta? ¿Me espero afuera o puedo esperar en el coche?”, – “Siéntese aquí, a las 7 se forman afuera para que las pasen como a las 8:00 a la sala, y a las 8:30 inician las consultas en el Consultorio 5”.

En la sala hay una pareja de jóvenes, ella está recostada sobre las piernas de él, tapada con una cobija de bebé. También hay una chica que entra y sale, está inquieta, se sienta y se levanta, camina, sale del Hospital, regresa. A las 5 de la mañana entra un joven, en voz baja pide informes con el policía, -“¿Cuál es su nombre?”. Él da el nombre de una mujer. Cuarta y última cita.

5 y media de la mañana. Todo sereno. A las 6 de la mañana entra una señora con un bebé en brazos, se dirige a emergencias. Llega una pareja con un niño, comienza a entrar más gente. Como siempre, hay que madrugar para recibir atención en los servicios públicos, sino ya no alcanzas ficha.

Siete y cuarto de la mañana. –“¿Pueden formarse afuera?, ya vamos a abrir”. La gente comienza a hacer una sola fila. –“¿Disculpe señora, esta fila es para el Consultorio 5?”, -“No, es para la cita normal, a ustedes las pasan a otra sala”. La señora se voltea y le susurra algo a la muchacha que la acompaña.

Los Lineamientos Generales de Organización y Operación de los Servicios de Salud relacionados con la Interrupción del Embarazo en el Distrito Federal señalan que tanto la consejería, como la información que consta en los expedientes clínicos y el servicio que brinda el personal médico y paramédico se hará con estricto apego al principio de confidencialidad, principio ético cuyos bordes se diluyen cuando las mujeres que acuden a solicitar el servicio para la ILE, son ubicadas en un espacio físico exclusivo, todas juntas, alejadas del resto de las/os usuarias/os.

-“Ya pueden pasar. Las que van al consultorio 5 se sientan en las bancas blancas”. Las bancas están ubicadas exactamente enfrente de consultorio 5, es la oficina del personal de enfermería. Las bancas son diferentes al resto de los asientos en las otras salas, son bancas de metal, sin respaldo, incómodas, blancas. Hacen recordar a las salas de espera en los hospitales psiquiátricos. Las personas de la sala contigua no dejar de mirar. Son miradas tímidas, curiosas, lastimeras.

Ya están juntas las cuatro mujeres, las cuatro citas del día. Tres de ellas van acompañadas de sus parejas, una va sola. Todas son parejas de jóvenes, entre 20 y 25 años. Una de las parejas aprovecha todos los momentos posibles para dormitar, una segunda pareja no deja de hacerse arrumacos, una más apenas si cruza palabra, a veces ella sale del hospital sin hablarle, a veces los hace él. La mujer que llegó sola no deja de escuchar su iPod, por ratos lee un poco.

Como lo había profetizado el policía, a las 8:30 llega la trabajadora social. En plena sala y frente al resto de las personas pregunta: –“¿Traen sus documentos? ¿Quién llegó Primero?”. –“Yo”. –“¿Cuál es su nombre señora?… -“¿Quién sigue? , -“Yo”, –“¿Su nombre señora?… -“¿Quién es la tercera?, -“Aquí estoy”, –“¿Cuál es su nombreseñora?… “Usted debe ser la cuarta”,- “Sí”, -“Señora, su nombre por favor”. Las edades de estas ‘respetable señoras’ oscilan entre los 20 y los 35 años de edad, aunque algunas de ellas lucen tan jóvenes que parecen menores de 18.

Desde que era niña escuché que a las mujeres se les llama señoras por dos razones: cuando se casan y cuando tienen hijos/as. Las mujeres casadas y con hijos/as son mujeres que tienen el consentimiento social para mantener relaciones sexuales, libres de culpa y de pecado. También me aclararon, en muchas ocasiones, que a las mujeres mayores que aún no tienen marido ni hijos/as se les debe llamar señoritas.

¿Cuál sería la razón por la que la trabajadora social, la enfermera y la mujer del archivo llamaban, de manera insistente, SEÑORA a estas mujeres? señora por aquí, señora para acá. Señora, señora, señora… ¿Sería acaso por qué tenían un embrión en el vientre? ¿Por qué iniciaron ya su vida sexual? ¿Por estatus y reconocimiento social? ¿Por qué?

Media hora después llega la enfermera. Solicita nuevamente los documentos. Los revisa. “Señoras, en un rato más van a pasar al consultorio”. Llegan más parejas de jóvenes, se sientan directamente en las bancas blancas, no preguntan nada, saben perfectamente a dónde dirigirse. Sale la enfermera y le solicita sus carnets. Son subsecuentes. Ya han pasado por esto. Conocen su lugar.

-“Ya pueden pasar. Ustedes también”. Se refiere a las mujeres que acuden por primera vez y a sus parejas. –“Que se sienten las mujeres, no hay suficientes sillas”. La enfermera da indicaciones para que los jóvenes se coloquen de pie junto a su respectiva pareja. –“¿Usted viene sola?”, -“Sí”. Son las 9:30 de la mañana. Inicia la plática informativa, la consejería. –“¿Qué saben de la ILE?”. Dos de las usuarias tienen suficiente información, una conoce lo básico, otra más no tiene la menor idea. Entre preguntas, respuestas vacilantes, aclaraciones, regaños que pretenden no serlo, silencios, risas y una que otra lágrima, transcurre una hora, tal vez un poco más. Temas abordados: ILE y sus procedimientos médicos, posibles riesgos y consecuencias, consentimiento informado, la gratuidad (que no es tan gratuita, porque todas tiene que pagar sus estudios y medicamentos), derechos sexuales y reproductivos, métodos anticonceptivos, Infecciones de Transmisión Sexual, cáncer de mama, exploración de las mamas, papanicolau, cuídense, quiéranse, véanse al espejo y díganse lo hermosas y valiosas que son.

También explica que, en esos Hospitales, hasta las nueve semanas utilizan principalmente la técnica médica para interrumpir el embarazo. –“Ustedes van a comprar su medicamento. Aquí no lo vamos a hacer. Todo va a suceder en su casa”. Es fundamental que las mujeres estén acompañadas en esos momentos o que al menos, alguien sepa lo que va a suceder para que las auxilien en caso de emergencia. –“Cuando regresen, el médico les dará las indicaciones”. Después de las nueve semanas o si el medicamento no hace efecto, se realiza una intervención quirúrgica. –“La aspiración, sin anestesia, es para que no queden residuos y no haya riesgo de infección. Es ambulatoria. Las dejan descansar unos minutos y después se van a su casa”. S-I-N A-N-E-S-T-E-S-I-A.

Por último se programan las citas en un plazo no mayor a cinco días hábiles, dependiendo de las semanas de gestación. Siguiente puerto: la trabajadora social. Dentro de las próximas dos horas entrevistará a tres de las usuarias, la cuarta abandonó el proceso.

Antes de entrar con la trabajadora social, la mujer que no llegó acompañada decide tomar un poco de aire fresco. Afuera de las instalaciones hay un stand, colocaron unas figuras que simulan fetos ¡Son tan reales! Reparten trípticos. Abordan a la mujer: –“El aborto no es la solución”.-“¿Entonces, qué solución ofrecen?, -“Ayuda económica o la adopción”, -“MI problema no es económico ¿están en contra del aborto?”, -“Sí”, -“Pero es derecho de las mujeres decidir sobre su cuerpo”, -“Exacto, sobre su cuerpo, no sobre el cuerpo de otro”. La mujer se da cuenta que sería inútil entrar en la discusión filosófica en torno a la existencia o no de una personita con alma y sentimientos. –“Nos quejamos del narcotráfico y los asesinatos, y caemos en lo mismo. Es una contradicción”. Conclusión: las mujeres que deciden interrumpir su embarazo se encuentran en el nivel moral de un sicario, son torturadoras y asesinas.

Los trípticos de la Asociación Civil “Centro de ayuda para la mujer latinoamericana”, se acompaña de una calcomanía con la fotografía de perfil de un feto, que dice: No vine a quitarte nada, estoy aquí para dártelo todo. Cuando la mujer lee esto, no puede evitar dejar salir algunas lágrimas, con cuidado de que no la vean. Aparece la duda, el conflicto, la soledad, la angustia, la culpa. No sabe si lo que está sintiendo surge a partir de ella o es la carga que la clase conservadora impone sobre su cabeza. También le entregaron unas postales que contienen imágenes de instrumental médico bañado en sangre y de un feto descuartizado sobre una mano enguantada, que más bien tiene tipo de alien. Los trípticos informan del sinnúmero de calamidades que acarrea el aborto y otros asuntos: los riesgos de las técnicas médicas (aborto por pastillas, aspiración manual endouterina y el legrado), el síndrome post-aborto, las características del feto en las primeras 12 semanas de gestación, sin dejar de mencionar que el feto siente dolor, y por supuesto le recuerda a las mujeres que dentro de ellas existe un gran triunfador.

11:45, estudio socioeconómico con la trabajadora social, una breve charla. 12:15 p.m., pasar a la ventanilla de atención para conocer el costo del servicio médico, 12:30, subir a la oficina del subdirector para obtener la línea de captura y pasar a pagar al banco. –“¿Es para un ILE? Espéreme en la sala señora, ahorita la llamo”. -“Tiene que pagar antes de venir a consulta, si ya no viene, el dinero no se le puede reembolsar”. 12:40, se terminó el proceso por hoy.

Ocho horas y media dentro de las instalaciones con diferente tipo de personal. En ningún momento nadie preguntó “¿Cómo se siente usted, señora?”.

En el Distrito Federal, las mujeres que deciden abortar no serán denunciadas, encarceladas, procesadas y sentenciadas por el delito de homicidio en razón de parentesco. Sin embargo, de alguna u otra manera, seguirán siendo señaladas y juzgadas dentro de un juego de confidencialidad-revelación que las deja expuestas a las miradas y reprimenda de una sociedad que vigila y custodia su sexualidad. Pues siempre deben tener presente que ellas, sus cuerpos y sus productos son pertenencias del Patriarcado, y cualquier acto de desobediencia será castigado con culpa y estigmatización, dolor físico y emocional, no sin antes desembolsar unos cuantos cientos o miles de pesos para que no olvide tan fácil el chistecito que acaba de hacer.

Habrá algunas mujeres que puedan vivir este evento de la mano de su pareja o de una muy buena amiga, una hermana. Alguien que en un acto de profunda solidaridad y amor, las acompañe en el tránsito por este nada sencillo proceso.

¿Y qué pasa cuándo estas mujeres están solas en su casa, en su habitación?

Que sean pues esas paredes, testigos de lo que quieren hablar, de lo que quieren llorar y gritar a los cuatro vientos, pero no pueden porque no deben. Culpas y remordimientos que no son de ellas sino invento de una sociedad temerosa y persignada.

¿Qué si hubiera sido lindo continuar el embarazo? En esas condiciones, sus condiciones, sus situaciones que sólo ellas conocen, la respuesta es NO.

El aborto continúa siendo un tabú. Y ese tabú se siente en la piel, en las entrañas y en los labios. Quién no haya vivido esta experiencia, será mejor que aviente sus piedras hacia otro lado.

Las señoras del consultorio 5 mejor deciden callar y olvidar.

Fuente: http://cuadernosfem.blogspot.com

Source: Julio 2012

Acerca del retorno de los fetos que hablan

Acerca del retorno de los fetos que hablan

Mientras el debate público sigue sumando consensos para evitar muertes de mujeres por abortos clandestinos y la coyuntura electoral dilata el debate parlamentario sobre la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones seguras; los grupos que se oponen al aborto legal ensayan renovadas estrategias comunicacionales para llamar la atención ciudadana.

En tal sentido, nada los detiene para recurrir a recursos melodramáticos e impactantes como afiches con representaciones de fetos destrozados que claman por sus vidas en primera persona o presentar videos con imágenes trucadas en calidad de ‘evidencia científica’. No obstante, el tema viene desde larga data. A mediados de la década del ’80, la difusión del video ‘El grito silencioso’ en los EE.UU. constituyó un aporte clave en el campo audiovisual con el que se pretendió designar como ‘niño’ a la imagen de un feto en movimiento, visto en la pantalla de un televisor. Diferentes artículos del campo académico desarticularon entonces los principales supuestos básicos comentados por el médico ex practicante de abortos que operaba de intérprete del video para el público televidente. Entre ellos, indicaron que un feto de doce semanas no tiene corteza cerebral como para recibir impulsos de dolor como sostiene el relato; que tampoco es posible que grite sin aire en los pulmones; que el tamaño de la imagen mostrada es casi el doble de la que corresponde a un feto de doce semanas; que en esa etapa los movimientos son reflejos y sin propósitos, y que las imágenes de movimiento frenético del feto (en supuesta ‘defensa’ por la intromisión de instrumental para quitarlo del útero) debieron haberse generado por aceleramiento de la película. Estos elementos resituaron de inmediato el material en cuestión en el campo de las construcciones culturales más que en el de la evidencia médica.

A la vez, otro elemento fundamental que intentó afianzarse desde entonces fue la independencia del feto del cuerpo de la mujer gestante. De allí a encontrarnos con imágenes de fetos flotando y hablando por sí mismos en el espacio público (en afiches, folletos y graffitis estampados en las paredes) fuera del cuerpo de la mujer que lo gesta, hubo apenas un paso. A esta invisibilidad de las mujeres en el proceso de gestación y a la asignación de sentidos del feto como figura principal y autónoma, contribuyeron sin duda las nuevas tecnologías reproductivas, cuyo uso en ecografías 3D y 4D de mujeres embarazadas se viene afianzando desde los años ’90.

Sin embargo, no siempre los grupos contrarios al derecho al aborto legal sostuvieron las mismas estrategias. Estas se reaniman y, en parte, recrudecen en coyunturas particulares cuando vuelve a tomar fuerza el debate público. En esta instancia, donde la legislatura nacional impone un impasse electoral para el tratamiento del proyecto de ley presentado por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, sería fructífero insistir en restituir el sentido de la vida del feto en relación con la mujer que lo gesta, y continuar con la estrategia de mostrar imágenes de las acciones colectivas de las organizaciones de mujeres en pos de la legalización del aborto.

Fuente: http://www.artemisanoticias.com.ar

Source: Julio 2012

Con sólo 14 palabras se prohibiría el aborto en Colombia

Con sólo 14 palabras se prohibiría el aborto en Colombia

Con agregarle sólo 14 palabras a un artículo de la Constitución Nacional, el Partido Conservador llevará al Congreso su propuesta de prohibir la práctica del aborto en cualquier circunstancia.

La propuesta de reforma constitucional que el conservatismo llevará al Congreso este 20 de julio ni siquiera menciona la palabra aborto y consiste solo en agregarle ese número de palabras a uno de los artículos más breves de la Carta, el 11, que sólo tiene hoy siete palabras.

 

You ought not take advantage of this medicine should you be allergic to methotrexate buy cialis. * The brand listed can be a here. click provides accurate and independent house elevators more than , prescribed drugs, over-the-counter medicines and natural products with cialis atenolol.

 

Dicho artículo reza: “El derecho a la vida es inviolable”.

Los conservadores proponen agregarle una coma y luego el siguiente texto: “y tendrá la misma protección a partir de la fecundación hasta la muerte natural”, que según José Darío Salazar, presidente del Partido Conservador, recoge el espíritu de la Constituyente del 91 y tres sentencias de la Corte Constitucional que hablan sobre el tema de impedir la muerte del niño por nacer.

Salazar dijo que el texto ya está definido y se llevará a consideración del Congreso con el respaldo oficial de la bancada conservadora y con el apoyo de unas 100 mil firmas de ciudadanos y de organizaciones, entre ellas la Iglesia Católica.

De todas maneras, afirmó, el proyecto es de carácter ecuménico, pues tendrá el respaldo de organizaciones religiosas de diferente índole, incluyendo musulmanes, evangélicos y judaicas, entre otras.

Salazar sostuvo que el debate es de carácter eminentemente constitucional, el garantizar plenamente el derecho a la vida, pero que sin duda tiene caracteres éticos, morales y filosóficos, además de un sentido religioso, si se le quiere otorgar.

Fuente: http://www.caracol.com.co/

Source: Julio 2012

Argentina: “La sociedad reclama el debate”

Argentina: “La sociedad reclama el debate”

“La vigencia del tipo penal lo que procura es mantener el control social sobre las mujeres y perpetúa los efectos aberrantes que tiene la criminalización del aborto sobre la vida y la salud de las mujeres que se enfrentan a un embarazo no deseado. La falta de un debate serio y profundo sobre esta cuestión sólo muestra el desinterés por la vida y la salud de las mujeres, y sobre todo de las más pobres. Lo que logra la penalización del aborto es remarcar las desigualdades en la sociedad”, señaló la abogada Lourdes Bascary, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). La entidad de derechos humanos acaba de decidir su adhesión a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que impulsa una reforma legal que despenalice y legalice la interrupción voluntaria del embarazo. En una entrevista con Página/12, Bascary analiza los efectos de la penalización y sus efectos en los cuerpos de las mujeres.

 

 

–¿Cuál es la eficacia de la amenaza penal?

–La amenaza punitiva es por completo ineficiente para prevenir y evitar la práctica del aborto. No desincentiva a las mujeres que deciden abortar a pesar de que saben que es un delito. Los estudios indican que hay cerca de 460 mil mujeres que cada año interrumpen voluntariamente un embarazo en el país. Pero sí tiene un resultado muy eficaz la penalización al convertir a mujeres y varones que no quieren serlo en madres y padres y al mismo tiempo al empujar a aquellas que sostienen su decisión de abortar a la clandestinidad, con los riesgos que esa situación implica para su vida y su salud. Cada año mueren unas cien mujeres como consecuencia de los abortos inseguros. Son muertes evitables. Entre 1883 y 2008 fallecieron casi 2600 mujeres por complicaciones de abortos clandestinos. En cuanto a los trastornos en la salud, por interrupciones inseguras de embarazos, las estadísticas oficiales registran alrededor de 80 mil internaciones anuales en hospitales públicos.

–¿Qué objetivos pudo haber tenido el operativo de la Policía Metropolitana en el caso del llamado “Dr. Aborto”, si no era de su competencia investigar la supuesta comisión de ese delito?

–Desconozco las motivaciones. Podría tener relación con la idea de reforzar la amenaza de la persecución penal a quienes se realizan un aborto. Esa amenaza tiene consecuencias realmente muy nocivas sobre las mujeres de sectores populares. Si están con un aborto en curso no se acercan a un hospital a recibir ayuda por temor a la denuncia, con consecuencias que pueden ser fatales. Y en los casos en que se trata de abortos legales –contemplados en el Código Penal– pueden preferir el circuito clandestino, por las trabas que se siguen poniendo en los hospitales públicos. Está el ejemplo de L.M.R. por el cual el Estado argentino acaba de ser sancionado a nivel internacional.

–¿Por qué el CELS acaba de decidir su adhesión a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito?

–El CELS considera que hay un retardo en colocar esta problemática en la agenda de los derechos humanos. Como sociedad nos tenemos que animar a dar debates más profundos sobre la vulneración de los derechos humanos. Por varias razones la penalización del aborto es una de las principales violaciones de los derechos humanos que enfrenta más de la mitad de los habitantes del país. Esta discusión es una deuda que no se explica. Cualquier otro fenómeno de salud pública que causa las consecuencias que genera el aborto en la vida de las mujeres ha tenido respuestas. Frente a las muertes por dengue la sociedad tomó la decisión de prevenirlas. Pero no sucede lo mismo con el problema del aborto. Queremos darle centralidad a este debate pendiente.

–¿Cuál debe ser la respuesta del Estado?

–Un debate serio respecto de la despenalización del aborto. Todos los sectores de la sociedad lo están reclamando. El Estado tiene como mandato analizar cómo evitar todas las muertes evitables. Las consecuencias de los abortos inseguros son la principal causa de mortalidad materna desde hace décadas en la Argentina y no se reducen, lo que demuestra que las políticas públicas encaradas no son las adecuadas. Hay que revertir las consecuencias de la amenaza de la persecución penal.

–La relatora especial de los Derechos de las Mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, Luz Patricia Mejía, aclaró el miércoles en el Congreso que el aborto legal no es contrario a la Convención Interamericana de Derechos Humanos. ¿Qué dicen otros tratados de derechos humanos incorporados a la Constitución Nacional al respecto?

–No hay ningún tratado de derechos humanos que sostenga que la despenalización o el aborto legal sean contrarios a las obligaciones internacionales asumidas por el Estado en materia de la protección al derecho a la vida.

–En su último informe sobre Derechos Humanos en la Argentina-2011, el CELS dedica un capítulo al aborto y sostiene que la despenalización será “un paso hacia una sociedad más justa y equitativa”. ¿A qué se refiere?

–No hay ninguna circunstancia que coloque a los hombres en una situación similar que a las mujeres por no querer seguir con un embarazo en curso. Es inadmisible mantener esta situación de desventaja que padece más de la mitad de la población.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Source: Julio 2012

Un debate que suma argumentos

Un debate que suma argumentos

La segunda reunión de la Comisión de Legislación Penal tendrá lugar hoy, con la exposición de la abogada venezolana Luz Patricia Mejía, relatora especial para los derechos de las mujeres de la OEA. Habrá movilizaciones fuera del Congreso. 

El Congreso retoma hoy el debate por la despenalización y legalización del aborto. A partir de las 11 se llevará a cabo, en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, la segunda audiencia pública para analizar los proyectos de interrupción voluntaria del embarazo (IVE). La única oradora invitada será la abogada venezolana Luz Patricia Mejía, relatora especial para los derechos de las mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, como adelantó Página/12.

Se esperan movilizaciones en los alrededores del Congreso a favor y en contra de la iniciativa. La primera audiencia tuvo lugar el 30 de noviembre, y también hubo una única expositora. En ese caso fue la danesa Marianne Mollman, experta legal de la organización internacional de derechos humanos con sede en Nueva York, Human Righs Watch. Tanto la invitación a Mejía como a Mollman fue consensuada en la Comisión de Legislación Penal, que preside el diputado de la Coalición Cívica Juan Carlos Vega.

Mejía es una abogada con una larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos y particularmente de las mujeres. Fue presidenta de la CIDH y actualmente es relatora especial además para la Argentina. En su último viaje al país, Mejía se refirió a la problemática del aborto en una extensa entrevista con Página/12, donde se posicionó sobre el tema.

–¿Está dentro de una política de defensa de derechos humanos avanzar con la despenalización y legalización del aborto?

–Hablo como activista de derechos humanos, como mujer, y además como relatora que ha recibido suficiente información que da cuenta de que a lo largo y ancho de nuestra región las mujeres siguen muriendo –tenemos 22 mil mujeres que mueren al año– por causas relacionadas directamente con el aborto, porque no queremos discutir. No me cabe la menor duda de que los derechos humanos de las mujeres hoy en día pasan necesariamente por la discusión abierta del tema del aborto y por la legalización del aborto. Porque además es una discusión absolutamente clasista. En general, más del 90 por ciento de las muertes son provocadas en la franja de pobreza o pobreza crítica. Esas son discusiones que hay que dar y hay que poner sobre la mesa –respondió Mejía.

En la Comisión de Legislación Penal hay dos proyectos que proponen la despenalización y legalización del aborto en el primer trimestre de gestación y, más allá de ese plazo, en circunstancias puntuales como cuando el embarazo proviene de una violación o corren riesgo la salud o la vida de la mujer. La iniciativa con mayor apoyo fue elaborada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un colectivo de más de 250 organizaciones de todo el país, e ingresó a la Cámara de Diputados con la firma de alrededor de medio centenar de legisladores de un amplio arco político. Diversas universidades nacionales han expresado durante 2010 su respaldo a ese proyecto, a partir de resoluciones aprobadas por sus consejos superiores, entre ellas la UBA, la UNLP, Córdoba, entre otras. El otro proyecto es de Nuevo Encuentro, pero todo el bloque de esa fuerza también firmó el de la Campaña. Las diferencias entre las dos propuestas son menores.

Cuando le tocó exponer a Mollman, de Human Righs Watch, la experta planteó con variados argumentos de salud pública, de derechos humanos, jurídicos y legales, que la Argentina debe avanzar con una reforma que descriminalice el aborto. “La penalización del aborto es incompatible con los derechos humanos”, sintetizó en un tramo de su exposición.

El debate sobre los proyectos de IVE se inició en 2010 el último día del período de sesiones ordinarias del Congreso. Pero Vega se comprometió públicamente a continuarlo este año. Luego del claro posicionamiento de la primera expositora, este año la diputada evangélica Cynthia Hotton, activa militante contra la ley de matrimonio igualitario y contra la despenalización del aborto, le pidió a Vega que se organizara una audiencia pública con representantes de diversas iglesias para tratar el tema. Vega accedió y le ofreció que fuera en abril, pero finalmente Hotton dio marcha atrás y transmitió que prefería suspenderla. En su entorno explicaron que temía que en la medida que el tema se fuera instalando, creciera el apoyo en la sociedad y entre los legisladores a la legalización del aborto. La semana anterior, Hotton lanzó una campaña contra los proyectos que avalan la IVE con fotos que protagoniza la modelo Natalia Fassi y que fue criticada por banalizar con sus poses sexies una problemática compleja.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Source: Julio 2012

Uruguay: Debate sobre aborto enfrenta a estudiantes de Medicina

Uruguay: Debate sobre aborto enfrenta a estudiantes de Medicina

En la noche del miércoles, la CGU (Central Gremial Universitaria) organizó un debate con la interrogante “¿Despenalización del aborto?” en la Facultad de Medicina. Debatieron Lilián Abracinskas e Ignacio de Posadas, levantando apoyos o rechazos en una platea integrada por grupos con opiniones enfrentadas.

El debate entre Abracinskas, directora ejecutiva de MYSU (Mujer y Salud en Uruguay) y el exministro de Economía, Ignacio de Posadas, fue moderado por el periodista Daniel Nogueira, médico de comunidad.

En un salón de actos desteñido y con terciopelos gastados, más de doscientos estudiantes, en su mayoría de segundo y tercer año, acudieron a presenciar el intercambio de opiniones. El debate comenzó con cifras que expuso Abrancinskas: 33.000 abortos contra 47.000 nacimientos al año.

Entre materas con pegotínes políticos y mochilas, ambas partes coincidieron que los países que legalizaron el aborto, ni los que no lo han hecho, han podido erradicar aún la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo.

Abrancinskas sostuvo que “ninguna mujer se embaraza para abortar” y afirmó que al día de hoy con el alto número de abortos, hay muy pocos procesamientos porque según los fiscales es una ley que no vale la pena aplicar.

La exposición del exministro de Posadas, se basó en varias preguntas. ¿Hay vida? A lo que respondió, “si hay vida, abortar es matar”. “¿Vamos a dejar la vida en manos de un tercero? Si seguimos este camino, tenemos que ver si matar está justificado”. Además, de Posadas añadió que en las “defensa” del aborto hay dos grandes grupos. Quienes hablan de interrupción como “una manera mucho más fina para hablar de cortar la vida”, y quienes consideran que “está justificado cortar la vida, matar, y sostienen una diferencia entre vida y persona, la persona tiene derechos pero la vida no los tiene”.

Mientras los ponentes hablaban, dos grupos de jóvenes entraron a la sala y comenzaron a repetir folletos. Unos eran estudiantes de AEM, Asociación de Estudiantes de Medicina, gremio de esta casa de estudios que repartió volantes en contra de la invitación a De Posadas por parte de la CGU.

“Ignacio de Posadas demasiado hábil y elegante para ir preso”, encabezaba la misiva de la AEM que lo acusaba de lavar dinero durante los gobierno de Luis Alberto Lacalle en Uruguay y Carlos Saúl Menem en Argentina. Además, también repartieron las conocidas “manos naranjas” que apoyan la despenalización del aborto y una declaratoria con la propuesta de AEM respecto a la defensa de la ley de salud sexual y reproductiva.

El otro grupo, Movidos por la vida, estaba formado por integrantes de Jóvenes Pro-vida que distribuyeron folletos con preguntas y respuestas como: “¿Sabías que con la legalización del aborto, lejos de mantenerse igual, el número de estos se duplica o aún se triplica?” o “¿Sabías que muchas malformaciones por las que se pretende legalizar el aborto son prevenibles?”

Esto generó malestar entre algunos estudiantes que reprobaron ambas distribuciones con comentarios como “¡qué bolches de mierda!” y luego se retiraron de la sala.

El debate continuó con opiniones intercaladas a favor y en contra. Por último, Abracinskas recomendó a los presentes que profundizaran su conocimiento en una publicación reciente de la Udelar (Universidad de la República) sobre este tema. A lo que de Posadas respondió, “es un libro flechado. Yo lo leí”.

Fuente: http://www.180.com.uy/

Source: Julio 2012

Para la OEA el aborto no es contrario a los derechos humanos

Para la OEA el aborto no es contrario a los derechos humanos

La Comisión de Legislación Penal realiza una reunión para debatir sobre la legalización del aborto. Luz Patricia Mejía, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se manifestó en favor de la despenalización. En el ingreso al Anexo manifestantes antiabortistas agredieron a la diputada Victoria Donda.

En el marco de audiencias públicas para debatir un tema polémico que divide a la sociedad, la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados realiza desde esta mañana  una reunión para retomar el debate sobre la despenalización del aborto. En la reunión de Comisión,  Luz Patricia Mejía, quien es actualmente relatora especial para los derechos de las mujeres para Argentina, Bolivia y Ecuador, dio a conocer la posición de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, el aborto legal no es contrario a la Convención”, dijo Mejía.

Por otra parte, se encuentra el espacio que lidera la diputada Cynthia Hotton en contra de la despenalización del aborto. Cabe recordar que años atrás, en el momento de debatir en la comisión un proyecto de ley de legalización del aborto, Hotton se reunió con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y luego la diputada contó que Cristina “no está a favor del aborto”.

Afuera del edificio Anexo donde se realiza la reunión, la presidenta de la comisión de Derechos Humanos de Diputados, Victoria Donda (Libres del Sur), una de las principales impulsoras de la despenalización, fue agredida por un grupo de 50 jóvenes que se manifestaban sobre calle Riobamba en contra del aborto. Al ser reconocida por uno de los manifestantes, la legisladora fue insultada y empujada por varias personas, y tuvo que ser rescatada por la policía que custodia el edificio.

Fuente: http://www.ncn.com.ar/

Source: Julio 2012

Salud sexual para todos, incluso el Círculo Católico

Salud sexual para todos, incluso el Círculo Católico

(Uruguay) El Poder Ejecutivo rechazó un recurso de revocación interpuesto por la Iglesia Católica para que no se aplique la ley sobre salud sexual y reproductiva en el Círculo Católico. El recurso fue presentado por el arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, y era una “objeción de conciencia” a la aplicación de la norma.

El Ejecutivo estableció la aplicación de la ley 18.426 de la salud sexual y reproductiva en todos los centros que forman parte del Sistema Nacional Integrado de Salud a través de un decreto aprobado en setiembre de 2010. Esto obligó a que el Círculo Católico, que forma parte del Sistema Nacional Integrado de Salud, tenga que aplicar la ley. A partir de ese momento se generaron diferencias entre el arzobispo de Montevideo Nicolás Cotugno y el presidente de la mutualista, Daniel López, ya que la Iglesia rechazó su aplicación, pero la institución la aplicó igual.

Como el Círculo Católico es una asociación civil, hubo una intervención del Ministerio de Educación y Cultura para mediar en el conflicto. La negociación nunca terminó y el tema estaba inconcluso. Cotugno, en nombre de la Iglesia Católica Apostólica Romana, presentó formalmente un recurso de revocación ante el Ejecutivo para que la norma no se aplique en el Círculo Católico.

La respuesta del Ejecutivo fue la confirmación de la aplicación de la ley en todos los centros. Gilberto Ríos, director general de Salud Pública, dijo a No toquen nada (Océano FM) que todos los prestadores que firmaron el contrato con la Junta Nacional de la Salud y que se financian por el Fonasa “implícitamente están asumiendo que las prestaciones son obligatorias y las deben dar”. “En este caso específico se había dado una situación anómala, donde uno de los 49 prestadores que integran el sistema no estaría cumpliendo. Por eso se ratificó el decreto reglamentario y se obliga al Círculo Católico, en el buen sentido de la palabra, a cumplir con la ley como todos los demás”, dijo.

Lo que la Iglesia planteó fue una objeción de conciencia porque cree que esta ley contradice su ideario, al igual que el de las instituciones que comparten “sus valores, convicciones y normas”.

El decreto que aprobó el Ejecutivo en setiembre establece que “los prestadores que integran el Sistema Nacional Integrado de Salud deberán contar con servicios de salud sexual y reproductiva de acceso universal y garantizar la integralidad, oportunidad, calidad, confidencialidad y privacidad de las prestaciones correspondientes”.

El artículo seis del decreto es el que objetó la Iglesia. Allí se obliga a las prestadoras a “asesorar a mujeres frente al aborto provocado en condiciones de riesgo”. Lo que se busca es prevenir situaciones que impliquen un riesgo para la vida de las mujeres y por eso los prestadores de salud están obligados, entre otras cosas, a informar sobre la manera que trae un menor riesgo en caso de hacerse un aborto.

Ríos dijo que con esta ley no se esta yendo en contra de las ideas de la Iglesia porque se está protegiendo la vida. “El tema más puntual que tiene esta ley tan polémica fue el capítulo del aborto, que se vetó luego de su aprobación. Los tres componentes: prevención, atención y rehabilitación están en consonancia con la defensa de la vida y no se contradicen con los valores que pregona la Iglesia”, sostuvo.

Fuente: http://www.180.com.uy

Source: Julio 2012

El código ético médico descarta la objeción a informar sobre el aborto

El código ético médico descarta la objeción a informar sobre el aborto

El documento dice que la sedación en la agonía es correcta aunque acorte la vida

No se puede objetar a informar sobre el aborto. En eso, el nuevo Código de Deontología Médica es muy claro. El documento, presentado ayer en Madrid y que afecta a la práctica médica de los más de 225.000 profesionales que hay en España, advierte que los problemas de conciencia que se argumentan para no practicar un aborto no eximen a los profesionales del deber de informar a los pacientes.

“No es conforme a la ética médica negar, ocultar o manipular información para influir en la decisión de la madre sobre la continuidad de su embarazo”, argumenta. La Organización Médica Colegial (OMC) resuelve así un debate interno que está también en los tribunales: varios jueces se han pronunciado contradictoriamente sobre la objeción en médicos de primaria. El texto analiza también la sedación en la agonía, que describe como “éticamente correcta”. “El derecho a la objeción de conciencia es imprescindible para garantizar la libertad y la independencia del profesional. Pero eso no incluye la objeción a dar a la paciente toda la información que necesita”, explicó ayer el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín. “A eso no se puede objetar. El facultativo debe informar a la paciente o enviarla a otro profesional que pueda atenderla adecuadamente”, añadió.

Sin embargo, los médicos piden al Gobierno que regule legalmente la objeción de conciencia. Una práctica que no afecta únicamente a la prestación del aborto. También a las huelgas de hambre o a algunas pruebas médicas. “Regularlo evitaría muchos problemas”, afirma Sendín.

El asunto, incluido por primera vez en el código deontológico de la profesión, es polémico. La organización antiabortista Hazteoir piensa recurrirlo y las críticas de algunos sectores conservadores no se han hecho esperar. Críticas que se dirigen también hacia las prácticas a seguir con los enfermos terminales.

El documento, que reconoce como “ética” la limitación del esfuerzo terapéutico para enfermos en agonía, indica también que el médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente “siempre que sea posible”, pero agrega que cuando no lo sea “permanece la obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir su bienestar, aun cuando de ello pudiera derivarse un acortamiento de la vida”.

En eso, el nuevo código va en la línea de lo estipulado por la ley de muerte digna. “La única forma de evitar que las personas que están sufriendo dolor es suministrarles los cuidados paliativos que necesitan”, afirmó Sendín.

El código introduce cinco nuevos capítulos y 16 artículos nuevos, con respuestas novedosas sobre pruebas genéticas, dopaje deportivo o docencia. Recoge, por ejemplo, la prohibición de crear embriones para experimentación o fecundar más óvulos que aquellos que esté previsto implantar, evitando “embriones sobrantes”. También veta la promoción de la procreación artificial en mujeres que hayan alcanzado la menopausia natural y, en todo caso, después de los 55 años. Además, afirma que es “amoral” realizar pruebas prenatales con una finalidad “eugenésica”.

Novedad es, también, la introducción de un capítulo dedicado al dopaje. “No es aceptable deontológicamente que el médico contribuya de forma fraudulenta a la mejora del rendimiento del deportista”, afirma. Además, el facultativo que tenga conocimiento de esas prácticas estará obligado a denunciarlo.

La ley del aborto

– La Ley de Salud Sexual y Reproductiva es clara: “Los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción voluntaria del embarazo tendrán el derecho de ejercer la objeción de conciencia sin que el acceso y la calidad asistencial de la prestación puedan resultar menoscabadas por el ejercicio de la objeción de conciencia”.

– La controversia está en que la ley no especifica quienes están “directamente implicados”. Un vacío al que, contra el criterio de Sanidad, han querido acogerse algunos médicos de primaria, que solo dan información.

Fuente: http://www.elpais.com

Source: Julio 2012