“Los estados castigan sólo a aquellas mujeres a quienes no han atendido para la prevención”

“Los estados castigan sólo a aquellas mujeres a quienes no han atendido para la prevención”

América Latina continúa siendo la región que concentra la mayor cantidad de países con políticas altamente restrictivas en materia de aborto y no es una casualidad que por eso esté dentro de las regiones con altísima proporción de aborto inseguro (93,5%), muy por encima del promedio mundial (47%). El escaso desarrollo de la educación sexual, mediatizada principalmente por la influencia de las jerarquías religiosas,

se refleja en la alta tasa de embarazo en adolescentes. Así como también lo hacen los escasos esfuerzos abocados a erradicar las inequidades entre hombres y mujeres que impiden a estas últimas tomar decisiones libremente reproductivas y estar sometidas a relaciones sexuales no deseadas o no consentidas; la escasa inversión que hacen los Estados para mejorar el nivel de información; y la pobre respuesta de los sistemas sanitarios para ofertar una gama de métodos anticonceptivos modernos. Pero en el debate las omisiones estatales no se juzgan en la misma medida en que se culpabiliza a las mujeres que recurren a un aborto.

 

El misoprostol, usado en las dosis correctas y en etapas tempranas, es altamente efectivo y ha hecho más sencillo el difícil acceso al aborto seguro, eliminando barreras que en muchas circunstancias habrían significado la diferencia entre la vida y la muerte. Mantener sancionado el aborto sigue siendo un drama sólo para las mujeres más pobres, más excluidas y marginadas, las que no tienen otro escenario posible. Los estados castigan sólo a aquellas mujeres a quienes no han atendido para la prevención de un embarazo no deseado.

Fuente: http://tiempo.elargentino.com/

Source: Marzo 2011