Sobre la eutanasia y el aborto

Sobre la eutanasia y el aborto

Hay personas que identifican la pena de muerte y la tortura con la eutanasia y el aborto (el arzobispo de Oviedo, entre otros, en unas desafortunadas declaraciones). Sin embargo, las diferencias resultan obvias. Las primeras son agresiones que unos individuos ejercen sobre otros en contra de la voluntad de éstos. En el segundo caso, la acción parte del individuo interesado, que ejerce su derecho a disponer libremente de su cuerpo, bien para evitar sufrimientos innecesarios ante la muerte, bien para evitar ser madre de forma involuntaria.

Resulta evidente que, puesto que todos venimos al mundo sin contar con nuestro consentimiento, tenemos derecho a una vida digna y feliz mientra estemos en él. Es en este contexto donde hay que situar el aborto y la eutanasia. Obligar por ley a una mujer a tener un hijo contra su voluntad supone, en la mayoría de los casos, condenarla de por vida a un infierno, luego debería haber razones muy poderosas para infligirle tal castigo. Se alude al derecho del embrión a realizarse como ser humano. Sin embargo, el embrión es un proyecto, un ser en potencia, usando términos aristotélicos, pero no un ser en acto, un ser humano. No es autónomo, sino que necesita del cuerpo de la madre para su desarrollo, de ahí que ha de prevalecer la voluntad de ésta para decidir su gestación.

Las cosas cambian si se miran desde la perspectiva de los creyentes católicos. Éstos vinculan la vida humana con un alma inmortal, pero no es más que una creencia sin fundamento racional o científico. Lo único que nos consta, desde Darwin, es que los humanos somos una especie animal entre otras, producto como todas de una evolución de millones de años, que se diferencia del resto por haber desarrollado el cerebro que genera el pensamiento. Cesada por muerte la actividad cerebral, éste desaparece.

Concluyo diciendo que, si bien hay que respetar el derecho de los creyentes a vivir de acuerdo con sus creencias, éstas no pueden ser impuestas a los no creyentes. 

Fuente: http://www.elcomercio.es

 

Source: Abril 2011