España: Por un uso responsable de los anticonceptivos: menos aborto y más sentido común

La polémica entre el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, y la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, a propósito de las cifras de abortos en España no es nueva. El nuevo desencuentro se ha producido esta vez con la discrepancia sobre las causas de la disminución del número de abortos. Con independencia de que este tipo de datos suelen ser discutibles, puede que Trinidad Jiménez tenga buena parte de razón. Y, Benigno Blanco, algo, pero bastante menos.

 

Think next time attempt mg cialis buy austraalias My test after month is as a result of discount online cialis. Audience: Pharmacy, Health care worker, Patient generic online cialis.

 

La gestación de la llamada “píldora del día después fue manifiestamente mejorable. Para empezar, llevó las riendas Igualdad -y lo que es peor, Bibiana Aído-, cuando la lógica dicta que, al tratarse de un tema médico, la competencia era de Sanidad. Desde este periódico defendimos entonces -y sostenemos ahora- que las medidas anticonceptivas son un arma eficaz para prever embarazos no deseados y enfermedades como en SIDA. La “píldora del día después”, siempre y cuando se administre bajo la necesaria prescripción facultativa, es simplemente otra opción. Se entiende que si ha superado los pertinentes registros sanitarios es que es un fármaco seguro que ayuda de forma eficaz a prevenir embarazos no deseados.

Así las cosas, el señor Benigno Blanco no debería arremeter contra Trinidad Jiménez por hacer su trabajo. Puede que, en su momento, las formas populistas y demagogas de Bibiana Aído no fueran las más apropiadas, de acuerdo. Pero hay hechos incuestionables; el primero, que una de las consecuencias de que haya menos mujeres inmigrantes es que el número de abortos en este segmento haya disminuido -es aquí cuando Benigno Blanco tiene razón al argüir que se trata de una obviedad-, y el segundo, que la utilización de la píldora ha superado los temores iniciales para adquirir un halo de normalidad bastante positivo.

Pero el tema fundamental, que determinados sectores católicos integristas no parecen haber entendido, es que el uso responsable de anticonceptivos reduce considerablemente el número de abortos no deseados. La evidencia empírica es incuestionable y en eso tiene razón la Ministra de Sanidad. De forma tal, que estar en contra del aborto y, al tiempo, hacer campaña contra los anticonceptivos es caer en una contradicción verificable.

Tomado del editorial de elimparcial.es

Fuente: http://www.elimparcial.es/

 

.

Source: Septiembre 2010

Amnistía Internacional conciencia sobre la mortalidad materna en Times Square

Nueva York, 20 sep (EFE).- Un reloj digital instalado hoy por Amnistía Internacional en la emblemática plaza de Times Square de Nueva York marcará cada minuto la muerte de una mujer al dar a luz para concienciar a la sociedad sobre este problema y poner de manifiesto “el trágico coste de la pobreza en todo el mundo”.

La puesta en marcha de este reloj digital coincide con el inicio de la reunión para revisar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una cita en la que desde hoy y hasta el miércoles participan 192 países y entre ellos 140 jefes de Estado o de Gobierno, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

 

 

Los ODM fijados en 2000 para alcanzar quince años después son erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la escolarización primaria universal, fomentar la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la sanidad materna, combatir el virus del VIH y el sida, asegurar la sostenibilidad ambiental y desarrollar una asociación global para el desarrollo.

El secretario general de Amnistía Internacional (AI), Salil Shetty, puso en marcha hoy este “reloj de la muerte materna” junto al director ejecutivo de esa organización en Estados Unidos, Larry Cox, y estará activo durante los tres días de la reunión en la ONU, por lo que estimaron que puede llegar a marcar unas 3.700 vidas perdidas.

Tras haber ubicado durante unos minutos el reloj en ese emblemático lugar neoyorquino, AI señaló que será desde su página web desde donde se seguirán contando esas muertes.

“El objetivo de reducir la mortalidad materna está todavía lejos de llegar a la meta que se habían propuesto los ODM, que suponía una reducción de este tipo de muertes del 75% para 2015”, afirmó la ONG en un comunicado.

Según datos de Naciones Unidas, alrededor de 358.000 mujeres murieron al dar a luz durante 2008, lo que supone 1.000 muertes de este tipo al día.

La mayor parte de estas mujeres viven en países en desarrollo y comunidades con pocos recursos, por lo que el número de féminas que pierden la vida al dar a luz en todo el mundo se eleva a una cada 90 segundos, pero también ocurren en naciones desarrolladas.

Pero Amnistía Internacional alerta de que la mitad de estas muertes se podrían evitar en países desarrollados como Estados Unidos si existiera un sistema de sanidad para las madres, según un informe realizado por esa ONG.

La primera potencia mundial se encuentra en el puesto número 50 en lo que respecta a la mortalidad materna, detrás de países como Bulgaria y Corea del Sur.

“El reloj está haciendo tic-tac para las mujeres de todo el mundo, mientras que los líderes mundiales se reúnen para hablar sobre reducción de la pobreza, las mujeres se están muriendo”, afirmó Cox, quien añadió que “ninguna mujer debería morir al dar a luz y menos cuando esas muertes se pueden prevenir”.

Shetty, por su parte, señaló que este reloj es un “recordatorio para los líderes que se reúnen en Nueva York sobre el escándalo de la mortalidad materna”, por lo que instó a los mandatarios a que “cumplan sus promesas y salvaguarden los derechos humanos de los más pobres del mundo”.

Durante su intervención de hoy ante los líderes mundiales, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó la necesidad de que para lograr las metas en desarrollo se realicen “inversiones inteligentes en infraestructuras, agricultura y servicios sociales, pero sobre todo en las mujeres y las niñas”.

Precisamente, el miércoles se prevé que Ban difunda su estrategia global para mejorar la salud maternal e infantil, uno de los objetivos del milenio que la organización internacional subraya como un desafío.

Fuente: http://www.google.com/

Source: Septiembre 2010

Objetivo 5: Mejorar la salud materna

* Se quiere reducir la mortalidad materna en un 75%
* El ritmo de reducción es del 5,5% anual, aún insuficiente

Generally known as: Levitra, Staxyn visit website ibutramine is usually a controlled substance which was withdrawn in the market in October for safety reasons generic cialis online. By governing the enzyme, tadalafil helps you to maintain an erection following penis is stroked by increasing blood flow towards the penis to online how buy cialis.

El quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio tiene dos metas fundamentales: reducir un 75% la tasa de mortalidad materna entre 1900 y 2015, y lograr, para 2015, el acceso universal a la atención de la salud reproductiva.

 

 

Lograr una buena salud materna requiere contar con servicios de salud reproductiva de alta calidad y con una serie de intervenciones bien sincronizadas para asegurar que la mujer sigue un camino seguro hacia la maternidad. El no hacerlo provoca cientos de miles de muertes innecesarias año tras año,  lo cual es un triste recordatorio del bajo estatus asignado a las mujeres en muchas sociedades.

La medición de la mortalidad materna es sumamente díficil. No obstante datos preliminares muestran que algunso países están logrando una reducción significativa en la tasa de mortalidad materna. Aún así, la tasa de reducción está por debajo del 5,5% anual de disminución necesaria para alcanzar las metas de los ODM.
Meta 1: Reducir un 75% la mortalidad materna

Las principales causas de mortalidad materna en las regiones en vías de desarrollo son hemorragia e hipertensión, que en conjunto, son responsables de la mitad de todas las muertes de embarazadas y madres primerizas. Las causas indirectas como malaria, VIH/Sida y enfermedades cardíacas, corresponden al 18% de las muertes maternas. Otras causas directas, como obstrucciones en el parto, complicaciones por anestesia, cesárea y embarazo, representan el 11%. El dato demoledor es que la gran mayoría de esas muertes es evitable.

El alumbramiento es especialmente arriesgado en el sur de Asia y en el África subsahariana, donde la mayoría de las mujeres paren sin atención sanitaria apropiada.

La brecha entre las áreas rurales y urbanas en cuanto a atención adecuada durante el parto se ha reducido. Más mujeres en áreas rurales están recibiendo asistencia de personal capacitado durante el parto. Sin embargo, sigue habiendo profundas diferencias de cobertura entre los hogares más prósperos y los más pobres.
Meta 2: Acceso a atención de la salud reproductiva

En todas las regiones se están avanzando en la provisión de cuidado prenatal. Se han producido destacados logros especialmente en el Norte de África, el sur de Asia y Asia Occidental. Sin embargo, las desigualdades en la atención del embarazo según sus ingresos económicos son tremendas. También  hay enormes disparidades entre las mujeres de las áreas rurales y de las urbanas.

El progreso para reducir la cantidad de embarazos de adolescentes se ha estancado, lo cual deja a más madres jóvenes en situación de riesgo. La pobreza y la falta de educación son las causas fundamentales que perpetúan las altas tasas de alumbramientos entre adolescentes.

El acceso de las mujeres a métodos de planificación familiar podría mejorar la salud materna. Preocupa especialmente la franja de mujeres más pobres y que no tienen educación porque son las que menos métodos anticonceptivos usan. La escasez de fondos para la planificación familiar es uno de las mayores obstáculos para lograr este ODM.

Fuente: http://www.rtve.es/

 

.

Source: Septiembre 2010

Hoy el aborto clandestino es un serio problema sólo para las mujeres pobres

La temática de los derechos sexuales y reproductivos y el aborto han ganado la agenda pública y están en debate. Aunque incomode, aunque todavía existan intereses para dejarlo por fuera de los ámbitos institucionales, aunque se trate de subestimar o mostrar como ejemplo de las discusiones a eludir “porque nos dividen”, la realidad es que ya están en debate y no se puede evitar. La sociedad lo viene discutiendo y están

afianzadas por lo menos dos premisas básicas: el acuerdo mayoritario en contra de que las mujeres sean criminalizadas cuando se practican un aborto y la percepción de que el cambio de ley es necesario e inminente. Los últimos sondeos de opinión, realizados por consultoras de muy variada procedencia, sustentan con investigaciones ésta afirmación.

 

Sabemos que el aborto es una realidad concreta y cotidiana a la que se enfrentan las mujeres cada vez que están ante un embarazo no deseado. Su actual estatus legal no disuade a las mujeres que decidieron interrumpir la gestación. Su clandestinidad y penalización legal sólo tiene efecto a la hora de poner en evidencia una forma de discriminación social. El aborto es clandestino para todas las mujeres, pero es un problema para la vida o la salud sólo para las mujeres pobres, en general jóvenes y que en general viven en lugares alejados de los grandes centros urbanos. Por esto afirmamos que su despenalización es justa en razón de su contenido democrático y de justicia social.

La ilegalidad del aborto es un grave problema de salud pública. En nuestro país hace más de diez años que no se logra reducir la mortalidad materna, el aborto inducido en condiciones inseguras sigue siendo la primera causa de estas muertes. A pesar de que nuestro país ha firmado tratados y compromisos internacionales, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lejos estamos de llegar a la reducción propuesta para el año 2015. Para cambiar esta realidad es necesario cumplir con Programas efectivos con los abortos que actualmente contempla el código penal en el artículo 86 y la implementación de la guía técnica de aborto no punible del Ministerio de Salud de la Nación, que el programa de salud sexual y procreación responsable llegue a todo el país por igual, que la educación sexual integral se implemente sin demoras. Las medidas enumeradas son imprescindibles para cumplir con la legislación vigente. Pero, lo cierto es que sólo se logrará la reducción de la mortalidad por gestión si se avanza en la legalización del aborto voluntario.

Legalizar el aborto es también justo en razón de su contenido democrático y de derechos humanos. Implica reconocer que no hay una única manera de enfrentar el dilema ético de un embarazo no deseado y que esta situación se vive en el cuerpo de las mujeres, que son quiénes en definitiva deciden. Es una decisión personalísima e irremplazable. Por lo tanto, también implica un reconocimiento de ciudadanía plena, no tutelada, ni recortada. Mucho camino se ha recorrido para dejar atrás viejas formas de discriminación patriarcal, un paso más implicará reconocer a las mujeres como sujetos plenos de derecho. Lo que supone no sólo la posibilidad de interrumpir un embarazo sino también la de elegir la maternidad.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito nació para contribuir a este debate, a partir de la conformación de una amplia alianza social y política, con el objetivo de aportar a este cambio social necesario, respecto a un tema que hace a los derechos sexuales y reproductivos, lo que significa ni más ni menos que una cuestión de derechos humanos. Hoy contamos con más de 280 organizaciones y estamos presentes en casi todas las provincias de país. El 16 de marzo presentamos nuevamente el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (Exp 0998/D/2010), que hoy cuenta con la firma de 47 diputadas y diputados de diferentes bloques políticos. Muchas voces de diferentes ámbitos se han hecho oír, es tiempo del debate institucional en el Congreso de la Nación.

Estela Díaz es titular de ADEM. Acción por los Derechos de las Mujeres e Integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Fuente: http://www.parlamentario.com

Source: Septiembre 2010

Sentencias por aborto en México revelan choque social

* Estados castigan aborto con cárcel

* Aborto en primer trimestre es legal en Ciudad de México

* Siete mujeres que cumplían sentencia fueron liberadas

 

(Reuters) – Mujeres que desean realizarse un aborto en México acuden a la liberal capital del país desde sus estados donde la práctica es ilegal y se castiga con cárcel.

 

Las autoridades de casi todos los conservadores estados del país han luchado contra las políticas sobre el aborto que tiene el Gobierno de la Ciudad de México, entre las más permisivas en la católica América Latina, poniendo como ejemplos a mujeres en particular y haciendo sus leyes más estrictas.

“No podía hablar con nadie. Esto se castiga con años en la cárcel en Guadalajara”, dijo una mujer que habló bajo condición de anonimato en una clínica de abortos privada en Ciudad de México.

La mujer de 29 años, ayudada por un grupo defensor de derechos capitalino que pagó sus gastos, viajó durante la noche para no ausentarse de su trabajo en una agencia de viajes.

Los desacuerdos sobre derechos reproductivos han surgido desde que la capital mexicana legalizó en el 2007 el aborto en el primer trimestre de embarazo, por primera vez en Latinoamérica, después de Cuba.

El aborto es sólo un ejemplo de cómo las políticas en la Ciudad de México, una de las mayores del mundo, divergen de las del resto del que es en muchos aspectos un país socialmente conservador.

El alcalde izquierdista de la capital, Marcelo Ebrard, ha impulsado la legalización de matrimonios homosexuales y enojado a la Iglesia, con fuerte influencia en una nación con la segunda mayor población de católicos del mundo, después de Brasil.

El estado central de Guanajuato -donde alguna vez se prohibió besarse en público- se convirtió en un punto álgido entre autoridades conservadoras y activistas pro-aborto por siete mujeres condenadas a prisión por homicidio, que dijeron haber sufrido abortos espontáneos.

Fiscales dijeron que sus embarazos habían llegado a término, y que habían dado a luz a sus bebés para después matarlos o abandonarlos. Su condena fue de hasta 29 años de cárcel.

CONTRAGOLPE

Mientras que la condenas por abortos ilegales son de entre seis meses y tres años de prisión en gran parte de los estados mexicanos, los activistas dijeron que las mujeres eran víctimas de un contragolpe conservador a la actitud permisiva de la Ciudad de México sobre el aborto.

Ante el escrutinio de medios y una investigación de Naciones Unidas, las autoridades de Guanajuato redujeron las sentencias y liberaron a las mujeres este mes, pero no las absolvieron.

Las mujeres “dieron a luz y después de que el recién nacido vivió (incluso algunas de ellas refieren en sus declaraciones que los escucharon llorar), fueron procesadas y condenadas por el delito de homicidio en razón de parentesco”, dijo el procurador general estatal, Carlos Zamarripa.

Desde el 2007, 17 estados han aprobado enmiendas a la constitución que definen el inicio de vida como la concepción.

El grupo feminista con base en Guanajuato Las Libres estima que el estado ha encarcelado a 160 mujeres por aborto, aunque el fiscal Zamarripa dice que ninguna mujer ha sido puesta en prisión por ese delito desde el 2003 según los registros estatales.

En vez de arriesgarse, algunas mujeres van a la Ciudad de México para terminar embarazos no deseados.

De los 40,000 abortos realizados en la capital desde el 2007, un 24 por ciento fueron a mujeres de estados circundantes, según datos del Gobierno capitalino.

Pero no todas las mujeres reciben apoyo de organizaciones y algunas deciden tomar tratamientos caseros.

Muchas mujeres han sido encarceladas después de buscar ayuda médica por abortos mal practicados, según activistas.

Aunque todos los estados permiten abortos legales en casos de embarazos que son resultado de una violación o cuando la vida de la mujer está en peligro, los activistas aseguran que el acceso es limitado.

Los doctores dicen “a las chicas que sí se va a realizar el procedimiento pero (que) hay que esperar, y que hay que esperar”, dijo Oriana López, del grupo de derechos reproductivos Fondo María.

“Y lo que están haciendo es esperar hasta que pasan las 12 semanas para que no tengan posibilidad de ir” a la capital, donde los hospitales sólo realizan abortos hasta la decimosegunda semana de embarazo, agregó.

Fuente: http://mx.reuters.com/

Source: Septiembre 2010

Logrando cambios importantes en Camboya mediante servicios ampliados de aborto seguro

A pesar de la legalización del aborto en primer trimestre a petición en Camboya, en 1997, los servicios de aborto seguro continuaron estando fuera del alcance de la mayoría de las mujeres camboyanas durante muchos años. En el año 2005, más de 30,000 mujeres buscaron servicios de atención postaborto  en establecimientos de salud pública nada más, y la evidencia indica que más del 40% de las complicaciones fueron

el resultado de intentos de aborto inducido de manera insegura, según un estudio dirigido por Ipas. Debido a factores como la falta de orientación técnica, falta de fondos para apoyar la capacitación del personal de salud e insuficiente voluntad política, los servicios de aborto seguro eran incipientes o no existentes en los establecimientos de salud pública de Camboya, casi 10 años después de la reforma jurídica. Las investigaciones también muestran que los prestadores de servicios de salud y consumidores estaban confundidos en cuanto al estatus legal del aborto y en cuanto a quién (si a alguien) se le permitía realizar el procedimiento.

En el año 2006, el Programa de Reducción de la Mortalidad Materna (RMMP, por sus siglas en inglés) –un consorcio de ONGs nacionales e internacionales entre las cuales se encuentran Ipas, Marie Stopes International (MSI), PATH y el Cambodia Health Education Media Service (CHEMS, o Servicio de los Medios de Comunicación de Educación en Salud en Camboya)– empezó a apoyar los esfuerzos del Ministerio de Salud por ampliar la accesibilidad y calidad de los servicios de aborto seguro. Financiado por el Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional (DFID) y administrado por Options Consultancy U.K., para el año 2010 RMMP había ayudado a producir y difundir normas nacionales para los servicios seguros de aborto inducido, capacitado a más de 350 profesionales de la salud en la prestación de servicios de aborto seguro, capacitado a casi 100 profesionales de la salud en métodos de planificación familiar de largo plazo, establecido servicios de aborto con medicamentos en el sector público, renovado más de 50 establecimientos de salud y distribuido miles de kits de aspiración manual endouterina (AMEU).

“El programa del Ministerio de Salud en Camboya, asistido por RMMP, probablemente es uno de los programas más intensivos del mundo de maternidad sin riesgos con un enfoque dedicado a la ampliación de los servicios seguros de aborto inducido en el sector público” afirma Tamara Fetters, Asociada Sénior de la unidad de Investigación y Evaluación de Ipas. “La experiencia en Camboya muestra claramente que dicha dedicación vale la pena para proteger la salud de las mujeres y asegurar que ellas puedan ejercer su derecho legal a los servicios de aborto seguro.”

Cuando se repitió recientemente el estudio de Ipas realizado en el año 2005, se encontraron considerables cambios en la prestación de servicios, en la tasa de morbilidad relacionada con el aborto y en las actitudes del personal de salud. El estudio de 2010 — que es sólo el segundo estudio nacional longitudinal de la morbilidad atribuible al aborto en el mundo– expone una comparación distintiva con los hallazgos de 2005; por lo tanto, mide los avances nacionales en la prestación de servicios de aborto y de atención postaborto (APA). Entre los cambios positivos documentados después de sólo cinco años se encuentran:

  • La disponibilidad de los servicios de aborto seguro mejoró drásticamente en los establecimientos de salud del sector público. El porcentaje de hospitales gubernamentales donde se ofrecen servicios de aborto electivo aumentó del 52% al 73% y el porcentaje de centros de salud donde se ofrecen dichos servicios aumentó del 6% a más del 33%. Los resultados fueron más pronunciados en los establecimientos de salud donde se realizó la intervención de RMMP, donde la disonibilidad de servicios de aborto se duplicó en los hospitales y aumentó del 9% al 73% en los centros de salud que habían enviado a uno o más prestadores de servicios de salud para que recibieran capacitación.
  • La atención postaborto también mejoró. En el año 2010, hubo menos referencias para complicaciones postaborto y menos mujeres que buscaban atención postaborto en el segundo trimestre del embarazo fueron admitidas a hospitales. Además, se vio un aumentó en el uso de tecnología adecuada, principalmente la AMEU y el método de aborto con medicamentos para la atención postaborto.
  • El uso de tecnologías de aborto adecuadas aumentó. El porcentaje de establecimientos de salud gubernamentales que declararon utilizar la AMEU como el método preferido y más común para la interrupción del embarazo en sus etapas iniciales aumentó del 35% al 92% en los hospitales, y del 56% al 79% en los centros de salud. En 2010, el número de establecimientos donde se disponía de los productos necesarios para el aborto con medicamentos, aumentó del 22% al 37% en los hospitales y del 0% al 14% en los centros de salud. El aumento en la disponibilidad de las tecnologías de aborto seguro y las mejoras en las habilidades de los establecimientos donde se realizó la intervención de RMPP estaba correlacionado con el hecho de que, en 2010, se vio una considerable disminución en el número de profesionales de la salud que remitían a las mujeres a otros establecimientos de salud porque no podían proporcionar la atención solicitada. 
  • Se detectaron reducciones en la tasa de morbilidad relacionada con el aborto a nivel nacional. Aunque un número similar de pacientes buscaron atención postaborto en los años 2010 y 2005, menos mujeres tenían una enfermedad grave en 2010 y ninguna mujer murió de complicaciones relacionadas con el aborto inseguro; ambos hallazgos indican que un número mucho menor de mujeres utilizaron métodos invasivos de aborto inseguro. En 2005, el 9% de todos los hospitales documentaron una o más muertes atribuibles al aborto inseguro durante el año anterior, mientras que en el año 2010 se documentó esta causa de muerte en un sólo hospital.
  • Un mayor número de profesionales de la salud conocen la ley, participan en los esfuerzos por mejorar los servicios de aborto y apoyan al aborto legal en 2010. Entre 2005 y 2010, se duplicó el número de profesionales de la salud que habían leído acerca de la ley de aborto en Camboya. El número de profesionales de la salud del sector público que habían asistido a una reunión donde se trató el tema del aborto, aumentó más de cinco veces. Las actitudes de esas personas en cuanto al aborto legal eran considerablemente más positivas en el año 2010: el apoyo a favor de la ley de aborto era tres veces más alto, hubo una disminución del 40% en el número de profesionales de la salud que pensaban que el aborto en el segundo trimestre es “más vergonzoso” que el aborto en el primer trimestre, y el apoyo de las ventas de misoprostol en las farmacias se duplicó.

Para mayor información, diríjase a: media@ipas.org

Fuente: http://www.ipas.org/

Source: Septiembre 2010

Misoprostol y aborto con medicamentos en Latinoamérica y el Caribe

Misoprostol y aborto con medicamentos en Latinoamérica y el Caribe

A nivel mundial, más de 500,000 mujeres mueren anualmente por causas relacionadas con el embarazo y cerca de 15,000 de estas muertes ocurren en Latinoamérica y el Caribe. Aunque la razón de mortalidad materna en la región ha disminuido en un 28% desde 1990 (de 180 a 130 por cada 100,000 nacidos vivos), esta reducción no cumplirá con los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015.

Descargar Archivo

Source: Septiembre 2010

La sociedad sí está preparada para avanzar en la despenalización del aborto

“La sociedad reclama que se debata la interrupción voluntaria del embarazo”, opinó la diputada nacional Cecilia Merchán. En el sitio de Internet de Clarín.com se preguntó “¿Piensa que debe iniciarse un debate para legalizar el aborto?” y la respuesta fue contundentemente positiva, aunque –llamativamente– no se publicó en la edición en papel. “Si bien hay que tomar con pinzas las encuestas digitales, el hecho de que un 71 por ciento, entre más de 15.000 votantes, apruebe la necesidad de debatir la legalización del aborto muestra a las claras que la sociedad no solo está lista para discutir este tema, sino que además lo está reclamando”, analizó Merchán.

 

Mientras que en su visita a la Argentina, el médico, ginecólogo y obstetra chileno Aníbal Faúndes expresó: “Penalizar el aborto no resulta eficaz para disminuir su incidencia y es socialmente injusto. Castiga a las más vulnerables”. El experto disertó durante el debate “Hacia una nueva legislación sobre aborto”, realizado en el Congreso de la Nación, el 24 de agosto, invitado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, Legal, Seguro y Gratuito, una articulación de más de 280 organizaciones sociales que presentó, el 16 de marzo de 2010, un proyecto de ley sobre interrupción voluntaria del embarazo que cuenta ya con el aval de 47 diputadas/os de diferentes partidos.

“De hecho, la restricción existente no ha servido para disminuir la cantidad de abortos ilegales y los daños consecuentes en la salud de la mujer”, puntualizó el médico. Además dio cifras concretas de cómo la legalización de la interrupción del embarazo no aumenta los abortos sino que los disminuye. Para refrendar esta afirmación comparó la tasa de abortos, por cada mil mujeres en edad fértil, en países que sí lo permiten como Holanda (6,5), Bélgica (6,8) y Alemania (7,6), contra tres situaciones restrictivas en Latinoamérica, Colombia (36,3), Venezuela (40,8) y Chile (50).

Pero, por supuesto, la clandestinidad del aborto marca la inequidad en el cuerpo de quienes se desesperan y tienen que recurrir a prácticas riesgosas. “Sólo acceden a prácticas médicas seguras aquellas mujeres que pueden pagarlas. De esta manera, la mujer de bajos recursos no tiene a su alcance métodos anticonceptivos, y está expuesta a tratamientos riesgosos de interrupción del embarazo. Si el aborto fuera legal se reducirían drásticamente los daños graves y fallecimientos frecuentes que derivan de esta situación, y se la podría asesorar para que no repita la situación”, remarcó.

Mientras que en América latina y Africa la tasa de aborto inseguro es de 29 por cada 1000 mujeres fértiles, en Europa oriental, donde no está penado, es 6 y en Asia, 11. “Esto determina que el aborto inducido deba ser encarado como una problemática de la salud pública –apuntó–. Ya que entre el 13 y el 30 por ciento de las muertes maternas, en Latinoamérica, son causadas por abortos inseguros.”

Faúndes explicó la disparidad de géneros que provoca el riesgo del aborto clandestino cuando las mujeres se embarazan por causas que ellas no pueden manejar como “violaciones, falla de los métodos anticonceptivos, desinformación, razones económicas, etc. Y mientras ellas son penalizadas, procesadas y hasta enviadas a prisión, por la interrupción del embarazo, los hombres necesariamente implicados no tienen castigo en la mayoría de los casos, tampoco exponen su salud a situaciones riesgosas, ni son excomulgados”.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

 

.

Source: Septiembre 2010

El número de abortos baja por primera vez en España en 25 años

Las interrupciones de embarazos disminuyeron cerca del 3% en 2009 – Entre enero y julio se dispensaron casi 400.000 ‘píldoras del día siguiente’

Las autoridades sanitarias españolas tuvieron ayer motivos para la satisfacción y así lo verbalizó la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. Por primera vez en España, y después de 25 años de legalización, la cifra total de abortos ha disminuido. El descenso, que no refleja aún el efecto de la nueva ley del aborto, que entró en vigor en julio, es tímido -cercano a un 3% en 2009-, y debe tomarse con cautela hasta la publicación de los datos oficiales en noviembre.

Pero es una cifra esperanzadora después de que las interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) se dispararan desde 1985. Por ello, ayer Trinidad Jiménez calificó esta ligera inflexión de “muy buena noticia” y la atribuyó a la venta libre de la píldora del día siguiente, un motivo que influyó al final del año, aunque los expertos señalan también otras causas, entre ellas la menor inmigración.

Aunque el ministerio carezca de datos definitivos, otras fuentes sanitarias señalaron que el número de abortos podría haberse reducido en cerca de 3.800 -quizá unos cientos menos-, lo que representaría un porcentaje cercano al 3%. De esta forma, mientras en 2008 se practicaron en España un total de 115.812 abortos (sin especificar las causas), el año pasado esa cifra rondaría los 112.000. No obstante, se trata de números provisionales, aunque las clínicas legalizadas para la práctica de abortos ya habían detectado un descenso de mujeres desde principios de año, en algunos casos de hasta el 9%.

Las comunidades autónomas no transfieren los datos al Ministerio de Sanidad hasta octubre y este los hace públicos entre noviembre y diciembre. Y la mayoría de autonomías se niegan a publicitarlos con el argumento de que corresponde hacerlo al ministerio. Solo tres comunidades comunicaron ayer sus datos a este periódico. En Andalucía, una de las regiones con mayor número de abortos en España, se ha pasado de los 20.574 de 2008 a los 20.477 de 2009, es decir, 97 menos. En Baleares también disminuyeron en 167 (de 2.948 a 2.781). Pero en Galicia aumentó en 107 (de 2.543 a 2.650). El resto de las autonomías se negaron a facilitar sus cifras aduciendo su provisionalidad. Sin embargo, en Cataluña también ha empezado a detectarse una disminución de las IVE, sobre todo entre el colectivo juvenil -chicas de entre 14 y 17 años- a consecuencia de una mayor educación sexual.

Trinidad Jiménez se aventuró ayer a achacar la reducción de abortos a la liberalización de la venta en farmacias de la píldora del día siguiente -un anticonceptivo de urgencia- que empezó a dispensarse libremente a finales de septiembre. “Se ha reducido el número de abortos gracias a una de las medidas que van encaminadas a la reducción de embarazos no deseados, que es el acceso a la píldora del día siguiente”, declaró en un acto de su candidatura a las primarias socialistas de Madrid. “[La píldora] ya existía antes, pero ahora se ha facilitado el acceso a la misma y eso, desde luego, ha mejorado los resultados al haber disminuido el número de abortos”, enfatizó.

Jiménez tenía razón en los datos, pero otros expertos cuestionan los motivos de la bajada de los abortos. La píldora empezó a dispensarse en las farmacias sin receta el pasado 29 de septiembre. En los tres últimos meses de 2009 se vendieron más de la mitad de pastillas -174.000- del total del año. El incremento fue meteórico en esos tres meses, del 168%. Este repunte, lejos de moderarse, ha continuado en 2010. Así, si el año pasado se vendieron en España un total de 390.000 unidades, la cifra ya se ha superado en lo que va de año, pues se han dispensado 396.000 hasta finales de julio, según la consultora IMS Health. Y la tendencia parece que no va a cambiar.

Que este anticonceptivo de urgencia sea la única causa del menor número de abortos es otra cuestión, porque no todos los expertos se ponen de acuerdo en este extremo. Las IVE aumentaron en España con la llegada masiva de inmigrantes hasta el punto que cerca del 43% de mujeres que abortaban eran extranjeras, en su mayoría de Latinoamérica, países con escasa cultura anticonceptiva. En algunos incluso el aborto es ilegal. Y las que se quedan en España, poco a poco van adquiriendo mayor educación sexual, por lo que empiezan a usar regularmente otros métodos anticonceptivos, según explica Santiago Barambio, presidente de ACAI, la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo.

Si a esta circunstancia se añade el estancamiento en el flujo de llegada de inmigrantes y también el regreso de muchos de ellos a su país de origen -principalmente los sudamericanos-, el descenso de los abortos tendría diversos motivos. Además, precisa Barambio, los datos que se tienen hasta ahora no distinguen las causas de estos abortos “y es muy diferente un embarazo no deseado al aborto por enfermedad de la madre o malformación del feto”.
La nueva ley

– Plazos. Hasta la semana 14 el aborto es libre, por lo que la mujer no debe explicar los motivos que la han llevado a tomar esa decisión. Sin embargo, deberá estar informada sobre las ayudas que podría recibir por maternidad. Tras un periodo de reflexión de tres días, podrá adoptar una determinación.

– Indicaciones. Por grave enfermedad de la madre, riesgo para su vida o salud y por posibles malformaciones del feto se podrá interrumpir el embarazo hasta la semana 22.

– Otros plazos. Si los médicos detectan graves malformaciones del feto se podrá abortar sin límite de tiempo. Sin embargo, el caso deberá ser analizado por un comité de expertos que deberán constituir todas las comunidades autónomas.

– Menores de edad. Las chicas de 16 y 17 años podrán abortar libremente, aunque deberán comunicar su decisión a uno de sus padres, que tendrá que acompañarla hasta la clínica. Si la menor alega, en cambio, un conflicto familiar por su decisión, podrá prescindir de este trámite.

– Trabas. Algunas comunidades, como Murcia o Navarra, han puesto impedimentos legales para la aplicación de la ley.

Fuente: http://www.elpais.com

Source: Septiembre 2010

La mortalidad materna sigue en aumento: República Dominicana

Santo Domingo.- La mortalidad materna sigue en aumento en la República Dominicana, pues  128 defunciones de madres se han registrado en el país en lo que va de año, completando  680 muertes en los últimos cuatro años.

Sólo en el mes de agosto se reportaron  nueve decesos.

 

Las principales causas de la mortalidad materna son: las hemorragias, la  hipertensión arterial y las infecciones.

Las cifras de muertes maternas por año van ascendiendo.

El año 2007 cerró con 160 muertes,  2008 con 190, el año 2009 con 202 y la proyección en 2010 es  que va a superar esta última cifra.

Los hospitales con mayor mortalidad materna son José María Cabral y  Báez, en Santiago; Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, Centro Materno Infantil San Lorenzo de los Mina y el hospital Luis Eduardo Aybar.

La República Dominicana es el séptimo país de América Latina y el Caribe con la tasa más alta de mortalidad materna, a pesar de que el 95 por ciento de las mujeres embarazadas recibe atención prenatal y el  98 por ciento de los partos son institucionales. En el mes de septiembre se ha notificado una sola muerte.

Fuente: http://eldia.com.do

Source: Septiembre 2010