Dos nuevos informes documentan las necesidades de las jóvenes mexicanas y las barreras que obstaculizan la mejora de la salud materna en México

Diferencias regionales afectan el acceso de las adolescentes a servicios de salud sexual y reproductiva

 

La mortalidad materna en la región menos desarrollada es casi el doble del promedio nacional

Dos informes publicados hoy por el Guttmacher Institute, Investigación en Salud y Demografía (Insad) y el Colegio de México arrojan nueva

luz sobre la salud sexual y reproductiva de las jóvenes mexicanas y las barreras que obstaculizan la mejora de la salud materna en México. Basados en encuestas nacionales, los informes “Las Necesidades de Salud Sexual y Reproductiva de las Adolescentes en México: Retos y Oportunidades” y “Barreras para la Maternidad Segura en México”, presentan nueva evidencia con el objetivo de brindar información para que los programas e intervenciones realizadas en estas áreas respondan mejor a las necesidades de las mujeres y las adolescentes mexicanas.

El primer informe, “Las Necesidades de Salud Sexual y Reproductiva de las Adolescentes en México: Retos y Oportunidades” muestra que las vidas de las jóvenes difieren ampliamente dependiendo de la región y el estado en donde vivan, y de si viven en un ambiente urbano o rural. Aquellas que viven en los estados menos desarrollados, menos urbanizados y más pobres del sur de México tienen un acceso más limitado a servicios e información en salud sexual y reproductiva que las que viven en áreas más desarrolladas, más urbanizadas y más ricas, como Ciudad de México y los estados del norte del país.

Los investigadores encontraron que el comportamiento marital, sexual y reproductivo también varia ampliamente, dependiendo de donde vivan las jóvenes. En 2006, 29% de las mujeres de entre 20 y 24 años de edad que vivían en zonas rurales reportaron haberse casado antes de los 18 años, en comparación con el 17% de las que vivían en áreas urbanas. Comparado con las mujeres rurales, una proporción menor de mujeres urbanas tuvieron un nacimiento antes de los 18 años (22% vs.14%)

En general, el conocimiento de anticonceptivos es alto –97% de las mujeres de entre 15 a 19 años conocían al menos un método anticonceptivo en 2006—pero el uso de anticonceptivos ha disminuido ligeramente entre las mujeres casadas de entre 15 a 24 años: de 56% en 1997 a 53% en 2006. Mientras tanto, la proporción de mujeres casadas que tienen una necesidad no satisfecha de anticoncepción, es decir, que pueden quedarse embarazadas pero que no están usando ningún método anticonceptivo, incluso cuando no desean tener un hijo pronto o no quieren tener más hijos, aumentó en este grupo etario, de 23% a 31%. La situación es aun más crítica entre las jóvenes solteras sexualmente activas de entre 15 a 24 años: solamente el 35% estaba usando un método anticonceptivo en 2006.

“Si bien el gobierno ha implementado una gran variedad de estrategias para mejorar la salud sexual y reproductiva de las jóvenes mexicanas, se necesitan realizar mayores esfuerzos para coordinar estas iniciativas y para afrontar las diferencias geográficas”, dice Fátima Juárez, coautora  e investigadora distinguida del Guttmacher Institute.

Juárez y sus colegas argumentan que la inclusión de la educación sexual en los planes de estudios de los colegios primarios y secundarios ha sido un logro altamente significativo, pero aclaran que es esencial capacitar a los maestros para aumentar su conocimiento y su confianza a la hora de enseñar contenidos relacionados con comportamientos sexuales y reproductivos.

El segundo informe, “Barreras para la Maternidad Segura en México”, muestra que, mientras que la mortalidad materna ha disminuido de manera constante desde la década de los cincuenta, el nivel de muertes maternas permanece alto. En 2008, hubo 57 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos en México, una razón que es cinco veces mayor a la encontrada en países industrializados. Además, la razón de mortalidad materna en la región menos desarrollada del país (que comprende los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas) es 97.3 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos—casi el doble del promedio nacional.

Estas diferencias regionales se deben en gran parte a la distribución desigual de los recursos y de los proveedores de salud, la cual favorece a las áreas urbanas, como es el caso de la Ciudad de México.

Los investigadores encontraron que la hemorragia y la hipertensión durante el embarazo son las causas principales de mortalidad materna, y juntas representan un poco más de la mitad de las muertes maternas en México. Los abortos clandestinos son la quinta causa de muerte materna en el país. De acuerdo con el informe, es improbable que la mortalidad relacionada al aborto disminuya a menos que las mujeres tengan un mayor acceso a servicios de anticoncepción, así como al aborto legal y seguro.

Si bien el objetivo del gobierno mexicano es reducir la mortalidad materna a más de la mitad  –a 22 muertes por cada 100.000 nacidos vivos para el año 2015 —los autores creen que este objetivo no va a ser alcanzado a menos que se realicen mayores esfuerzos para cerrar las brechas regionales que existen en materia de acceso a servicios obstétricos, y para aumentar el acceso a servicios de emergencia de alta calidad.

El informe documenta que las organizaciones no gubernamentales esta jugando un rol importante en los esfuerzos por mejorar la salud materna en México. Por ejemplo, el Comité Promotor por una Maternidad sin Riesgos reúne a organizaciones privadas y gubernamentales entorno a iniciativas orientadas a reducir la mortalidad materna, dirigidas, entre otras cosas, a promocionar el acceso universal a los servicios de emergencia y a priorizar la provisión de servicios en las regiones más necesitadas del país.

“Este tipo de iniciativas coordinadas son la clave para mejorar la salud materna de todas las mujeres mexicanas”, afirma José Luis Palma, director general de Insad y coautor del informe.

El informe “Las Necesidades de Salud Sexual y Reproductiva de las Adolescentes en México: Retos y Oportunidades” puede encontrarse en: http://www.guttmacher.org/pubs/Adolescentes-Mexico.pdf

El informe “Barreras para la Maternidad Segura en México” puede encontrarse en:http://www.guttmacher.org/pubs/Maternidad-Segura-Mexico.pdf

CONTACTOS:
Cimac (Mexico)
Heizel Escamilla/ (+1 52) 55 100085; 55 102033 prensaycomunicacioncimac@gmail.com 
Guttmacher Institute (EEUU)
Fernanda Abella/+1 212 248 1111 x 2253 fabella@guttmacher.org

Source: Septiembre 2010