“Es una solución a la gran demanda”. ¿Como funciona en México DF, donde es legal?

El aborto con medicamentos no sólo se extiende en países donde el acceso al aborto está restringido. También en aquellos en los que la práctica es legal, como en la ciudad de México y en Portugal, bajo dos pilares: es una tecnología que disminuye los costos para el sistema de salud, al tiempo que le permite una mayor intimidad a la mujer con su decisión y el proceso de interrupción de la gestación.

 

 

El Distrito Federal mexicano legalizó la interrupción voluntaria de un embarazo (IVE) hasta la semana 12ª del proceso gestacional en 2007. Más allá de ese plazo también está permitido en determinadas circunstancias.

En diálogo con Página/12, el médico Patricio Sanhueza, coordinador de Salud Reproductiva de la ciudad de México, detalló a este diario cómo se está implementando la ley.

–¿Fue difícil que los médicos aceptaran llevar adelante abortos legales?

–Sí, fue difícil. Más del 80 por ciento se declararon objetores de conciencia. Finalmente, un 10 por ciento dijo que sí, que haría abortos. Y con ellos se empezó. El plantel se mantuvo más o menos estable en estos años.

–¿Por qué hay tanta resistencia entre los médicos?

–Es un tema complejo. Hay un sector que no quiere hacer abortos porque se declara católico, porque es religioso, y cree de verdad que está haciendo algo malo. Es válido. Hay otro grupo que no lo quiere hacer en el sector público pero sí lo hace en una clínica privada. El médico no se quiere ver expuesto públicamente, no quiere que se sepa que da servicios de abortos por la estigmatización, que es un fenómeno mundial en este tema. Es un tema tan álgido que la piedra angular para implementar un programa de este tipo es tener respeto por la decisión de la mujer y de los médicos. Los que entraron al programa son médicos muy sensibles, que han visto morir a mujeres pobres por abortos inseguros. Tenemos que pensar que el aborto es un último recurso. Lo principal es la prevención de los embarazos no deseados.

–¿Cuántos abortos realizan mensualmente en la ciudad de México?

–Alrededor de mil. Desde que se implementó la ley llevamos realizados 37 mil.

–¿Se practican con medicamentos?

–Sí, en la mayoría de los casos. La indicación es cuando el embarazo no supera las nueve semanas, que sea intrauterino, que la mujer no tenga alergias al misoprostol, que es la droga que usamos, ni problemas de coagulación. En estos casos la efectividad es del 85 por ciento. Se le suministra la medicación y el aborto se produce en la casa. Previamente las mujeres pasan por una consejería, con una trabajadora social o una enfermera, que les ofrece distintas alternativas: continuar con el embarazo, dar luego a la criatura en adopción, o abortar. Si no se produce el aborto, luego se le realiza la práctica en quirófano en el hospital. Tenemos una línea telefónica para que se puedan comunicar si tienen temores o dudas. El aborto con medicamentos es una solución a la gran demanda de los servicios. Es un procedimiento que no tiene contraindicaciones serias. El 80 por ciento de las señoras llega al servicio antes de las nueve semanas del proceso gestacional.

En Portugal los abortos no son punibles en casos de malformación fetal, si corre riesgo la salud física o psíquica o la vida de la mujer o si la gestación fue producto de una violación. En 2007, una reforma legal consagró el derecho a la interrupción voluntaria de embarazo, es decir, sin otro requisito que la voluntad de la mujer, dentro de las primeras diez primeras semanas de embarazo. El 76 por ciento de los abortos legales se realizan en hospitales públicos. Son unos veinte mil al año, según informó Duarte Vilar, director ejecutivo de la Asociación para la Planificación Familiar, de Lisboa, en el marco de la Conferencia de ICMA (ver nota central). La casi totalidad de los abortos se realizan con medicamentos, señaló.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Source: Marzo 2010